6.1. Unidad II. EL MERCANTILISMO: UNA DOCTRINA ECONÓMICA.

  INDICE

 

 

INTRODUCCION

DESARROLLO DEL TEMA

 

 

 

 

 

INTRODUCCION:

El objetivo de este tema es llegar a conocer sobre el mercantilismo en España y el expansionismo en los siglos XVI y  XVII que es la época en que se desarrolla esta doctrina el mercantilismo se presenta con matices y modalidades distintas según las épocas y países. El mercantilismo español se baso más que en una actividad puramente exportadora en la defensa de los metales preciosos que entraban a España procedentes de América  atesorándolos en forma de lingotes básicamente. Los españoles del siglo XVII, llegaron a considerar el mercantilismo, como el sentido mismo de la riqueza mediante la teoría del enriquecimiento de las naciones a través de la acumulación de metal precioso. El oro y la plata constituyen el objetivo del comerciante y por lo tanto el impulso al intercambio de mercancías.

Sistema económico llevado a cabo por algunos estados europeos de los s. xvi a xviii, que otorgaba una gran importancia al comercio, especialmente la exportación, permitía la intervención del estado para controlarlo y valoraba la riqueza de un país según la cantidad de metales preciosos que poseyera: el mercantilismo se desarrolló en los ss. xvi y xvii como consecuencia de los descubrimientos de las minas de oro y plata en América.
Aunque es a partir del siglo XVI cuando aparecen las primeras teorías económicas que dan forma a la doctrina mercantilista, no es hasta fines del siglo XVII cuando se puede hablar con propiedad y toma cuerpo de doctrina económica el mercantilismo entendido como enriquecimiento de las naciones mediante acumulación de metales preciosos. Los rasgos esenciales del mercantilismo son:

  1. La esencia de la actividad económica se centra en la adquisición de monedas y metales de oro y plata como única forma de enriquecerse el estado.
  2. El mercantilismo es centralista al considerar que es el propio estado el que debe organizar y programar la adquisición de metales preciosos.
  3. Con el mercantilismo aparece por primera vez el concepto de balanza comercial, ya que los países se ven forzados a desarrollar al máximo las exportaciones de productos pagaderos en oro y plata y reducir en lo posible las importaciones que supongan pagos en este tipo de moneda. El mercantilismo propicia una balanza comercial constantemente favorable.

Esta doctrina implica una gran dedicación al marco legal que regula la producción y el comercio, como vías de conseguir una óptima organización que lo facilite: desarrollo de la infraestructura del país, comunicaciones, puertos, desarrollos de mercados exteriores que absorban exportaciones, etc 

Mercantilismo

Aunque es a partir del siglo XVI cuando aparecen las primeras teorías económicas que dan forma a la doctrina mercantilista, no es hasta fines del siglo XVII cuando se puede hablar con propiedad y toma cuerpo de doctrina económica el mercantilismo entendido como enriquecimiento de las naciones mediante acumulación de metales preciosos. Los rasgos esenciales del mercantilismo son:

  1. La esencia de la actividad económica se centra en la adquisición de monedas y metales de oro  y plata como única forma de enriquecerse el estado.
  2. El mercantilismo es centralista al considerar que es el propio estado el que debe organizar y programar la adquisición de metales preciosos.
  3. Con el mercantilismo aparece por primera vez el concepto de balanza comercial, ya que los países se ven forzados a desarrollar al máximo las exportaciones de productos pagaderos en oro y plata y reducir en lo posible las importaciones que supongan pagos en este tipo de moneda. El mercantilismo propicia una balanza comercial constantemente favorable.
  4. Esta doctrina implica una gran dedicación al marco legal que regula la producción y el comercio, como vías de conseguir una óptima organización que lo facilite: desarrollo de la infraestructura del país, comunicaciones, puertos, desarrollos de mercados exteriores que absorban exportaciones, etc.

A lo largo de los siglos XVII y XVIII en los que se desarrolla esta doctrina económica, el mercantilismo se presenta con matices y modalidades distintas según los países o las épocas.

El mercantilismo español se basó más que en un actividad puramente exportadora en la defensa de los metales preciosos que entraban a España procedentes de América, atesorándolos en forma de lingotes básicamente.

España no consigue un centro de comercio mundial:
Por su parte, la Corona Española, no obstante los intentos de crear un centro comercial de primer rango en Sevilla  -tan bien estudiada por el historiador Chaunu-, apenas pudo retener el flujo de metales preciosos al resto de Europa, fundamentalmente a Flandes e Italia, llegando sus efectos a Alemania a partir de la entronización de los Habsburgo en España. Surgió así en Alemania una primera generación de banqueros, como los Welser, los Hochstetter y los Fugger (conocidos en España como los Fúcares), bien estudiados en la obra de Carande. Las guerras de religión que se desatan con los intentos de Carlos V de frenar la expansión del Luteranismo y el poder de los reyes y príncipes del Sacro Imperio, fueron la causa -junto con la desgraciada política económica seguida en España- de esta casi puro tránsito del oro americano por el suelo español. En definitiva, el exterminio de las Comunidades de Castilla por Carlos V  fue el toque decisivo para impedir el progreso de la burguesía castellana; no en vano calificó Maravall el movimiento de las Comunidades como la primera revolución moderna de Europa. El segundo paso que había de frustrar la aspiración de convertir España en el centro del comercio mundial no tardó en darse. Se inició con la prohibición de Felipe II a los “rebeldes” holandeses, auto independizados en Flandes, de comerciar en Amberes y Lisboa  (entonces bajo dominio español en ambos casos). La prohibición puso en marcha a una nueva potencia comercial, Holanda, que entró a saco en los establecimientos portugueses en Oriente. Y el capitalismo holandés, organizado por primera vez en la Historia en forma de sociedades anónimas (la más famosa de ellas la “Compañía de las Indias Orientales”, creada en 1602), fue el punto de arranque no sólo de un activo comercio, sino también de la creación de industrias transformadoras en los Países Bajos, que por entonces traían en jaque casi simultáneamente a España y a Inglaterra. La entrada de Francia en el comercio internacional fue mucho más tardía y menos fructuosa. Los franceses fundaron sus primeros establecimientos americanos en canadá, y más concretamente en Quebec. Pero esas colonias no dieron el fruto apetecido, y algo parecido sucedió con las factorías francesas en la India, que quedaron muy a la zaga de las que Holanda había montado más hacia el Este, en las Indias Orientales (actual Indonesia) e incluso en Japón.
En su origen, el mercantilismo surgió como idea de unos cuantos, sin embargo, pronto se convirtió en uno de los sistemas económicos más poderosos de la Península Ibérica y del resto de Europa.

El concepto de “mercantilismo” se define a partir de los grandes descubrimientos geográficos, consecuencia de la apertura de las rutas comerciales marítimas por los portugueses entre el siglo XV y 1500 (fecha dla exploración de Brasil) y la consolidada corriente inagotable del metal precioso (oro y plata principalmente) llevado desde los territorios nuevos a Europa, en particular después del establecimiento de los virreinatos de Nueva España y de Perú, por los castellanos

El mercantilismo francés:
El mercantilismo francés es muy diferente al español, al carecer Francia de minas de oro y plata, por lo que ésta intenta adquirirlos en los mercados exteriores. Colbert (1619-1683), ministro de Luis XIV, institucionalizó la exportación de productos franceses para crear oro y a cuyos efectos desarrolló de forma muy importante la industria gala. Por ello, el mercantilismo francés es conocido por colbertismo. Colbert consiguió el progreso de Nueva Francia (Canadá) y convirtió este territorio en el almacén de trigo de Francia. Hasta entonces la penetración francesa en las orillas del río San Lorenzo había sido poco intensa.

Jean Baptiste Colbert (Reims 1619-París 1683):
Pertenecía a una familia de comerciantes textiles. Fue intendente de la fortuna personal de Mazarino y durante la Fronda, intermediario entre éste y la reina. Trabajaba dieciséis horas diarias. Reprochaba en vano a Luis XIV los dispendios de Versalles. Mme. De Sevigné lo llamaba por su frialdad “el Norte”. Creó la contabilidad pública moderna, obligando a llevar un libro de entradas, otro de salidas y un tercero de fondos.

  • La industria:
    No tenía el menor interés en enriquecer al pueblo. El Estado creaba industrias para proveer el mercado interno. Protegía empresas particulares e impulsaba la creación de otras. Con créditos, franquicias para determinados impuestos, subvenciones, reducción de los intereses de préstamo al 5%, libertad para despedir trabajadores, etc. Quebrantó la rigidez del corporativo sistema laboral francés de la época. Favoreció el aumento de la población para disponer de mayor cantidad de mano de obra. Concedió la exención tributaria temporal a las familias con más de diez hijos y a los que se casan jóvenes. Prohibió la emigración de obreros y procuró atraer a oficiales extranjeros con sus familias, aprendices y herramientas. Creó manufacturas reales, empresas con producción controlada por el Estado donde se imparten enseñanzas técnicas. Intendentes e inspectores fijan precios y analizan calidades
  • El comercio:

Protegió el comercio interior de la competencia extranjera. En 1664 y 1667 se decretó un aumento de las aduanas de puertos: los holandeses, máximos perjudicados, adoptaron idéntica medida sobre las mercancías francesas que se repartían mundialmente desde Amsterdam. Colbert decidió prescindir de este intermediario y planeó la construcción de una flota mercante y de guerra suficiente (se pasó de 18 buques en 1661 a 276 en 1683), mediante subvenciones. Los empresarios que adquiriesen naves extranjeras cobrarían 2,5 libras por cada tonelada de su capacidad; pero si la construían en su propio país, el premio sería de 5 libras. Se fundaron compañías comerciales  al estilo inglés y holandés: Compañías de las Indias Orientales, Occidentales, del Senegal, del Levante y del Norte, cuyo éxito no duró más que la vida de Colbert. Francia en realidad no sentía el empuje colonial de sus vecinos. Los tributos constituían una pieza fundamental. Los privilegiados no pagaban impuestos directos sobre la renta (talla). Sólo los campesinos tributaban. Constituían el 90% de la población (17 ó 18 millones). Dedicaban al menos 30 días al año a las obras públicas del Estado como caminos y acequias y otros 30 a su respectiva jurisdicción señorial. Colbert ejercía un control directo sobre los nombramientos en el ejército y la Administración.

Distintos grados de progreso como resultado:
El mercantilismo inglés y francés es una forma mercantilista mucho más comercial que las anteriores, ya que primero Holanda, a finales del siglo XVI y principios del XVII, y después Inglaterra, se especializaron en el transporte y en la intermediación a través de sus dominios de los mares. En este sentido, el mercantilismo inglés puede ser el más puro de todos, ya que además de un fuerte desarrollo de la industria y exportaciones propias, propició todo tipo de intercambios comerciales, siempre que supusiera para ellos un diferencial medio en oro y plata. Pese a las críticas muy fuertes de que fue objeto el mercantilismo por la sociedad de su tiempo, este hecho no impidió la expansión del sistema, incluso bajo su forma más dictatorial, como fue el colbertismo, que no sólo pretendía un fuerte incremento de la industria como medida de hacer posible las exportaciones, sino que también suponía conservar y aumentar el poder del rey, poder que se medía a través de la abundancia de dinero; por ello, el colbertismo, además de ser una doctrina que suponía la industrialización, implicaba, también, un régimen muy ordenancista o burocrático, al situar todo el poder en manos del aparato del estado. Este tipo de mercantilismo rígido se extendió por Rusia y Alemania en el siglo XVIII, dentro de la generalización de la cultura francesa. En realidad, el auténtico mercantilismo fue una importante vía de progreso en países donde fue aplicado con más rigor como Holanda, Inglaterra y Francia, y fue precisamente su éxito lo que suscitó la necesidad y preparó el triunfo de las  doctrinas liberales del  siglo XIX.

Fue Keynes, en su teoría general del dinero (1936), el que presentó un nuevo apoyo a las doctrinas mercantilistas, al defender y demostrar que un excedente de exportaciones podría aumentar el empleo, la producción y la renta interior, aunque también sostuvo que estaban indicadas restricciones importantes al comercio internacional. (José Luis Carranza)

La formación de los imperios coloniales. Ramón Tamames:
El gran salto hacia un futuro comercio mundial se habría de producir a finales del siglo XV con el avance de los pueblos ibéricos en la ruta de la India (Portugal) y de América (primeramente España). Con las exploraciones y factorías comerciales y zonas de colonización de ambos países ibéricos, se inició una fuerte recuperación no sólo del comercio intraeuropeo, sino que al propio tiempo nació el verdadero intercambio mundial. A mediados del siglo XVI se extendió la penetración comercial europea hasta ambas costas del Pacífico; los navíos españoles hacían la ruta del Perú a Europa vía Portobelo (Panamá), y los portugueses llegaban hasta las Molucas (actualmente Indonesia), haciendo entrar en la corriente internacional no sólo nuevas mercancías (las especias  traídas ahora en grandísima abundancia), sino sobre todo un elemento reactivador de la circulación económica: los metales preciosos, procedentes de la América española, que causaron lo que los historiadores de la Economía -y entre ellos, fundamentalmente E.J.Hamilton- llamaron justamente “La revolución de los precios”. Sin embargo, aun con el control de extensos territorios (España) o factorías ultramarinas (Portugal), las dos naciones ibéricas no supieron o no pudieron convertirse en verdaderas metrópolis comerciales e industriales. La Corona portuguesa negociaba fundamentalmente a través de su “Factor” de Amberes, verdadero emporio comercial de Europa, desde donde se distribuía la mayor parte de las plusvalías comerciales, reforzándose así la vieja burguesía flamenca.
Inglaterra se convierte en potencia comercial:
Las guerras entre Francia y Holanda y entre Francia y España, y el golpe de muerte que para las pretensionesde Felipe II representó la derrota dela Armada invencible, fueron las grandes acciones históricas que habrían de facilitar la emergencia de una nueva y más definitiva potencia comercial: Inglaterra.Los corsarios  ingleses buscaron nuevos horizontes en las zonas de América que España no había llegado a ocupar. En 1585, Walter Raleigh fundó   la primera de las que habían de sertrece colonias (Virginia). Y con la posesión de varias Antillas menores, los ingleses no tardaron en asegurarse las bases territoriales de lo que ulteriormente sería “fecundo” comercio triangular: envío de desde Inglaterra al Golfo de Guinea de géneros diversos y quincalla para la adquisición de esclavos; esclavos que se “exportaban” a las nuevas plantaciones del Caribe y de las trece colonias; desde allí se embarcaba algodón, azúcar y tabaco hacia Europa. El 1651 los avances de Inglaterra -que hacía presa en los galeones españoles del Caribe y del Pacífico- se consolidaron con la Navigation Act, de Cromwell, que reservó el tráfico de productos ingleses a la flota de Inglaterra. Una medida que junto a la creación de las compañías comerciales reforzó el poderío marítimo de Inglaterra y su comercio internacional. Avances que a su vez se vieron acelerados con el tratado de Methuen de 1703, que de hecho convirtióa Portugal y a su extenso imperio colonial en una colonia económica británica; tanto a cambio de las preferencias concedidas a los vinos portugueses, como por las garantías que prestó Londres para preservar la integridad de los territorios de la Corona de los Braganza de las apetencias de España o de otros países (Holanda y Francia). Frente a España, también supo Inglaterra arrancar concesiones importantes. Desde el tratado de Utrech (1714), la presencia inglesa en las Ferias de Portobelo -punto de paso de las mercancías del Perú a Europa- ya fue permanente. El comercio y el contrabando británicos se convirtieron en un hecho institucionalizado en todo el Imperio español en América. (Ramón Tamemes)

Texto de José Ignacio del Castillo:

 Con el nombre de mercantilistas, la Historia del Pensamiento Económico identifica a una serie de pensadores asistemáticos, cuya obra se desarrolla durante los siglos XVI, XVII y primera mitad del XVIII, y cuyo común denominador es la defensa de las restricciones económicas con la intención de beneficiar los intereses y el desarrollo de industrias particulares. En ellos ya se advierten las principales ideas del inflacionismo, entre otras:

  1. La identificación de prosperidad con consumo -inclusive el suntuario. Véase por ejemplo: La Fábula de las Abejas de Bernard de Mandeville. Esta idea se entiende, no como que un mayor consumo es signo de prosperidad, sino como que el consumo crea la prosperidad.
  2. Énfasis en la importancia de la balanza de pagos y en el hecho que las exportaciones superen a las importaciones, todo ello con el fin atraer poder adquisitivo hacia el país.
  3. Proteccionismo arancelario, para que las compras de los nacionales impulsen a las industrias del país y no se pierdan “creando empleo” en el extranjero.
  4. Aumento de la “masa monetaria” a través del envilecimiento de la moneda (rebaja de su contenido metálico).
  5. Fomento de las obras públicas.
  6. Confiscación por parte del soberano de todo el metal, lo que equivale a la nacionalización de los pagos internacionales.

Las consecuencias lógicas de estas doctrinas son absurdas, a la vez que terribles. Absurdas, porque renunciar a las ventajas del comercio internacional implica tener que producir a un coste mayor lo que puede obtenerse de modo más económico. Significa que los ciudadanos de Groenlandia no deben comprar café en Colombia, sino producirlo en la Tundra, o que los cirujanos no deben contratar enfermeras, para evitar así la competencia de la mano de obra “cualificada”. Llevada a su conclusión lógica, la doctrina debería defender el autoconsumo individual completo, para asegurarse de que el trabajo nunca falta. Decía el americano Henry George que había que ser muy necio para pensar que es bueno establecer en tiempos de paz, lo que los enemigos tratan de imponerte en tiempos de guerra: el bloqueo de los puertos para evitar el aprovisionamiento desde fuera. También son terribles porque, de acuerdo con estas teorías, no puede existir armonía de intereses entre las naciones. Un país que carezca de determinado recurso (por ejemplo petróleo), no tiene forma de adquirirlo entregando otra cosa que no sea dinero, -recordemos que, según la doctrina mercantilista, el resto de países no deberían comprar productos extranjeros elaborados. Por tanto, si dicho país no produce dinero -entiéndase dinero-mercancía, como el oro-, su única salida es la conquista militar. En este sentido, la doctrina hitleriana del Lebensraum fue la conclusión lógica de las políticas proteccionistas keynesianas de los años 30, al igual que el colonialismo constituyó el ideal de la etapa mercantilista. El economista francés Frederick Bastiat resumió la idea con su célebre frase: “Si las mercancías no cruzan las fronteras, lo harán los soldados” Este evangelio de la escasez, este “miedo a las mercancías” como lo denominó el sueco Eli Heckscher, se fue haciendo popular duranteel renacimiento, y podemos asegurar que su auge fue el resultado de la paulatina generalización de la economía monetaria y crediticia y de la transición desde el autoconsumo hacia la producción para el mercado. Los mercantilistas se fijaron como objetivo proteger al productor nacional, para garantizar tanto los aprovisionamientos indispensables, como el empleo. Sin embargo, cegados con este deseo, perdieron de vista el objetivo final de la producción, que no es otro que la satisfacción más abundante posible de las necesidades del consumo. De este modo, abogaron por una serie de medidas restrictivas que garantizasen la escasez de mercancías, los precios altos y la abundancia de poder adquisitivo. En general, no fueron capaces de advertir que, en condiciones normales, el poder de compra radica en la propia producción; que los bienes se cambian por bienes a través de esa gigantesca cámara de compensación que es el crédito comercial; que la función del dinero es servir como unidad de cuenta y como garantía de la soberanía del consumidor y que en general, sólo se requiere su presencia física para ajustar las diferencias entre pagos y cobros. Tampoco alcanzaron a comprender que las tasas de atesoramiento inusualmente elevado, se producen únicamente, cuando se destruye el crédito y no queda otro modo de conservar riqueza que a través del atesoramiento de moneda. Todos estos puntos quedarán aclarados conforme avancemos en nuestra exposición. (José Ignacio del Castillo)

LA EXPANSIÓN EUROPEA EN LOS SIGLOS XVI XVII

Bajo el impulso de portugueses y españoles se produjo, en el siglo XV, un gran avance en navegación, que los llevaría a descubrir nuevas rutas marítimas y comerciales. Los portugueses recorriendo todo el continente africano y los españoles descubriendo América  y navegando hacia el Oeste, hacia el océano desconocido.

Sin embargo, lo que algunos llaman una gran “revolución comercial” iniciada en el siglo XV y continuada en los posteriores siglos, tenía ya sus antecedentes en los siglos XII y XIII, al tomar auge el comercio y la vida urbana, tan débiles en el medievo. Eso sí, desde mediados del siglo XV y hasta mediados del XVIII la economía europea se caracteriza por una gran expansión del comercio y de los mercados, situación que precede y posibilita la revolución industrial.

Uno de los factores importantes de la nueva fase de expansión económica estuvo representado por los cambios tecnológicos que se presentaron durante toda la segunda parte del siglo XV. Hubo un desarrollo de la imprenta, de las técnicas de la minería y la metalurgia, de las armas de fuego y de la navegación, que tenía un relativo gran desarrollo desde principios de siglo.

Empero, se produjo un estancamiento de la tecnología y de la productividad agrícola, que impusieron a la nueva fase expansiva límites precisos que también explican su carácter principal: una expansión cuyos motores son la navegación oceánica, el comercio oriental, la conquista y la explotación de América.

El instrumento esencial del descubridor es su buque. La carabela, y en menor medida, la nao, fueron los tipos utilizados para adentrarse en lo desconocido del Océano Atlántico.

Un conjunto complejo de factores económicos, sociales, culturales y políticos, hace posible los descubrimientos.

El progresivo perfeccionamiento de la carabela durante el siglo XV es tan solo un factor dentro de esta complejidad. Esta embarcación es un símbolo de la expansión marítima ibérica, en primer lugar, y de la europea en general, posteriormente.

El vencimiento del océano (Atlántico), “el Mar Tenebroso”, se debió en alguna medida, al apreciable caudal de experiencia y técnica ya adquiridos y que permitió a los marinos orientarse más allá de la costa.

Se desarrollaron “las cartas de marear”, la astronomía náutica, la brújula marina, que  consistía en una aguja magnética, la sonda para navegar en aguas someras, la ampolleta o reloj de arena para medir el tiempo; en tanto que para estimar la velocidad del barco, se hacía “a ojo”, por la pura costumbre.

¿Cuál era la importancia de los especias y en qué medida influyeron en el progreso de la navegación? Su importancia es trascendental en el proceso de conquista y colonización de América. 

Europa necesitaba las especias de Asia (de Oriente), las cuales no podían cultivar. Eran utilizadas en la industria farmacéutica y para condimentar la carne. A cambio de las especias y demás productos, los orientales recibían dinero, metales, tejidos livianos de Inglaterra, alfombras, tejidos flamencos y plata. El comercio era valiosísimo y hasta finales del siglo XV los productos de oriente llegaban por el Mediterráneo.

Independientemente de los problemas que los turcos produjeron en las tradicionales rutas en las que se trasladaban las especias, los lusitanos y los españoles buscaron afanosamente una ruta alternativa para llegar a oriente y competir con ciudades del mediterráneo, sobre todo italianas, y con otras ciudades europeas, en el riquísimo comercio de las especias. Fue así como, tras una larga tradición náutica, los portugueses llegaron a la India en 1498 con Vasco da Gama, luego de darle la vuelta a África.

Los españoles con Colón descubrieron un nuevo continente cuando navegaron hacia el oeste en busca del extremo oriente, tierra de grandes riquezas y especias y objetos de gran valor como pimienta, el jengibre, los clavos de olor, los purgantes, esenciales en la medicina, el alcanfor, el azúcar, el palo de Brasil y otros colorantes, y variados objetos como la seda, tapetes, tejidos de algodón, la laca, porcelanas, piedras preciosas, madera de sándalo, etc.

¿Cuál era la situación y la vida de España en el siglo XV? Allí la unión de los mayores reinos ibéricos (Aragón y Castilla) y con ella la realización de la unidad de la mayor parte de la antigua Hispania, dio a los habitantes de ambos reinos un gran sentimiento de solidaridad, a la vez que una considerable base territorial y humana. Y aunque la unidad no supuso la fusión política, pues cada reino conservó su personalidad nacional,  y volvieron a separarse después de la muerte de Isabel, lo cierto es que fueron gobernados por una sola mano, la de Fernando. Así fue posible tras una dura lucha de once años (1482-1492), poner fin a la empresa de reconquista con la incorporación del reino de Granada.

También se debe considerar que la rivalidad de España con Portugal “contribuyó a unir las tradiciones de Aragón (la España mediterránea) y las de Castilla (la España del interior y Atlántica.

La lucha contra el infiel continuó en América para someter al indio, económica, política y culturalmente. La espada del soldado se alió con la cruz para someter a las sociedades indígenas, en beneficio de la corona y de la religión (alianza Estado-Iglesia) y de la cultura occidental.

Y los invasores se creyeron que tenían el derecho de aplastar a los que consideraban muy inferiores a ellos en todos los aspectos.

En 1492, “fecha famosa” se produce en España, no solo la unión de los reinos de Aragón y Castilla, sino también la expulsión de los judíos, la Inquisición contra los “conversos” y la cristianización forzosa de los musulmanes.       

En 1492 la exploración iniciada por  Colón significaría la conquista económica y la conquista espiritual e ideológica.

A pesar de renacimiento y liberación de espíritus, el sometimiento ideológico-religioso servía al sometimiento económico. La faceta mística, religiosa y evangelizadora de Colón no estaba desligada de su avidez por las riquezas. La distinción entre lo espiritual y lo temporal no era sentida por los hombres de la época de Colón. Una cosa sirvió a la otra y viceversa.

Y, una vez explorada América, los españoles y los portugueses trataron de legalizar, o hacer ver ante los ojos del mundo, que, tenían no solo bases jurídicas, sino, morales y religiosas, para ser los dueños de los territorios ubicados “viajando hacia el occidente”, entre Europa y las Indias Orientales.

Cuando los ibéricos (españoles y portugueses) entraban en contacto con  pueblos desconocidos y diferente cultura, respecto a la europea, superior y cristiana, alegaban para legitimar su conquista, derechos jurídicos y morales, sobre los territorios y las “almas” (evangelización).

Bulas papales legitimaron, tanto las conquistas portuguesas, por ejemplo tanto en África, como las tierras descubiertas por Colón. Los papas se sentían con el derecho de orientar, no solo a sus ovejas cristianas sino, también, a los infieles, pues la facultad recibida de Cristo era plenaria, sobre lo temporal y sobre lo espiritual en este “valle de lágrimas”.

Las disputas entre las dos naciones ibéricas se solucionaron “santamente” por medio del Tratado de Tordesillas de 1494, el cual estableció los límites jurisdiccionales correspondientes a España y Portugal.

Para ello, se dividió el Océano Atlántico por un meridiano a las trescientas setenta millas náuticas del oeste de las islas del Cabo Verde, de donde resultaron dos áreas para la exploración, la española y la portuguesa.

El expansionismo

El expansionismo es la doctrina que propugna la expansión de la base territorial (o influencia económica) de un país, a menudo por medio de la agresión militar.

Bajo el impulso de portugueses y españoles se produjo, en el siglo XV, un gran avance en navegación, que los llevaría a descubrir nuevas rutas marítimas y comerciales. Los portugueses recorriendo todo el continente africano y los españoles descubriendo América  y navegando hacia el Oeste, hacia el océano desconocido.

Uno de los factores importantes de la nueva fase de expansión económica estuvo representado por los cambios tecnológicos que se presentaron durante toda la segunda parte del siglo XV. Hubo un desarrollo de la imprenta, de las técnicas de la minería y la metalurgia, de las armas de fuego y de la navegación, que tenía un relativo gran desarrollo desde principios de siglo.

El instrumento esencial del descubridor es su buque. La carabela, y en menor medida, la nao, fueron los tipos utilizados para adentrarse en lo desconocido del Océano Atlántico.

Un conjunto complejo de factores económicos, sociales, culturales y políticos, hace posible los descubrimientos.

El progresivo perfeccionamiento de la carabela durante el siglo XV es tan solo un factor dentro de esta complejidad. Esta embarcación es un símbolo de la expansión marítima ibérica, en primer lugar, y de la europea en general, posteriormente.

OBSERVACIONES

  1. Tocar el tema del mercantilismo es muy importante porque lo podemos comparar a la actualidad y poder sacar las conclusiones y evaluar la situación.
  2. Uno de los factores que influyo en enviar el informe hasta ahorita fue la falta de comunicación que hubo en el grupo ya que el relator no se ha presentado a clases y el día que nos toco la exposición el no se presento a exponer la parte que le correspondía y al no comunicarse con el se tomo la decisión de enviarlo de nuevo para que usted evalué el trabajo realizado por el grupo
  3. Para lograr una mayor efectividad en los trabajos realizados hemos decidido nombrar a otra persona como relator.

Cronograma

DIA 1 SE PROCEDIO A DISCUTIR EL TEMA Y SE QUEDO DE ACUERDO EN DISTRIBUIR LA INFORMACION Y HACERLA LLEGAR AL RELATOR PARA QUE EL SELECCIONARA LO MEJOR Y ASI PUDIERA CREAR EL INFORME.

EN VISTA QUE NO SE SUPO SI EL INFORME FUE ENVIADO SE TOMA LA DESISCION DE EBMVISRLO DE NUEVO YA QUE EL RELATOR NO SE PREENTO A CLASES.

EL MERCANTILISMO: UNA DOCTRINA ECONÓMICA.
El dinámico desarrollo mercantil que comienza en los siglos XV y XVI produjo la doctrina de su propia racionalización o justificación, la doctrina mercantil. El mercantilismo fue puesto en práctica por los países europeos, dentro de los cuales estuvo España, tratando de explicar y servir de base al desarrollo económico de entonces. Se “creía” que la riqueza de las naciones se hallaba en el comercio, en las relaciones mercantiles.
El mercantilismo designa “…en su aceptación más amplia, la fase de la historia económica de Europa occidental situada entre los grandes descubrimientos y la “Revolución Industrial”, en la segunda segunda parte del siglo XVIII (Acuña, 1979: 53-91).
El primer aspecto sobresaliente del mercantilismo es el rol dominante del Estado; de esta forma, es una política para alcanzar el poderío a través del fortalecimiento del poder estatal. El Estado debe de seguir una política exterior que apunte al eje central de sus prácticas y doctrinas: la balanza comercial. En otros términos, el comercio exterior es el instrumento que permite la acumulación interna de capitales. La gran tarea de los poderes públicos es garantizar un saldo positivo de las exportaciones sobre las importaciones; lograr una balanza comercial positiva o excedentaria. A partir de esta regla general se derivan todas las prácticas de intervención económica del Estado mercantilista:
a. Protección de apoyo a la producción nacional por medio, por ejemplo, de derechos de aduana que protejan el mercado interno contra la protección extranjera, de la concesión de monopolios nacionales, de la participación del Estado como empresario, etc. He aquí un antecedente importantísimo de la política económica llamada proteccionismo.
b. Control de los intercambios exteriores (estímulo a las exportaciones por medio de exenciones fiscales, y limitación selectiva de las importaciones aplicando tarifas proteccionistas).
c. Apoyo a la marina y comercio nacionales (monopolio del comercio para comerciantes y navíos nacionales).
d. Obtención y aumento de las especies monetarias y de las reservas de metales preciosos. Sin embargo, para los mercantilistas “lo que hace la fortuna no es la abundancia de oro y plata, ni la cantidad de perlas y diamantes, sino la provisión de artículos necesarios para la vida y adecuados para la vestimenta…” Para ellos, dichos metales “…son indispensables para financiar las guerras y el único medio de pago internacionalmente aceptado” (Acuña, 1979: 57).
La política colonial fue otro aspecto esencial del mercantilismo que tuvo fuerte impacto sobre el mundo americano. La posesión de colonias posibilitaba la obtención de excedentes y, de esta manera, contribuía al logro de una balanza comercial favorable. El mundo colonial debía estar al servicio de las metrópolis. Las colonias servían de mercados a las exportaciones de la metrópoli y, por otra parte, suministraban todos aquellos artículos que la metrópoli requería, especialmente metales preciosos y materias primas. Las relaciones metrópoli-colonia se basaban en una situación de monopolio; la metrópoli era el único abastecedor de productos importados y el único comprador de las exportaciones de la economía colonial, lo cual daba lugar a un evidente intercambio desigual que se ha perpetuado hasta la actualidad. A los condicionantes de esa relación es lo que han llamado, por darle algún nombre “pacto colonial”.
La finalidad del sistema colonial fue la de contribuir al proceso de acumulación primitiva originaria de capital en el polo metropolitano por medio de la explotación de la periferia colonial. Un autor destaca que: “Es en esta perspectiva que el pacto colonial adquiere toda significación histórica: por un lado, por ser uno de los pilares de la acumulación primitiva, es uno de los factores que contribuyó a la constitución del modo de producción capitalista y, por otro lado, fue gracias a él que las economías coloniales fueron sumidas en una situación de dependencia, cuya expresión es la especialización de su aparato productivo en función de las exigencias de la metrópoli” (Acuña, 1979).
El “pacto colonial” fue superado al finalizar el siglo XVIII pero la división internacional del trabajo que él introdujo y la desigualdad al interior de la economía mundial que él contribuyó a forjar, han pervivido hasta nuestros días.
Cristianización y colonización en América en los siglos XV y XVI
martes 20 de enero de 2009 Publicado por Emiliano en 19:14

En 1492, “fecha famosa”, se producen en España no solo la unión de los reinos de Aragón y Castilla, sino también la expulsión de los judíos, la inquisición contra los conversos y la cristianización forzosa de los Musulmanes, además en esta misma fecha de 1492 la exploración de América por Colón significaría la conquista espiritual e ideológica, pero no se hubiese descubierto América sin el esfuerzo de Colón y el apoyo oficial de los Reyes Católicos. Los pueblos europeos trajeron a América su forma de pensar, valores, idioma, arte, religión y sentido del derecho entre otros aspectos.Se han dado muchas interpretaciones a la conquista española en América, y es que la conquista fue un acontecimiento de una magnitud histórica significativa. El continente americano había estado aislado del resto del mundo durante miles de años, y la llegada de los europeos, dio un giro radical a su historia. Un aspecto central de la colonización fue la introducción de la religión española, ante todo cristianizar a los pueblos desconocidos fue uno de los proyectos de España ante la exploración y exploración del Nuevo Mundo.
Pero lamentablemente no ocurrió bajo las mejores circunstancias ya que se consumaron atropellos, errores, ante una civilización no débil sino debilitada por los malos tratos de los europeos al querer imponer su “santa voluntad”, pero había un propósito: 1.- ¿Por qué cristianizar a los pueblos conquistados? No obstante existía un espacio que ocupaba la educación y el conocimiento para cristianizar a los aborígenes 2.-¿Qué papel desempeñaron los religiosos en la educación, colonización y cristianización de América? Puesto que no fue tarea fácil para imponer religión y educación a personas que no hablan el mismo idioma que tiene diferentes costumbres, diferente religión porque claro, ellos también tenían a sus Dioses y cultura distinta Fue ardua la labor de los conquistadores para evangelizar a los indígenas; 3.- ¿Cómo se dio el proceso por el cual los españoles impusieron su religión en América? 4.- ¿Cuál fue la relación entre la evangelización y el establecimiento de las colonias americanas del Imperio Español?
¿Porqué Cristianizar a los pueblos Conquistados? Cristianizar y explorar a los pueblos conquistados era el verdadero proyecto de España, ya que los conquistadores tenían una gran:Fidelidad a la Monarquía a los Reyes Católicos, su lealtad era permanente y constante no solo por su compromiso a la Corona, sino por los premios y recompensas que eran obtenidas a través del Monarca tanto en la España Peninsular como en la ultra Marina, les otorgaban tierras, encomiendas, puesto que “en la administración eran concedidos en gran medida y cantidad por el rey a los conquistadores y sus descendientes en razón a sus servicios al estado. Así desde el conquistador, desde el jefe al menor de las huestes actúan al servicio de dios y de su majestad.”[1]
De hecho seguían una estructura dirigida por la Corona, a través de la ley del patronato, ella comprometió a los conquistadores y colonizadores mediante actividad metafísica a la obediencia de la autoridad dada por Dios en la figura del Monarca. Así cuando los españoles y los portugueses entraban a pueblos desconocidos con diferente cultura respecto a la europea, invocaban para legitimar su conquista, derechos jurídicos y morales, ante todo de evangelización, sobre los territorios y las “almas”, como quedó plasmado en los tratados de Tordesillas de 1494.Contados estos derechos que les otorga la iglesia a los religiosos y conquistadores, se sentían con la facultad de orientar a sus seguidores cristianos sino también orientar a los fieles, puesto que Dios los facultaba sobre lo material y sobre lo espiritual, es indudable que en el nombre de Cristo, cristianizaban y colonizaban porque él, les otorgaba ese derecho; como ejemplo “El que los indios mueran como moscas es prueba de que Dios está del lado de los que conquistan, incluso Motolinía miembro del primer grupo de los franciscanos que desembarco en México en 1523, su historia de su primer libro con una enumeración de las diez plagas enviadas por Dios como castigo a esta tierra: con una clara referencia México como en el Egipto bíblico es culpable ante Dios verdadero, y es justamente castiga.”[2]
Pero en realidad debió ser al revés ya que los egipcios tenían como esclavos a los hebreos, España tenia de esclavos a los Indígenas, entonces los que estaban en pecado realmente eran los españoles y no los indígenas que ni siquiera conocían la religión cristiana.Otra justificación para la Cristianización era el sistema de encomiendas bajo un proyecto de colonización era misión y doctrina, el sistema de encomiendas debía asegurar la enseñanza religiosa de los indígenas, por eso se hacia necesario la emigración licita de sacerdotes con categoría y sin categoría que con su obra y vida y predicación se convirtieran en gestores de la conversión de los nuevos súbditos de la Corona. Aunque las grandes órdenes predicadoras enviaron grupos de evangelización tan cualificados como los doce franciscanos de la Nueva España. Muchos de los sacerdotes que vinieron a las indias o se ordenaron a las nuevas diócesis ni reunían los requisitos que la iglesia exigía en Europa a los ordenados, por eso se cometían atropellos y faltas ya que no estaban totalmente calificados.[3]
¿Qué papel desempeñaron los religiosos en la educación, colonización y cristianización de América?
Los evangelizadores eran los misioneros que llegaron de España, estos misioneros formaban parte del clero regular, (1510), los mercedarios, los agustinos (1532) y los jesuitas (1556). Los religiosos son el papel principal para la conversión, doctrina, colonización y buen tratamiento de los Indios, “en 1552, el Consejo de las Indias informaba a Carlos V sobre esto, ya que las ordenes alcanzaron un protagonismo en la evangelización de América muy difícil de superar.”[4]
Franciscanos y dominicos arribaron al Nuevo Mundo en oleadas desde 1500 a 1560. Los religiosos hicieron un papel muy importante, ya que sin ellos no se hubiera realizado la colonización en cuanto a recibir la cultura, el idioma y la religión, ese papel dio muchos frutos, dado que También fueron decisivos en las tempranas universidades mucho más antiguas que el del Norte de América, incluso “Es evidente que sin la función de la iglesia no se hubieran limitado las violencias los abusos y los intentos de explotación, igualmente la preocupación religiosa, moral y jurídica para precisar los derechos de España en aquellos territorios.”[5]
Uno de los importantes personajes que le interesaba la moral los derechos hacia los naturales como el los llamaba, fue el teólogo naturalista con gran dominio de derecho con elocuencia abrumadora, pluma fácil y una fuerza de voluntad incansable: Fray Bartolomé de las Casas
Al momento de la llegada de los evangelizadores, ellos llegaron con mucha humildad, y sin discriminar a los indígenas, lo que era propio de su espíritu, eso es lo que favoreció la evangelización. La forma en que ellos trataran a los indígenas dependía que tan dóciles, obedientes y manejables eran los indios, su trabajo era solo evangelizara. Sin embargo con la difusión de la Fe, se introdujo la enseñanza, la educación y la cultura obteniéndose un mestizaje del que nos han quedado muestras y testimonios propios de una nueva forma de pensamiento. América fue el territorio católico más grande, que los otros territorios colonizados por Europa.
“Para introducir la religión cristiana a los pueblos recién conquistados, los frailes dominicos amoldaron creencias indígenas a creencias cristianas.”[6] De esta manera dio surgimiento a la virgen de Guadalupe, se cree que la virgen se le apareció a un indígenas (Juan diego) el cual dijo que vio a la virgen y le había pedido que le hicieran un templo. De esta manera fue como lograron hacer los españoles que los indios creyeran en la religión cristiana. Pero, el lugar donde fue la aparición de la virgen era donde antes de la conquista de encontraba el templo de la Tonantzin así que los indígenas comenzaron a relacionar a la virgen de Guadalupe con la Tonantzin.
El conocimiento y la educación ocupaban el primer lugar ya que sin ellos no se hubiese cristianizado a estos territorios, la cristianización comenzó con el “aprendizaje de lenguas nativas para la mejor exposición de los misterios de la fe; la confección de catecismos impresos en los dialectos indígenas, esto favoreció no solo la labor pastoral sino la difusión de la imprenta.” Esta importancia de la impartición de instrucción religiosa se complementa con las fundaciones de colegios y escuelas donde además se impartían otras materias, “todo lo que se les inculcaba era sobre la cristianización y conversión, así emplearon las pinturas, los murales en las iglesias con tintes religiosos, con el efecto visual positivo para evangelizar en ves de los largos párrafos ininteligibles para los indios.”[7]
Fue una tarea ardua para la evangelización, “permitió que los franciscanos, dominicos y jesuitas llevaran a cabo experimentos misionales en donde ponían en practica métodos pedagógicos que les facilitara la enseñanza para los indígenas, creyeron que la cristianización de los indígenas americanos establecería la “edad del espíritu”, la renovación de Reino de Dios, una idea reelaborada en los siglos XV y XVI a partir de las doctrinas que Joaquín de Fiori que expresó en el siglo VIII. Fiori consideraba que después de haber vivido bajo las edades del “padre y el hijo” empezaría una nueva época durante la cuál los monjes gobernarían el mundo, convirtiéndolo a la paz,” pero esto nunca sucedió porque algunos de los misioneros no traían paz sino ansias de riqueza solamente.[8]
¿Cómo se dio el proceso por el cual los españoles impusieron su religión en América?
Cuando se inicio la cristianización del Nuevo Mundo, lo primero que se hizo fue derribar los ídolos aztecas para que los indígenas perdieran sus tradiciones religiosas. Levantando en su lugar unas iglesias cristianas. Esto buscaba separar al indio de su presente y pasado, para así educarlo a la nueva fe.Lo siguiente fue aprender la lengua de la comunidad indígena para poder comunicarse con ellos. “luego se utilizó un modelo a seguir para enseñar la fe. Se les explicó que Dios era perfecto, que había creado el mundo en 7 días, que se hallaba en el cielo, y que en el infierno se encontraba el demonio.”[9]
Algunos frailes creyeron lograr su meta de cristianizar con solo el ejemplo de predicación, y así, conseguirían su objetivo, pero esto no funciono. Los religiosos, posteriormente comenzaron a darse cuenta lo frailes de que no solo con el ejemplo cambiarían sus creencias; ellos observaron las dificultades que tenían. “Por ello podemos distinguir cuatro tipos de respuestas indígenas.1. la actitud rebelde, reivindicando las antiguas divinidades.2. la sumisión e integración a la cristiandad colonial3. La resistencia activa al orden colonial con connotaciones mesiánicas.4. La sumisión parcial, aceptada al cristianismo”[10]
Algunos de los indígenas realizaban sus rituales a escondidas, para que sus antiguas creencias sobrevivieran.Pero, a medida de que la dominación religiosa no funcionaba con éxito para los españoles se empezaron a establecer en América los mismos tribunales que ya existían en España, porque como ya lo sabemos, lo que existía en España de igual manera tendría que existir en América, entones se creo la santa inquisición esto fue en 1570 y 1571.La inquisición en América llego pronto a fiscalizar las costumbres, creencias y su forma de expresión de los indígenas.
[Visitamos el museo de la tortura, puedes leer la crónica en:
http://desfasados1500.blogspot.com/2009/01/cronica-museo-de-tortura-y-pena-capital.html
¿Cuál fue la relación entre la evangelización y el establecimiento de las colonias americanas del Imperio Español?
La Conquista de América abrió nuevas vías de comunicación y transporte, sobre todo marítimas entre Europa y América, así como entre distintos puntos de Europa y de América entre sí.“Ello llevó a la creación de decenas de puertos oceánicos y fluviales en el continente americano el trazado de esas vías estuvo influido en gran medida por razones mercantiles, relacionadas con los bienes que los colonizadores extraían en América para ser llevados a Europa, principalmente oro, plata y alimentos, así como la exportación de manufacturas desde Europa y esclavos desde África, hacia América”[11]
No satisfechos con las nuevas rutas que les habían favorecido comenzaron a utilizar a los indígenas como trabajadores.“El principal medio por el cual la sociedad colonial, integro a los indígenas en colonias fue relacionarlos con el sistema de producción centrado en la encomienda o en la mita”[12]Era evidente que lo pensaron bien los españoles, es mucho mejor transformar a los indios en agricultores sedentarios y tener personas que constantemente estén pagando impuestos; el solo llevarse los tesoros de América, era un plus que les ayudaba a hacer mas rica ala corona. Impulsarlos aun más al mercantilismo.
Conclusiones
La Cristianización y colonización en América fue un acto que cambio totalmente la concepción de ver la religión en la modernidad. Ya que el resultado de la cristianización actual es el mestizaje de la religión de los indígenas, creando así una nueva visión de lo que sucedió en este tiempo, ya que no todas las personas que eran malas, existían personajes con buenas intenciones para la conquista y la religión, como el Fray Bartolomé de las Casas por nombrar alguno. Pero también hubieron quienes afectaron a la población indígena, lo primero que afecto a esa población fue el retiro de sus dioses indígenas y el intento de la “civilización a los pueblos”.De esta manera comenzaron las dificultades en la conquista espiritual orillando a los españoles a utilizar la fuera. Era más que obvio que los indios defendieran su religión y creencias. O que no lo haríamos nosotros. Estos acontecimientos fueron muy penosos para nuestros antepasados, pero si hubieron grandes logros departe de los conquistadores y religiosos en la educación, que perduran hasta nuestros tiempos como las universidades, iglesias, religión, que ayudaron a un crecimiento de nuevas fronteras, porque los indígenas que vivían en el Nuevo Mundo eran bastante civilizados y sus costumbres eran buenas, tanto políticamente como religiosas y de sociedad, aunque no me gusto saber de sus sacrificios pero eran un privilegio para los que eran sacrificados, en la cultura indígena solo sacrificaban a los reyes, ellos se sentían orgullosos de ser sacrificados por su pueblo, y para su pueblo.En nuestra opinión los bárbaros eran los conquistadores porque en el nombre de dios cometían cualquier atrocidad y solo por quedarse con la riquezas o saciar sus instintos animales, en cuanto a la cristianización con frailes fue una difícil tarea porque tuvieron que aprender diferentes idiomas, tradujeron libros para la evangelización y lo atestigua la mayor comunidad católica del mundo: América Hispánica. Pero hubiésemos querido que esta colonización y cristianización se hubiera manifestado pacifica, porque los indígenas no pidieron ser cristianizados y con que derecho se exterminaron sus creencias religiosas y su cultura.

Mercantilismo:
Aunque es a partir del siglo XVI cuando aparecen las primeras teorías económicas que dan forma a la doctrina mercantilista, no es hasta fines del siglo XVII cuando se puede hablar con propiedad y toma cuerpo de doctrina económica el mercantilismo entendido como enriquecimiento de las naciones mediante acumulación de metales preciosos. Los rasgos esenciales del mercantilismo son:
La esencia de la actividad económica se centra en la adquisición de monedas y metales de oro y plata como única forma de enriquecerse el estado.
El mercantilismo es centralista al considerar que es el propio estado el que debe organizar y programar la adquisición de metales preciosos.
Con el mercantilismo aparece por primera vez el concepto de balanza comercial, ya que los países se ven forzados a desarrollar al máximo las exportaciones de productos pagaderos en oro y plata y reducir en lo posible las importaciones que supongan pagos en este tipo de moneda. El mercantilismo propicia una balanza comercial constantemente favorable.
Esta doctrina implica una gran dedicación al marco legal que regula la producción y el comercio, como vías de conseguir una óptima organización que lo facilite: desarrollo de la infraestructura del país, comunicaciones, puertos, desarrollos de mercados exteriores que absorban exportaciones, etc.
A lo largo de los siglos XVII y XVIII en los que se desarrolla esta doctrina económica, el mercantilismo se presenta con matices y modalidades distintas según los países o las épocas.
El mercantilismo español se basó más que en un actividad puramente exportadora en la defensa de los metales preciosos que entraban a España procedentes de América, atesorándolos en forma de lingotes básicamente.
El mercantilismo francés:
El mercantilismo francés es muy diferente al español, al carecer Francia de minas de oro y plata, por lo que ésta intenta adquirirlos en los mercados exteriores. Colbert (1619-1683), ministro de Luis XIV, institucionalizó la exportación de productos franceses para crear oro y a cuyos efectos desarrolló de forma muy importante la industria gala. Por ello, el mercantilismo francés es conocido por colbertismo. Colbert consiguió el progreso de Nueva Francia (Canadá) y convirtió este territorio en el almacén de trigo de Francia. Hasta entonces la penetración francesa en las orillas del río San Lorenzo había sido poco intensa.
Jean Baptiste Colbert (Reims 1619-París 1683):
Pertenecía a una familia de comerciantes textiles. Fue intendente de la fortuna personal de Mazarino y durante la Fronda, intermediario entre éste y la reina. Trabajaba dieciséis horas diarias. Reprochaba en vano a Luis XIV los dispendios de Versalles. Mme. De Sevigné lo llamaba por su frialdad “el Norte”. Creó la contabilidad pública moderna, obligando a llevar un libro de entradas, otro de salidas y un tercero de fondos.
La industria:
No tenía el menor interés en enriquecer al pueblo. El Estado creaba industrias para proveer el mercado interno. Protegía empresas particulares e impulsaba la creación de otras. Con créditos, franquicias para determinados impuestos, subvenciones, reducción de los intereses de préstamo al 5%, libertad para despedir trabajadores, etc. Quebrantó la rigidez del corporativo sistema laboral francés de la época. Favoreció el aumento de la población para disponer de mayor cantidad de mano de obra. Concedió la exención tributaria temporal a las familias con más de diez hijos y a los que se casan jóvenes. Prohibió la emigración de obreros y procuró atraer a oficiales extranjeros con sus familias, aprendices y herramientas. Creó manufacturas reales, empresas con producción controlada por el Estado donde se imparten enseñanzas técnicas. Intendentes e inspectores fijan precios y analizan calidades.
El comercio:
Protegió el comercio interior de la competencia extranjera. En 1664 y 1667 se decretó un aumento de las aduanas de puertos: los holandeses, máximos perjudicados, adoptaron idéntica medida sobre las mercancías francesas que se repartían mundialmente desde Amsterdam. Colbert decidió prescindir de este intermediario y planeó la construcción de una flota mercante y de guerra suficiente (se pasó de 18 buques en 1661 a 276 en 1683), mediante subvenciones. Los empresarios que adquiriesen naves extranjeras cobrarían 2,5 libras por cada tonelada de su capacidad; pero si la construían en su propio país, el premio sería de 5 libras. Se fundaron Compañías Comerciales al estilo inglés y holandés: Compañías de las Indias Orientales, Occidentales, del Senegal, del Levante y del Norte, cuyo éxito no duró más que la vida de Colbert. Francia en realidad no sentía el empuje colonial de sus vecinos. Los tributos constituían una pieza fundamental. Los privilegiados no pagaban impuestos directos sobre la renta (talla). Sólo los campesinos tributaban. Constituían el 90% de la población (17 ó 18 millones). Dedicaban al menos 30 días al año a las obras públicas del Estado como caminos y acequias y otros 30 a su respectiva jurisdicción señorial. Colbert ejercía un control directo sobre los nombramientos en el ejército y la Administración.
Distintos grados de progreso como resultado:
El mercantilismo inglés y francés es una forma mercantilista mucho más comercial que las anteriores, ya que primero Holanda, a finales del siglo XVI y principios del XVII, y después Inglaterra, se especializaron en el transporte y en la intermediación a través de sus dominios de los mares. En este sentido, el mercantilismo inglés puede ser el más puro de todos, ya que además de un fuerte desarrollo de la industria y exportaciones propias, propició todo tipo de intercambios comerciales, siempre que supusiera para ellos un diferencial medio en oro y plata. Pese a las críticas muy fuertes de que fue objeto el mercantilismo por la sociedad de su tiempo, este hecho no impidió la expansión del sistema, incluso bajo su forma más dictatorial, como fue el colbertismo, que no sólo pretendía un fuerte incremento de la industria como medida de hacer posible las exportaciones, sino que también suponía conservar y aumentar el poder del rey, poder que se medía a través de la abundancia de dinero; por ello, el colbertismo, además de ser una doctrina que suponía la industrialización, implicaba, también, un régimen muy ordenancista o burocrático, al situar todo el poder en manos del aparato del estado. Este tipo de mercantilismo rígido se extendió por Rusia y Alemania en el siglo XVIII, dentro de la generalización de la cultura francesa. En realidad, el auténtico mercantilismo fue una importante vía de progreso en países donde fue aplicado con más rigor como Holanda, Inglaterra y Francia, y fue precisamente su éxito lo que suscitó la necesidad y preparó el triunfo de las doctrinas liberales del siglo XIX.
Fue Keynes, en su teoría general del dinero (1936), el que presentó un nuevo apoyo a las doctrinas mercantilistas, al defender y demostrar que un excedente de exportaciones podría aumentar el empleo, la producción y la renta interior, aunque también sostuvo que estaban indicadas restricciones importantes al comercio internacional. (José Luis Carranza)
La formación de los imperios coloniales. Ramón Tamames:
El gran salto hacia un futuro comercio mundial se habría de producir a finales del siglo XV con el avance de los pueblos ibéricos en la ruta de la India (Portugal) y de América (primeramente España). Con las exploraciones y factorías comerciales y zonas de colonización de ambos países ibéricos, se inició una fuerte recuperación no sólo del comercio intraeuropeo, sino que al propio tiempo nació el verdadero intercambio mundial. A mediados del siglo XVI se extendió la penetración comercial europea hasta ambas costas del Pacífico; los navíos españoles hacían la ruta del Perú a Europa vía Portobelo (Panamá), y los portugueses llegaban hasta las Molucas (actualmente Indonesia), haciendo entrar en la corriente internacional no sólo nuevas mercancías (las especias traídas ahora en grandísima abundancia), sino sobre todo un elemento reactivador de la circulación económica: los metales preciosos, procedentes de la América española, que causaron lo que los historiadores de la Economía -y entre ellos, fundamentalmente E.J.Hamilton- llamaron justamente “La revolución de los precios”. Sin embargo, aun con el control de extensos territorios (España) o factorías ultramarinas (Portugal), las dos naciones ibéricas no supieron o no pudieron convertirse en verdaderas metrópolis comerciales e industriales. La Corona portuguesa negociaba fundamentalmente a través de su “Factor” de Amberes, verdadero emporio comercial de Europa, desde donde se distribuía la mayor parte de las plusvalías comerciales, reforzándose así la vieja burguesía flamenca.
España no consigue un centro de comercio mundial:
Por su parte, la Corona Española, no obstante los intentos de crear un centro comercial de primer rango en Sevilla -tan bien estudiada por el historiador Chaunu-, apenas pudo retener el flujo de metales preciosos al resto de Europa, fundamentalmente a Flandes e Italia, llegando sus efectos a Alemania a partir de la entronización de los Habsburgo en España. Surgió así en Alemania una primera generación de banqueros, como los Welser, los Hochstetter y los Fugger (conocidos en España como los Fúcares), bien estudiados en la obra de Carande. Las guerras de religión que se desatan con los intentos de Carlos V de frenar la expansión del Luteranismo y el poder de los reyes y príncipes del Sacro Imperio, fueron la causa -junto con la desgraciada política económica seguida en España- de esta casi puro tránsito del oro americano por el suelo español. En definitiva, el exterminio de las Comunidades de Castilla por Carlos V fue el toque decisivo para impedir el progreso de la burguesía castellana; no en vano calificó Maravall el movimiento de las Comunidades como la primera revolución moderna de Europa. El segundo paso que había de frustrar la aspiración de convertir España en el centro del comercio mundial no tardó en darse. Se inició con la prohibición de Felipe II a los “rebeldes” holandeses, autoindependizados en Flandes, de comerciar en Amberes y Lisboa (entonces bajo dominio español en ambos casos). La prohibición puso en marcha a una nueva potencia comercial, Holanda, que entró a saco en los establecimientos portugueses en Oriente. Y el capitalismo holandés, organizado por primera vez en la Historia en forma de sociedades anónimas (la más famosa de ellas la “Compañía de las Indias Orientales”, creada en 1602), fue el punto de arranque no sólo de un activo comercio, sino también de la creación de industrias transformadoras en los Países Bajos, que por entonces traían en jaque casi simultáneamente a España y a Inglaterra. La entrada de Francia en el comercio internacional fue mucho más tardía y menos fructuosa. Los franceses fundaron sus primeros establecimientos americanos en Canadá, y más concretamente en Quebec. Pero esas colonias no dieron el fruto apetecido, y algo parecido sucedió con las factorías francesas en la India, que quedaron muy a la zaga de las que Holanda había montado más hacia el Este, en las Indias Orientales (actual Indonesia) e incluso en Japón.
Inglaterra se convierte en potencia comercial:
Las guerras entre Francia y Holanda y entre Francia y España, y el golpe de muerte que para las pretensiones de Felipe II representó la derrota de la Armada Invencible, fueron las grandes acciones históricas que habrían de facilitar la emergencia de una nueva y más definitiva potencia comercial: Inglaterra. Los corsarios ingleses buscaron nuevos horizontes en las zonas de América que España no había llegado a ocupar. En 1585, Walter Raleigh fundó la primera de las que habían de ser trece colonias (Virginia). Y con la posesión de varias Antillas menores, los ingleses no tardaron en asegurarse las bases territoriales de lo que ulteriormente sería “fecundo” comercio triangular: envío de desde Inglaterra al golfo de Guinea de géneros diversos y quincalla para la adquisición de esclavos; esclavos que se “exportaban” a las nuevas plantaciones del Caribe y de las trece colonias; desde allí se embarcaba algodón, azúcar y tabaco hacia Europa. El 1651 los avances de Inglaterra -que hacía presa en los galeones españoles del Caribe y del Pacífico- se consolidaron con la Navigation Act, de Cromwell, que reservó el tráfico de productos ingleses a la flota de Inglaterra. Una medida que junto a la creación de las compañías comerciales reforzó el poderío marítimo de Inglaterra y su comercio internacional. Avances que a su vez se vieron acelerados con el tratado de Methuen de 1703, que de hecho convirtió a Portugal y a su extenso imperio colonial en una colonia económica británica; tanto a cambio de las preferencias concedidas a los vinos portugueses, como por las garantías que prestó Londres para preservar la integridad de los territorios de la Corona de los Braganza de las apetencias de España o de otros países (Holanda y Francia). Frente a España, también supo Inglaterra arrancar concesiones importantes. Desde el tratado de Utrech (1714), la presencia inglesa en las Ferias de Portobelo -punto de paso de las mercancías del Perú a Europa- ya fue permanente. El comercio y el contrabando británicos se convirtieron en un hecho institucionalizado en todo el Imperio español en América. (Ramón Tamames)

El Mercantilismo que comenzó entre los siglos XV y XVI produjo una doctrina llamada, la doctrina mercantil. Y está se llevo ha cabo por los países europeos, del cual España tuvo participe. En ese entonces se dio una creencia de que la riqueza de dichas naciones se encontraba precisamente en las relaciones mercantilistas.

Lo dicho anteriormente, el Mercantilismo es puesta en la fase de una historia económica de la Europa Occidental y junta a otros sucesos tales como fueron la revolución industrial, sucedido entre la segunda parte del siglo XVIII.

Otro dato importante, es la importancia de la Política Colonial, en el mercantilismo, el cuál tuvo un enorme evento dentro del mundo americano. Es decir, que la posición de colonias posibilitaban la captura de dichos productos y esto permitía logros favorables en lo que era el comercio en si. La colonia, tenia que estar al alcance de las grandes metrópolis, entonces dichas colonias, eran utilizadas como mercados para las exportaciones de las metrópolis, precisamente materiales preciosos y también materia prima. También se daba una relación de monopolio ya que la metrópoli era como una fuente abastecedora de recursos de importación

El pacto colonial fue puesto en definitivo cuando en siglo XVIII terminó. pero en nuestros dias sigue aun la desigualdad en medio de la economía mundial y también la división.

1 DOCENTE : Dra. Anarella Vélez de Paredes

2 CLASE : Historia General de Honduras

10 Comments

  1. edwin giron flores said,

    Le deceo un buen dia lic. referente a este tema me dice que nuestros paises no han salido del subdesarrollo por no saber sobresalir con estrategias bien definidas con vision de pais y que nos dieran otro nivel economico.y no dejar en manos de terceros la exportación de nuestras mercancias al estranjero.sino transportarlas por nuestros propios medios. y no dejarse manipular por las grandes potencias europeas entre ellas España. ahora en nuestra epoca actual por estados unidos,venezuela.

  2. HEYDA LILI SALAZAR RAMOS said,

    UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE HONDURAS
    Alumna: HEYDA LILI SALAZAR RAMOS
    Cuenta: 20070001954
    Sección: 1707
    Asignatura: Historia de Honduras
    Catedrática: ANARELLA VELEZ
    El Mercantilismo una doctrina Económica
    Comentario
    Es un desarrollo mercantil con su propia racionalidad y justificación mercantil los cuales los principales que pusieron en practica fueron los países europeos y tomaron como base el desarrollo económico y se pensaba que en el desarrollo era lo que enriquecía a un país, tanto como las relaciones mercantiles, la gran tarea de los países es poder garantizar un saldo positivo de las exportaciones sobre las importaciones realizadas en un país en vía de desarrollo, lograr una balanza comercial positiva, para crecer necesitamos un apoyo a la producción , control de los intercambios, apoyo de nuestros representantes legales, apoyo por la marina, obtención y aumentos a las reservas monetarias.

  3. Bessy Hernandez said,

    UNAH
    Alumna: Bessy Hernández
    Cuenta: 20091004537
    Clase: H101
    Dra.: Anarella Velez

    El mercantilismo es un conjunto de ideas que considera que la prosperidad de una nación o estado depende del capital que pueda tener es toda búsqueda de riqueza y de predominio territorial, como la demostración de ser una gran potencia y en mayor escala la única.
    Fue la corriente que impulso a las grandes potencias, (Inglaterra, España, Francia y Portugal) a conquistar los mares, nuevos horizontes con el fin de aumentar sus riquezas y territorios.
    Los impuestos eran altos debido a que cada potencia buscaba su conveniencia, por lo tanto existían muchas trabas. En síntesis esta corriente demuestra según sus antecedentes que toda nación que se encierra termina explotando, como también que las grandes potencias siempre busca su conveniencia en toda negociación. Es por esto que América se convirtió en granero de Europa.

  4. asdfg said,

    ladrones

  5. mariely orellana said,

    Las características esenciales del mercantilismo son:
    1.La actividad económica se centra en la adquisición de monedas y metales (oro y plata) para el enriquecimiento del estado.

    2.Es el estado el que ha de organizar la adquisición de metales preciosos, regular mediante leyes la producción y el comercio, y cuidar las infraestructuras que ayuden al comercio (puertos, vías de comunicación, etc.)

    3.Aparece el concepto de balanza comercial, cuidando que las importaciones no sean mayores que las exportaciones.

    4.Esta doctrina implica una gran dedicación al marco legal que regula la producción y el comercio, como vías de conseguir una óptima organización que lo facilite: desarrollo de la infraestructura del país, comunicaciones, puertos, desarrollos de mercados exteriores que absorban exportaciones, etc.

    Uno de los factores importantes de la nueva fase de expansión económica estuvo representado por los cambios tecnológicos que se presentaron durante toda la segunda parte del siglo XV. Hubo un desarrollo de la imprenta, de las técnicas de la minería y la metalurgia, de las armas de fuego y de la navegación, que tenía un relativo gran desarrollo desde principios de siglo.

    El instrumento esencial del descubridor es su buque. La carabela, y en menor medida, la nao, fueron los tipos utilizados para adentrarse en lo desconocido del Océano Atlántico.

    Un conjunto complejo de factores económicos, sociales, culturales y políticos, hace posible los descubrimientos.

    El progresivo perfeccionamiento de la carabela durante el siglo XV es tan solo un factor dentro de esta complejidad. Esta embarcación es un símbolo de la expansión marítima ibérica, en primer lugar, y de la europea en general, posteriormente.

  6. Frances Diana Higgins Lüttich said,

    Nombre: Frances Diana Higgins Lüttich
    # de Cuenta: 20111010804
    Sección: 13-01

    Características del Mercantilismo
    1. La economía se basa en la adquisición de monedas y metales de oro y de plata para enriquecer al Estado.
    2. Es centralista, porque cree que el Estado debe organiza todo con respecto a la economía.
    3. Adecua una balanza comercial favorable casi siempre.
    4. Implica una dedicación muy grande al marco legal que regula la producción y el comercio.

    Características del Expansionismo
    1. Estuvo representado por cambios tecnológicos que se presentaron durante la segunda mitad del siglo XV.
    2. El instrumento más importante del descubridor es el buque.
    3. Factores económicos, políticos y culturales hacen posible los descubrimientos.
    4. El perfeccionamiento de la carabela, poco a poco, es un factor de toda esta complejidad.

    Características del Surgimiento del Estado Nacional
    1. Surge ante la necesidad de obtener protección a la comunidad.
    2. Garantiza el derecho a la propiedad.
    3. Desarrollo natural de la cooperación entre los individuos para proveer satisfacciones comunes.
    4. Estado dominado por una sola nación.

  7. Claudia Melissa Alcantara Ortiz said,

    Claudia Melissa Alcántara Ortiz
    N. de Cuenta: 20121000449
    Sección: 13-01
    El mercantilismo
     Es una doctrina económica extendida como enriquecimiento en las naciones mediante la acumulación de metales preciosos.
     Esta actividad económica se centraliza en la adquisición de oro y plata como única forma de enriquecer el estado.
     El mercantilismo se centraliza al considerar que el propio estado es el que debe organizar y programar la adquisición de metales preciosos.
     Esta doctrina tiene una gran dedicación al marco legal que regula la producción y el comercio.

    El expansionismo
     Es una doctrina que propugna la expansión de la base territorial (o influencia económica) de un país.
     El instrumento esencial del descubridor es el banque. La calavera, y en menor medida, la nao, fueron los tipos utilizados para adentrarse en lo desconocido del Océano Atlántico.
     Tiene un conjunto complejo de factores económicos, sociales, culturales, y políticos que hace posible los descubrimientos.
     Es un símbolo de la expansión marítima ibérica, en primer lugar, y de la europea en general posteriormente.

  8. Alejandra Ruano said,

    Alumna: Alejandra Mitchelle Ruano
    N° d cuenta: 201005131
    Seccion: 13-01
    CARACTERISTICAS DEL MERCANTILISMO:
    – La economía se basa en la adquisición de monedas y metales de oro y de plata para enriquecer al Estado.
    – Es centralista, porque cree que el Estado debe organiza todo con respecto a la economía.
    – Adecua una balanza comercial favorable casi siempre.
    – Implica una dedicación muy grande al marco legal que regula la producción y el comercio.

    CARACTERISTICAS DEL EXPANSIONISMO:
    – Estuvo representado por cambios tecnológicos que se presentaron durante la segunda mitad del siglo XV.
    – El instrumento más importante del descubridor es el buque.
    – Factores económicos, políticos y culturales hacen posible los descubrimientos.
    – El perfeccionamiento de la carabela, poco a poco, es un factor de toda esta complejidad.

    CARACTERISTICAS DEL ESTADO NACIONAL:
    – Surge ante la necesidad de obtener protección a la comunidad.
    – Garantiza el derecho a la propiedad.
    – Desarrollo natural de la cooperación entre los individuos para proveer satisfacciones comunes.
    – Estado dominado por una sola nación

  9. jenyfeer rios said,

    22/02/12
    Jenyfeer Karina Ríos Salgado
    20121006273
    Sección 13-01
    Características Esenciales del mercantilismo
     La actividad económica se centra en la adquisición de monedas y metales(oro y plata) para el enriquecimiento del estado.
     Es el estado el que ha de organizar la adquisición de metales preciosos, regular mediante leyes la producción y el comercio y cuidar la infraestructura que ayuden al comercio (puertos, vías de comunicación, etc.)
     Aparece el concepto de balanza comercial, cuidando que las importaciones no sean mayores que las exportaciones.
     Dado que los países no tenían grandes reservas naturales de estos metales preciosos, la única forma de acumularlos era a través del comercio.
    Características del expansionismo en Europa en los siglos xvl xvll
     Cambios tecnológicos que se presentaron durante toda la segunda parte del siglo xv
     Descubrimientos y conquistas
     La expansión marítima ibérica, en primer lugar, y de la europea en general posteriormente.
     Explotación y conquista
    Características del surgimiento del estado nacional
     La necesidad de obtener protección a la comunidad
     Garantiza el derecho a la propiedad
     La cooperación entre individuos para proveer satisfacciones comunes.
     El estado denominado por una sola nación.

  10. Lesly Yolibeth Ortez Breve said,

    Caracteristicas del Mercantilismo
    1. La actiidad economica se centra en la adquisicion de monedas y metales(oro y plata).
    2.es el estado el que ha de organizar la adquisicion de metales precioos, regular mediante leyes la producción y el comercio y cuidar las infraestructuras que beneficien al comercio(pertos,vias de comunicación etc.
    3.con el mercantilismon aparece por primera vez el concepto de valanza comercial, ya que los paises se ven forzados a desarrollar al maximo las expoprtaciones de productos pagaderos en oro y plata y reducir en lo posible las importaciones que supongan pagos en este tipo de moneda

    Caracteristica del Expansionalismo
    1.El expansionismo es la doctribna que propugna la expansion de la base territorial.
    2.influencia economica de un pais, a menudo por medio de la agresion militar.
    3.La expansion también tiene que ver con el capitalismo.
    4.se caracteriza por abarcar algo en variedad.

    Caracteristica del Estado Nacional
    1.establecimiento de un poder central suficientementet fuerte.
    2.el estado bebe de ser capaz de regular y dirigir la econ omia.
    3.creación de una infraestructura admistrativa, financiera,militar y diplomática.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 6,280 other followers

%d bloggers like this: