El golpe de Estado de 1904

marzo 6, 2013 at 3:47 am (Uncategorized)

golpe de Bonilla
“…y un “Reichstag” del autoritario sectarismo hondureño”
Por Edgar Soriano Ortiz

El 8 de febrero de 1904 el gobierno de Manuel Bonilla disolvió violentamente el congreso, levantó el estado de sitio que le garantizaba destruir la poca oposición después de la brutal guerra civil de abril-mayo de 1903 e instauraba una nueva constitución 7 meses después. El origen la crisis política se iniciaría en 1902 con el rompimiento de las relaciones de los tres grandes caudillos nacidos a la palestra del poder político inmediatamente de la rebelión que derrocó a Domingo Vásquez en 1893. Policarpo Bonilla que gobernó entre 1894-1899 entregó el poder tras elecciones a Terencio Sierra (1899-1903); y según las correlaciones de fuerzas se creía que luego Manuel Bonilla sería el presidente. Pero la intransigencia de los caudillos conllevó a la no aceptación de entregar el poder a Manuel Bonilla provocando la ruptura que generaría la primera cruenta revuelta civil del siglo XX.

El general Manuel Bonilla estaba decidido a mantenerse con fuerza frente a la oposición, en enero de 1904 comenzaron los ataques verbales en las instalaciones del Congreso Nacional, en una reunión de asamblea legislativa el Presidente Manuel Bonilla asistió con varios ministros y fue duramente criticado por Policarpo y otros diputados afines al “polcarpismo”. Acusaban al gobierno de la muerte del diputado Pedro A. Trejo el 8 de diciembre de 1903. Los conflictos entre los diputados “policarpitas” y el gobierno se fueron agudizando, acusaciones encontradas fueron generando un panorama de amenazas contra la oposición, a tal grado de que el jefe de la policía nombrado por Manuel Bonilla, Lee Christmas, amenazó con un cuchillo al diputado opositor Miguel Ángel Navarro, después de la sesión del 6 de febrero, tras argumentar un rotundo rechazo contra la propuesta de ley del gobierno “manuelista” para crear una organización de policía montada. La tesis de Navarro planteaba que era un aparato más de represión contra la oposición, y definitivamente no se equivocaba.

El conflicto fue bastante álgido, heredándonos algunas apreciaciones historiográficas, como la del historiador Víctor Cáceres Lara, en la que hace una peculiar comparación de la quema de la Escuela de Artes y Oficios (estuvo ubicada en el espacio donde ahora funciona la secretaria de Educación) con la posterior quema del Reichstag el 27 de febrero de 1933 en Berlín, lo que según la mayoría de historiadores determinan que fue incendiado por el partido NAZI para lograr disolver derechos fundamentales de la constitución de 1919 e iniciar la dictadura. El famoso incendio se desarrolló en la madrugada del 6 de febrero de 1904, dos días antes del golpe, provocando una fuerte alarma en la ciudadanía. A mi juicio es muy difícil determinar las causas del incendio, pero la hipótesis de Cáceres Lara quedara en la memoria. Lo que si estaba claro es que las confrontaciones caudillistas terminaban en actos violentos, el sectarismo era una norma en las diferentes facciones de la época.

El autoritarismo se manifestó abruptamente en la sala del congreso donde irrumpieron las fuerzas policiacas al mando del aventurero estadounidense Lee Christmas, bajo órdenes del caudillo general Bonilla. El acto se efectuó con el encarcelamiento a punta de pistola -Christmas le puso la pistola en la cabeza a Policarpo Bonilla- y los diputados fueron trasladados a la penitenciaria, donde permanecieron por muchos meses.

Manuel Bonilla se impuso sobre los últimos reductos de oposición tras su triunfo en la revuelta armada de 1903, este hecho histórico muestra la tradicional forma de solucionar los conflictos políticos en Honduras; lo lamentable es que todavía ahora, en el siglo XXI, el golpismo violento siga ensombreciendo la posible evolución a un país de mejores condiciones socio-culturales…
diciembre de 2010

Permalink Dejar un comentario