6.5. Segunda Unidad. Estructura de la sociedad colonial.

Estructura de la sociedad Colonial

En el presente informe se estudian las características de la estructura social de la colonia. Los nombres que se le dieron a cada grupo humano de acuerdo a su color de piel; “la denominación racial”. Las oportunidades y desventajas que éstos tenían y su ubicación geográfica. Dentro de estos grupos el de mayor manifestación racial propia del periodo colonial fue el mestizaje, pero también existen otros como ser los criollos, mulatos y zambos; en el presente está detallado la mezcla que dio origen a cada grupo. La sociedad colonial se caracterizó por ser muy jerarquizada, la clase social más alta era la aristocracia.

Para hacer mención un poco de lo que ya han estudiado y expuesto los grupos anteriores recordaremos que la administración colonial, era dirigida por el rey principalmente, y éste era representado en las colonias por virreyes y gobernadores; el virrey era el otro yo del rey, tenia que ser de familia noble y en su administración era jefe civil y militar; tanto él como el gobernador: vigilaban la administración en materias de gobierno, judiciales, militares, eclesiásticas y económicas.

Al final del proceso de conquista las poblaciones indígenas fueron sujetas al poder español de forma indiscriminada. Los diferentes grupos indígenas se vieron reducidos a su mínima expresión, si acaso no fueron aniquilados del todo, el choque entre Europa y América resultó nocivo para los naturales, quienes vieron destruidos su orden social, creencias, sentido de la justicia y, en algunos casos hasta su lengua.

A manera de ejemplo, podemos citar que a mediados del siglo XVI… la población del centro y occidente de Honduras disminuyó de 600,000 habitantes en el momento de la conquista a 32,000 después de este proceso.

Como ya sabemos con la conquista surgen nuevos grupos raciales debido a la mezcla entre razas.

La sociedad colonial

Mestizaje: la posición de cada clase social y de cada uno de sus distintos elementos.

  • Peninsulares: blancos nacidos en España, originalmente lo constituían los conquistadores, entre los que vinieron campesinos, artesanos, militares, mineros; predominando los hombres sobre las mujeres. La inmigración española a América prosiguió durante todo el periodo colonial, ya que en la sociedad colonial centroamericana encontraban mayores posibilidades de movilidad social y mejoramiento económico que en la sociedad española rígidamente estructurada. Solo una minoría de ibéricos se benefició con las posesiones ultramarinas de España.
  • Criollos: blancos nacidos en América. Se empleó este término primeramente referido a los hijos de los conquistadores y primeros pobladores. Éstos eran los llamados criollos viejos. La constanteinmigración de españoles a la Capitanía General dio origen a los llamados criollos nuevos, quienes en conflicto con los primeros sostenían que su inmediata procedencia de España valía más que cualquier abolengo. Durante todo el periodo colonial existieron disputas y tensiones entre estos do grupos. El creciente número de criollos y de mestizos fue pronto visto por los peninsulares como una potencial amenaza a su dominación. En el siglo XVII, cuando ocurrió la contracción económica tanto en América como en España, se incrementó la competencia por el acceso a la riqueza, el estatus y la seguridad, los criterios de pureza de raza y fenotipo fueron reforzados tanto en España como en sus colonias. De acuerdo a Severo Martínez Peláez, las viejas familias herederas de la conquista fueron perdiendo terreno en lo económico y en lo político, pero las nuevas generaciones de criollos, sin alcanzar las más altas posiciones de mando, lograron enriquecerse y retener la posición que había correspondido a los antiguos criollos.
  • Mestizos: la mezcla de razas en América, bajo los efectos y las consecuencias de la conquista era inevitable. Al principio, su numero era limitado, la mezcla racial poca y la residencia de los europeos de corta duración. Sin embargo, la mezcla racial en América pronto produjo un estrato social que se hizo numéricamente significativo y ocupacionalmente necesario, pero que tanto en la práctica como en la teoría era objeto de discriminación racial y económica por parte de los blancos. Un ejemplo representativo es el siguiente: si bien por una parte los mestizos estaban exentos de pagar tributo (cuyo pago era obligatorio para el indígena), por otra el Estado les negaba la posesión de tierras. Esto se explica ya que los mestizos eran un contingente humano en crecimiento constante. Esta política originó que el mestizo, sin tener nada más que su fuerza de trabajo, se vio obligado a desplazarse a las haciendas donde vivió y trabajó a cambio de tierra en usufructo; en otras palabras, se volvieron arrendatarios. Debido a que los peninsulares y los criollos se constituyeron en la clase empresarial que manipulaban el trabajo indígena y negro, originó que los mestizos también llamados castas, fueran empleados como auxiliares asalariados en la minería, agricultura, como vaqueros, arrieros tejedores, herreros, pequeños comerciantes, etc. Y donde el trabajo era escaso, se convirtieron en vagabundos que robaban a las comunidades indígenas. Rechazados tanto por los blancos cómo por los indígenas.
  • Indios: los naturales que eran caciques colaboraron con los conquistadores y recibieron a lo largo del periodo colonial un trato preferencial por parte de los españoles, fueron conservados en sus puestos de dirigentes locales para exigir tributos y trabajo a las masas indígenas, facilitando así el sistema español de dominación indirecta. Los indígenas fueron concentrados en los llamados pueblos de indios o reducciones, lo que hacia mas fácil la recolección del tributo y el empleo de la mano de obra indígena. Debido a que la organización de los pueblos indígenas, como pieza clave de la estructura de la sociedad colonial, exigía la existencia de tierras enlas que éstos pudieran trabajar para permanecer en sus pueblos, sustentarse, tributar y estar en condiciones de ir a laborar en las haciendas, la Corona dispuso que tuvieran tierras ejidales. Las consecuencias inmediatas de la conquista y la ocupación de las regiones más densamente pobladas de las civilizaciones indígenas fueron catastróficas. Una combinación de enfermedades epidémicas (viruela, sarampión, tifoidea, etc.), de trabajo excesivo y la consiguiente debilitación física y el choque cultural inducido por el remodelamiento de una sociedad comunitaria conforme a las líneas individualistas orientadas hacia el lucro, produjo en el siglo XVI y principios de XVII un descenso demográfico intenso entre la población indígena. Esto trajo como consecuencia un incremento en la importancia de las castas en la población total, alrededor de 1650.
  • Negros: el africano fue desarraigado de sus comunidades de origen y traído a América contra su voluntad. Hay noticias de importación de esclavos  negros desde el momento mismo de la promulgación, en Guatemala en el año de 1543, de las Leyes nuevas. El negro que llegó a Centroamérica  en el periodo colonial, procedía de las Antillas y tenia su antecedente cultural en la llamada cultura Yoruba. Fue a partir de 1545 que la afluencia de negros a Honduras alcanzó una relativa consideración. Llegó principalmente a la costa norte, entonces poco poblada, y a la zona minera de la región central. El africano pronto se mezcló con la población indígena y mestiza, y sus descendientes se establecieron principalmente en los departamentos de Colón Atlántida, Yoro y La Paz. La esclavitud en Honduras fue siempre de poca importancia y los censos del siglo XVIII acusan su desaparición progresiva y la insignificante proporción que constituían los esclavos dentro de la población nacional.

Durante el siglo XVIII el núcleo mas importante de Honduras lo constituían los esclavos reales de Omoa; a fines del mismo siglo se estableció, en el actual departamento de Colón, un fuerte grupo  africano llamado “Vicentino”, ya que en 1796 los ingleses habían ocupado la isla de Roatán, poblándola con negros procedentes en su mayoría de la antigua posesión francesa de San Vicente, en las Antillas menores; posteriormente fueron transportados a Colón.En el noroeste de Honduras, región solo ocasionalmente visitada por los españoles y además poco poblada, el negro se integró con la población indígena constituyendo los zambos.

Esquema del Mestizaje 

Blancos               

Indios  El grupo mayoritario indígena sufre intromisión de dos razas distintas. Con el elemento blanco da como resultado el mestizo. Con el negro se produce el Zambo  Blanco con negro se produce el mulato..

Negros 
Los Grupos Sociales

Orígenes.

Los orígenes del grupo social sé remota a los tiempos de la prehistoria, cuando el hombre sintió la necesidad de agruparse, para enfrentarse a los problemas que a diarios confrontan.

La primera forma de agrupación humana recibió el nombre de hordas primitivas, que luego con el desarrollo del hombre fue ampliándose hasta llegar a las tribus, producto del desarrollo que alcanzó la sociedad

Haciendo énfasis al origen de los grupos sociales en las poblaciones Aborígenes, la Población de las aldeas se dividía entres jefes y trabajadores. Esta división era estable, es decir que los jefes habían constituido para fines del siglo XV un grupo social estable, separado del grueso de los productores. Sin embargo, ello no significa que esa división diera lugar a la constitución de clases sociales, porque los jefes no explotaban el trabajo de los productores directos. La función de los jefes era ya una necesidad debido al grado complejo de desarrollo histórico a que habían llegado los taínos. Las aldeas necesitaban especialistas permanentes que organizaran la producción, la distribución de los productos, la defensa militar de la comunidad, los rituales, los caciques y otros jefes subordinados se apoderaban de parte de los excedentes de los bienes materiales producido por el conjunto de aldeanos trabajadores, estando ellos mismos desligados de las faenas productivas directas.

Con esos excedentes, los jefes se hacían toda una serie de objetos de lujo y de ídolos muy finalmente construidos, que les servían para justificar su poder social. Lujo y rareza se hacían sinónimos de jefatura y, de esa manera, la posesión de objetos de lujo contribuía a hacerse respetar como jefes, a distinguirse del grueso de los trabajadores.

Cayendo en las etapas históricas de la formación social, podemos decir que la captación adecuada de las constantes que se han establecido en el acápite anterior, requiere ubicar las etapas históricas de la formación social dominicana. A partir de ellas se logra una comprensión más histórica y es más fácil introducir las mediaciones necesarias para la explicación de los procesos en sus accidentes, peculiaridades y resultantes.

En la captación general de los rasgos de la totalidad social se pasa a su periodización y en este se pueden diferenciales cuatro etapas fundamentales, cada una de las cuales, a su vez, consta de sub- etapas, así como de coyunturas económicas. La primera etapa se caracterizo por la acción primordial de la acumulación originaria, la formación de capitales en manos nacionales y la conformación de los rasgos fundamentales que ha asumido el sistema. Se podría definir la primera etapa como la de formación nacional del sector exportador, aun cuando en ella surge rasgos característicos de la formación social.

En la segunda se registró una aceleración de la inserción de la formación  social al sistema capitalista internacional, impulsada por la dominación del imperialismo. Fue además, consecuencia del detenimiento de las contradicciones que tenia el esquema anterior, de relativos rasgos nacionales.

Dado los procesos antes mencionados surgió un sector cualitativamente nuevo de la burguesía, el gran capital nacional, primordialmente continuidad de los altos círculos de la burguesía tradicional. Ese sector resulto de la combinación entre el acelerado acrecentamiento de las fortunas y la incursión en múltiples actividades, y ha tenido como nervio integrado al sector bancario, lo que ha definido una fisonomía conservadora y arcaica a la modernización de clase dominante. De esa manera la burguesía se ajustó a las exigencias de integración de la economía dominicana al sistema imperialista.

Siendo así  que hoy en día nuestra sociedad hereda ciertos caracteres de esta antigüedad, ya que los grupos sociales que hoy prevalecen en República Dominicana tienen secuelas prehistóricas, entre las cuales se destacan la alta sociedad compuesta por las personas con mayor estatus socioeconómico, (los que poseen mayor lujos y objetos de valor al igual que los jefes de las tribus). Ganándose así el respeto de los demás individuos que componen la sociedad. Por esto eso es importante hacer la reseña o más bien comparación antes mencionada.

Solo por el hecho de ser humano cada individuo siente la necesidad de reunirse o más bien conformar o crear su propio grupo social, de hay a que no se necesito de la civilización para que surgieran los grupos sociales mas bien la civilización hoy existe gracias a la conformación desde fechas antiguas de los grupos sociales, siendo así que cada ser viviente llamase así al hombre, se manifiesta a través de los grupos sociales viéndose en la cúspide de su altura, sin embargo según el pasan de los tiempos aumenta mas la necesidad del hombre por reforma el ambiente donde se desenvuelve. Siendo el poder quien le da el estatus social al hombre este siempre tendrá mayor ambición por ser más poderoso.

 

Concepto de Estamento

Es el ESTRATO  de una sociedad, definido por un común estilo de vida o análoga función social.   Es la división social que responde a los criterios propios del Feudalismo y el Antiguo Régimen.   Los estamentos tienden a ser agrupaciones cerradas, pues se entra en ellos normalmente por las circunstancias del nacimiento, a diferencia de las clases sociales,   que se definen por intereses económicos.

A pesar de ello, los estamentos no son absolutamente cerrados, a diferencia de las castas,   y existe la posibilidad de promoción social por méritos   extraordinarios, por ejemplo el ennoblecimiento a cargo del rey por servicios militares o de otro tipo, incluso por compra a cambio de dinero -venalidad de oficios y dignidades-; por matrimonio,   aunque las relaciones desiguales son mal vistas socialmente y por los mecanismos de reclutamiento eclesiástico que se justifican espiritualmente con el término vocación  -llamada divina-.

El estamento puede recibir también el nombre de estado, como ejemplo:  estado laico y estado eclesiástico,  no confundir con el concepto político de Estado,   referido a lo estatal y no a lo estamental-), pues se identifica con una característica definitoria e intrínseca a la persona, este es el caso del estados civil. También puede denominarse orden, y a la sociedad que se divide según ese criterio se suele llamar sociedad estamental o sociedad de órdenes

El entierro del Conde de Orgaz (1588), Domenico Teotocopuli El Greco.

Los estamentos privilegiados, nobleza y clero, se legitiman mutuamente en la cúspide social, y se les abren las puertas del cielo, de cuyo orden divino pretenden ser el reflejo terrenal. Los no privilegiados, a pesar de ser la gran mayoría de la población, están poco representados (lo que da su peso exacto en el sistema político y social): quizá sólo los dos únicos personajes que miran de frente al espectador (el pintor y su hijo) serían miembros de la burguesía; no aparece ningún campesino (los vecinos de la villa de Orgaz a los que hubo que obligar a pagar las rentas de las que salió el cuadro y la iglesia de Santo Tomé).

 

Sociedad Estamental

El término Sociedad estamental   designa un tipo de organización social basada en la desigualdad de condiciones, sancionada por el sistema jurídico-político y legitimada tradicional y teológicamente (por la costumbre y por una ideología  de base religiosa), en el que los individuos permanecen adscriptos a diferentes categorías (estamentos), ordenadas jerárquicamente dentro de su grupo humano, que prescriben la esfera de actividades a las que se pueden dedicar y sus limitaciones políticas, y que son en principio relativamente inflexibles a las variaciones e independientes de las acciones o logros (económicos, políticos, militares, intelectuales) de los individuos.

Algunos ejemplos clásicos son los derivados de las sociedades de raíz indoeuropea,   usualmente divididas en los tres estamentos de los sacerdotes, los guerreros/administradores y los agricultores/comerciantes. Podemos ver ese modelo en la India   hasta época reciente, aunque de la forma cerrada que se denomina sistema de castas, y en la organización de la sociedad en forma piramidal durante el Antiguo Régimen de Francia,   de manera que la nobleza, laica o eclesiástica, estaba por encima del resto de las personas, los burgueses, los comerciantes, los artesanos y los campesinos.

La sociedad estamental fue en Europa característica de la Edad Media y duró hasta la Revolución Francesa,   cuando nacía la sociedad burguesa,   que eliminó el factor delimitante a la riqueza y prestigio social que pueden poseer los individuos

 

Los tres estamentos

A pesar de que la constitución de divisiones estamentales puede verse desde la Antigüedad Tardía, en el Bajo Imperio Romano va otorgando a los latifundistas rurales un papel cada vez más superior a las decadentes ciudades, las invasiones germánicas definen la nobleza de sangre como estrato social superior, y el papel social y político del Cristianismo,   con el monacato y la institucionalización de la Iglesia,  no fue hasta la Plena Edad Meida que quedó definida en los reinos de Europa una sociedad estamental, dividida en nobleza, clero y tercer estado.

ESTRUCTURA SOCIEDAD COLONIAL.

La sociedad colonial se estructuró en diversos grupos o estamentos ordenados jerárquicamente.

En el siglo XVI, los conquistadores a raíz de sus hazañas guerreras ocuparon el primer rango social. Sus objetivos principales eran la riqueza, el poder y la honra. Les seguían los primeros pobladores que habían fundado ciudades e iniciado la colonización. Luego se ubicaron los vecinos con casa y patrimonio en la ciudad y los moradores que se ganaban la vida como mineros, pequeños comerciantes, artesanos o granjeros. Por último, los tratantes, pulperos, buhoneros, vendedores ambulantes, etc. conformaron el pueblo urbano.

Esta primitiva sociedad hispana, de marcado carácter señorial, se constituyó  en base al usufructo de la mano de obra indígena por medio de las encomiendas.   Gracias a la institución de los mayorazgos el grupo social dominante conservó la mayor parte de su patrimonio por generaciones.

Más adelante el dinero se convirtió en el mejor y más eficaz vehículo de movilidad social. Con él se podían comprar la nobleza y el favor del rey, especialmente a lo largo del siglo XVII. Los funcionarios más importantes de la corona, como virreyes, gobernadores,  etc., el alto clero, encomenderos y hacendados compartieron desde entonces este privilegiado estamento social.

Los hijos de los españoles nacidos en América -criollos- aumentaron paulatinamente en número y engrosaron al estamento social más alto. En el siglo XVIII comenzaron a autodenominarse americanos y disputaron fervientemente los principales cargos públicos a los peninsulares. Esta pugna fisuró la unidad y los intereses que había cohesionado al grupo blanco en los siglos anteriores, sembrando la semilla de la emancipación de las colonias americanas.

Criollos y peninsulares nunca fueron muy numerosos. A mediados del siglo XVI había unos 150 mil de ellos en la América española, cifra que aumentó a los 660 mil promediando el siglo siguiente. Recién a comienzos del siglo XVIII la población blanca sobrepasó el millón de habitantes.

Pero no sólo el dinero determinó la estratificación social durante la época colonial. Desde los primeros momentos de la conquista el español se unió sexualmente a las mujeres aborígenes, surgiendo de esa manera el mestizo.

Paulatinamente el número de los mestizos aumentó, cosa que se reflejó en la aparición de una legislación discriminatoria contra ellos. Así por ejemplo, se les prohibió tener repartimientos y encomiendas o desempeñar oficios públicos y reales. “Excluidos de toda función social y del reparto de bienes -señala Manuel Lucena Salmoral- fueron prácticamente empujados a ser pequeños agricultores en un mundo donde la tierra estaba ya repartida entre blancos e indios, lo que les convertiría en un detonador social”.

En las ciudades iberoamericanas convivieron los mestizos, negros e indígenas. Del cruce entre todos estos grupos nacieron las castas, uniones poli raciales de escasa incidencia blanca en las que el negro entraba como alguno de sus componentes. Para distinguir a los innumerables tipos étnicos que surgieron de estas uniones, en la época se empleó una nomenclatura muy pintoresca: mulato, zambo,morisco, albarazado, lobo, cambujo, tente-en-el-aire o no-te-entiendo son sólo algunas de las denominaciones que proliferaron en toda la América española.

Durante la colonia las castas se clasificaron teniendo en cuenta principalmente el color de la piel, en lo que Alejandro Lipschütz denominó acertadamente pigmentocracia. Es decir, se relacionó la condición social del individuo con el color de su piel; a mayor “blancura” se ostentaba una mejor ubicaciónen la sociedad indiana.

Era muy difícil acceder a los privilegios, derechos o bienes de quienes tenían la ventaja de contar con una piel más clara, transformándose el prejuicio racial en prejuicio social.

Un antiguo dicho colonial sintetiza el desprecio que sufrieron las castas por parte de los grupos más pudientes y “blancos”: “Ya en época muy tardía que Dios hizo el café e hizo la leche, pero no el café con leche”.

El nativo americano legalmente fue considerado superior a las castas. Podía disfrutar de sus propios bienes, cultivar sus tierras, criar ganados y comerciar sin las restricciones impuestas a mestizos, mulatos o negros. En efecto, la nobleza aborigen se relacionó con los grupos dirigentes hispanos y pudo conservar ciertos privilegios.

La masa indígena constituyó la base de la pirámide social por ser la principal fuerza de trabajo en la minería, agricultura,   obras públicas y en las industrias rurales o urbanas. Las leyes -que consideraban a los indígenas como menores de edad- regulaban sus actividades y los protegían. No obstante, en la vida real su subsistencia fue muy precaria y su condición social estuvo muy cerca a la de los grupos que legalmente eran inferiores.

El último lugar en la estratificación social americana lo ocuparon los esclavos provenientes de África. De acuerdo con Philip Curtin, los negros que arribaron a la América española durante la colonia superaron el millón de individuos.

Los africanos estuvieron sujetos a muchas limitaciones entre las cuales se cuentan la prohibición de portar armas, andar de noche por ciudades y villas, montar a caballo o tener indígenas a su servicio. Sin embargo, la situación laboral del negro no era tan mala como su condición jurídica. Debido a su mayor resistencia física y al tipo de trabajos que desempeñaron los esclavos negros lograron muchas veces una posición social superior a la del indígena.

El esclavo, especialmente en el siglo XVIII, pudo acceder a la libertad mediante la manumisión. Esta o le era concedida voluntariamente por sus dueños o la adquiría mediante la compra de su libertad a precio de mercado.

Un gran problema para las autoridades peninsulares fueron los negros cimarrones o esclavos fugitivos que huían de sus amos y se agrupaban en bandas. Algunos formaban parcialidades o palenques con una organización según formas políticas de origen africano y desde ahí se dedicaban a saquear haciendas, poblados indígenas y caminos para sustentarse.

LA SOCIEDAD COLONIAL

Durante la conquista se inició el largo proceso de formación de la sociedad colonial sobre la base de la población indígena sometida y la superposición del grupo de guerreros castellanos. Los españoles que arribaron a América lo hicieron convencidos de traer consigo los elementos de la civilización y por lo mismo negaron todo valor a las culturas nativas.

La sociedad colonial estaba organizada en un rígido sistema que distribuía la población en sectores claramente diferenciados y ordenados jerárquicamente.

El sistema social de la colonia no se entendería si no se tuviera en cuenta el factor racial. Su papel es tanto o más importante que los aspectos económico y cultural. La superioridad de la civilización traída por los españoles, la derrota y el sometimiento de los indígenas y la importación de negros que se encontraban en bajos niveles culturales, determinaron , junto con el triunfo de los blancos, el imperio de un duro prejuicio racial, que la miseria y la abyección de los vencidos parecía justificar. La flojera, los vicios y toda clase de tachas morales, eran vistas como defectos inherentes a las razas indígena y negra, en contraste con la superioridad del elemento blanco. Esta valoración de la blancura actuaba poderosamente en la distribución de los individuos a escala social. Aquellos que exhibían rasgos blancos estaban seguros de conservar su situación o mejorarla y en ningún caso descenderían muy bajo si la suerte les era adversa. En cambio, un mestizo o un mulato que acusase marcadamente su sangre indígena o negra, tenía vedado cualquier ascenso.

De esta manera el prejuicio racial actuaba como factor de estratificación social y a través de los siglos continuaría pesando fuertemente.

Pero fue principalmente en los siglo XVI y XVII donde la sociedad chilena se caracterizó por una profunda estratificación de orden racista. Los estamentos tuvieron el siguiente orden, más o menos:

1) BLANCOS: constituyeron la cúspide del orden social, diferenciándose dos grupos: los españoles o peninsulares y los criollos.

Los primeros, como representantes directos de los intereses del rey, ocuparon los altos cargos de la administración pública y de responsabilidad política; eran, en consecuencia, los que ocupaban los cargos de virreyes, gobernadores, corregidores, intendentes o miembros de las audiencias.

Los segundos eran hijos de españoles nacidos en América; quienes realizaron la conquista, beneficiándose con el reparto de tierras y encomiendas. Un sector importante de ellos dio origen a la aristocracia. En sus manos se encontraba la riqueza, el prestigio social y cultural, pero carecían, o más bien estaban marginados, de la toma de decisiones políticas.

2) MESTIZOS: inicialmente hijos de blancos con indígenas, pero más tarde definió cualquier unión multirracial. Llegaron a constituir el grupo más numeroso y la principal fuente de mano de obra.

3) INDIGENAS: se distinguieron diferentes categorías según la legalidad impuesta por el conquistador: rebeldes, habitantes en el área del Biobío a Valdivia, comprendía a araucanos, huilliches y pehuenches; esclavos, condición a la que eran reducíos los indios que no aceptaban someterse a los conquistadores, por lo tano, eran indios rebeldes capturados; encomendados, comprendía a los indios que habían sido repartidos en las encomiendas, comprendió principalmente a diaguitas y picunches, con quienes se realizó el mestizaje más intenso, y luego a araucanos, huilliches y cuncos; amigos, fueron aquellos indígenas que cooperaron con los españoles en el proceso de conquista, incluyó, inicialmente, a los picunches, pero más tarde también a araucanos y huilliches.

4) MULATOS Y ZAMBOS: productos de la unión de negros y blancos y negros e indígenas, respectivamente, este sector fue poco numeroso, debido al reducido volumen de negros traídos a Chile. Fueron rápidamenente absorbidos por el grupo mestizo.

5) NEGROS: llegados a Chile desde los tiempos de Valdivia, pero por el ritmo de producción de la economía chilena, su alto costo y la existencia de una importante masa laboral de indígenas, no se hizo urgente su internación a la gobernación de Chile.

En el transcurso del siglo XVIII, sin embargo, tendió a borrarse el aspecto estamental de la sociedad no como resultado de un proceso de democratización de la misma sino porque se debió a la difusión del estrato mestizo con el de mulatos y zambos, mientras los indígenas no cesaban de disminuir.

Cinco causas que provoco la extinción del grupo indígena:

1. Sobreexplotación laboral.

2. Enfermedades y epidemias (sífilis, chavalongo, pestes).

3. Alteración de la dieta alimenticia.

4. El mestizaje.

5. La guerra de Arauco.

Pero si este grupo estaba en contracción demográfica, el de los mestizos se encontraba en franco proceso de expansión. Ya en el siglo XVII resultó ser el de mayor crecimiento y por lo mismo pasó a constituir la mano de obra barata en las faenas agrícolas.

En resumen, en el siglo XVIII se diferencias dos grandes grupos sociales: el de los mestizos, donde se origina el campesinado chileno, y la aristocracia terrateniente, a cargo del poder político desde 1810.

 

I) LA ARISTOCRACIA.

Formada originalmente en el grupo de los conquistadores, estaba destinada a gozar de los privilegios de la sociedad colonial. Los conquistadores formaron un grupo privilegiado que disfrutó de las encomiendas, explotó los lavaderos de oro y la tierra, dirigiendo en gran medida la suerte del país.

Descender de los primeros conquistadores constituyó un mérito especial, reconocido por el rey y respetado por la sociedad.

Durante el siglo XVI, el tener una encomienda y haber participado en la guerra de Arauco eran motivos de encumbramiento social. Los servicios prestados en ella distinguían a oficiales y les daban acceso a altas posiciones sociales.

El goce de encomiendas garantizaba a la aristocracia mano de obra gratuita y prestigio social. De acuerdo a las disposiciones legales, le encomienda se otorgabapor dos vidas, esto es al beneficiario y a su sucesor, para volver después a disposición de la corona y ser cedida de nuevo libremente a quien tuviere el mérito o las influencias necesarias. En la práctica, las encomiendas permanecían, por lo general, en las mismas familias.

Como base de la riqueza familiar, la encomienda pierde importancia en el siglo XVII. Lo que sucede ahora es que la tierra comienza a ser valorada como la principal fuente de riqueza. ¿Cuál es la causa? Desde fines del siglo XVI se comienza a desarrollar un intenso comercio con el virreinato del Perú. Lentamente Chile se va transformando en exportador de productos derivados de la ganadería; entonces, ahora quien posee tierra podrá dedicarse a la crianza de ganados y, en consecuencia, en exportador.

El aprovisionamiento del Perú y el tráfico de retorno elevaron la fortuna de algunos mercaderes. La elaboración de ciertos productos en los obrajes y talleres, la producción de vino y aguardiente, dieron regulares beneficios a los agricultores más activos, que además del trabajo de la tierra se atrevieron a iniciar empresas comerciales.

Paralelamente se realizó un proceso de criollización, en que los hijos del país adquirieron importancia y terminaron por gravitar manifiestamente. Es decir, en las primeras épocas el elemento peninsular fue el más numeroso dentro de la aristocracia y el de mayor prestigio social, pero lentamente comenzó a ser igualado y suplantado por el grupo criollo, formado por los descendientes blancos de los españoles.

Además del desarrollo numérico, también la riqueza y la influencia social iban pasando a mano de familias criollas, que heredaban las tierras, las grandes casas de las ciudades y las encomiendas, hasta llegar a ser el sector propietario por excelencia. En cambio, los españoles iban quedando reducidos a la burocracia superior y a otras funciones, detentando la autoridad y la influencia social.

A su vez, los criollos conservaron los cargos del cabildo, el que utilizaron como un medio para defender sus intereses.

Si hubiese que definir en pocas palabras el carácter de la aristocracia en las primeras centurias, habría que decir que durante el siglo de la conquista (XVI) fue un grupo militar y encomendero con predominio español y que durante el siglo XVII se consolidó como grupo criollo de acentuado carácter terrateniente y comercial.

Durante la última centuria colonial (XVIII) la aristocracia acentuó su relieve y tomó fuerte conciencia de su valor. El incremento de su riqueza y la conciencia de su valer quedaron en evidencia en este siglo con la adquisición de títulos de nobleza, de hábitos de orden de caballería y la fundación de mayorazgos.

Agrega, pues, a su carácter de comercial y terrateniente, el de nobiliario.

Catorce títulos de nobleza fueron otorgados por la corona desde fines del siglo anterior a familias de reconocidos méritos y antecedentes, que debían probar grandes servicios prestados por ellas y sus antepasados al rey y a la comunidad, amén de una conducta intachable. Era necesario además pagar una fuerte suma de dinero.

Otra forma de distinguirse era mediante la obtención de hábitos de las órdenes de caballería, que, aunque de menor categoría, eran sumamente estimados.

La institución de los mayorazgos consistía en el derecho del hijo mayor a heredar un conjunto de bienes muebles e inmuebles, como casas, chacras, haciendas y joyas, que eran del dominio perpetuo de una familia con prohibición de enajenarlas. El fundador disponía de cuáles bienes deseaba vincular al mayorazgo y debía obtener la aprobación del rey, que la concedía sólo a familias pudientes.

II) MESTIZOS, MULATOS, ZAMBOS.

En el lenguaje de la época el pueblo era el más alto grupo social, el único que tenía actuación pública. Las capas inferiores recibían el nombre de plebe o la connotación racial de castas. También se denominó en un sentido más general a todos estos grupos con el nombre de bajo pueblo. Constituyó este sector la dotación de trabajadores campesinos, mineros y urbanos sobre los cuales la aristocracia ejerció control laboral.

Este sector fue víctima de una fuerte discriminación social por parte de la aristocracia. La discriminación funcionó a varios niveles. Por ejemplo, a los individuos de nacimiento irregular, de oscuro origen social o de dudosa reputación moral, o de ocupación deleznable, les fue prohibida la adquisición de encomiendas.

En 1549 una cédula real dictaminó que los “hombres ilegítimos” no podían ocupar cargos públicos sin un permiso especial del rey. En 1552 se decretó que los que desempeñaban un oficio manual no podían ser corregidores de indios. Ni podían ser oficiales de policía. No podían ser investidos como sacerdotes o monjas, a menos que obtuviesen una autorización especial.

De este sector, llamado bajo pueblo, se originó el campesinado chileno. Con el tiempo se formaron dos tipos de trabajadores campesinos: labradores y peones.

Los labradores eran trabajadores residentes al interior de las haciendas, en su mayoría eran hombres casados; disponían de un pedazo de tierra o tenencia y estaban obligados a desempeñar los trabajos que les asignaran sus patrones. Había en su interior varias categorías: estaban, en primer lugar, los empleados, hombres de confianza de los hacendados; los inquilinos o arrendatarios, que eran pequeños campesinos que recibían en arriendo un trozo de tierra, normalmente en los márgenes de las hacienda, a cambio de un canón o arriendo que se pagaba en trabajo.

Los peones, en cambio, eran trabajadores que no tenían residencia permanente en la hacienda sino que acudían a ella a contrata en períodos bien específicos, como siembra, cosecha o matanza, cuando no dio abasto la mano de obra residente. Se les llamó afuerinos, vagabundos o gañanes.

III) LA ESCLAVITUD NEGRA

Los primeros negros llagados a Chile lo hicieron en la expedición de Almagro, tal vez unos 150. Pero desde la empresa de Valdivia, al igual que la población española, su residencia se hace permanente.

Un argumento frecuente en torno a la intensidad de la esclavitud negra en Chile es que ésta no prosperó porque el clima era adverso y aún nefasto para la raza negra. Tal explicación resulta enteramente falsa, toda vez que los negros se adaptaron muy bien al clima del país. Más bien el uso masivo e intenso de negros se dio en las economías coloniales de plantación y en aquellas donde se agotó rápidamente la mano de obra nativa. En Chile no fue ese el caso, porque los colonizadores recurrieron a la esclavitud indígena y luego a la mano de obra mestiza. Situación que se vio favorecida porque los negros resultaban muy caros para la realidad económica chilena.

Desde los comienzos de la conquista y hasta 1590, los negros introducidos a Chile lo hicieron por la ruta Perú-Valparaísocon posterioridad, y para el resto del período colonial, la vía fue Buenos Aires-Santiago.

Destino de los negros en la sociedad chilena:

No todos permanecieron como esclavos. Ya a fines del siglo XVI estaban integrados al ejército que combatía en la frontera araucana en la categoría de soldados. Ese mismo rol desempeñaron zambos y mulatos.

También constituyeron artesanos especializados en las estancias, o capataces en las faenas mineras; fueron, asimismo, mayordomos, cocheros, cocineros o vaqueros. Gozaron de fama de ser trabajadores y disciplinados; de trato fácil y rápido en aprender. Bienqueridos por sus amos, ganaron posiciones de confianza, aunque ello no evitó que escaparan, como los demás grupos no blancos, al prejuicio racial.

Fueron las órdenes religiosas, en sus grandes propiedades territoriales, los mayores poseedores de esclavos negros, en especial los jesuitas.

Los negros llegaron al país principalmente como parte del tráfico o comercio negrero legal; pero también en la categoría de concesión graciosa, privilegio del que gozaron autoridades administrativas y eclesiásticas coloniales, de ingresar esclavos negros libres de todo impuesto para servicio de casa, puesto que estaban excluidos de la percepción de encomiendas.

 

Conclusiones

En resumen, durante el periodo colonial, el desarrollo de las manifestaciones artísticas, así como la de las ciencias y las letras estuvo determinado en su conjunto por el apoyo, control y decisión de la iglesia católica casi en su totalidad,  es decir, las manifestaciones culturales fueron instrumentos esenciales de la iglesia, primero en el proceso de conquista espiritual y después, en su necesidad imperiosa de controlar la creación artística, científica y cultural para el mantenimiento y control de la sociedad colonial.

 

WEBBLIOGRAFIA consultada

www.altavista.com

www.google.com

http://dca.gob.gt:85/archivo/070105/cultura1.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_de_independencia_hispanoamericanas


2 Comments

  1. maria da costa said,

    muy completo este informe que le aproveche… quien necesite de él.

  2. apuestas y pasión said,

    Es en la etapa en la que Alberto de Rosa se pone al frente de Ribera Sanidad cuando la compañía amplía sus horizontes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 6,093 other followers

%d bloggers like this: