Conversación con Oscar Borge, politólogo.

febrero 14, 2017 at 11:37 pm (Uncategorized)

oscar-borge-mejiaMayra Oyuela, Oscar Borge, Carlos Ordóñez.

Anarella Vélez

Oscar Borge Mejía (21 de octubre de 1981) nació en Nicaragua, es hijo del Comandante Tomás Borge,  fundador, junto con Carlos Fonseca Amador,  del Frente Sandinista de Liberación Nacional; su madre es María Noemí  Mejía, hondureña,  activista política en su momento, estudió en Moscú la profesión de anestesista. Borge Mejía estudió la carrera de Ciencias Jurídicas y ha hecho un par pos grados en Madrid: una maestría en Derecho y comunicaciones y otra en Ciencias Políticas,  especializándose en Democracia y Gobierno y en Diseño y Planificación de Campañas Políticas.

Abordar la trama de las condiciones políticas actuales de Honduras nos revela que éstas son difíciles y adversas.  Borge piensa que estamos en un momento de cambio pero institucionalmente no se ha reconocido ni valorado la importancia de la actual coyuntura. Considera que el golpe de Estado de 2009 es un parte aguas en nuestra historia. De hecho, se ha pasado de un sistema bipartidista a un sistema multipartidista, lo cual aún no se ha reflejado institucionalmente, y esto es fundamental para la salud democrática de este país, es decir, que las instituciones se vayan adaptando a ese sentir actual de la ciudadanía de este país.  No se debe desconocer que hoy por hoy Honduras es más plural, que ya no sólo se es liberal o conservador. Actualmente existen otras organizaciones partidarias, entre ellas LIBRE, que aglutina gente de izquierda y centro izquierda que ha entrado a jugar un rol esencial. Otra organización que surgió tras el golpe es el PAC,  un partido ideológicamente ambiguo, que representa un pensamiento que late en su seno de gente que no se incorpora a la izquierda pero que sí está molesto con el bipartidismo y la corrupción.

Borge esclarece que son difíciles de  sintetizar las acciones partidarias para enfrenar esta problemática, pero que, en síntesis,  puede señalarse que con el Mitch germinó un proceso de empobrecimiento en este país que  con la gestión de Manuel Zelaya Rosales  tuvimos  un respiro, ya que tras el primer año de gobierno su agenda estuvo marcada por la solución de los problemas internos y los indicadores económicos mejoraron, logró una estabilidad en los precios registrando los niveles más bajos de inflación y la CEPAL colocó a Honduras en uno de los primeros lugares de crecimiento económico de la región centroamericana en esos años.  Empero,  el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 interrumpió esta progresión. Lobo y Hernández han vuelto a agendar el tema de la seguridad pero lo abordan desde el punto de vista de agendas externas.

Por otro lado, es ineludible revisar los modelos económicos que se han impuesto a nuestro país y que han fracasado una y otra vez,  esto se refleja en el discurso desfasado que se refiere a la  escasez de empleo. Borge considera que un modelo de empleo precario no es la solución, es más bien perjudicial para el país que beneficioso. Asi se ha impuesto un modelo económico en los años 90 del S XX, el modelo maquilero que integraba a la mujer joven captada del sector rural. En esos años Honduras pasa a ser más urbana que rural debido a ese plan que no es rentable, ni aquí ni en ninguna parte del mundo. Ese cambio de lo rural hacia lo urbano y la instalación de maquilas que no pagan impuestos, que absorbía a las mujeres jóvenes pero que excluye a los hombres jóvenes,  rompe con la estructura familiar tradicional monogámica y heterosexual.  Las mujeres comienzan a ser mujeres solas por que los hombres, al no estar integrados en la economía, no están integrados al sistema económico y familiar. Ellos no encuentran salidas y emprenden su conexión con los grupos delincuenciales, sumado esto, la influencia de las maras de Estados Unidos es una amalgama explosivax Estamos ante un profundo debilitamiento del Estado.

Borge nos puntea la oligarquía está obligada a comprender que el sistema económico actual no resuelve la crisis, la profundiza. Con la confrontación con  estos grupos de poder va a ser difícil. Entiende y enfatiza que hay intereses políticos en disputa. Existen entes que proponen modelos diferentes a los que ponen en práctica los grupos de poder, pero ante una lucha bien organizada ellos tendrán que flexibilizarse, porque si no este país también lo van a perder ellos.  Por estas y otras razones,  Borge considera que en la campaña electoral que se avecina, con toda su complejidad, LIBRE debe insistir en su democratización y lograr su participación hacia las instituciones con TSE, de otro modo no tiene sentido participar en unas elecciones. LIBRE debe promover la unidad política y también debe definir claramente quién es su líder, quien lleva la batuta y quien es el o la candidata. Las campañas deben ser  unitemáticas para que surtan el efecto esperado, se debe  tener un posicionamiento dentro de cada temática de interés histórico social, se debe hacer una correcta lectura de qué es lo que afecta a la ciudadanía y generar una identidad política con esos problemas que afectan a la ciudadanía, sin abandonar,  por principio,  determinados temas. Por otra parte se debe entender que hay temas muy abstractos que no mueven a la gente, que generan poca identidad política y social, los temas abstractos son infértiles como bandera política.

 

Tegucigalpa,  3 de noviembre de 2016

 

 

Permalink 2 comentarios