Cultura y política

junio 18, 2013 at 12:53 am (Uncategorized)

Cultura y política

 

Anarella Vélez

 

Históricamente, las nociones de cultura y política van de la mano con la construcción del Estado Nacional. En este devenir la pregunta de:  ¿qué es ser hondureña/o? ha sido el eje conductor de la búsqueda de una explicación de nuestros orígenes y nuestros rasgos culturales propios. Por ello,  reflexionar en torno a la situación de la cultura en Honduras  supone un examen de  la sociedad en su proceso de cambio.

 

Vale reconocer que estas reflexiones parten de la convicción de que en la actualidad  coexisten formas nuevas de producción de la cultura que se mezclan con las tradicionales e históricas, y que esta compleja realidad genera públicos distintos y también,  otro modo de presentación de estos productos culturales ante la sociedad.

 

Por otra parte,  se debe entender  que este proceso de  producción, distribución, circulación y consumo de bienes culturales  en el contexto de la globalización adquiere particulares formas de expresión y que ésta especificidad afecta  a la cultura en sus múltiples manifestaciones. Las políticas públicas no pueden desconocer estas transformaciones del nuevo siglo.

 

Así mismo, el neoliberalismo y la denominada crisis económica internacional, que no es más que un reacomodamiento del sistema,  también tienen un impacto en los discursos culturales que dan paso al resurgimiento  de las identidades restringidas o culturas marginales, las cuales se definen y redefinen,  ya que no son rígidas ni inamovibles, y poseen rasgos de consumos globalizados, los  que,  en una sociedad democrática deben ser consideradas como parte de la vitalidad de la cultura hondureña.

 

La ciudadanía de nuestro  país tiene plena conciencia acerca de la inexistencia atávica de  una política de Estado para el desarrollo de la cultura, de ahí que hasta hoy, no encontramos bien definidos sus límites, sus imaginarios. En este mismo orden de cosas, la educación pública no ha jugado el papel tradicional de homogeneizar valores, identidades, subjetividades. Le ha dejado este papel a la iglesia.

 

De suerte, la sociedad civil ha contribuido a generar proyectos sociales y culturales, y tras el golpe de Estado del 2009, se ha gestado un nuevo público con nuevas demandas y exigencias de ofertas culturales que ha derivado en un campo cultural autónomo, que logra saltar sobre las barreras que le imponen las instituciones del  Estado y va más allá, se trata de una producción cultural que se insubordina ante el modelo económico y político que le impone obstáculos.

 

Estas nuevas propuestas cuestionan las connotaciones ideológicas que subyacen a la división entre cultura popular y cultura de élite, tan profundamente vinculada a una visión de la historia que contrapone la civilización a la barbarie. Esto ha generado un discurso artístico, cultural, profundamente marcado por la política, a pesar del castigo económico por el que atraviesa la sociedad hondureña.

 

Desde el sector cultura, se cuestionan las políticas de privatización de lo que deberían ser  empresas públicas, como aquellas de divulgación cultural –museos, medios de comunicación, entre otras- que ha reflejado la debilidad del Estado en el sentido de no establecer normativas claras al respecto.

 

Y lo más grave aún, es la descomunal diferencia entre el presupuesto asignado a la Secretaría de Seguridad y a la Secretaría de Defensa y la Secretaría de Cultura Artes y Deportes (SCAD), mientras a las dos primeras se le conceden L. 7,785,427,629 a la SCAD se asignan L. 238,818,556. Por estas razones, la ciudadanía está  convencida que la política cultural debe ser revisada para alcanzar lo que actualmente se denomina democratización de la cultura.

 

Hoy en día nadie duda que  uno de los elementos que  contribuyen al desarrollo de los pueblos es la inversión  en este sector. Nuestra Nación está conformada por diversas nacionalidades y etnias y se nutre de los diferentes aportes de la sociedad. Los aspectos de mayor trascendencia a la hora de abordar esta problemática es el de la conservación y el desarrollo de la identidad cultural en su diversidad.

 

Una Secretaría de Cultura,  para que sea funcional y eficiente,  deberá  ser dotada de facultades y de una estructura organizacional que permita gestionar, crear políticas culturales y desarrollo social de calidad, para lo cual es conveniente conocer las propuestas, demandas y criterios  del sector,  a fin de formular los conceptos claves necesarios para generar una visión de las políticas públicas de la cultura que responda a las necesidades de toda la ciudadanía.

 

 

Contacto: gloriaavelos@gmail.com

 

Anuncios

1 comentario

  1. castellanossampson1017 said,

    Brian José Castellanos Sampson. Numero de cuenta: 20141003583. Carrera: Lenguas Extranjeras con orientación en inglés o francés. Cabe decir que su blog cuenta con un extenso y completo material, muy fascinante la verdad aunque algunos aspectos tendré que investigarlos mas a fondo para lograr entenderlos a su nivel de expresión. Sus poemas, muy llenos de cultura y profundos en especial “Feministas en Resistencia” al mostrar el lado amable y agresivo que puede dar a conocer el género femenino. Y emocionante como permanece al tanto con las actividades políticas mostrando sus cifras exactas y dando a conocer el fraude que pueden llegar a cometer los actuales gobernantes mostrando tal cinismo. Espero lograr aprovechar al máximo su vasto conocimiento como una profesional y persona en lo que respecta a toda la historia de Honduras. Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: