Los límites a la libertad de expresión y acceso a la información

diciembre 29, 2011 at 12:27 pm (Uncategorized)

 

 

Anarella Vélez

La libertad de expresión y el acceso a la  información constituyen dos derechos fundamentales autónomamente reconocidos por la legislación internacional y nacional.

Debemos recordar que,  hasta hace algunos años, una de las limitantes al libre ejercicio de estos derechos provenía de la defensa  del honor, el cual constituye también un derecho fundamental reconocido por nuestra legislación, además de haber sido considerado por ésta como límite explícito de la libertad de expresión e información. Cuando estos derechos entran en conflicto,   suelen ser resueltos conforme a la técnica de la ponderación. Y si éste persiste existe la posibilidad de trascender a la esfera jurídica civil y penal.

En Honduras el derecho a la Libertad de Expresión en Honduras es  garantizado por el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 72 de la Constitución de la Republica. Sin embargo,  su libre ejercicio  no ha sido garantizado y no se ha honrado el compromiso adquirido en el año 2011 por  el gobierno de Porfirio Lobo Sosa,  cuando se formalizó su responsabilidad  en Ginebra, Suiza, ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el marco del Examen Periódico Universal (EPU).

Entre los compromisos adquiridos por el Gobierno  sobresalen el de investigar los asesinatos y agresiones a periodistas así como el de garantizar por razón de la reforma a la Ley Marco del Sector Telecomunicaciones, el reconocimiento de los medios comunitarios existentes en el país. En este escenario “el gobierno hondureño se comprometió a generar un debate en el Congreso Nacional con la participación de la sociedad civil para modificar su legislación en telecomunicaciones ´en concordancia con los acuerdos y estándares internacionales de derechos humanos´. Empero,  la violencia letal  continúa  impactando  en el libre ejercicio de la libertad de expresión y de prensa.  A partir del golpe de estado de 28 de junio de 2009,  Honduras ha visto cómo se incrementan las muertes violentas de los comunicadores.

El libre ejercicio del derecho de la libertad de expresión y el acceso a la información es progresivamente criminalizado,  así como el ejercicio de este derecho a través de los medios de comunicación  y movimientos sociales alternativos. Éste fenómeno está relacionado con el uso que la población hace de las redes sociales y los medios de comunicación alternativos. Vivimos un tiempo en el que la guerra mediática, guerra de cuarta generación,  propia de la era de la información, del internet, de la globalización informativa, tanto  los oligopolios como el crimen organizado  criminalizan la información alternativas de los sectores sociales históricamente desposeídos. Esta guerra de conquista es concebida como el antídoto de las luchas de liberación social.

En la vorágine que vive Honduras, la violencia letal contra éstos derechos ha cobrado la vida de la periodista Luz Marina Paz Villalobos, periodista de la radio Cadena Hondureñas de Noticias,  asesinada el 6 de diciembre de 2011 en Comayagüela. Con su muerte, asciende a 20 el número de trabajadores de la comunicación  asesinados en el país desde el año 2009. La impunidad   también restringe la libertad de expresión y el acceso a la información.  Ninguno de los casos de asesinato de periodistas ha sido resuelto. La obscena impunidad de la que gozan los autores materiales e intelectuales de estos crímenes es el mejor de los escenarios para los agresores y los criminales.

La ausencia de indagaciones convincentes deja al gremio en una situación de vulnerabilidad frente a la violencia de los narcotraficantes y de algunas autoridades locales, cuyas actividades criminales son reportadas a diario en la prensa. 
La escalada de la violencia sin precedentes contra la prensa de oposición hondureña es evidente.

El informe del Comité por la libre expresión correspondiente al año 2011, registra 53 alertas y 68 violaciones a la libertad de expresión. En el 2010, destaca como forma de violencia extrema a la libertad de expresión el asesinato de 11 periodistas y comunicadores sociales, mientras que en lo que va del 2011 han sido asesinadas/os 6 comunicadoras/es.En este contexto de violación a la libertad de expresión se dan la persecución y muerte de quienes alzan su voz en contra de la corrupción, la impunidad y la inequidad social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: