Socialismo democrático

abril 22, 2013 at 2:16 pm (Uncategorized)

 Socialismo democrático

 

Anarella Vélez Osejo

 

 

La historia del socialismo democrático está vinculada a las luchas de mujeres y hombres por la conquista de la justicia social.  Cuando se hace un recorrido por los procesos sociales que han producido el pensamiento y la praxis  humanas se puede fácilmente concluir que una de las rutas para la salvación de la humanidad se encuentra en el socialismo democrático.

 

Haciendo un breve recorrido histórico nos encontramos que las primeras manifestaciones de esa  alternativa se llamaron socialismo utópico y falansterio. Sin embargo es Carlos Marx y su compañero y amigo Engels quienes realizaron un estudio del sistema capitalista y descubrieron el carácter de sus contradicciones y plantearon los procesos que generarían su transformación en un sistema diferente y aportan una visión científica de los procesos sociales.

 

Es importante señalar que en 1845 Marx escribe su famosa Tesis Sobre Feuerbach, la más conocida de ellas, la XI,  nos dice que los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo, proporcionándonos una vía para la solución práctica de los problemas de su época.

 

A partir de los acontecimientos conocidos como la Revolución de 1848 en Alemania, que más tarde se extiende a toda Europa,    se puso  fin al antiguo régimen. El carácter de estas revoluciones fue  nacionalista y  liberal y con ellas se dan las primeras manifestaciones del movimiento obrero, para entonces  Marx y Engels formulan la propuesta que reemplazaría al socialismo utópico.

 

En 1848 Esta propuesta ha sido por más de un siglo el motor ideológico de las grandes transformaciones sociales, el Manifiesto Comunista, que desde  1864 y 1872  animó la organización de la primera y la segunda internacional socialista.

 

Sin embargo,  es necesario reconocer que este no ha sido un planteamiento homogéneo y que las propuestas de originales se han ido completando con el tiempo y a partir de la praxis misma.

 

El primer país en el que lleva a la realidad concreta el concepto de socialismo marxista es Rusia, Lenin es quien encabeza esta revolución y le da una significación muy particular de la participación del Estado en la vida de la sociedad, este tipo de socialismo es el que se impone en varios países como China o los países del Este.  Hoy sabemos que este socialismo desalienta el ingenio y la laboriosidad social.

 

Una de las más destacadas socialistas, Rosa Luxemburgo, que inmortalizaría la frase de Socialismo o barbarie, miembra fundadora del Partido Socialdemócrata Alemán nos dejó un maravilloso legado en las páginas de La Igualdad, periódico constituido totalmente por mujeres. Ella logró ver el estancamiento económico y la crisis de la revolución rusa muy tempranamente. Pregonó muy anticipadamente el valor de la capacidad creativa y la espontaneidad de las clases populares.

 

Ella nos planteó que cuando la libertad sólo es para los que apoyan al Gobierno, sólo para los miembros de un partido (por numeroso que éste sea) no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente.  Y también dejó dicho que en el lodo de la sociedad capitalista no puede crecer ninguna hierba medicinal que ayude a curar la anarquía capitalista.

 

Rosa Luxemburgo es la creadora del concepto de Socialismo Democrático y le otorga un papel preponderante a las masas, a los sindicatos y ella replantea el papel de las grandes y pequeñas empresas privadas.

 

Las y los  líderes de América Latina del siglo XXI han cuestionado el tipo de socialismo real que en la practica  fracasó por su autoritarismo económico.   Plantean que en sus países,  en los que el Estado participa integrando  las iniciativas de las pequeñas empresas, las cuales  funcionan con su fuerza creativa y a la par mantienen una propuesta ideológica, esto permite ofrecer una serie de reformas que genera un dinamismo económico acompañado de una mejor distribución de la riqueza basada en un profunda reforma social.

 

Esta es,  en esencia,  la experiencia países como  Brasil, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua. Esta nueva reforma social  busca dar soluciones  los problemas sociales concretos, por  ello se funda en un nacionalismo que cuestiona la intervención extranjera y genera gobiernos que controlan, a través de las nuevas constituciones, con una base social muy amplia.

 

Estos gobiernos latinoamericanos le han dado un nuevo contenido al concepto de socialismo que se había hundido en el descrédito. Este se diferencia del capitalismo de libre mercado y del socialismo real.

 

En el socialismo democrático se sostiene sobre cuatro pilares: El desarrollo democrático y regional, la economía de equivalencias, la democracia participativa y protagónica y  las organizaciones de base. En el socialismo democrático se debe fortalecer al Estado a fin de que sea éste el que oriente el desarrollo. La economía no debe seguir funcionando para que unos pocos se enriquezcan empobreciendo a la mayoría.

 

Esa es la alternativa de nuestro tiempo, guste o no.

 

Contacto:  gloriaavelos.

 

1 comentario

  1. Froylan Ochoa Alcantara said,

    Pues parece que no es el metodo politico adecuado por que aquí en Honduras no ha dado resultado, si es que ha habido implementacion de este sistema….aqui lo que conviene es fortalecer la democracia y que la misma sea funcional y practica para todos los ciudadanos….por que la demo que vivimos esta muy debil….Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: