Breve relación histórica del feminismo en Honduras

noviembre 3, 2017 at 8:16 pm (Uncategorized)

Breve relación histórica del feminismo en Honduras

Anarella Vélez

A través de los siglos, particularmente tras la primera gran derrota de las mujeres cuando se da la  las mujeres cuando se aniquila el matriarcado y se impone el patriarcado, han sido excluidas del goce de los beneficios sociales propios de cada época. Ellas han tenido que esforzarse por sí mismas y derribar muchos obstáculos para lograr que  le sean  reconocidos y  se respeten sus derechos. El acceso  a la educación, el trabajo, la participación social, económica y  política han sido, de un modo u otro, privilegios de los hombres.

Para entender la historia del feminismo aclaremos qué entendemos por feminismo:

Esta es una corriente de pensamiento en permanente evolución por la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre ambos sexos. Constituye una forma diferente de entender el mundo, las relaciones de poder, las estructuras sociales y las relaciones entre los sexos.

Esta nueva manera de observar la realidad, desde la perspectiva de las mujeres, es el motor que está produciendo más cambios en el presente, en el sistema y los valores sociales, consiguiendo que las instituciones modifiquen sus políticas sociales y económicas. Simone de Beauvoir habla del feminismo como un modo de vivir individualmente y de luchar colectivamente. Actualmente el feminismo se divide muchas corrientes , entre las que sobresale: feminismo de la igualdad y feminismo de la diferencia, el ecofeminismo, el feminismo poscolonial.

El feminismo de la diferencia apuesta por el sentido, el significado que se le da al hecho de ser mujer, por el reconocimiento de los valores que tradicionalmente se han considerado como femeninos dándoles autoridad y poder social, al margen de las estructuras patriarcales.

El feminismo de la igualdad aspira a una sociedad en la que se produzca la integración de las individualidades una vez superados los estereotipos del sistema sexo-género. Defiende que mujeres y hombres tienen los mismos derechos y, de esta manera, pueden participar en igualdad en todas las estructuras so-ciales. La igualdad no pretende homogeneizar sino reconocer la diversidad de mujeres y hombres. Mitos, estereotipos y descalificaciones han rodeado siempre a esta corriente de pensamiento.

A la luz del pensamiento y de la metodología feminista hemos analizado que la situación de la mujer precolombina era bastante similar a la de cualquier otra cultura de la antigüedad,  culturas patriarcales en las que el poder estaba en manos de los  hombres. La mujer era considerada un objeto de intercambio. Un caso reconocido es el que se dio en una de las civilizaciones mesoamericanas  más evolucionada,  la azteca. Es sabido que  Malinche,  princesa azteca que tras un enfrentamiento entre tribus,  cuando apenas era una niña fue cedida como esclava, pues “esa era la tradición de aquellos tiempos” y, años más tarde, fue nuevamente regalada como esclava, esta vez a Hernán Cortés, por el cacique de Tabasco, junto a otras diecinueve mujeres, algunas piezas de oro y un juego de mantas.  Cortés descubrió  que Malinche hablaba varias lenguas nativas y la utilizó como intérprete a fin de tejer alianzas con los pueblos  sometidos por los aztecas, lo cual le  facilitó al conquistador el sometimiento de aquel  imperio.[1]

Por otra parte,  los principales gobernantes de las civilizaciones precolombinas  fueron hombres, la mujer ocupaba casi siempre un papel muy secundario y, de paso, han sido invisibilizadas por la historia antropocéntrista, si bien se reconoce, gracias a la revisión feminista de la arqueología, que existieron mujeres trascendentes como la Reina Roja, de la civilización maya.

Con la conquista y la colonización, continuó siendo excluida del derecho a la educación en letras; solamente se instruía  en virtudes como la castidad, la honestidad, la modestia y la lealtad y en oficios, valores que contribuían a perpetuar su estado de subordinación. Vale destacar aquí los excepcionales ejemplos de Sor Juana Inés de la Cruz (Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana) y Sor Juana de Maldonado y Paz[1]

Durante los siglos XVI y XVII los únicos que recibían educación en letras eran los hijos de los españoles, y aquí  se contaba con unas tres escuelas. El  desequilibrio alcanzaba a  los hijos de los aborígenes  que apenas recibían educación fundamental en el aprendizaje del idioma español y en la cristianización.

Hay que sobresaltar que la educación era solamente para niños varones, medida que desconocía la decisión de la Corona española transmitida a través de la emisión de  ordenanzas que establecían la obligatoriedad  de crear escuelas para niñas. Es a mediados del siglo XVIII cuando el tema de la condición social de la mujer comenzó a recibir atención por parte de los periódicos que circulaban en la época. Esto dio como resultado una relativa  expansión de la casi nula educación femenil. Las feministas reconocemos en nuestra genealogía a Mary Wollestoncraft y Olympe de Gouges.

La primera escuela de niñas que se fundó en Honduras fue en  Comayagua, a finales del siglo XVIII, por decisión de  don Luciano San Martín. Aunque el mayor apoyo a las mujeres  para recibir educación provino del sabio José Cecilio del Valle, plasmado en la misma  redacción del Acta de Independencia.

Como es sabido, en el Acta se instituye que la mujer es la mejor institutriz que puede tener un niño,  por lo tanto había que nacionalizarla, estimular su interés en las actividades  que  realizaba; además,  se contempló que la educación proporcionaría aptitudes, capacidades y valores necesarios a la sociedad, por lo que nadie debía ser excluido de la educación, principalmente la mujer.

Este primer paso dado por  Valle, siempre apoyado por su esposa Josefa Valero,  facilitó el que las mujeres tuviesen acceso a las primeras letras. De aquel tiempo al presente,  vemos a las mujeres destacarse, por méritos propios, en todas las áreas del conocimiento, la ciencia y la participación ciudadana.

 

 

La primera mitad del siglo XX

Sin olvidar el valioso apoyo solidario de doña Josefa Lastiri, en la heroica gesta morazánica,  se puede afirmar que la historia de las mujeres organizadas se remonta a inicios de siglo XX. En estos tiempos  destacan  Visitación Padilla  como propulsora de la Organización de la Sociedad Unionista “Juan Rafael Mora” y también como organizadora del Comité Hondureño Pro-Conferencia del Caribe.

En 1926,  un grupo de mujeres en las que se destacan  la ilustre profesora de educación primaria Visitación Padilla, Graciela Amaya de García, Antonieta, Jesús, Mariana y Ceferina Elvir,  María Luisa Medina, Eva Sofía Dávila,  Goya Isabel López, Flora Suazo, Ángela y Genoveva Andino, Natalia Triminio, Rosita Amador, Juana Ochoa, Sofía Vega, María López, Adriana Hernández, Florencia Padilla, Rosa Flores, deciden organizar la asociación “Cultura Femenina”,  cuya primera secretaria general fue Visitación Padilla.

La Federación Sindical Hondureña consideraba a Cultura Femenina como una de las columnas más sólidas y fuertes sobre las que descansaba su estructura orgánica, que sólo logro destruir la dictadura del Gral. Tiburcio Carías Andino,  régimen que clausura todas las organizaciones populares.

Desde “Cultura Femenina” se presionó al Congreso Nacional para que exaltara a la Madre Hondureña, y gracias a su tesonera labor logran que el 24 de enero de 1927 ese poder del Estado emitiera el Decreto 32,  estableciendo la celebración del Día de la Madre.  “Cultura Femenina”  luchó por los derechos políticos de la mujer.

Choncita fue fundadora y presidenta  del Frente Femenino Hondureño Pro-Legalidad.  Dicho frente luchó contra el continuismo Cariísta.  Logró,  después de grandes esfuerzos, la aprobación por el Congreso Nacional del Decreto 30 que modificaba el Decreto 24  y, mediante el cual, se reconocían los derechos políticos, civiles y sociales de la mujer hondureña.

Las luchas por  el sufragio

En las actividades  por la participación política se destaca la intervención Trinidad Del Cid, Olimpia Varela y Varela, entre otras,   de Alejandrina Bermúdez de Villeda Morales, como presidenta de la Federación de Asociaciones Feministas de Honduras,  y  Visitación Padilla como miembra del PLH. En respuesta a la presión de las mujeres,  la moción fue presentada en 1954 en el Congreso Nacional por cinco diputados encabezados por  Elíseo Pérez Cadalso. Empero, los derechos políticos de la mujer fueron oficialmente reconocidos en 1955, debido al abandono del gobierno por Gálvez, asume el poder Julio Lozano Días y es durante su gobierno que es tomada en consideración por unanimidad la moción de reconocimiento de nuestros derechos políticos, así se aprobó el Decreto número 30, el 25 de enero de 1955, que reconoce a la mujer hondureña sus derechos políticos. A partir de entonces,  celebramos esa fecha como “Día de la Mujer” hondureña.

Una vez que ellas obtuvieron el nuevo derecho, se involucraron en las actividades políticas del país. Lo que  se ha incrementado a través de la historia. En el presente podemos ver mujeres crecientemente   involucradas en cargos de elección popular, así como candidatas a cargos importantes en el gobierno de la República.

Con la  conquista del derecho al voto, lo grupos de mujeres afiliadas a la Federación de Asociaciones Femeninas de Honduras (FAFH), continuaron su lucha para lograr la igualdad con los hombres en el desarrollo integral del país.

La FAFH acentuó su labor en el papel de la mujer en la familia. Su avenencia con el sistema político permitió a la organización vincularse con el Estado en la toma de decisiones en ciertas políticas sobre la mujer. Uno de los principales logros fue incidir  para que en 1984 se emitiera el Código de Familia.

Vinculada a los órganos del poder, la FAFH logra participar,  en 1976,   en el Consejo Asesor de la Jefatura de Estado, con tres representantes propietarias y tres suplentes en calidad de consejeras, distanciándose de  las mujeres de los demás países centroamericanos, que desde los años cincuenta estaban ligadas a organizaciones políticas obreras y  a las demandas de las organizaciones populares.

En 1957 también se organiza la Asociación de Mujeres Universitarias, conformada por valiosas mujeres como la abogada Alba Alonzo Cleaves de Quezada, las medicas Marta Raudales y Gloria Osejo Paz, espacio desde el cual se lucha por la incorporación de las mujeres a la educación superior.

Obreras y Campesinas

En 1969 finalmente  un grupo aproximado de grupo de  mujeres del Partido Comunista Hondureño (PCH), fundaron la Alianza de Mujeres Hondureñas, a la cual posteriormente se afiliaron unas dos mil mujeres, en su mayoría obreras y pobladoras y algunas profesionales. A partir de entonces éstas se vinculan a las luchas de nuestro pueblo en demanda de mejoras sociales.

Hacia 1975 la Iglesia Católica organiza el Comité de Amas de Casa, sin embargo,  sus actividades fueron entorpecidas por la intranquilidad política profundizada por la masacre  de Los Horcones. Sin embargo, algunas activistas continuaron su trabajo y en 1978 se formó la Federación Hondureña de Mujeres Campesinas (FEHMUC).

FEHMUC asumió el reto de integrar a la mujer campesina al proceso de desarrollo del país y luchar por el respeto a los derechos humanos. Su compromiso  lo encauzó en proyectos productivos en actividades tradicionalmente femeninas.

Las divergencias políticas provocaron la división del FEHMUC. Seis de sus  dirigentas  demandaron  involucrar a la organización en la vida política del país, razón por la cual este grupo fue expulsado de la organización en julio de 1985, acusadas de ser comunistas.

Ese mismo año, las mujeres expulsadas fundaron el Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (CODIMCA), con el propósito de incorporar a las mujeres al proceso de Reforma  Agraria Integral, como beneficiaria activa en la producción agrícola. Esta organización quedó legalmente establecida en 1988, luego de realizarse el congreso constitutivo.

Diez años después CODIMCA contaba con 437 grupos de base y 8 mil mujeres afiliadas.

En 1989, un grupo de disidentes acusó a la directiva de la FEHMUC de centralizar los fondos, becas y transporte. Tales  discrepancias provocaron el aparecimiento de una nueva directiva de manera paralela a la ya existente. En 1991, las mujeres disidentes se retiraron y fundaron la Asociación Hondureña de Mujeres Campesinas (AHMUC) y proclaman como pilar fundamental el acceso de la mujer a la tierra.

Otra experiencia organizativa de la mujer campesina es el Enlace de Mujeres Cristianas, organización que surgió en 1985 con el nombre de Programa Educativo de la Mujer (PEM), que inició en Santa Bárbara y luego se extendió a otros departamentos de la zona noroccidental del país. Sus fundadoras también estuvieron vinculadas en su mayoría a los clubes de amas de casa de las comunidades eclesiales de base de la iglesia. Su organización fue menos vertical y más participativa.

Movimientos urbanos  de mujeres  en la segunda mitad del siglo XX que asumen la agenda de la Tercera Ola.

La urgente necesidad  de organización fue también percibida por las mujeres residentes en las ciudades. Las presiones de las  que son  víctimas las mujeres, tanto en el hogar como en sus centros laborales y la sociedad en general, provocan  el surgimiento de diversas organizaciones, con propósitos de mejorar sus condiciones de vida. Para ilustrar un poco la organización de las mujeres urbanas en la década de los 80 citaremos las organizaciones más sobresalientes, entendiéndolas como decisivas protagonistas del movimiento social hondureño.

 

La colectiva Graciela Amaya Garcia, 1977-1979, movimiento feminista universitario, conformado entre otras por Zoyla Madrid, Melba Reyes, María Teresa Galindo y Anarella Vélez. Tenían como objetivo difundir el pensamiento feminista de la época e incidir en el movimiento estudiantil de entonces.

 

Las Chonas

El Movimiento por la Paz, “Visitación Padilla”, más conocido como “Las Chonas”, surgió el 25 de enero de 1984,  para reclamar el respeto a los derechos humanos. Hasta 1989 realizaron una intensa labor de sensibilización, denuncia y repudio por la ocupación militar norteamericana del territorio nacional y pusieron en evidencia la posición servil y entreguista de los gobernantes. En esta organización sobresale el papel de Alba Medina, Gladys Lanza y Merlyn Eguigure.

 

El Centro de Estudios de la Mujer

El Centro de Estudios de la Mujer – Honduras, CEM-H, es una organización civil sin fines de lucro, con más de tres décadas  de reconocida  trayectoria pública,  que trabaja en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres, impulsando la participación ciudadana y política de las mujeres en todos los ámbitos con equidad de género. Es una Organización no gubernamental de mujeres,  independiente de partidos políticos e iglesias. Obtiene su personería en 1987.  En esta organización es justo rescatar los nombres de María Elena Méndez, Mirta Kennedy,  Miriam Suazo y Suyapa Martínez.

 

CODEMUH

En junio de 1989,  un taller que analizaba la situación de las mujeres en Honduras identificó la necesidad de tener una organización de mujeres  urbanas que desarrollara un análisis de género y ofreciera una visión feminista  para lograr un cambio significativo en la vida de las mujeres. Ese taller dio como resultado la fundación de la Colectiva de Mujeres Hondureñas (CODEMUH).

La Colectiva de Mujeres Hondureñas, Codemuh; es un espacio feminista autónomo de intercambio de experiencias para apoyarnos en nuestra vida como mujeres.

El Centro de Derechos de Mujeres

En 1992, varias mujeres que estaban trabajando desde la iniciativa del Comité Latinoamericano y del Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM-Honduras), deciden conformar el Centro de Derechos de Mujeres (CDM), como una organización social, feminista, de defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres en Honduras.

El Centro de Derechos de Mujeres,  CDM,  se ha convertido en la más importante institución feminista, autónoma, que trabaja con mujeres no-organizadas y organizadas en instituciones comunitarias, de base, gremiales, mixtas o solamente de mujeres de zonas urbanas y rurales, estudiantes de secundaria y universidad, políticos y políticas, así como funcionarios(as) de gobierno, comunicadoras, la sociedad en general. Asimismo, con  organizaciones sociales comprometidas con la construcción de una verdadera democracia en nuestro país y fundamentalmente defensoras de los derechos de las mujeres desde el sistema judicial. En esta organización resalta el papel que han jugado María Antonia Martínez, Gilda y Suyapa Rivera, Regina Fonseca y Claudia Herrsmandorrsfer.

 

Inicios del Siglo XXI

La ANDEH, Asociación Nacional  de Escritoras de Honduras,  se organiza a inicios del siglo y hacia 2004 obtiene su personería jurídica y lucha por visibilizar y  mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres escritoras de Honduras, ellas rescatan en la genealogía de su pensamiento y su praxis a Virginia Woolf y a Clementina Suárez. En esta organización sobresale la labor de Lety  Elvir,  Divina Alvarenga, Diana Vallejo, Diana Espinal, Anarella Vélez.

Red Lésbica de Honduras Las Cattrachas  que organiza a las mujeres lesbianas, cuyas caras más visibles son  Indira Mendoza y Gabie Mass

Asimismo,  surgen en la primera década del S.  XXI:

  • Colectivo Feminista Mujeres Universitarias, COFEMUN;
  • Movimiento de Mujeres Socialistas, “Las Lolas”;
  • Centro de Estudio y Acción para el Desarrollo, CESADEH;
  • Jóvenes Feministas Universitarias;
  • Red de Mujeres Jóvenes;
  • Comisión de Mujer Pobladora;
  • Articulaciones Feministas de Redes Locales;
  • Convergencia de Mujeres de Honduras;
  • Iniciativa Centroamericana de Seguimiento a Cairo y Beijing;
  • Feministas Independientes.
  • Y se funda en la UNAH la Cátedra de Estudios de la Mujer, en la que es necesario señalar el papel motor de Blanca Guifarro.

2009

Con la propuesta de participación ciudadana del Presidente Manuel Zelaya las mujeres vieron una oportunidad para ampliar sus áreas de intervención e incluir en la agenda del gobierno sus particulares demandas. Así,  en mayo de 2009,   se organiza el Espacio de Debate de las mujeres  feministas organizadas, con la finalidad de aunar esfuerzos y apoyar el proyecto de la Consulta Ciudadana. Ese Espacio de Debate está constituido por  Movimiento de Mujeres Socialistas, Las Lolas ; el   Colectivo Feminista Mujeres Universitarias, COFEMUN; Centro de Estudios de la Mujer, CEMH; Centro de Estudio y Acción para el desarrollo, CESADEH; Jóvenes Feministas Universitarias; Red de Mujeres Jóvenes; Comisión de Mujer Pobladora; Articulaciones Feministas de Redes Locales; Convergencia de Mujeres de Honduras; Iniciativa Centroamericana de Seguimiento a Cairo y Beijing; Centro de Derecho de Mujeres  y Feministas Independientes.

Con la vorágine de acontecimientos desatada por el golpe del  28 de junio de 2009, este grupo se  identifica como  “Feministas en Resistencia” y pasan a formar parte del Frente Nacional en Resistencia contra el Golpe, al que también se adhieren  la Asociación Nacional  de Escritoras de Honduras (ANDEH)   y Cattrachas. Hasta hoy están luchando porque se restablezca en Honduras el respeto a los derechos humanos, la libertad y la paz y, por supuesto, es tema central de su agenda el restablecimiento de la democracia y la conformación de una Constituyente de la que derive una nueva Carta Magna incluyente, equitativa y respetuosa de los derechos de las mujeres.

En la Segunda década del siglo XXI surgen Las Necias,   Las Matrias, y al interior del Partido Libertad y Refundación se ha posicionado una visión feminista del mundo, particularmente con los movimientos internos de esa organización:  Somos más y La Raíz. Berta Cáceres (1973-2016) y los Copinh crean una propuesta que se mueve entre el ecofeminismo y el feminismo poscolonial, que se autoproclama anti capitalista, anti militarista, anti racista y antipatriarcal. En 2016 se organizan nuevas plataformas como  la 25 de noviembre y en 2017 la Coalición Todas para continuar el trabajo organizado para erradicar  la violencia y posicionar la agenda feminista en el ámbito público.

 

 

Fuentes consultadas

 

  • Agra, Ma Xosé (comp.): Ecología y Feminismo, Granada, Comares, 1999
  • Amorós, Celia: Tiempo de feminismo. Sobre feminismo, proyecto ilustrado y posmodernidad, Cátedra (Feminismos), Madrid 1997.
  • Amorós, Celia (coord.): Feminismo y Filosofia, Síntesis, Madrid 2000.
  • Amorós, Celia (directora), Diez palabras clave sobre Mujer, Pamplona, Editorial Verbo Divino, 1995
  • Armstrong, Nancy: Deseo y ficción doméstica, Madrid, ed. Cátedra, Feminismos 1991.
  • Barry, Kathleen: “Teoría del feminismo radical: política de explotación sexual”, Historia de la Teoría Feminista, Instituto de Investigaciones Feministas UCM / Dirección General de la Mujer, 1994
  • Benhabib, S. y Cornell, D.: Teoría feminista y teoría crítica , Valencia, Alfons el Magnanim, 1990.
  • Butler, Judith: Gender Trouble: Feminism and the Subversión of Identity, Nueva Cork, Routlegde, 1990 / hay traducción cast. en
  • Beauvoir, Simone de: El segundo sexo, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1968.
  • Blanco, Oliva: Olimpia de Gouges, Madrid, editorial del Orto, Biblioteca de Mujeres, 2000
  • Castellanos, Francisco (1992). Los Grandes Calumniados de México (Primera Edición edición). Diana. ISBN968-13-2324-6.
  • Cavana, Ma Luisa P.: “Diferencia”, en: 10 palabras clave sobre Mujer; ed. Verbo Divino, Pamplona, 1995.
  • Cávana, Ma Luisa; Segura, Cristina; Puleo, Alicia (coords.): Mujeres y ecología. Historia. Pensamiento. Sociedad, Madrid, Al-Mudayna, 2005
  • Cixous, Héléne: La risa de la medusa, Barcelona, Anthropos 1995.
  • Cobo, Rosa: Fundamentos del patriarcado moderno. Jean-Jacgues Rousseau, Madrid, Ed. Cátedra, Col. Feminismos, 1996.
  • Cobo, Rosa: “Género”, en: Diez palabras claves sobre mujer, Estella, Verbo Divino, 1995
  • Cypess, Sandra Messinger. La Malinche in Mexican Literature: From History to Myth Austin: U. of Texas Press, 1991.
  • Daly, Mary: Gin/Ecology, ed. Beacon Press, Boston 1978
  • Díaz del Castillo, Bernal (1575). Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España (Vigésimo Segunda Edición edición). Porrúa. ISBN970-07-6081-2.
  • Diotima: Traer el mundo al mundo, Barcelona, Icaria, 1996
  • Duhet, Paul-M.: Mujeres y la revolución (1789-1794), Península, Barcelona, 1974
  • Esteva de Llobet, Lola: Christine de Pizan, Madrid, editorial del Orto, Biblioteca de Mujeres, 1999
  • Einsestein, Zillah (comp.): Patriarcado capitalista y feminismo socialista, trad. de S. Sefchovich y S. Mastrangelo, México, Siglo XXI, 1980
  • Firestone, Shulamit: La dialéctica del sexo, Barcelona, Kairós, 1976.
  • Fraser, Nancy: lustitita interrupta. Reflexiones críticas desde la posición “postsocialista “, (trad.: Magdalena Holguín e Isabel Cristina Jaramillo), Bogotá, Siglo del Hombre Editores, 1997.
  • Friedan, Betty: La mística de la feminidad , Madrid, Júcar, 1974.
  • Gilligan: In a different voice (1983)/ La moral y la teoría (trad. de Juan José Utrilla), Fondo de Cultura Económica, 1985.
  • Golmann, Emma: Tráfico de mujeres y otros ensayos, Barcelona, Anagrama, 1977
  • Hartmann, Heidi: “Un matrimonio mal avenido: hacia una unión más progresiva entre marxismo y feminismo”, en: Zona Abierta, 1980.
  • Hernes, Helga: El poder de las mujeres y el estado del Bienestar, Madrid, Vindicación Feminista, 1990.
  • Irigaray, Luce: Speculo. Espejo del otro sexo, Madrid, Saltés, 1978. Irigaray, Luce: Yo, tu, nosotras, Madrid, Cátedra, 1992. Irigaray, Luce: Amo a ti, Barcelona, Icaria, 1994.
  • Jaggar, Alison: Feminist Politics and Human Nature Totowa, Rowman & Allanheld Publishers Ltd., 1983).
  • Kelly, Joan: “¿Tuvieron las mujeres un Renacimiento?”, en: J. S. Amelang y M. Nash (eds.): Historia y género: las mujeres en la Europa moderna y contemporánea , Valencia, Alfons el Magnanim, 1990.
  • Kollontai, Alejandra: La mujer nueva y la moral sexual, Madrid, Ayuso, 1977 Leclerc, Annie: Parole de femme, París, Grasset, 1974
  • Librería delle Donne – Milán: Non credere de avere dei diritti, Turín 1987 / trad.: No creas tener derechos, horas y Horas, Madrid, 1991.
  • Lonzi, Carla: Sputiamo su Hegel; ed. Scritti di Rivolta Femminile, 1970 / trad.: Escupamos sobre Hegel. La mujer clitórica y la mujer vaginal; Anagrama, Barcelona, 1981.
  • MacKinonn, Catherine (1995): Hacia una teoría feminista del Estado, Cátedra (Feminismos), Madrid (1989-1a)
  • Martín Gamero, Amalia, Antología del feminismo, Madrid, Alianza Ed., 1975
  • Maura, Juan Francisco. Españolas de ultramar. Valencia: Universidad de Valencia, 2005.
  • Miguel, Ana de : “Feminismos”, en: 10 Palabras Clave sobre Mujer, Pamplona, Verbo Divino, 1995.
  • Miguel, Ana de: Marxismo y feminismo en Alejandra Kollontai, Madrid, Instituto de Investigaciones Feministas-UCM, 1993
  • Millet, Kate: Política Sexual, México, Aguilar, 1969.
  • Moller Okin, S.: “Desigualdad de género y diferencias culturales”, en: Castell, Carmen (comp.), Perspectivas feministas en teoría política, Barcelona, Paidós, 1992
  • Miyares, Alicia: “Sufragismo”, en: Amorós, Celia (coord.),
  • Historia de la Teoría Feminista, Instituto de Investigaciones Feministas UCM / Dirección General de la Mujer, 1994
  • Muraro, Luisa: Le ordine simbolico della madre; ed. Riuniti, Turín, 1991 / El orden simbólico de la madre (trad: B. Albertini; corrección: Mireia Bofia; revisión M.-M. Rivera) horas y Horas, Madrid, 1994.
  • Muraro, Luisa: “Sobre la autoridad femenina “, en Filosofia y género. Identidades femeninas, Fina Birulés (comp.), ed. Pamiela, Pamplona, 1992.
  • Osborne, Raquel: Osborne, Raquel, La construcción sexual de la realidad, Madrid, Cátedra (Feminismos),1993.
  • Oyuela, Leticia: Mujer, familia y sociedad, Tegucigalpa, Guaymuras
  • Pateman, Carole: El contrato sexual, Barcelona, Anthropos, 1995.
  • Posada, Luisa : Sexo y esencia. De esenciulistnos encubiertos y esencialisnaos heredados, Madrid, horas y Horas, 1998. Posada, Luisa: Celia Amorós, ed. Del Orto, Madrid 2000.
  • Prescott, William H. History of the Conquest of Mexico. 1843.
  • Puleo, A.H., Filosofia, género y pensamiento crítico, Universidad de Valladolid, 2000. Puleo, Alicia H.: Dialéctica de la sexualidad. Género y sexo en la filo.sofia contemporánea, Madrid, Cátedra, 1992.
  • Rowobtham, Sheila: Feminismo y Revolución (de Rosa Aguilar), ed. Debate, Madrid 1978.
  • Rubin, Gail: “The Traffic in women: notes de political economy of sex”, en: Reiter, Reiner R. (ed.), Towctrd an Anthropology of Women, Nueva York, Monthy Review, 197/75
  • Salas, Elizabeth. Soldadas in the Mexican Revolution.
  • Sau, Victoria: “Género”, en: Sau, V., Diccionario ideológico feminista, Barcelona, Icaria, 1990
  • Shiva, Vandana : Abrazar la vida. Mujer, ecología y desarrollo (trad.: Ana Elena Guyer y Beatriz Sosa Martínez), ed. Horas y horas, Madrid 1995
  • Stanton, Elizabeth C. (ed.): La Biblia de la Mujer, Madrid, Cátedra, Feminismos, 2001
  • Stuart Mill, John y Taylor Mill, Harriet: La sumisión de las mujeres
  • Traditions and Encounters – A Global Perspective on the Past, by Bentley and Ziegler.
  • Thomas, Hugh. Conquest: Montezuma, Cortes, and the Fall of Old Mexico. New York and London: Simon and Schuster, 1993.
  • Uría, Paloma: “Igualdad y diferencia en la historia del pensamiento feminista”, en: Viento-Sur, n’4, Madrid, agosto 1992.
  • Valcárcel, Amelia : “¿Es el feminismo una teoría política ?”, en : Desde el feminismo , n° 1, 1986
  • Valcárcel, Amelia: Sexo y Filosofia, Barcelona, Anthropos, 1991.
  • Valcárcel, Amelia : La política de las mujeres, Cátedra (Feminismos), Madrid 1997.
  • Villars, Rina, Para la cas más que para el mundo: Sufragismo y Feminismo en la Historia de Honduras, Guaymuras, Tegucigalpa, 2001.
  • Violi, Patrizia: El infinito singular, Madrid, Cátedra- Univ. de Valencia, 1991.
  • Vance, Carol (comp.): Placer y peligro, Madrid, ed. Revolución, 1989
  • Vance, C. y Snitow, A.B. :” Sobre la posibilidad de un debate acerca de la sexualidad dentro del feminismo. Una modesta proposición”, en: M. Caderón y R. Osborne (eds.),
  • Mujer, sexo y poder, Madrid, Instituto de Filosofia, Forum de Política Feminista y Comisión Antiagresiones del Movimiento Feminista, 1990
  • Wollstonecraft, Mary: Vindicación de los derechos de la mujer-, Madrid, Cátedra, Feminismos, 1994.
  • Young, Iris Marion: La justicia y la política de la diferencia (trad.: Silvina Álvarez) Madrid, Cátedra, Feminismos,2000.
  • Zetkin, Clara: La cuestión ferzzeninu y la lucha contra el reformismo, Barcelona, Anagrama, 1979.

 

[1] Malinalli Tenépatl, más conocida como la Malinche, nació en Coatzacoalcos, actual Veracruz, c. 1500 – Ciudad de México, c. 1527) Indígena mesoamericana. Intérprete y esclava sexual de Hernán Cortés, desempeñó un importante papel en el proceso de conquista de México. Nacida con el nombre de Malinalli, era hija de un cacique feudatario del Imperio azteca y su lengua era la náhuatl. El tratamiento reverencial que recibía convertía su nombre en Malintzin, de donde viene la deformación castellana que  resulta en Malinche.

Malitzin, que aún siendo considerada una princesa,  fue vendida por sus padres a un cacique de Tabasco, donde aprendió la lengua maya propia del territorio. Cuando el conquistador Hernán Cortés llegó a esa región (12 de marzo de 1519), recibió como presente veinte jóvenes esclavas, entre las cuales se encontraba ella. Fue bautizada como Marina, sin embargo pasaría a ser conocida como Malinche.

Tal como se trataba a las esclavas, las jóvenes fueron repartidas entre los hombres de Cortés. Malinche fue asignada a Alonso Hernández Portocarrero, quien hubo de marchar a España comisionado por Cortés en julio de 1519. Desde entonces, Malinche se convirtió en la amante del futuro conquistador de México, así como en su intérprete. En un principio contó con la colaboración en la traducción de Jerónimo de Aguilar, pero pronto habló la lengua de los españoles.

Malinche trabajó junto a Jerónimo de Aguilar, quienes eran los intérprete de los lenguas indígenas náhuatl y maya. Así llegó a ser consejera y portavoz de Cortés en las negociaciones con los aztecas. Resulta especialmente significativa, en este sentido, su participación como mediadora en las relaciones entre Cortés y Moctezuma II, emperador de los aztecas, a quien aconsejó que se sometiera al monarca español para evitar la masacre de su pueblo.

En 1523, Malinche tuvo un hijo de Cortés, Martín, el primogénito e ilegítimo hijo del conquistador. En 1524 participó en la expedición que emprendió Cortés hacia la región de las Hibueras (Honduras), en busca del rebelde Cristóbal de Olid. Por entonces fue repudiada por Cortés y se casó con uno de sus hombres de confianza, Juan Jaramillo, de quien dio a luz una hija, llamada María, poco antes de fallecer en 1527, a los 27 años de edad.

 

[1] Ver https://estudiosdelamujer.wordpress.com/2014/06/30/sor-juana-de-maldonado-y-paz/

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Alba Alonzo Cleaves de Quesada

octubre 26, 2017 at 5:18 pm (Uncategorized)

 

 

Alba Alonzo Cleaves de Quesada

Anarella Vélez

 

A través de los siglos, las mujeres han sido excluidas del goce de los beneficios sociales –económicos, políticos y culturales– propios de cada época. Han tenido que esforzarse por sí mismas y derribar muchos obstáculos para lograr que le sean  reconocidas y  se respeten sus derechos. El acceso a la educación, el trabajo, la participación social, económica y  política han sido, de un modo u otro, privilegios de los hombres  mientras a ellas les asignaban al rol reproductivo y las confinaban al cuidado de la familia. Alcanzar espacios en la esfera pública ha sido el efecto de sus luchas durante siglos.

 

La lucha de las mujeres hondureñas por lograr el sufragio tienes sus antecedentes más remotos en el siglo XIX. Precisamente en 1894, durante el gobierno de Policarpo Bonilla, se presentó la primera iniciativa de ley ante el Congreso Nacional pero no fue admitida. En la década de los veinte y de los cuarenta nuevamente las mujeres organizadas vuelven a poner en escena sus peticiones para que los parlamentarios les reconocieran sus derechos políticos, tampoco fueron escuchadas. Finalmente, en los años cincuenta, las mujeres, quienes aún no eran reconocidas como “ciudadanas”, pues no tenían derechos civiles políticos, tras años de cabildeos y diferentes manifestaciones,  logran ser atendidas y durante el Gobierno de Julio Lozano Díaz se les reconoce sus derechos políticos.

 

La vida de Alba Alonzo Cleaves está vinculada a esta significativa lucha de las mujeres hondureñas.   Ella nació en Tegucigalpa el 17 de agosto de 1924,  en el hogar formado por Agustín Alonzo y Cecilia de Jesús Cleaves. Contrajo matrimonio con el ingeniero Arturo Quesada Galindo (Rector de la Universidad Nacional de 1963 a 1969), con quien procreó tres hijos: Rosa María Quesada Alonzo (Ingeniera en Química), Roberto Arturo Quesada Alonzo (Ingeniero electricista) y María Guadalupe Quesada Alonzo (Socióloga).

 

Ingresó a la Universidad Nacional de Honduras (posteriormente, Universidad Nacional Autónoma de Honduras) para graduarse como Licenciada en Ciencias Jurídicas en 1946 y  para convertirse en la primera mujer abogada de Honduras, obteniendo ese grado  doce años más tarde,  en 1958. Es así que la carrera de Alba Alonzo Cleaves de Quesada, se extiende por más de cincuenta años, desde su graduación universitaria en plena dictadura del general Tiburcio Carías Andino, hasta su participación en la Junta de Transición de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el 2008. Fue Ministra de Trabajo durante el primer triunvirato militar, Secretaria de Estado en el Despacho de Cultura, Turismo e Información durante el segundo triunvirato militar y miembra activa de la Federación de Asociaciones Femeninas de Honduras (FAFH) y de la Asociación de Mujeres Universitaria (AMU).

Es necesario señalar que Alba Alonzo Cleaves cuando obtuvo su título de licenciada las autoridades universitarias de aquel tiempo la sentenciaron diciéndole que ella sería licenciada, pero no podría ser abogada ni notaria, porque no era ciudadana. Ella recuerda que esta frase se constituiría en un revulsivo personal para luchar por su objetivo de llegar a ser una mujer abogada y notaria. Así nació de nuevo, la  Alba Alonzo Cleaves combativa, así  se suma a la lucha de las mujeres hondureñas por lograr el reconocimiento de los derechos civiles y políticos

 

Alonzo Cleaves se incorpora en las actividades encaminadas a lograr la plena participación de las mujeres en la esfera política, trabaja junto a un  destacado grupo de mujeres entre las que denotan  Trinidad Del Cid, Olimpia Varela y Varela, entre otras,   Alejandrina Bermúdez de Villeda Morales, como presidenta de la Federación de Asociaciones Feministas de Honduras,  y  Visitación Padilla como miembra del PLH. En respuesta a la presión de las mujeres,  la moción fue presentada al Congreso Nacional a fines de en 1954 por cinco diputados encabezados por  Elíseo Pérez Cadalso. Empero, los derechos políticos de la mujer fueron oficialmente reconocidos en 1955, debido al abandono del gobierno por Gálvez, asume el poder Julio Lozano Días y es durante su gobierno que es tomada en consideración por unanimidad la moción de reconocimiento de nuestros derechos políticos, así se aprobó el Decreto número 30, el 25 de enero de 1955, que reconoce a la mujer hondureña sus derechos políticos. A partir de entonces,  celebramos esa fecha como “Día de la Mujer” hondureña.

Una vez que los derechos políticos les fueron conferidos a las mujeres, Alba Alonzo Cleaves se presentó ante las autoridades universitarias y les expresó su decisión de someterse al procedimiento para adquirir el grado de abogada y notaria. Y tesoneramente lo consiguió.

Ella recuerda haber formado parte de un movimiento dotado de hermosura,  de mujeres muy unidas, lo ha descrito como un movimiento en el que no existían  los colores políticos y en el que predominaba la unidad y la solidaridad, y señala los nombres de mujeres compañeras  como el de Alejandra Bermúdez de Villeda y Regina Mendoza de Martín. Estas han sido sus declaraciones al recibir por parte de la UNAH el homenaje en ocasión del Día de la Mujer, al colocar su pintura en el salón de retratos del Centro de Arte y Cultura de Comayagüela.

En esa empresa destaca el papel de la Federación de las Asociaciones Femeninas de Honduras de la que ella formó parte, la cual funcionaba con un alto espíritu de voluntariado, sobre este tema ella ha expresado que “todas decían ¡presente! nadie se quedaba en la casa, porque ahí éramos hondureñas, no había partido político, no había división ni polarización. Todas éramos hondureñas”.

 

En la lucha por alcanzar otros derechos también incide el rol de la Asociación de Mujeres Universitarias de Honduras, de la que ella también formó parte, junto con las médicas Marta Raudales y Gloria Osejo Paz, las licenciadas en derecho Luz Velásquez, Soledad Osejo Paz, Antonia Suazo Búlnes,  quienes desde  la AMUH trabajaban con un   profundo ánimo de voluntariado.

1957, la Dra. Gloria Osejo Paz, en casa de la Dra. Marta Raudales en reunión de la AMU

Alba Alonzo Cleaves de Quesada tiene una recorrido profesional y humano de más de 50 años, décadas de trabajo en los que siempre jugó papeles protagónicos, tanto en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, como en el ámbito político y privado. En su historia más reciente denotamos su papel como miembra de la Comisión de Transición desde donde promovió el proceso de reforma universitaria.

 

En otras esferas ella ha estimulado otras luchas a favor de los derechos civiles de las mujeres y de la niñez como Secretaria de la Secretaría del Trabajo y remarco, en toda su gestión pública y privada ha librado batallas en contra de los prejuicios de una sociedad dominada por el machismo en una sociedad patriarcal, racista y misógina.

 

Cabe destacar que en 1994  fue la gestora del uso de una visión de género en el lenguaje jurídico hondureño, promotora de la Ley de Igualdad y Oportunidades y del Instituto Nacional de la Mujer, así como voluntaria en  diversas organizaciones civiles de mujeres.

Como productora de pensamiento publicó “Hacia un política cultural de Honduras” (Alonzo, 1977),  texto en el cual expone un recorrido histórico por la cultura hondureña desde los tiempos prehispánicos hasta la década de 1970; en su calidad de miembra de la Junta de Transición de la Universidad Nacional Autónoma, formó parte del equipo de juristas que promovió la emisión  de los reglamentos y leyes que hoy son parte del cuerpo jurídico del alma máter y particularmente contribuyó a la creación del Reglamento y Normativa de Unidades de Recursos de Información, y a nivel nacional ha sido impulsora de sustanciales legislaciones a favor de la mujer.

 

Una anécdota digna de recordar porque refleja la catadura ética de ella,  es cuando,  en los momentos  más difíciles de la transición universitaria, la Junta de Dirección  fue retenida por  el Sitraunah y éste había aceptado liberar a las mujeres,  Alba Alonzo Cleaves se rehusó a abandonar las instalaciones de la Junta  señalando que ella también era Comisionada y Autoridad y se quedaba con sus compañeros.

 

Alba Alonzo Cleaves, convencida de la importancia de la educación como conditio sine qua non de la transformación social,  ha promulgado la idea de que las mujeres se formen y adquieran una educación de nivel superior, que nunca dejen de estudiar y leer, nos  ha dejado saber que “los derechos que tenemos las mujeres, no han sido una dádiva de nadie, nos ha costado a pulso, nos los hemos ganado, hemos luchado por ello y así debe seguir siendo para poder levantar este país”.

 

 

Fuentes consultadas

 

 

 

  1. Agra, Ma Xosé (comp.): Ecología y Feminismo, Granada, Comares, 1999
  2. Amorós, Celia: Tiempo de feminismo. Sobre feminismo, proyecto ilustrado y posmodernidad, Cátedra (Feminismos), Madrid 1997.
  3. Amorós, Celia (coord.): Feminismo y Filosofia, Síntesis, Madrid 2000.
  4. Amorós, Celia (directora), Diez palabras clave sobre Mujer, Pamplona, Editorial Verbo Divino, 1995
  5. Armstrong, Nancy: Deseo y ficción doméstica, Madrid, ed. Cátedra, Feminismos 1991.
  6. Barry, Kathleen: “Teoría del feminismo radical: política de explotación sexual”, Historia de la Teoría Feminista, Instituto de Investigaciones Feministas UCM / Dirección General de la Mujer, 1994
  7. Benhabib, S. y Cornell, D.: Teoría feminista y teoría crítica , Valencia, Alfons el Magnanim, 1990.
  8. Butler, Judith: Gender Trouble: Feminism and the Subversión of Identity, Nueva Cork, Routlegde, 1990 / hay traducción cast. en
  9. Beauvoir, Simone de: El segundo sexo, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1968.
  10. Blanco, Oliva: Olimpia de Gouges, Madrid, editorial del Orto, Biblioteca de Mujeres, 2000
  11. Castellanos, Francisco (1992). Los Grandes Calumniados de México (Primera Edición edición). Diana. ISBN968-13-2324-6.
  12. Cavana, Ma Luisa P.: “Diferencia”, en: 10 palabras clave sobre Mujer; ed. Verbo Divino, Pamplona, 1995.
  13. Cávana, Ma Luisa; Segura, Cristina; Puleo, Alicia (coords.): Mujeres y ecología. Historia. Pensamiento. Sociedad, Madrid, Al-Mudayna, 2005
  14. Cixous, Héléne: La risa de la medusa, Barcelona, Anthropos 1995.
  15. Cobo, Rosa: Fundamentos del patriarcado moderno. Jean-Jacgues Rousseau, Madrid, Ed. Cátedra, Col. Feminismos, 1996.
  16. Cobo, Rosa: “Género”, en: Diez palabras claves sobre mujer, Estella, Verbo Divino, 1995
  17. Cypess, Sandra Messinger. La Malinche in Mexican Literature: From History to Myth Austin: U. of Texas Press, 1991.
  18. Daly, Mary: Gin/Ecology, ed. Beacon Press, Boston 1978
  19. Díaz del Castillo, Bernal (1575). Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España (Vigésimo Segunda Edición edición). Porrúa. ISBN970-07-6081-2.
  20. Diotima: Traer el mundo al mundo, Barcelona, Icaria, 1996
  21. Duhet, Paul-M.: Mujeres y la revolución (1789-1794), Península, Barcelona, 1974
  22. Esteva de Llobet, Lola: Christine de Pizan, Madrid, editorial del Orto, Biblioteca de Mujeres, 1999
  23. Einsestein, Zillah (comp.): Patriarcado capitalista y feminismo socialista, trad. de S. Sefchovich y S. Mastrangelo, México, Siglo XXI, 1980
  24. Firestone, Shulamit: La dialéctica del sexo, Barcelona, Kairós, 1976.
  25. Fraser, Nancy: lustitita interrupta. Reflexiones críticas desde la posición “postsocialista “, (trad.: Magdalena Holguín e Isabel Cristina Jaramillo), Bogotá, Siglo del Hombre Editores, 1997.
  26. Friedan, Betty: La mística de la feminidad , Madrid, Júcar, 1974.
  27. Gilligan: In a different voice (1983)/ La moral y la teoría (trad. de Juan José Utrilla), Fondo de Cultura Económica, 1985.
  28. Golmann, Emma: Tráfico de mujeres y otros ensayos, Barcelona, Anagrama, 1977
  29. Hartmann, Heidi: “Un matrimonio mal avenido: hacia una unión más progresiva entre marxismo y feminismo”, en: Zona Abierta, 1980.
  30. Hernes, Helga: El poder de las mujeres y el estado del Bienestar, Madrid, Vindicación Feminista, 1990.
  31. Irigaray, Luce: Speculo. Espejo del otro sexo, Madrid, Saltés, 1978. Irigaray, Luce: Yo, tu, nosotras, Madrid, Cátedra, 1992. Irigaray, Luce: Amo a ti, Barcelona, Icaria, 1994.
  32. Jaggar, Alison: Feminist Politics and Human Nature Totowa, Rowman & Allanheld Publishers Ltd., 1983).
  33. Kelly, Joan: “¿Tuvieron las mujeres un Renacimiento?”, en: J. S. Amelang y M. Nash (eds.): Historia y género: las mujeres en la Europa moderna y contemporánea , Valencia, Alfons el Magnanim, 1990.
  34. Kollontai, Alejandra: La mujer nueva y la moral sexual, Madrid, Ayuso, 1977 Leclerc, Annie: Parole de femme, París, Grasset, 1974
  35. Librería delle Donne – Milán: Non credere de avere dei diritti, Turín 1987 / trad.: No creas tener derechos, horas y Horas, Madrid, 1991.
  36. Lonzi, Carla: Sputiamo su Hegel; ed. Scritti di Rivolta Femminile, 1970 / trad.: Escupamos sobre Hegel. La mujer clitórica y la mujer vaginal; Anagrama, Barcelona, 1981.
  37. MacKinonn, Catherine (1995): Hacia una teoría feminista del Estado, Cátedra (Feminismos), Madrid (1989-1a)
  38. Martín Gamero, Amalia, Antología del feminismo, Madrid, Alianza Ed., 1975
  39. Maura, Juan Francisco. Españolas de ultramar. Valencia: Universidad de Valencia, 2005.
  40. Miguel, Ana de : “Feminismos”, en: 10 Palabras Clave sobre Mujer, Pamplona, Verbo Divino, 1995.
  41. Miguel, Ana de: Marxismo y feminismo en Alejandra Kollontai, Madrid, Instituto de Investigaciones Feministas-UCM, 1993
  42. Millet, Kate: Política Sexual, México, Aguilar, 1969.
  43. Moller Okin, S.: “Desigualdad de género y diferencias culturales”, en: Castell, Carmen (comp.), Perspectivas feministas en teoría política, Barcelona, Paidós, 1992
  44. Miyares, Alicia: “Sufragismo”, en: Amorós, Celia (coord.),
  45. Historia de la Teoría Feminista, Instituto de Investigaciones Feministas UCM / Dirección General de la Mujer, 1994
  46. Muraro, Luisa: Le ordine simbolico della madre; ed. Riuniti, Turín,
  47. Muraro, Luisa: “Sobre la autoridad femenina “, en Filosofia y género. Identidades femeninas, Fina Birulés (comp.), ed. Pamiela, Pamplona, 1992.
  48. Osborne, Raquel: Osborne, Raquel, La construcción sexual de la realidad, Madrid, Cátedra (Feminismos),1993.
  49. Oyuela, Leticia: Mujer, familia y sociedad, Tegucigalpa, Guaymuras
  50. Pateman, Carole: El contrato sexual, Barcelona, Anthropos, 1995.
  51. Posada, Luisa : Sexo y esencia. De esenciulistnos encubiertos y esencialisnaos heredados, Madrid, horas y Horas, 1998. Posada, Luisa: Celia Amorós, ed. Del Orto, Madrid 2000.
  52. Prescott, William H. History of the Conquest of Mexico. 1843.
  53. Puleo, A.H., Filosofia, género y pensamiento crítico, Universidad de Valladolid, 2000. Puleo, Alicia H.: Dialéctica de la sexualidad. Género y sexo en la filo.sofia contemporánea, Madrid, Cátedra, 1992.
  54. Rowobtham, Sheila: Feminismo y Revolución (de Rosa Aguilar), ed. Debate, Madrid 1978.
  55. Rubin, Gail: “The Traffic in women: notes de political economy of sex”, en: Reiter, Reiner R. (ed.), Towctrd an Anthropology of Women, Nueva York, Monthy Review, 197/75
  56. Salas, Elizabeth. Soldadas in the Mexican Revolution.
  57. Sau, Victoria: “Género”, en: Sau, V., Diccionario ideológico feminista, Barcelona, Icaria, 1990
  58. Shiva, Vandana : Abrazar la vida. Mujer, ecología y desarrollo (trad.: Ana Elena Guyer y Beatriz Sosa Martínez), ed. Horas y horas, Madrid 1995
  59. Soto de Bertrand Anduray, María Luisa.(1992) Historia de la mujer hondureña época independiente Maria Luisa Soto de Bertrand Anduray Series (Publicaciones del Instituto Hondureño de Cultura Hispánica) (Conmemorativas al V centenario del descubrimiento : encuentro de dos mundos; 2).
    Editor: Tegucigalpa, Honduras Instituto Hondureño de Cultura Hispánica
  60. Stanton, Elizabeth C. (ed.): La Biblia de la Mujer, Madrid, Cátedra, Feminismos, 2001
  61. Stuart Mill, John y Taylor Mill, Harriet: La sumisión de las mujeres

Traditions and Encounters – A Global Perspective on the Past, by Bentley and Ziegler.

  1. Thomas, Hugh. Conquest: Montezuma, Cortes, and the Fall of Old Mexico. New York and London: Simon and Schuster, 1993.
  2. Uría, Paloma: “Igualdad y diferencia en la historia del pensamiento feminista”, en: Viento-Sur, n’4, Madrid, agosto 1992.
  3. Valcárcel, Amelia : “¿Es el feminismo una teoría política ?”, en : Desde el feminismo , n° 1, 1986
  4. Valcárcel, Amelia: Sexo y Filosofia, Barcelona, Anthropos, 1991.
  5. Valcárcel, Amelia : La política de las mujeres, Cátedra (Feminismos), Madrid 1997.
  6. Vélez Osejo, Anarella (2017) Breve relación histórica del feminismo en Honduras. Blog de Anarella Vélez.
  7. Villars, Rina, Para la casa más que para el mundo: Sufragismo y Feminismo en la Historia de Honduras, Guaymuras, Tegucigalpa, 2001.
  8. Violi, Patrizia: El infinito singular, Madrid, Cátedra- Univ. de Valencia, 1991.
  9. Vance, Carol (comp.): Placer y peligro, Madrid, ed. Revolución, 1989
  10. Vance, C. y Snitow, A.B. :” Sobre la posibilidad de un debate acerca de la sexualidad dentro del feminismo. Una modesta proposición”, en: M. Caderón y R. Osborne (eds.), Mujer, sexo y poder, Madrid, Instituto de Filosofia, Forum de Política Feminista y Comisión Antiagresiones del Movimiento Feminista, 1990
  11. Wollstonecraft, Mary: Vindicación de los derechos de la mujer-, Madrid, Cátedra, Feminismos, 1994.
  12. Young, Iris Marion: La justicia y la política de la diferencia (trad.: Silvina Álvarez) Madrid, Cátedra, Feminismos,2000.
  13. Zetkin, Clara: La cuestión ferzzeninu y la lucha contra el reformismo, Barcelona,  Anagrama, 1979.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Permalink Dejar un comentario

BERTA CÁCERES. NOTAS PARA UNA BIOGRAFÍA. ANARELLA VÉLEZ.

abril 19, 2017 at 12:30 am (Uncategorized)

 

Ilustración de Rigoberto Paredes Vélez

 

Berta Cáceres Flores

 

Una tiene que ser rebelde

Laura Zúniga Cáceres

 

Berta Isabel Cáceres Flores (4 de marzo de 1973, La Esperanza- La Esperanza,  3 de marzo de 2016) fue durante toda su vida una destacada y radical defensora de los derechos de los pueblos originarios, activista feminista, pacifista y antimilitarista, protectora del medio ambiente.

 

El 27 de marzo de  1993 cofundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) para luchar por la  defensa del medio ambiente, por el rescate de la cultura lenca y para elevar las condiciones de vida de la población de la región.

 

Laboriosa defensora de los bienes comunitarios de los pueblos, comprendió que su Lucha contra los proyectos hidroeléctricos, mineros y madereros es vital para el futuro de la humanidad, así se destaca su lucha contra la instalación de la presa hidroeléctrica de Agua Zarca en el Río Gualcarque en Santa Bárbara, cuya edificación daña gravemente a las comunidades indígenas, pues es una primordial fuente de agua y alimentos, además, este es un río sagrado para el pueblo Lenca, elemento esencial en su cosmovisión, según esta tradición, los espíritus femeninos están en los ríos y las mujeres son sus principales guardianas.

 

El compromiso de Berta es reconocido internacionalmente, tanto por su actividad en defensa de los ríos como por su permanente denuncia acerca de los nefastos efectos de dichos proyectos de presas hidroeléctricas por parte de los inversores internacionales y por ello se le adjudica el prestigioso Premio Ambiental Goldman en 2015.

 

En su perspectiva integradora también rechazó la creación de bases militares estadounidenses en el territorio hondureño. Además fue una dura crítica del gobierno de Juan Orlando Hernández y del Partido Nacional de Honduras.

 

A partir de  2006, cuando  un grupo de indígenas lencas de Río Blanco solicitaron  a Berta Cáceres ayuda para denunciar la llegada de maquinaria y material de construcción en su área. Cáceres investigó el proyecto e informó a la comunidad que se trataba de una alianza comercial para construir cuatro represas hidroeléctricas en el río Gualcarque. Los actores implicados eran la compañía china Sinohydro (la mayor compañía constructora de presas del mundo), la Corporación Financiera Internacional (CFI) del Banco Mundial y la compañía hondureña Desarrollos Energéticos S. A. (DESA).

 

Tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que destituye al  Presidente Constitucional José Manuel Zelaya, Berta Cáceres se convierte en una férrea defensora del orden de derecho y demanda junto al pueblo la refundación del Estado. En respuesta a su oposición al golpe fue presa política y desde entonces hasta el momento de su asesinato sufrió hostigamiento político.

 

Con el golpe de estado de 2009 se afianzan e inician en Honduras numerosos megaproyectos destructivos del medio ambiente, los cuales provocan el desplazamiento de las comunidades indígenas, impiden  su acceso al agua, dañan la producción de alimentos y materiales naturales para sus medicinas, por lo que su modo de vida tradicional es puesto en precario. Por ello Berta Cáceres exige al gobierno de Honduras que se respete el derecho a la consulta previa, libre e informada de los pueblos indígenas de nuestras naciones.

 

A partir del 2013, Cáceres dirigió COPINH y movilizó la comunidad para organizar una campaña de protesta. Entre las acciones legales que se llevaron a cabo, la más destacada fue llevar el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El 15 de julio del mismo año, los militares de Honduras ametrallaron a las mujeres y hombres del COPINH que realizaban una protesta pacífica, en este escenario muere el dirigente Tomás García.

 

A finales del 2013 Cáceres y otros dirigentes indígenas fueron acusados por “usurpación de daños continuados” y “coacción” en contra de DESA. En respuesta a los cargos, Amnistía Internacional declaró que si los activistas eran encarcelados serían considerados presos de conciencia. Docenas de organizaciones regionales e internacionales hicieron un llamamiento para que el gobierno de Honduras detuviera la criminalización de la defensa de los derechos humanos y se dedicara a investigar las amenazas contra los defensores de los derechos humanos.

 

Berta Cáceres recibió amenazas de muerte durante años en respuesta a su defensa de los bosques y ríos, por su defensa de los derechos indígenas y de las mujeres, por ello también es encarcelada en numerosas ocasiones, razón por la que  contaba con medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

El 25 de febrero de 2016 Berta Cáceres y el Copinh apoyaron a el caserío Güise en Intibucá, sin embargo, fueron brutalmente desalojados y el caserío violentamente destruido. Berta ofreció una rueda de prensa en la que denunció que cuatro dirigentes de su comunidad fueron asesinados y otros tantos recibían amenazas. Una semana después, la mañana del 3 de marzo de 2016, cuando se encontraba en su vivienda, preparándose para presentar alternativas de al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

 

La noche de ese funesto 3 de marzo, los autores materiales de su asesinato forzaron las puertas de su vivienda en La Esperanza para cometer el crimen que le quita la vida de nuestra Berta Cáceres.

Este acto de injusticia inconmensurable evidencia, una vez más,  que el sistema neoliberal, racista y patriarcal busca cualquier medio para salir de la crisis profunda en la que se encuentra. A pesar del claro intento de paralizar las luchas ciudadanas con el vil femicidio cometido contra la vida  de Berta, el pueblo se mantiene en pie de lucha hoy más que nunca.

 

 

Elegía por Berta Cáceres

Anarella vélez

Hija de Austra Berta Flores,

de Ilanquipuca

de Ixchel

e Ixbalanqué

Te siento en todas las flores

vestida de playa

sol en marejada

Te siento mineral

lluvia en primavera

Te siento Mesoamérica,

rocío de nuestra memoria

Te siento luz

Llegas a nosotras como el viento

como llamarada

como tsunami

Te siento todas las raíces

Toda río

Toda fogata

Toda luna

Savia y sustancia,

arcoíris y origen

de La Esperanza te siento cuna

eres antes, hoy, después,

mientras te sigo,

Icelaca cuida nuestro tiempo.

 

 

Elegy for Bertha Cáceres

 

Daughter to Austra Berta Flores

to Ilanquipuca

to Ixchel

and Ixbalamque

 

I feel you as flower

dressed in beachsand

in tide

in sun

 

I feel you as mineral

hands of rainfall

of springtime

of journey

 

I feel you as Mesoamerica

breeze in my memory

on my skin

in my veins

 

I feel you as light

you reach me windlike

blazelike

like a tsunami

 

I feel you as all the roots

all the rivers

all the bonfires

all the moons

 

Sap and substance

rainbow and origin

I feel you as cradle to La Esperanza

you are then, now, hence

as I follow you.

 

 

Traducción de Rigoberto Paredes Vélez

Permalink 3 comentarios

Conversación con Oscar Borge, politólogo.

febrero 14, 2017 at 11:37 pm (Uncategorized)

oscar-borge-mejiaMayra Oyuela, Oscar Borge, Carlos Ordóñez.

Anarella Vélez

Oscar Borge Mejía (21 de octubre de 1981) nació en Nicaragua, es hijo del Comandante Tomás Borge,  fundador, junto con Carlos Fonseca Amador,  del Frente Sandinista de Liberación Nacional; su madre es María Noemí  Mejía, hondureña,  activista política en su momento, estudió en Moscú la profesión de anestesista. Borge Mejía estudió la carrera de Ciencias Jurídicas y ha hecho un par pos grados en Madrid: una maestría en Derecho y comunicaciones y otra en Ciencias Políticas,  especializándose en Democracia y Gobierno y en Diseño y Planificación de Campañas Políticas.

Abordar la trama de las condiciones políticas actuales de Honduras nos revela que éstas son difíciles y adversas.  Borge piensa que estamos en un momento de cambio pero institucionalmente no se ha reconocido ni valorado la importancia de la actual coyuntura. Considera que el golpe de Estado de 2009 es un parte aguas en nuestra historia. De hecho, se ha pasado de un sistema bipartidista a un sistema multipartidista, lo cual aún no se ha reflejado institucionalmente, y esto es fundamental para la salud democrática de este país, es decir, que las instituciones se vayan adaptando a ese sentir actual de la ciudadanía de este país.  No se debe desconocer que hoy por hoy Honduras es más plural, que ya no sólo se es liberal o conservador. Actualmente existen otras organizaciones partidarias, entre ellas LIBRE, que aglutina gente de izquierda y centro izquierda que ha entrado a jugar un rol esencial. Otra organización que surgió tras el golpe es el PAC,  un partido ideológicamente ambiguo, que representa un pensamiento que late en su seno de gente que no se incorpora a la izquierda pero que sí está molesto con el bipartidismo y la corrupción.

Borge esclarece que son difíciles de  sintetizar las acciones partidarias para enfrenar esta problemática, pero que, en síntesis,  puede señalarse que con el Mitch germinó un proceso de empobrecimiento en este país que  con la gestión de Manuel Zelaya Rosales  tuvimos  un respiro, ya que tras el primer año de gobierno su agenda estuvo marcada por la solución de los problemas internos y los indicadores económicos mejoraron, logró una estabilidad en los precios registrando los niveles más bajos de inflación y la CEPAL colocó a Honduras en uno de los primeros lugares de crecimiento económico de la región centroamericana en esos años.  Empero,  el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 interrumpió esta progresión. Lobo y Hernández han vuelto a agendar el tema de la seguridad pero lo abordan desde el punto de vista de agendas externas.

Por otro lado, es ineludible revisar los modelos económicos que se han impuesto a nuestro país y que han fracasado una y otra vez,  esto se refleja en el discurso desfasado que se refiere a la  escasez de empleo. Borge considera que un modelo de empleo precario no es la solución, es más bien perjudicial para el país que beneficioso. Asi se ha impuesto un modelo económico en los años 90 del S XX, el modelo maquilero que integraba a la mujer joven captada del sector rural. En esos años Honduras pasa a ser más urbana que rural debido a ese plan que no es rentable, ni aquí ni en ninguna parte del mundo. Ese cambio de lo rural hacia lo urbano y la instalación de maquilas que no pagan impuestos, que absorbía a las mujeres jóvenes pero que excluye a los hombres jóvenes,  rompe con la estructura familiar tradicional monogámica y heterosexual.  Las mujeres comienzan a ser mujeres solas por que los hombres, al no estar integrados en la economía, no están integrados al sistema económico y familiar. Ellos no encuentran salidas y emprenden su conexión con los grupos delincuenciales, sumado esto, la influencia de las maras de Estados Unidos es una amalgama explosivax Estamos ante un profundo debilitamiento del Estado.

Borge nos puntea la oligarquía está obligada a comprender que el sistema económico actual no resuelve la crisis, la profundiza. Con la confrontación con  estos grupos de poder va a ser difícil. Entiende y enfatiza que hay intereses políticos en disputa. Existen entes que proponen modelos diferentes a los que ponen en práctica los grupos de poder, pero ante una lucha bien organizada ellos tendrán que flexibilizarse, porque si no este país también lo van a perder ellos.  Por estas y otras razones,  Borge considera que en la campaña electoral que se avecina, con toda su complejidad, LIBRE debe insistir en su democratización y lograr su participación hacia las instituciones con TSE, de otro modo no tiene sentido participar en unas elecciones. LIBRE debe promover la unidad política y también debe definir claramente quién es su líder, quien lleva la batuta y quien es el o la candidata. Las campañas deben ser  unitemáticas para que surtan el efecto esperado, se debe  tener un posicionamiento dentro de cada temática de interés histórico social, se debe hacer una correcta lectura de qué es lo que afecta a la ciudadanía y generar una identidad política con esos problemas que afectan a la ciudadanía, sin abandonar,  por principio,  determinados temas. Por otra parte se debe entender que hay temas muy abstractos que no mueven a la gente, que generan poca identidad política y social, los temas abstractos son infértiles como bandera política.

 

Tegucigalpa,  3 de noviembre de 2016

 

 

Permalink 2 comentarios

Este miércoles 25 de enero de 2017 en Café Paradiso: Marta la de la López…

enero 24, 2017 at 4:00 am (Uncategorized)

c2xm84wwgaa_l0k

Permalink 2 comentarios

Rolando Kattan en Paradiso, este jueves 12 de enero de 2017, 7:00 p.m.

enero 9, 2017 at 5:57 pm (Uncategorized)

presentacion1-rolando-kattan-12-1-2017

Permalink 1 comentario

Suyapa Martínez Amador: una vida a favor de los derechos de las mujeres.

noviembre 26, 2016 at 2:44 pm (Uncategorized)

suyapa

 

Suyapa Martínez Amador: una vida a favor de los derechos de las mujeres.

 

Anarella Vélez

 

 No te duelas:

la verdad ayuda a planear incendios

            a predecir cataclismos florales

                  a iluminar cubos de hielo.

Aura Sabina

 

Suyapa Martínez Amador, nació en San Pedro Sula, Honduras, un 3 de enero de 1964. Es hija de Romelia Amador Fúnez, trabajadora doméstica y de Gustavo Martínez, ambos ya fallecidos. Su formación política la adquirió  en el movimiento estudiantil, particularmente en los comités de lucha de los estudiantes de secundaria. Siendo una adolescente fue Secretaria General del Consejo General de Estudiantes del Instituto Tecnológico de Administración de Empresas, INTAE. Más tarde pasó a formar parte de las Bases Populares Revolucionarias de Secundaria, BPRS. Su educación política continuó en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, como estudiantes de la carrera de Contaduría Pública y Finanzas, ahí se unió al trabajo con el movimiento de bases del Frente de Reforma Universitaria, FRU.

 

Suyapa me cuenta que su activismo en el movimiento estudiantil universitario no fue tan intenso como lo fue en la secundaria. A finales de los ochentas se vincula al Centro de Estudios de la Mujer de Honduras, CEM-H, gracias a que la profesora Clementina García, una de sus fundadoras, la llamó para que les colaborara con la contabilidad del Centro, pues ella estudió bachillerato en Administración de Empresas. Recuerda que para entonces no tenían montado su sistema de contabilidad y ella ensambló la primera contabilidad del CEM-H y ella elaboró el primer informe contable para la Organización Holandesa para la Asistencia Internacional, NOVIB. Tras esta primera actividad su relación con la organización no ha cesado y ha participado en todas las   acciones feministas emprendidas por el Centro. Desde esos primeros años se  reunía con las compañeras feministas para planificar acciones. Recuerda particularmente su participación en  la Red Nacional Contra la Violencia, en  el marco de la denuncia del femicidio cometido contra la vida de Riccy Mabel Martínez Sevilla, desaparecida el 13 de julio de 1991 cuando visitaba a un amigo ceibeño recluido en el Batallón Militar de Comunicaciones, situado en Tegucigalpa. La red Contra la Violencia estaba constituida por CLADEM, Visitación Padilla, CEM-H.  CDM surge con posterioridad. Después la red se convirtió en el Colectivo de Mujeres contra la Violencia. En este escenario el CEM-H siempre impulsó el debate y la reflexión y en ese marco Suyapa se convirtió en contadora – activista – feminista. Por esos años también comenzó su rol de dar declaraciones públicas para dar a conocer el posicionamiento del Centro.

 

Evidentemente este compromiso tuvo sus consecuencias y, en reconocimiento a su labor, abandona el área contable y pasa a coordinar proyectos. Para hacer mejor su trabajo realizó un posgrado en estudios de género en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, con lo que se afinaron sus conocimientos para extender su labor en el área de la gestión y coordinación de proyectos y siguió creciendo en el activismo feminista, organizando las redes locales, capacitando a las mujeres en liderazgo, participación ciudadana, auditoría social, en derechos. Su experiencia en el movimiento estudiantil le ha sido de gran utilidad en esos menesteres. También ha realizó una maestría en Formulación y Evaluación de Proyectos, justo ahora está trabajando en su tesis, nos puntualiza.

Con toda esta praxis acumulada fue convocada para formar parte de la Asamblea de la organización y más adelante pasó a ser miembra de la Junta Directiva del CEM-H. Con el transcurso del tiempo ha funcionado como Co-Directora y Directora Técnica, después como Directora Ejecutiva, en ese cargo relevó a nuestra compañera María Elena Méndez.

Recuerda con mucho orgullo su intensa participación en las luchas a favor de las mujeres, por ejemplo, la campaña para lograr una Ley Contra la Violencia Doméstica, la cual fue realizada junto a las compañeras del CDM y las de Visitación Padilla, haciendo incidencia en el Congreso Nacional de la República, hasta que se aprobó la Ley. También evoca que antes del golpe de Estado del 28 de junio del 2009, en Honduras existía una comisión interinstitucional a voluntad política para que el código penal reconociera la figura del femicidio. Al interior del movimiento se discutió mucho acerca de se debía pugnar por una reforma al código penal o por crear una ley especial. Después del Golpe se conformó una mesa de trabajo constituida por la Secretaría de Derechos Humanos, en ese marco comenzaron a trabajar con el concepto de adición de un artículo al código penal y así nació el artículo 118 en el que se colocó la figura de femicidio, que es el concepto mejor posicionado a nivel de la Red Feminista Centroamericana por la erradicación de la Violencia contra las mujeres.  De esa manera se salvaron todas esas discusiones y debates acerca de este concepto. En el país también ese término había alcanzado el estatuto de categoría social, siendo adoptado por los medios de comunicación y la población. En la región se usan indistintamente ambos. Actualmente la punición es de 30 a 40 años. En el nuevo código bajará la pena hasta un máximo de 20 a 25 años más los agravantes, pues hay una tendencia en este nuevo código a bajar todas las penas. En el nuevo código penal han logrado que se abarquen todas las formas de femicidio. Lo que le resulta irónico es que otras penas por la comisión de otros “delitos” como el de terrorismo, participación en manifestaciones, se están incrementando los años de privación de libertad.

 

Me señala que otro de los puntos de la agenda feminista por el que ella ha luchado activamente ha sido en la   incidencia para la creación de la institucionalidad que garantice avances en el reconocimiento de nuestros derechos, como la conformación del Instituto Nacional de la Mujer, INAM. Institucionalidad que hoy por hoy ha sido debilitada.

 

Otra de las campañas –entre tantas otras- que ella recuerda con particular vehemencia, es aquella que emprendieron para lograr la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer. Junto a un grupo de mujeres extraordinarias, entre las que se encontraba la diputada Soad Salomón de Facussé, decidieron tomarse el Congreso Nacional de la República pues, aprovechando la ausencia de las diputadas, se negaban a aprobar dos artículos de la Ley:  los relativos a la  Participación Política y el de la repartición de bienes tras una separación.  Ellas demandaban cincuenta y cincuenta por ciento. Se dieron cuenta que si no hacían algo contundente, que si no presionaban, no pasarían estos artículos tan importantes.  Y decidieron tomarse el Congreso. A Suyapa le tocó defender la entrada de ascensores -recuerda, con una sonrisa de complicidad-, a Doris Gutiérrez le correspondió guardar la puerta de entrada al hemiciclo. Otras diputadas guardaron el acceso a los estacionamientos. Cuando la Policía quiso desalojarlas la Diputada Salomón de Facussé  advirtió a las fuerzas del Estado que tendrían que pasar sobre su inmunidad  antes de mover a las mujeres que se habían tomado el  Congreso. Esta experiencia ha sido única, nadie ha  vuelto a tomarse el CN. Esta lucha se realizó gracias a una acción unificada,  memorable porque  logró aunarlas ante un objetivo de mucho interés para las mujeres de diferentes extracciones sociales.

En relación a las luchas de la actual década, Suyapa me cuenta que  ha estado  muy activa en la defensa de la Ley contra la violencia doméstica, que han querido desvirtuarla. Durante el golpe de Estado de 2009 reformaron un artículo prohibiendo la presencia de la promotoras de los DDHH de las mujeres en las audiencias, además no se podía hacer público el nombre del agresor, ni denunciar los actos de violencia doméstica en los medios de comunicación, siendo esta una de las mejores herramientas utilizadas para denunciar a los agresores y lograr que se haga justicia para las víctimas. Con la nueva legislatura las mujeres organizadas – CEM-H; CDM; Visitación Padilla,  entre otras- han dado el combate para que el artículo 23 quedara como estaba antes del 2009.

 

Otra acción en la que Suyapa participó enérgicamente es en la relativa a la regulación de los bienes patrimoniales en el marco del Código de Familia. Cuenta que un diputado del Partido Nacional, con la finalidad de hacer proselitismo, quiso introducir una reforma en relación a este tema. No estaban dispuestas -tanto ella como  sus compañeras-  a permitir un retroceso en relación al tratamiento de los derechos económicos de las mujeres. Sin embargo, puntualiza,  que hasta ahora esto solo beneficia a las mujeres que están casadas,  aún se  debe obtener que este trato sea igual para todas, aun cuando su relación de pareja no sea el matrimonio heterosexual, patriarcal.

 

En su prolongada trayectoria por la defensa de los derechos de las mujeres destaca la batalla por la inclusión de nuestra agenda en el Presupuesto General de la República, la cual se inicia en el 2014. Han conseguido colocarla en la agenda del CN en el 2015. En este escenario al menos seis artículos relacionados con las mujeres se han debatido. En uno de ellos se establece un capítulo de género que obliga a las instituciones del Estado a reportar con enfoque de género, lo que garantiza que se llenen los vacíos por la falta de recursos para abordar los temas relacionados con los derechos de las mujeres.  Este año han logrado que en el Articulo 10 se vincule a la política nacional la problemática de las mujeres.  Asimismo,  se ha obtenido que sea el INAM junto a  la Coordinación General del Gobierno y también al SEFIN, quienes se responsabilicen de definir los lineamientos presupuestarios para planificar con perspectiva de género. El Artículo 152 fue reformado y se incluyó el cinco por ciento de transferencia para las municipalidades  y se logró que se añadiera un párrafo: “sin afectar el cinco por ciento”. Sin embargo, esto aún no se ha puesto en ejecución. Suyapa entiende que éste es un nuevo reto, este nuevo desafío será uno de los puntos de la agenda feminista para el 2017.  Los funcionarios deberán asumir  su responsabilidad y tendrán que  entender que el presupuesto no es neutro, y que  tiene un impacto diferenciado entre hombres y mujeres;  para no quedarse en el pasado devienen obligados a asimilar que mientras se encuentren esos vacíos y no se reconozcan esos desbalances las desigualdades seguirán profundizándose. Para Suyapa se trata de luchar por el presupuesto, pero por un presupuesto etiquetado, por ejemplo, en el 2016 se dio un gran paso: se consiguieron  30 millones para creación de la Unidad Especial De Investigación De Muertes Violentas de Mujeres Y Femicidios adscrita a la ATIC, debido a que se creó presupuestariamente sin una ley que la respaldara, se abrió la unidad pero aún no les han traspasado los recursos pues estos salen del cobro de los impuestos extras, los cuales se recaudan en junio, por lo que, con suerte,  estos llegarían en agosto al MP. Así se emprende una nueva batalla por lograr una legislación que no deje en la voluntad política del Fiscal General de la República el crear y sostener la Unidad. En este escenario proponen una reforma a la misma Ley que regula al Ministerio Público en la que quede establecido que se crea la Unidad Especial De Investigación De Muertes Violentas de Mujeres Y Femicidios y que se elaborará un reglamento para su funcionamiento.  También se proponen crear una comisión interinstitucional para la investigación de los casos de femicidio, constituida por el Ministerio Público,  La Secretaría de Gobernación, Justicia y Derechos Humanos, El Comisionado de Derechos Humanos –CONADEH-, la Secretaría de Seguridad y con una representación de las organizaciones no gubernamentales defensoras de los DDHH de las mujeres.

Asimismo, las feministas se plantearon que en esta ley también estuviese integrado el poder judicial, pero los diputados nacionalistas no lo permiten basándose en el argumento de que esto no es jurídicamente correcto, sostienen que dos poderes del Estado no deben intervenir en la toma de decisiones. Suyapa se pregunta cómo pueden invocar este argumento cuando Juan Orlando Hernández, el presidente de la República de turno, maneja el Estado como si solo existiera un solo poder. Con todo,  se ha creado la Unidad y ahora viene la lucha para su reglamentación.

 

Con tesón han efectuado este mismo recorrido para conseguir que  el programa de Crédito Solidario Para las Mujeres sea una realidad. La estrategia es lograr etiquetarlo pues el año pasado apenas lograron una adjudicación de cinco millones de lempiras, lo cual ha servido únicamente para instalar la unidad. Ahora la pelea es porque se asignen ciento tres millones y porque se reglamente. En síntesis,  estas luchas son arduas y a veces desgastantes.  Para obtener que las instituciones de gobierno asignen recursos a las mujeres y se ejecuten acciones destinadas a mejorar la vida de  las mujeres.

 

Suyapa acentúa que aún se tienen varios puntos de la agenda feminista pendientes, como el nuevo código penal, en donde los delitos sexuales están reducidas las penas, en donde algunos inclusive prescriben a los cinco años. Esto particularmente la preocupa pues considera que no debe prescribir ningún delito de violencia contra las mujeres. Otro de los temas importantes, urgentes,  en esta agenda es el abordaje de la despenalización del aborto, se debe considerar que muchos embarazos se dan por las situaciones difíciles a las que se enfrentan las mujeres, por ejemplo, cuando el embarazo es efecto de una violación, o cuando la vida de ellas está en riesgo o por malformación del producto.

 

Afirma que también tienen demorado el proceso de promulgación de una Ley integral en contra de la violencia hacia las mujeres, nos dice que ya existe un anteproyecto de la misma, el cual ha sido propuesto por todas las organizaciones de mujeres, impulsada por el Centro de Derechos de Mujeres. En esencia, tienen una agenda muy grande y Suyapa considera que la labor de incidencia en el Congreso es agotadora pues se trata de estar permanentemente constituyendo mesas de trabajo con las diputadas de la comisión de género y la comisión de presupuesto, ya que estas son las comisiones con las que ellas trabajan. No puede ser de otro modo, sólo así se alcanzará la emisión de las leyes por las que batalla, como la de Ley de Trabajo Doméstico –elaborada con la Red de Trabajadoras Domésticas- la cual fue introducida por la Diputada Yadira Bendaña y actualmente se encuentra en la Comisión de Dictamen presidida por el Diputado Abogado Ramos Soto  y ya está en consulta al poder judicial. Entre tanto, piensa Suyapa, las trabajadoras domésticas siguen siendo tratadas como esclavas.

El movimiento también está afanando en las acciones conjuntas  para la emisión de una ley contra el acoso político a las mujeres.  La han puesto en manos de la diputada Doris Gutiérrez y ésta ya se encuentra  en la comisión de dictamen, pero aún no ha sido dictaminada. Piensa en voz alta: será que tendremos que esperar a que ocurra un escándalo de acoso político a una mujer para que se tomen en serio nuestra iniciativa. Agrega que también se está apoyando la iniciativa de ley para legalizar el uso de la píldora anticonceptiva del día después, la cual se encuentra en la comisión de dictamen. Está convencida que el cabildeo  para mejorar las políticas públicas y mejorar la asignación presupuestaria debe ser paralelo a la de corregir la auditoría y vigilancia social. Estos temas  son parte importante de la agenda feminista que no está dispuesta a abandonar, además la apasionan.

 

Las acciones más recientes  de las mujeres organizadas en la que está participando Suyapa están encaminadas a lograr el pleno reconocimiento del derecho de las mujeres a participar en política bajo la consigna de más hombres asumiendo el trabajo doméstico, más mujeres en los espacios de toma de decisiones. En este terreno está apoyando a las diputadas de la mesa política interpartidaria para que se emita el reglamento de paridad y alternancia horizontal y vertical, lo cual implica que serán cincuenta por ciento mujeres y cincuenta por ciento hombres en trenza: si se comienza con una mujer el que sigue en el cargo es un hombre o si el titular es un hombre, la mujer será suplente. Es una gran lucha que está siendo objetada por el partido en el gobierno,  no aceptan esta figura jurídica y quieren continuar manejando la vieja práctica de que el propietario sea quien elija a su suplente.

 

Puestas en este escenario, Suyapa recuerda su experiencia personal:  ella ha participado en política, ha sido candidata a diputada y entiende que la paridad sin alternancia no funcionará. Insiste en que en este momento lo que se necesita es una nueva ley que aporte garantías para una participación en igualdad sustantiva, es decir, mujeres que participen en un cincuenta por ciento y que efectivamente lleguen en un cincuenta por ciento al Congreso Nacional y a las corporaciones municipales.  Considera que también se debe legislar para que ocupen cargos en los gabinetes magisteriales, con igualdad sustantiva.   Sin embargo, en esta coyuntura se aprovecha  que la normativa vigente manda a que se reglamente la paridad y la alternancia, considerando que esta salida es mejor que cero,  se ha trabajado apoyando a las diputadas para que presenten   el reglamento de paridad y alternancia. Plantea que así se irán venciendo los obstáculos invisibles, como por ejemplo las exigencias acerca de que las mujeres debemos probar doble y triplemente que somos capaces mientras los hombres no tienen que demostrar nada, nosotras, dice, debemos cargar con el trabajo doméstico pues de lo contrario se nos estigmatiza de malas madres, prostitutas y nos hacen víctimas de acoso político.

 

Para finalizar, Suyapa nos afirma con vehemencia que el movimiento feminista debe permanecer en debate permanente y alerta cada día, cada minuto, pues los escenarios cambian y debe cerrar filas para no permitir ningún retroceso en materia de reconocimiento de nuestros derechos, como ocurrió tras el golpe de Estado en relación a nuestros derechos sexuales y reproductivos.

 

Sin duda alguna, en la vida de Suyapa  la verdad ayuda a planear incendios / a predecir cataclismos florales / a iluminar cubos de hielo. Una existencia que constituye todo un legado. Gracias Suyapa por tu presencia en la defensa de los derechos de las mujeres.

 

Tegucigalpa, 24 de noviembre de 2016

 

 

suyapa-1

Permalink Dejar un comentario

Coquimbo, la revista de Libre. Anarella Vélez

septiembre 14, 2016 at 3:03 pm (Uncategorized)

coquimbo1

Coquimbo, la revista de Libre

Anarella Vélez Osejo

Buenos días:

Coordinador General de nuestro Partido Libre,  compañero Manuel Zelaya Rosales

Compañeras y compañeros de la comisión de Cultura de libre

Compañeras y compañeros del consejo editorial de nuestra revista Invitadas e invitados especiales

Compañeras y compañeros

Para comprender nuestro proyecto debo comenzar por comentarles cómo surge su revista Coquimbo. En nuestra Comisión, la de cultura nos dijimos: Necesitamos crear un espacio en donde se puedan leer los análisis de la realidad que respondan a la verdad, en el que no se reproduzcan los esquemas de la prensa tradicional.

Aspiramos a convertirnos en esa esfera en la cual nuestros artistas e intelectuales cuenten con un espacio en el que puedan expresar y comunicar los temas que sean de su interés, no buscamos ser una revista especializada, vamos a escribir de diferentes temas, mientras la realidad nos lo exija.

Pretendemos que este medio sea una herramienta para divulgar todos los temas que preocupen a nuestros intelectuales, artistas y a nuestro pueblo. Lo que no queda a discreción es su enfoque: esta es y será Una publicación con enfoque de género, antipatriarcal, ambientalista y que refleje nuestra posición en relación a los bienes que garanticen una vida digna a nuestras y nuestros hermanos de las etnias originarias. Queremos reflejar que Libre tiene un modo de ver la realidad y eso es lo que queremos contar.

Una Revista o Magacín, es un género dentro de las publicaciones periódicas, que no es cotidiana si no de una periodicidad más prolongada. Por ello es que esta publicación no tiene como finalidad la narración de aquello que ha acontecido en el día a día de nuestra sociedad. Más bien se trata de un medio para divulgar el conocimiento y el arte que se produce en LIBRE.

Aquí encontrarán también reportajes y entrevistas a personajas o personajes de interés. Este será un espacio en donde cada uno pueda contar su historia, o visibilizar su arte. Nuestras miradas, a veces serán sesgadas. ¿por qué no? Sin embargo, nos comprometemos a responder a los valores y principios en los que creemos en nuestro Partido, esto no se negocia.

Nuestra revista está dirigida a ese público que no conoce a Libre y su enorme potencialidad. Queremos una publicación que muestre la verdadera esencia de Nuestra organización:  no somos esa cosa informe que quieren hacer creer los medios oligopólicos, a la inversa, en nuestra organización se concentra aquel sector de nuestra sociedad que piensa, que crea, que produce conocimiento porque en ella se encuentran organizadas/os científicas/cos de toda índole: desde biólogas/os, historiadoras/es, economistas, poetas, pintoras/es,  sociólogas/gos, etc.

Está dirigida para los jóvenes de nuestra matria/patria en general y de nuestro partido en particular, para que conozcan la verdad y abandonen todas esas viejas creencias según las cuales la realidad no se puede cambiar y no se puede mejorar, todo ello por medio de las reflexiones que divulgaremos por este medio.

Queremos ser el vínculo más directo y completo dentro de nuestro partido y con la sociedad, entre lectores internos y externos a la organización. Libre debe ser y es un partido que produce cultura, ideología, teoría, arte y ciencia.

Formar e informar es el reto, para ello hacemos un llamado a todas y todos aquellos que tengan cultura para comunicar. Y es que no podemos olvidar que cultura y política, es decir, cultura y poder, van de la mano y por tanto aspiramos a deconstruir la cultura hegemónica, sólo así podemos enfilarnos con paso firme hacia la transformación de Honduras.

Permalink Dejar un comentario

ACUERDO DE DUELO POR VIDALUZ MENESES

julio 30, 2016 at 3:09 pm (Uncategorized)

ANDEHImagen 1

ACUERDO DE DUELO

La Asociación Nacional de Escritoras de Honduras, ANDEH, lamenta profundamente el fallecimiento de la reconocida poeta VIDALUZ MENESES.

CONSIDERANDO: Que el día 27 de julio de 2016 falleció en la ciudad de Managua, Nicaragua, la poeta VIDALUZ MENESES.

CONSIDERANDO: Que la poeta VIDALUZ MENESES trabajó comprometidamente por la unión de las artes y letras centroamericanas.

CONSIDERANDO: Que la poeta VIDALUZ MENESES se identificó con la visibilización de la escritura de las mujeres de Centroamérica.

CONSIDERANDO: Que el deceso de la poeta VIDALUZ MENESES ha inundado de intenso pesar a la comunidad de escritoras centroamericanas y en particular a la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras.

Considerando: que es nuestra obligación solidarizarnos en estos momentos de dolor con los familiares de la poeta VIDALUZ MENESES.

POR TANTO, ACUERDA:

PRIMERO: Lamentar profundamente el sensible fallecimiento de la poeta VIDALUZ MENESES.

SEGUNDO: Manifestar nuestras condolencias a sus familiares y a la comunidad de escritoras de América Latina.

TERCERO: Publicar el presente ACUERDO DE DUELO.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa a los 29 días del mes de julio

Anarella Vélez Osejo
Presidenta Asociación Nacional de Escritoras de Escritoras de Honduras

Permalink 2 comentarios

Visitación Padilla. Poema de Anarella Vélez Osejo

julio 29, 2016 at 8:28 pm (Uncategorized)

padilla

 

Ilustración de Rigoberto Paredes Vélez

Fuente: Iluminadas, poemario de Anarella Vélez

Visitación Padilla

Epitafio

Hija de labradores, Hilario y Lupares

fueron sus nombres.
Hoy tu mirada es mi mirada en el tiempo,

portento y misterio en ti se juntan,

textura solar en las calles obscuras de Tegucigalpa,

maestra, brujita, nocturnal,
por ti vivo,
a cada una diste lo que corresponde,
Alda de carne y hueso,
circundas nuestros días,
antípoda del reposo, de la espera,
artesana incansable de la obra libertaria de las multitudes,

memoriosa, remontas las alturas,
transformas, apasionada, amorosa, tierna,
la sed de paz,
en lucha tenaz, de vida o muerte,
alba y refugio,
sucumben las tinieblas a tu paso,
raíz profunda, Ancestra,
Choncita,
como suave brisa llegas hasta mí.
En medio del paisaje alguien, como yo, acopia

la cosecha.

Permalink 1 comentario

Next page »