Tercera Unidad.

UNAH Universidad Nacional Autónoma de Honduras

Contenido:

• Reformismo Militar

• Auge del movimiento obrero-campesino

• Movimientos revolucionarios en Centroamérica y su incidencia en la política interna.

 

Fecha de entrega: sábado 27 de junio de 2009

INTRODUCCION

El presente informe detalla un poco en lo que consiste el reformismo militar, el auge del movimiento obrero-campesino; movimientos revolucionarios en Centroamérica y su incidencia en la política interna. cada acontecimiento relevante se trata brevemente, se revelan sus ideales y razones de ser. •

BREVE HISTORIA DEL MOVIMIENTO OBRERO HONDUREÑO Sus inicios Para el 2001 nuestra clase obrera cumple más de 130 años, desde sus inicios, allá por 1869, las condiciones de vida en la minas de San Juancito, eran de extrema miseria y sufrimiento, esto dio origen a los primeros movimientos huelguísticos y las primeras organizaciones de carácter obrero en el país. A estos movimientos de huelga la respuesta estatal fue de represión y cárcel a los trabajadores

El sector bananero: Ya para 1902 el banano representaba la mitad de la producción nacional, y sus trabajadores vivían en condiciones infrahumanas. Pero estos en 1916, 1917 y 1920 realizaron las primeras huelgas parciales en el sector del enclave bananero y el sector ferrocarrilero, todas por mejores condiciones de trabajo y aumento de salarios. La respuesta gubernamental y patronal fue de represión, cárcel y exilio para los trabajadores.

El 18 de mayo año de 1921 se formó la Federación Obrera Hondureña, FOH, compuesta por sociedades obreras y sindicatos de artesanos. Esta organización tenía como principio fundamental el auxilio mutuo y la fraternidad entre las distintas agrupaciones que la conformaban.

El 1º de mayo de 1922 se funda, en San Pedro Sula, el Partido Comunista de Honduras, PCH. A la cabeza estaban Manuel Cálix Herrera y Juan Pablo Wainwright, estos junto a obreros bananeros conforman los primeros círculos de estudio sindical y obrero de Honduras. Esto dio como resultado que el 12 de marzo de 1925 se desatara una gran huelga en la empresa bananera Cuyamel Fruti Co. en demanda de mejores condiciones de vida, la respuesta del gobierno y la transnacional fue de exceso represivo en contra de los trabajadores.

Nace la Federación de Sociedades Obreras del Norte El 1º de mayo de 1926 se crea la Federación de Sociedades Obreras del Norte, organización de corta vida, auspiciada por el PCH, pero que nace como alternativa a la limitada organización mutualista que era la FOH, que ya había expulsado a Manuel Cálix Herrera y a otros dirigentes obreros, quienes juntos con organizaciones de artesanos y obreros fundan el 1º de mayo de 1929 la primera federación clasista conocida en Honduras: la Federación Sindical Hondureña, FSH.

La Huelga del 32 y el Fin del Movimiento Clasista Entre los meses de enero a abril de 1932 se desata una de las huelgas más largas registradas hasta esa fecha en el país; primero se da en el sector de los muelles y ferrocarrileros y después se prolonga hacia el sector bananero de la United Fruti Co., las demandas fueron resueltas en sus puntos menos importantes y en parte en la reducción de la rebaja salarial realizada por la transnacional bananera.

En 1933 asume la presidencia de la República Tiburcio Carías Andino, auspiciado por las transnacionales gringas. El Cariato y su dictadura se prolongaría por 16 largos años. Después de establecer una estrategia de represión antiobrera. Producto de esta represión todas las organizaciones obreras fueron declaradas ilegales y sus dirigentes fueron asesinados, otros exiliados y muchos recluidos en el temido Castillo de Omoa. Con esto se cierra una etapa de auge y de lucha histórica del movimiento obrero hondureño, que terminaría trágicamente, producto de la represión Carísta.

La Nueva Etapa de la Organización Obrera 11 años después, en 1944, se creó en Guatemala el Partido Democrático Revolucionario de Honduras, PDRH, que tenía como objetivo derrocar a la dictadura de Carías mediante un movimiento armado. En el año de 1949 surge el Comité Coordinador Obrero, CCO, organización que unifica a los diversos sectores obreros. El CCO a pesar que el sector bananero se encontraba al margen, fue la primera en exigir la emisión un Código laboral, leyes de protección a la niñez y otras reformas en beneficio de los trabajadores.

En 1953 Gálvez clausura el CCO y algunas organizaciones obreras y de artesanos, pero a pesar de la represión nace el Comité de Unidad Sindical (CUS), activo promotor de la huelga del 54. La Huelga del 54 A partir del 10 de abril en diversas partes del norte en la empresa Tela Ra.Ro.Co. Se generan los primeros conflictos. Los primeros en irse a huelga fueron los trabajadores del muelle, le siguieron los trabajadores del departamento de ingeniería y el 30 de abril todos los obreros de El Progreso estaban en huelga. Se creó el 17 de mayo el Comité de Central de Huelga quien llamó a la celebración del primero de mayo y con esto se impulsó aún más la huelga y el apoyo de otros sectores.

La huelga del 54 se prolongó por más de 3 meses y movilizó a grandes segmentos de la clase trabajadora, estudiantil, así como artesanos y sectores del pueblo no organizado. Por sus logros, organización y forma de lucha se reconoce a esta huelga como una de las más importantes de la historia del movimiento obrero hondureño y centroamericano. Nace el Sitraterco y el Sutrasfruco El comité Central de Huelga se convierte en agosto del año 54 en el Sindicatos de Trabajadores de la Tela Ra.Ro.Co., Sitraterco, con 12 mil trabajadores y pasó a convertirse en uno de los sindicatos más importantes del país. El 31 de mayo de 1955 se fundó el Sindicato de Trabajadores de la Standard Fruit Co., Sutrasfruco, y otros de igual importancia.

También se forma la Federación Sindical de Trabajadores Nacionales de Honduras y tres años después, El 20 y 23 de diciembre de 1958 se constituyó la FECESITLIH, bajo el apoyo de la ORIT. Una Junta Militar cedió el poder a Villeda Morales en diciembre del 57, quien crea el código laboral y el servicio de seguro social. Y el golpe militar de López Arellano del 63 habría de sacar Morales del poder, con esto se desata una fuerte represión en contra de los sectores sindicales. En 1964 se crea la Confederación de trabajadores de Honduras, CTH, con el apoyo de la ORIT.

La Huelga General del 65 El 25 de abril de 1965 se desarrolla una gran huelga nacional con la participación de la FECESITLIH, considerando la necesidad de hacer frente la brutal represión desatada por los militares y en apoyo al Sindicato de Trabajadores de la Empresa Río Lindo ante la negativa de la empresa de llamar a la negociación el contrato colectivo. La huelga fue disuelta después de una brutal represión. En los 70’s En 1970 se crea la Central General de Trabajadores, CGT.

Y en 1976, ante la escalada represiva del gobierno y de sectores sindicales, se forma el Frente Amplio para la Defensa de las Conquistas Sociales, con el apoyo de sindicatos y organizaciones populares. En 1978 se realiza en la Ceiba el asalto de parte de la dictadura de Melgar Castro a la exitosa Empresa Asociativa campesina de Isletas (EACI). Para aquella época los llamados Frentes Democráticos, creados y financiados por la Tela y la Standard, habían tratado de copar todos los espacios de la vida sindical hondureña. Los 80’s y 90’s Durante la década de los ochenta se lleva a cabo en el país una de las más cruentas y sangrientas de la represiones en contra de la clase obrera y los diversos sectores organizados del pueblo.

De los gobiernos liberales de los ochenta, ninguno significó un avance para los sectores populares u obreros, en cambio sirvieron como gobiernos títeres a los intereses del imperialismo norteamericano. Desencadenaron una brutal represión que dio como resultados 184 desaparecidos y cientos de exiliados y miles de reprimidos a través de su “Doctrina de Seguridad Nacional”.

En los 90s nace la Central Unitaria de Trabajadores de Honduras, CUTH (1992), con una tendencia más contestataria. Pero Durante casi toda la década se destaca el eficiente trabajo de cooptación (compra del silencio) por parte de los gobiernos nacionalista y liberal hacia los dirigentes obreros, que a pesar de la agudización de la crisis social y económica, se mantuvieron al margen y con una posición conformista, en relación a los miles de problemas de los sectores populares y la clase obrera. 69 Días de HUELGA NACIONAL “Ni la hojas se mueven en el imperio del banano” Se decía en aquellos tiempos y como dando a entender el inmenso y refinado aparato de represión de las transnacionales bananeras, a través de la cual se mantenía a las y los trabajadores del banano, encerrados en una inmensa prisión verde, como la describiera Ramón Amaya Amador.

Sometidos a un régimen tiránico e injusto que le negaba sus más elementales derechos de organización sindical, los obligaba a recibir salarios miserables, a soportar despidos arbitrarios, malos tratos de los mandadores o capataces y a vivir en insalubres barracones padeciendo paludismo y fiebre amarilla que siempre ocasionaba la muerte. Las Razones de la Huelga Sobre la base de las condiciones insoportables de vida es que se desarrolla la gran huelga de abril a julio de 1954, que paralizó no solo las plantaciones bananeras sino la casi totalidad de la actividad productiva del país. La huelga estalla el 30 de abril en las instalaciones de la Tela Railroad Company, en El Progreso, Yoro, después se extendió a la totalidad de las instalaciones de la empresa en La Lima, Puerto Cortés, y Tela de donde se propaga a las plantaciones de la empresa Standard Fruit Co. en La Ceiba.

En La Ceiba, además de los trabajadores bananeros, entran en huelga los obreros de la embotelladora de bebidas refrescantes y cervezas, los de la fábrica de jabón y manteca y de zapatos. En San Pedro Sula, La Cervecería Hondureña, la Tabacalera Hondureña, varias empresas textiles y los mineros de El Mochito propiedad de la Rosario Mining Company. También se declararon en huelga, en Tegucigalpa estudiantes universitarios y de secundaria junto con los maestros se paralizaron en solidaridad con los trabajadores bananeros y recolectaron fondos y alimentos para los huelguistas. ¿Quién Condujo Realmente la Huelga? Sobre la base de la organización clandestina y de la educación sindical de los núcleos más destacados de los trabajadores bananeros, es que se desarrolla la huelga. En este trabajo tuvo una valiosa participación el Partido Revolucionario Democrático de Honduras, que mediante los periódicos clandestinos educaba sindical y políticamente a los trabajadores, al igual que algunos núcleos iniciales del Partido Comunista de Honduras.

Sin embargo, pese al esfuerzo desplegado por estas dos organizaciones progresistas, finalmente se impuso a través de la represión del estado y de los monopolios bananeros, una posición de liderazgo más cercana a los intereses patronales auspiciados por la United Fruit Company y de la Organización Regional Interamericana del Trabajo ORIT.

Los Objetivos de la Lucha:

• El derecho a la libre organización sindical.

• Aumento de salarios a trabajadores y empleados.

• Mejoramiento de las condiciones de trabajo.

• Jornadas de ocho horas diarias y de seis nocturnas.

• Salario doble por horas extras. • Salario igual por igual trabajo.

• Cese de los despidos arbitrarios.

• Cese de la discriminación racial.

• Tratamiento médico gratuito en los hospitales de la compañía.

• Enseñanza primaria laica y gratuita.

• Jubilaciones para los muelleros.

Los Logros de la Huelga Entre otros de beneficio particular para los bananeros se conquistó:

• El reconocimiento del derecho de sindicalización.

• La aprobación futura del Código del Trabajo.

• La creación del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

• Disminución de las horas de trabajo.

• Mejoramiento de algunos salarios.

Fuente: http://www.honduraslaboral.org/leer.php/136 1.

CAUSAS Y ORÍGENES DE LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DEL FRENTE FARABUNDO MARTI PARA LA LIBERACIÓN NACIONAL FMLN.

El Salvador entra en crisis histórica con el levantamiento militar de el 15 de octubre de 1979, crisis que se venía gestando de manera acelerada durante toda la década de los 70s con el surgimiento y consolidación de las fuerzas revolucionarias. El 15 de octubre fue el resultado de condiciones objetivas mas que de voluntades personales o grupales, pudieron ser unos u otros los que intentaron sacar el país de la crisis profunda en la cual se encontraba pero el intento era inevitable tanto por la presión de los hechos mismos como por el reflejo de esa presión en fuerzas sociales y políticas. El golpe de estado fue un intento por superar la crisis en que había entrado la estructura económica y socio política del país. Esta situación se caracteriza por: – Incapacidad del ordenamiento económico vigente para responder de manera satisfactoria a las necesidades básicas de la mayoría de la población. – Resistencia violenta de los poderes dominantes a los cambios reformistas que pudieron traer un mejoramiento paulatino de la estructura económica. – Imposibilidad de que las fuerzas políticas opositoras llegaran al poder por la vía democrática. – Un poderoso movimiento revolucionario que se había ido gestando desde 1971 y que para 1977 contaba con gran poder de masas y con un incipiente poderío militar. – Aumento cuantitativo y cualitativo de la represión y la violencia generalizada de los derechos humanos para impedir la organización popular. El golpe de estado de 1979 significa la convicción generalizada de la conducción política del Gral. Romero que era la continuación agravada de la conducción política de sus antecesores. La convicción no era unánime ni sobre la causa del fracaso de los regímenes anteriores, ni sobre las soluciones más oportunas, pero si existía una intuición general de que la última causa de los males estaba en el predominio de una clase social que no solo usufructuaba injustamente, sino que, tenía todos los centros de decisión política. Esta clase estaba en posibilidades de filtrar a todos los estratos sociales y en todas las instituciones, desde el ejercito a la iglesia. 1979 evidencia el fin de una época, aunque no anunciaba los rasgos fundamentales de lo que debería ser el principio de la nueva falta de claridad en este punto condujo el proceso en forma equivocada. Las equivocaciones fundamentales fueron las siguientes: – Excluir desde el principio de solución de la situación imperante al sector de pueblo organizado y a las mismas organizaciones revolucionarias que eran el enemigo principal de la clase dominante. – Basar todo el proceso de solución a una Fuerza Armada de la cual se conocía su grado de corrupción. – Pensar que es posible una solución media o centrista entre la clase dominante y la clase revolucionaria en un país como El Salvador con un específico estadio de desarrollo. Con estos errores el fracaso era seguro y lo que se pretendió resolver, en vez de mejorarse se empeoro objetivamente, aunque eso movió dialécticamente las fuerzas que lo podían empeorar. La juventud comunista tenía una posición flexible en el sentido que podían iniciar la lucha con otros movimientos aunque no fueran marxistas, pero que estuvieran dispuestos a tomar las armas; de esta manera junto con la juventud demócrata cristiana, disidentes del Partido Demócrata Cristiano se organiza el movimiento armado. El obstáculo principal para el desarrollo del trabajo militar era la concepción acerca del probable desarrollo de la lucha armada en el país, según el cual la pequeñez territorial, la alta densidad poblacional, el desarrollo militar y la movilidad del enemigo y como consecuencia la imposibilidad de construir una retaguardia descartada la posibilidad de una guerra de guerrilla y privilegiaban la insurrección que debería asegurar la victoria rápida de la revolución. Para finales de los años 70 se encuentran, después de un complicado y dificultoso recorrido cinco organizaciones con un alto grado de consolidación inicial, con planteamientos comunes en sus rasgos esenciales, pero con una trayectoria de estructuración orgánica muy distante y desconocida para los otros. Se podría utilizar la imagen de un desarrollo paralelo hacia un mismo objetivo. Una vez que inician el trabajo con las masas populares ante la evidencia de que algunos sectores estratégicos como los trabajadores del campo y los maestros que en ese momento tenían la certeza de unificarse en el pleno de las organizaciones de masas, pero no en el plano de las organizaciones de masa, pero no en el plano de lo que podía constituirse en partido político de cada organización revolucionaria nace así el intento primario que llevo el nombre de Frente de Acción Popular Unificado (FAPU) en 1974. A partir de esta fecha comienza a tomar cuerpo las distintas organizaciones populares de masa, cada una de ellas unidas a su correspondiente organización político militar; pero es hasta 1979, cuando se acelere el proceso unitario se une primero tres de las organizaciones político militar Fuerza Popular de Liberación, Resistencia Nacional y Partido Comunista Salvadoreño – dejando provisionalmente fuera de la alianza a la cuarta organización Ejército Revolucionario del Pueblo. El intento unitario se convirtió así en un espacio para tratar de imponer la hegemonía por parte de las distintas tendencias políticas, lo cual de acuerdo al desarrollo de la misma era prácticamente imposible. Estas organizaciones durante tres años lograron comprender que era necesario la construcción de organizaciones de masas propias a cada tendencia y un mayor desarrollo de esta para poder impulsar nuevos intentos unitarios. El intento unitario plasmado en el FAPU no se debe considerar como un fracaso. Las bases objetivas para el proceso unitario se encontraban ya en buena medida en los planteamientos estratégicos iniciales de las distintas organizaciones revolucionarias. La construcción de los distintos frentes de masa y la adopción de plataformas y formas de lucha semejante complementan las bases indispensables para la unificación gradual y sostenida la cual se vuelve necesaria a partir de la coyuntura y el nuevo periodo político que se inicia con el golpe militar el 15 de octubre de 1979. La unificación de las organizaciones FPL, PCS, RN, se forman posterior a el golpe de estado de 1979 cuando se crea la coordinadora llamada tripartita, que constituye el antecedente del FMLN. Era evidente que en los años posteriores la lucha armada iba a pasar a primer plano y esto hacía que el proceso de unidad que se iniciaba tenía que desarrollarse. Este proceso proporciona un salto cualitativo el 22 de mayo de 1980 con la constitución de una dirección unificada de todas las organizaciones, que trazaría y aplicaría la línea político militar única para todos, y dirigirá la guerra revolucionaria. La importancia de este nuevo paso es la unidad de la izquierda no esta en la admisión oficial del ERP, hasta ese momento vetadas por rivalidades históricas de la Resistencia Nacional, la importancia estriba en que se ha llegado a una dirección unificada de todas las organizaciones revolucionarias y en consecuencia todas las organizaciones de masa que dependen de ellas y también en que esta dirección va dirigir unitariamente la guerra de manera que el gobierno Demócrata Revolucionario, que se pretendía establecer fuera unitaria. Esto demuestra que son las condiciones históricas las que van imponiendo la unidad y no las disposiciones subjetivas a quienes se han sometido a las exigencias de la unidad. A finales de 1980 la unidad queda constituida por 4 organizaciones y se forma el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional el 10 de octubre de ese mismo año, integrándose a finales de noviembre el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC) este tenía como objetivo implantar el trabajo político mediante estructuras partidarias. En el punto de fundación del FMLN la integración de las organizaciones revolucionarias llega a tener una calidad superior ya que los objetivos de cada organización se unen formando la organización política del FMLN, entendida esta como una fuerza capaz de luchar por la transformación de la sociedad. Al hablar de la organización política del FMLN no se puede quedar fuera, un factor que ayudo a abrir espacios políticos, tanto a nivel externos como interno, refiriéndose a la alianza con el Frente Democrático Revolucionario. FDR. El conflicto Salvadoreño, a pesar de su origen interno regionalizado por la interrelación de los factores externos, los cuales fueron: la influencia ideológica de la tendencia Marxista – Leninista que fue la doctrina que más predomino en los movimientos revolucionarios de El Salvador y a la vez, la estrategia de política exterior norteamericana hacia el país, en donde sus intereses se visualizan dentro de las relaciones del sometimiento de orientar una política que este a su favor, lo cual trajo como consecuencia una intervención, acentuándose más las violaciones de los derechos humanos frente a lo cual reacciona la comunidad Internacional manifestándose México y Francia, al formular un documento en el cual invitaban a las partes Gobierno y FMLN a tomar una decisión para detener el conflicto bélico en el país. Los puntos principales de la declaración Franco Mexicana fueron el reconocimiento de la alianza del Frente Farabundo Martí y del Frente Democrático Revolucionario, como fuerzas políticas representativas, en consecuencia era legítimo que la alianza participara en el instauración de los mecanismos de acercamiento y negociaciones necesarias para encontrar una salida viable a la crisis del país. 2. ALCANCES Y LIMITACIONES DEL FMLN EN SU ORGANIZACIÓN POLÍTICA DESDE SU FORMACIÓN HASTA (1980-1991). Conocer cuales han sido las limitaciones y alcances de la organización política del FMLN es importante considerar la revalorización que hace la organización en sus propuestas adecuándolas a la realidad, para el caso se analizará la incidencia de la ofensiva general de 1989, que llevo a flexibilizar sus propuestas. La complejidad, la correlación de fuerzas internas y la ubicación geopolítica de El Salvador demostró la inviabilidad del modelo ideal (Revolución marxista – leninista para establecer la dictadura del proletariado) obligando a cambiar y afinar la propuesta inicial del FMLN, pasando a buscar establecer un régimen democrático, antioligárquico y antiimperialista que permitiera la autodeterminación de los sectores populares y terminar con el régimen de exclusión político y explotación económica que ha prevalecido en el país. Este planteamiento representa un avance importante respecto a los planteamientos de cada una de las organizaciones del FMLN en la década pasada. Se estaba consciente de que no era posible implantar en El Salvador el marxismo leninismo como doctrina, sino que la realidad objetiva de la situación impone ciertas limitaciones sin las cuales el desarrollo económico y la convivencia pacífica interna y externa no serían posibles.

BIBLIOGRAFIA

www.honduraslaboral.org/leer.php/136

www.google.com

eltorogoz.netrtc.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: