Z. Postee aquí sus informes de exposición de la Primera Unidad (HH 101 secc 08-01, Tercer Período 2011)

17 comentarios

  1. Ana Aly said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras
    Sección: 8-08
    Grupo: 6
    Código: HH 101
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes
    Alumnos:
    Ana Gabriela Aly 20111003846
    Eduardo José Sevilla 20111004047
    Blanca Banesa España 20101000051
    Carlos Rafael Zelaya 20101002195

    Proceso de Conformación del Estado Nacional de Honduras. Primeros intentos de construir un Moderno Estado Nación.

    Si bien la historiografía tradicional considera que 1838 y 1876 honduras entro en una etapa de oscurantismo conservador de nulo desarrollo económico y político, lo cierto es que cada uno de los principales caudillos gobernantes aporto elementos fundamentales en los que descansara la posterior consolidación del estado hondureño.
    Fueron los generales: Francisco Ferrera, José Trinidad Cabaña, José Santos Guardiola y José María Medina los que más influyeron en esta etapa que el historiador Marcos Carias denomina la república incipiente entre 1938 y 1876.
    Políticamente los criollos y mestizos en ascenso, gracias a las guerras independentistas se dividieron, esquemáticamente en dos partidos:
    El Partido Liberal que aboga por el federalismo, la división entre poderes del estado el laicismo estatal y el libre comercio. Y el partido conservador que abogaban por el centralismo, la vinculación estado-iglesia y el proteccionismo comercial.
    Francisco Ferrera asumió la presidencia de Honduras en 1841, el 1 de enero. Desde que llego al poder, estrecho relaciones con los conservadores de Guatemala y El Salvador, dedicándose a revertir, el legado político del gobierno federal en Honduras. Es importante acortar que en primer momento Ferrera milito en las filas del liberalismo cuando Arce invadió Honduras en 1827. Ferrera si logro dar un cierto impulso a la economía nacional. Particularmente al proteger a los productores y comerciantes locales de la importación indiscriminada de mano facturas y bienes primarios ingleses desde Belice hasta la habana.
    Omoa se convirtió en el principal puerto de Honduras y desde el se estimulo la exportación de maderas preciosas.
    Los esfuerzos de Ferrera por dotar de egresos al estado Hondureño chocaron con una red de comerciantes extranjeros que controlaban el comercio de importación y exportación y que se negaban a pagar el 20% de impuestos de importación y a la tendencia de tiendas fomentando el contrabando.
    En ese sentido las leyes de protección a la producción y el comercio local estaban orientadas a fomentar (30 años antes que Marco Aurelio Soto) el establecimiento de una burguesía comercial netamente hondureña.
    En efecto por decisión del mismo Ferrera, en 1847, Juan Lindo asumió la presidencia de Honduras, durante cuya gestión, las posturales liberales volvieron a ocupar posiciones en la estructura política de Honduras.
    La nación económicamente estaba en banca rota debido a su estructura productiva desarticulada en donde dominaba la economía de subsistencia con un territorio mal comunicado. El gobierno de Lindo promulgo una nueva constitución en 1848 en la cual se disponían una serie de reformas económicas jurídicas.
    La unidad era percibida por lindo como una cuestión de supervivencia frente a la amenaza expansionista de las potencias europeas y los estados Unidos en la región centroamericana, sin embargo, sus ideas unionistas no calaron en los restantes países de la región. A pesar de la oposición de los conservadores hondureños y centroamericanos al gobierno de Lindo, este logro terminar su mandato y en 1852 entrego la primera magistratura de José Trinidad Cabañas, quien había sido un seguidor combatiente de Francisco Morazán. La gestión del general Cabañas debe entenderse fundamentalmente en el contexto de la rivalidad anglo-norteamericana en Centroamérica. Ambos países. Estados Unidos e Inglaterra habían iniciado una disputa desde la independencia centroamericana con el ánimo de controlar hegemónicamente la región.
    En esa perspectiva, los Estados Unidos se inclinaron con la causa liberal e Inglaterra por los conservadores. En un intento de armonizar ese antagonismo, ambas potencias suscribieron en 1850 el tratado de CLAYTON-BULWER, por medio del cual, ninguna de las dos naciones adquiriría o construiría el canal interoceánico visualizado desde el gobierno liberal de Morazán, si no que este proyecto debería contar con la anuencia y protección de ambos países. De esa forma la presencia norteamericana se hizo patente en el contexto de la región. Así, el cónsul de Estados Unidos en Honduras, Eprhaim Squier suscribió un contrato con el gobierno de Cabañas para construir un ferrocarril interoceánico que conectara el océano atlántico con el océano pacifico partiendo desde puerto cortés hasta el golfo de Fonseca. De esa manera en 7854 se celebro la contrata ente el gobierno de Honduras y empresarios de Estados Unidos.
    Con esta actitud, el general Cabañas se mostro inclinado a atraer capitales estadounidenses para imprimir dinamismo a la caótica economía nacional, aprovechando así la construcción del ferrocarril interoceánico como principio incentivado para la integridad económica, política y social del país. Por otro lado, la constante actitud del gobierno Cabañas a favor de la unión centroamericana, así como la implementación de medidas de corte liberal enardecieron al dictador conservador guatemalteco Rafael Carrera. De esa forma, desde 1853, Carrera empezó a planificar una estrategia para derrocar a Cabañas y a ese efecto apoyo al general Hondureño José Santos Guardiola, enemigo de Cabañas, para conseguir sus propósitos. Finalmente, las fuerzas de Carrera y Guardiola derrotaron al ejército de Cabañas en la acción de Masaguara, el 6 de octubre de 1855. Tras un periodo de gobierno provisional, se verificaron elecciones y el 17 de julio de 1856 ascendió al poder el victorioso José Santos Guardiola. Bajo la administración de guardiola, se produjo la invasión de William Walker a la república de Nicaragua. Walker, de origen Norteamericano, se autoproclamo presidente de ese país en 1856 y propone establecer un estado esclavista. La invasión esclavista unió de manera espontanea a estos países bajo una estructura militar, pero esta vez no bajo los principios de la ideología liberal, sino bajo los del conservadurismo.
    De esa forma comenzó la contienda conocida como guerra nacional y la que por primera vez, los centroamericanos dejaron de lado la lucha faccional para unir sus fuerzas y expulsar al invasor. Así el 24 de julio de 1856, los países centroamericanos celebraron un tratado para enviar soldados a Nicaragua y liberar ese país.
    El presidente Hondureño Guardiola envió un ejército de 300 soldados al mande del general Florencio Xatruch, que llego a Nicaragua en diciembre de 1856. En la ciudad nicaragüense de granada, la junta de generales centroamercianos nombro a Xatruch general en jefe del ejército aliado centroamericano. Finalmente, después de una guerra intensa el ejerció centroamericano derroto a la fuerzas de Walker en 1857, quienes desalojaron inmediatamente Nicaragua; sin embargo, nuevamente en 1860, Walter trajo refuerzos para invadir a la región empero, fue apresado y fusilado en el puerto hondureño Trujillo, donde aun yacen sus restos en el cementerio viejo de la ciudad. Un dato interesante de esta guerra deliberación es que a partir de ese momento se acuño el calificativo de catrachos con que se conoce a los hondureños en C.A.
    Los filibusteros pronunciaban el apellido de xatruch como satrach, los nicaragüenses lo deformaron y lo pronunciaron como catrach. Es decir, ellos conocían al general Florencio Xatruch (descendiente de inmigrantes catalanes al igual que guardioola) como catrach e identificaron a los soldados de este como catrachos, de donde se origina el sobrenombre de los hondureños en el contexto centro americano.
    Guardiola lo constituye la devolución de las islas de la bahía y la mosquitia por parte de Inglaterra a Honduras atreves del tratado WIKE-CRUZ. En 1859 poco tiempo después, el 11 de enero de 1862 el presidente guardiola fue asesinado por su guardia de honor y honduras se convirtió nuevamente en campo de batalla para los países vecinos y las elites nacionales.
    Finalmente, el general José María Medina surgió como presidente de Honduras entre 1863 y 1872.
    La vinculación de Medina con los sectores conservadores no fue impedida para que régimen emprendiera obras tendientes a modernizar el país, inclusive incidieron positivamente en el proceso económico social subsiguiente, conocido como la reforma liberal.
    En ella se designo a Honduras como república, dejando de lado la caracterización de estado, presente en las constituciones de 1839 y 1848; pero quizá más importante aún, se adopto la banda y el escudo nacional en el entendido de sementar y consolidar un sentimiento nacionalista en el país.
    En el aspecto económico, el gobierno de Medina incentivo los cultivos de tabaco, el añil y el café, y en un intento por colonizar la costa norte del país. Decreto una ley de inmigración en 1866. Así mismo promovió constantemente el proyecto ya iniciado del ferrocarril interoceánico en país, pero en este caso, atrayendo capitales europeas, sin embargo, los turbios manejos que se hicieron de esos fondos, constituyen en la historia de Honduras uno de los primeros eslabones del saqueo indiscriminado del erario público nacional ¡.
    Por otro lado, el derrocamiento del líder conservador guatemalteco Rafael Carrera ante los revolucionarios liberales de Miguel García Granados, determino el declina miento político de los conservadores en centroamericano, razón por la cual el gobierno de medina se desmorono en 1872 y a partir de este año hasta 1876, se produce la transición de poder que consolido a los liberales en el poder en casi toda la región. La anarquía se caracteriza por una constante inestabilidad política derivada de la lucha entre caudillos conservadores y liberales.
    En virtud de ello, se produjeron un gran cantidad de guerras civiles en donde Honduras fue el principal protagonista debió a eso, casi todos los gobiernos de este periodo demuestra la ausencia de un proyecto económico que insertara al país en el mercado capitalista mundial, ya que imperaba avasalladoramente un tipo de encomia de subsistencia y los pocos productos exportables (añil, maderas, minerales, cueros) no podían sustentar un crecimiento económico y social significativo para la nación.
    En un ambiente asignado por las guerras civiles y la miseria presupuestal, la educación, las ciencias y las otras artes encontraron pocas posibilidades de desarrollo en este periodo. Las bibliotecas eran pocas y pobres; la instrucción primaria estaba desorganizada y eran pocas las escuelas atendidas por el estado.
    En medio de este sombrío panorama, sobresalió la Figura del padre José Trinidad Reyes. Bajo su iniciativa se promovió en el país la música. El teatro, la literatura etc.… sin embargo, su obra más importante fue la creación en 1845 de la sociedad del genio emprendedor y el buen gusto.
    Debido al avance alcanzado, reyes promovió ante el gobierno de Juan Lindo la conversión de la academia en universidad, la cual se hizo efectiva el 19 de septiembre de 1847, cuando se decreto la fundación de la máxima casa de estudio del país.

  2. lester josue castillo rodriguez said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras
    Sección: 8-08
    Grupo: 1
    Código: HH 101
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    September 9, 2011 at 2:25 am
    INTEGRANTES
    JESSICA LILIANA CÁRDENAS 20062400057
    HAROL SAID BACA 20111000556
    KHENIA MARGOTH ZELAYA 20111005290
    NELSON EDUARDO COREA 20111005479
    CARLOS FERNANDO MONTES 20111003598
    VICKY PAOLA ELVIR 20101005857
    LESTER JOSUE CASTILLO 20111004165

    DISTINTAS INTERPRETACIONES EN TORNO A LA PERIODIZACIÓN DE LA HISTORIA DE HONDURAS
    La historia de Honduras comprende desde la presencia de las primeras comunidades de cazadores, hasta los procesos que tienen lugar hoy en día.
    En el campo de la historia, el pasado es la suma de todos los acontecimientos que han ocurrido desde que aparecieron los primeros seres humanos sobre la faz de la tierra, hace más o menos un millón de años, hasta los eventos que han acaecido recientemente; por tanto ese pasado necesita ordenarse y dividirse en base a determinados criterios para facilitar su estudio, a esta división rigurosa y sistemática de la historia se le denomina periodización.
    Para realizar la periodización de la historia se toman en consideración varios criterios:
    a. División Por Grupos Humanos y Regiones Geográficas.
    Se trata de una separación global de la historia en dos grandes divisiones universal y nacional, tomando en cuenta el aspecto humano o geográfico según sea el caso; por ejemplo historia universal, historia de los mayas, historia de los egipcios, historia de los garífunas para los grupos humanos y por otro lado, historia de Latinoamérica, historia de Centroamérica historia de Honduras, historia de Tegucigalpa para las regiones geográficas.
    En el primer caso de historia universal se trata de un estudio de la evolución de todas las culturas y civilizaciones del mundo, generalmente a partir del origen de la vida humana hasta el presente.
    Por tratarse de todas las culturas y civilizaciones, este tipo de historia suele ser muy sintética y evidentemente ha dedicado mayor espacio al estudio acerca del desarrollo de las sociedades occidentales, y en menor grado a las que han estado en contacto con ellas en algún momento.
    En segundo lugar, la historia por regiones se circunscribe a un ámbito espacial determinado. En esta clasificación entran la historia por regiones de Europa, Medio Oriente, África, América, etc.
    La misión del historiador consistiría en establecer a partir de los documentos los hechos históricos, coordinarlos y finalmente exponerlos en forma coherente. Hechos históricos serian aquellos acontecimientos singulares, individuales que no se repiten, el historiador debería recogerlos todos objetivamente, sin elegir entre ellos. Se los veía como materia de la historia que existiría ya latente en los documentos antes que el historiador se ocupar de estos. Su ordenación en una cadena lineal de causas y consecuencias constituiría la síntesis.
    Finalmente con el positivismo el historiador era sujeto pasivo ante su objeto de estudio, el pasado.
    A mediados del siglo XIX aparece la concepción marxista, que presenta una imagen unitaria y dialéctica del universo. Considera que todo lo existente está regido por leyes, conocidas o por conocer, generalmente unas y referidas a sectores parciales otras, concibe que todo esté en movimiento constante, como resultado del choque de los elementos opuestos contenidos en cada objeto o fenómeno.
    Uno de los principales campos de estudio de esta teoría es la historia, cuya interpretación marxista, el materialismo histórico, presenta una imagen a la vez simple y compleja. Simple en sus consideraciones generales, que parte de la existencia real, objetiva de los fenómenos, independientemente de ser conocido o no.
    El pensamiento histórico del materialismo plantea que la historia que todas las sociedades que han existido hasta el presente es el resultado de la lucha de clases, lo que equivale decir hombres libres contra no libres. En las sociedades antiguas esclavistas contra esclavos; en el mundo feudal señores contra siervos y en la modernidad burgueses contra proletariado.
    b. División Por Actividades o Temas
    Esta división se refiere a todas las actividades que realizan los seres humanos de los cuales siempre queda un rastro material, simbólico o elementos de cultura material y no material creados por las sociedades humanas a través del tiempo, por ejemplo historia de la economía, historia del arte, historia de la medicina, historia de la tecnología, historia de las ideas, historia de las mentalidades, etc.
    c. División Por Periodos.
    La historia, sobre todo la universal, abarca varios plazos en los que se pueden contar decenas o centenas de miles y hasta millones de años
    Para facilitar su estudio se han propuesto diversas periodizaciones en etapas cuya separación está marcada por un hecho de trascendental que pone fin a una forma de vida sociocultural para iniciar otra; por ejemplo el surgimiento de la agricultura o de la sociedad Estado.
    Existe un sinfín de divisiones de la historia, sin embargo, solo describiremos dos de las más conocidas:
    V Periodización Positiva
    V Periodización de las formaciones sociales o marxistas.
    Periodización Positiva de la Historia
    De manera tradicional y en consecuencia a la perspectiva europea del tiempo histórico, este se ha dividido en dos grandes momentos: Prehistoria e Historia; entre una y otra se introduce con frecuencia el periodo de transición llamado Protohistoria.
    La prehistoria, que abarca desde la aparición del género humano hasta el surgimiento de la escritura y la civilización, se divide a su vez en Paleolítico (edad de piedra tallada) y Neolítico (edad de piedra pulida). Por su parte, la historia se subdivide en Edad antigua, Edad media, Edad moderna y Edad contemporánea.
    Sin embargo esta periodización presenta algunos problemas. Unas de las primeras críticas es la del eurocentrismo, ya que toma a Europa como eje central para explicar el desarrollo en las áreas culturales de Egipto y Mesopotamia, luego pasa a Grecia, Roma, la Edad media, los descubrimientos y posteriores colonizaciones, las revoluciones políticas ocurridas en el continente europeo y la influencia de estas en otras regiones, el imperialismo y su impacto sobre el resto del mundo.
    Esta concepción de la historia tiene la intención de resaltar el impacto de la cultura occidental en el desarrollo de la humanidad, sin tomar en cuenta los procesos autónomos que determinaron la evolución de las sociedades en otros continentes.
    De manera gráfica, la periodización positivista se estructura de la manera siguiente:
    Prehistoria Paleolítico: un millón de años hasta 15,000
    (Antes de la escritura) a.c. los seres humanos están asociados a
    Instrumentos de piedra.
    Neolítico: 15,000 a 4,000 a.C. se da una
    Periodización paulatino desarrollo de las herramientas de
    Positiva piedra al uso de los metales (Edades del
    Cobre, bronce y hierro).
    Edad Antigua: 4,000 a.C. desde el inicio de las
    Historia primeras civilizaciones hasta la caída de Roma
    (Inicia con la escritura y el en 476 d.C.
    Surgimiento de la primera Edad Media: 476 d.C. a la toma de Constantinopla
    Civilización: los sumerios por los Turcos en 1453 d.C.
    (4,000 a.C.) Edad Moderna: De 1453 a la Revolución
    Francesa en 1789.
    Edad Contemporánea: Desde 1789 hasta la
    La actualidad.
    Periodización de las Formaciones sociales o Marxistas
    Los primeros esbozos de periodización científica de la historia figuran en la obra de Carlos Max y Federico Engels; en ella las fases de desarrollo histórico de la sociedad se determinan como formas de propiedad que se suceden unas a otras: antigua, feudal y burguesa.
    En esta obra se plantea por primera vez que la base de la periodización de todo el proceso histórico lo forma la historia económica o más exactamente las etapas de desarrollo de la producción material.
    Esto supone la división de la sociedad desde el punto de vista económico, entre quienes poseen los medios de producción y quienes no tienen más que su capacidad o fuerza de trabajo, originando una contradicción entre explotadores y explotadores.
    Por esta razón, en la periodización marxista de la historia, la contradicción entre los sectores antagónicos es el verdadero “motor de la historia”, o sea, lo que origina el cambio o tránsito de una etapa a otra.
    Esta periodización también presenta el problema del eurocentrismo, pues no explica completamente el desarrollo histórico de las sociedades asiáticas, africanas o latinoamericanas.
    La periodización marxista se estructura de la manera siguiente:
    Comunidad Primitiva Salvajismo: el grupo social vive de la caza
    (No existe diferenciación recolección. No produce. La horda nómada es
    social basada en la posesión la forma de organización social. De riqueza).
    Barbarie: por el dominio de la agricultura y periodización la ganadería del grupo social se vuelve de los sedentarios y produce. Su forma de organización
    formaciones social es la tribu.
    sociales Esclavismo: las clases fundamentales son los
    Marxistas Civilización esclavistas y los esclavos. (Existe ya propiedad privada
    Feudalismo: las clases son los señores sobre los medios de Feudales y los siervos.
    Producción)
    Capitalismo: las clases son la burguesía y el proletariado.
    Socialismo: se da en el transito del capitalismo al socialismo a través de la luchas de clase.
    Diferentes Periodizaciones de la Historia de Honduras
    Varios cientistas sociales y escritores hondureños del siglo XX, han tratado de periodizar la historia de nuestro país desde diferentes puntos de vista y de acuerdo a los planteamientos positivista o marxista de la historia; procurando explicar, enmarcar y entender el pasado de Honduras a través de los acontecimientos y personajes relevantes, procesos, cambios o transformaciones que se han sucedido a través del tiempo.
    La división tradicional de la historia se fundamenta en aspectos políticos, omitiendo los factores económicos y sociales tan importantes para llegar a un verdadero análisis histórico.
    Vale destacar que las diferentes periodizaciones realizadas contribuyen a obtener apreciaciones más completas sobre la historia de Honduras.
    Ante el problema de los escasos materiales para la enseñanza de la historia de Honduras se diseñaron varias periodizaciones bajo determinadas concepciones históricas.
    La definición indica que la historia de Honduras no es solamente la historia de los hondureños, puesto que los territorios de la actual República de Honduras se han formado estructuras sociales diferentes en periodos distintos.
    La sociedad hondureña se empieza a constituir como tal en el siglo XX, después de la independencia y la ruptura con España el 15 de septiembre de 1821.
    Honduras en el Tiempo
    Para establecer una periodización adecuada de la historia de Honduras tomamos en cuenta los procesos, fenómenos y hechos que caracterizan a las distintas sociedades que aquí se han establecido, pasando por etapas y periodos que nos indican el avance de una formación social a otra. Dentro de esta perspectiva histórica,
    Dividimos la historia de Honduras en tres periodos:
    1. PERIODO PREHISPANICOS
    Período prehispánico
    (+10,000 años a. C. – 1502 d. C.). Comprende desde la llegada de los primeros pobladores, hasta el momento del inicio de la expansión española a esta parte del continente, en 1502, tras el desembarco de los españoles en la Isla de Pinos (Guanaja) y en la costa atlántica.
    Los descubrimientos arqueológicos muestran las huellas de los primeros grupos humanos que llegaron al centro del continente, hacia los 10 mil años a. C., como resultado de migraciones internas continente americano.
    El proceso de poblamiento fue gradual: de los primeros grupos de cazadores nómadas, hasta el asentamiento de sociedades estables, ambas etapas abarcan miles de años.
    Estas sociedades autóctonas, llegaron a alcanzar distintos estadios de desarrollo social, sin que todas hayan pasado por los mismos estadios, ó, lograran los mismos niveles de desarrollo. Se formaron: sociedades comunitarias, sociedades tribales, cacicazgos (dirigidos por un cacique), y sociedades estratificadas (divididas en clases sociales). Llegaron a convivir en una misma región, manteniendo relaciones variadas, desde relaciones comerciales, hasta guerras por dominio de territorios.
    PERIODO COLONIAL
    (1502–1821). Se inicia con el arribo de los conquistadores al Caribe y la costa atlántica, suceso que da apertura a campañas de exploración y de conquista, por “corrientes conquistadoras” procedentes de distintas partes. Empieza un proceso general: la estructuración de la sociedad colonial, la cual empieza a tomar forma tras la conquista de los pueblos indígenas y la desestructuración de sus sociedades (proceso).
    La instauración del régimen colonial implicó la imposición de valores culturales, de parte de los conquistadores. Nuevas formas de producción a las que integraron la fuerza de trabajo indígena; y posteriormente, a los africanos, traídos como esclavos. Tiene lugar en este período, un amplio mestizaje.
    Se organiza paulatinamente el “régimen colonial”, base de la sociedad colonial, con su aparato militar y administrativo. Proceso que es acompañado por la labor de la Iglesia Católica, que establece también sus jurisdicciones, para ejercer sus funciones dentro del régimen colonial e impulsar la difusión del cristianismo. Durante más de tres siglos se mantuvo la dominación española, hasta que a principios del siglo XIX entra en crisis el imperio colonial. La crisis concluye con la caída del Imperio y la independencia de la mayoría de las colonias.
    PERIODO CONTEMPORÁNEO
    1821–hasta nuestros días). Con la ruptura entre España y las Provincias de la Capitanía General de Guatemala, el orden colonial entra en una etapa de descomposición para dar lugar a otro tipo de organización social.
    En Honduras, empieza lentamente a estructurarse la sociedad hondureña. Aquí, como en el resto de Centroamérica, se inicia el proceso de formación del Estado nacional, marcado por guerras internas, conflictos regionales, intervención extranjera, etc.
    Con la Reforma Liberal, a partir del gobierno de Marco Aurelio Soto (1876–1883), Honduras se va incorporando al mercado mundial a través de las inversiones extranjeras y las economías de enclave. La evolución histórica en el s. XX, está caracterizada por etapas de inestabilidad. Actualmente, en Honduras tiene lugar un proceso de democratización, reconstrucción e inserción gradual en la tendencia mundial de la globalización.
    En forma esquemática:
    Período Prehispánico
    Sociedades Indígenas Prehispánicas
    Procesos de poblamiento. Sociedades nómadas y sedentarias:
    • Los primeros pobladores.
    • Los mayas.
    • Lencas.
    • Tolupanes.
    • Pech
    • Tawahkas
    • Chortís
    • Chorotegas.
    • Pipiles, y otros…
    Período Colonial
    La Sociedad Colonial
    • Resistencia indígena, conquista.
    • La colonización española.
    • Procesos de desestructuración de las sociedades indígenas y estructuración de las sociedes coloniales.
    • Nuevos grupos humanos, mestizaje en América.
    • La economía colonial.
    • Inicio de la crisis colonial.
    Período Contemporáneo
    La Sociedad Hondureña
    • Crisis general del Imperio e independencia de España.
    • Proceso de formación del Estado nacional en Honduras.
    • La Reforma Liberal.
    • Características del desarrollo capitalista en Honduras.
    • Gobiernos civiles y militares.
    • El proceso de democratización.
    • Honduras en el conflicto Centroamericano.
    • Situación económica y globalización, el “Mitch”.
    PERIODIZACION DE LA HISTORIA
    A.-El Dr. Rómulo E. Durón en su libro “Bosquejo histórico de Honduras” hace la división siguiente:
    1.-EL descubrimiento y la conquista de 1502-1544.
    2.-Organización de la Colonia de 1544-1579.
    3.-División de la colonia de Honduras en dos provincias: L a de Comayagua y la de Tegucigalpa de 1579-1778.
    4.-Organización de Honduras con forme a la Ordenanza de Intendentes dejando sin efecto la división de 1778-1812.
    5.-Reestablecimiento de la Alcaldía Mayor de la Tegucigalpa 1812-1821.
    El estudio de la época independiente se divide en cinco periodos:
    1: La independencia de España en 1821- 1822.
    2.-La Anexión a México de 1822-1823.
    3.- La Federación de 1823-1839.
    4.- La organización como estado independientes 1839 ó 1876.
    5.-Reorganización de honduras por el presidente Dr. Marco Aurelio como verdadera República de 1976 hasta la época.
    B.-El Dr. Luís Mariñas Otero, en su libro “Honduras” propone la división:
    1.-Edad de la piedra época indígena precolombina
    2.- Edad de los metales siglo XVI-XVII en que se traba más que toda la plata.
    3.-Edad del cuero (ganadería es la actividad principal) siglo XVIII y XIX.
    4.-Edad del banano del siglo XIX.
    C.- El Lic. Medardo Mejía en su libro “Historia de Honduras” volumen I divide la Historia de Honduras, así:
    I.-Época de Copán y sucesores.
    II.- Época de la colonia española.
    II.- Época de la República Federal.
    IV.- Época del estado de Honduras.
    D.- El historiados nacional Longino Becerra en su libro “Evolución Histórica de Honduras” expone que las cuatro épocas de la historia son:
    EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE HONDURAS
    Honduras ha pasado hasta el día de hoy por cuatro épocas históricas, cada una de ellas con su tiempo, sus contradicciones y su estructura económico-política. Estas cuatro épocas integran un mismo proceso histórico. No se trata pues, de compartimientos estancos, donde los hechos se suceden sin nexos que los relacionen. En la historia los hechos están siempre interconectados, de modo que los unos son, al mismo tiempo, raíz y fruto. Las épocas en referencia son las que siguen:
    I. Comunidad primitiva. Se extiende desde el año 6.000 a.C. hasta el año 1524. Duró, pues, 7524 años. Estructura económico-política: homogénea, basada en relaciones igualitarias al existir solamente la propiedad común sobre la tierra, entonces el principal medio de producción. Estructura de clase: homogénea: no habían clases sociales.
    II. Estado Esclavista-feudal. Se extiende desde 1524 hasta 1821. Duró, pues, 297 años. Estructura económico-política: heterogénea, así: 1) Relaciones esclavistas de producción dominantes, 2) Relaciones feudales de producción subdominantes, y 3) Relaciones primitivas de producción decrecientes. Estructura de clase: heterogénea, con antagonismos en dos polos: 1) Los conquistadores peninsulares, por un lado, y 2) los indios y negros esclavos o siervos para el otro. En medio, los artesanos, los intelectuales y los comerciantes.
    III. Estado terrateniente-semifeudal. Se extiende desde 1821 hasta 1876. Duró, pues, 55 años. Estructura económico-política: heterogénea, así: 1) Relaciones semifeudales de producción dominantes, 2) Relaciones capitalistas de producción crecientes y 3)Relaciones primitivas de producción decrecientes. Estructura de clase: heterogénea, con antagonismos en dos polos nuevos de clase: 1) Los terratenientes semifeudales, por un lado, y 2) Los indios y negros semisiervos, por el otro, junto a las capas urbanas semiproletarias. En medio de estos polos se dan los artesanos, los profesionales libres y los comerciantes.
    IV. Estado Capitalista dependiente. Se extiende desde 1876 hasta 2004 [actualidad]. Dura 128 años. Estructura económico-política: heterogénea, así: 1) Relaciones capitalistas de producción dependientes, con carácter dominante, 2) Relaciones semifeudales de producción de tipo decreciente y 3) Relaciones primitivas de producción que existen con excrecencia. Estructura de clase: heterogénea, con antagonismo en los siguientes polos: 1) Capitalistas dependientes aliados a los monopolios internacionales y sus agencias, 2) Obreros del capitalismo dependiente y campesinos semiproletarios. En el centro están las extensas capas medias de artesanos, comerciantes de baja escala, profesionales, pequeños propietarios, etc.
    Las formaciones económico-sociales no son ni pueden ser eternas. Nacen, se desarrollan, cumplen su función y les dejan el puesto a otras por necesidad histórica, es decir, por una ley que determina la marcha del ser humano, como persona y como sociedad siempre adelante. Allí donde una formación económico-social no cambia al ritmo que requiere el desarrollo histórico, se produce un estancamiento general del país, manifestado en registros siempre deficitarios de las atenciones sociales. Surge, pues, un estado de crisis permanente o crónica, generadora de grandes sufrimientos por parte de las ciudadanas y los ciudadanos menos favorecidos.
    Esta crisis es el síntoma claro de que la formación económico-social está enferma de caducidad y que demanda con urgencia al menos algunos cambios o, en el mejor de los casos, la sustitución radical de la misma por otra que sea revolucionaria. Los líderes políticos de la sociedad en cuestión están obligados a valorar lo que el síntoma de la crisis está diciendo acerca de la estructura económica y política dominante. Si no lo hacen y continúan aferrados al modelo establecido, ello puede obedecer a una de estas dos razones: O porque son unos insalvables ignorantes o porque forman parte del sector privilegiado que se beneficia con el atraso estructural de la sociedad.
    El Estado Capitalista Dependiente, nacido en el ámbito de la reforma liberal de Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa, a partir de 1876, lleva 128 años de existencia hasta el 2004 en que estamos. La crisis crónica de que adolece comenzó a manifestarse muy temprano, con agudizaciones periódicas desde 1883 a la fecha, pasando por el período trágico de 50 años de matanzas horribles, hasta 1933, para iniciar a partir de entonces, hasta 1981, un régimen dictatorial y de golpes militares totalmente estériles en materia de progreso, todo por el hecho de que la reforma de 1876 no se fundó en el avance autónomo de Honduras, sino en un desarrollo sujeto al capital extranjero. A este nivel del proceso histórico de nuestro país, el modelo estructural económico y político simplemente ya no da más de sí y, como consecuencia, nos tiene en la vergonzosa condición de ser el país más atrasado de Centroamérica y el segundo con ese título en América Latina.
    E.-La división tradicional comprende tres periodos:
    1.-Precolombino o precolonial desde los tiempos más remotos hasta el descubrimiento C.A. el 30 de julio de 1502.
    2.-colonial o de la dominación española, desde el 30 de julio de 1502 hasta 15 de septiembre 1821.
    3.-independiente o independentista desde el 15 de septiembre de 1821 a la fecha.
    ANÁLISIS SEGÚN EL PENSAMIENTO DE CADA UNO DE LOS HISTORIADORES
    Según el Dr. Rómulo E: Duró: la periodización presenta el problema de dejar, de lado los aspectos económicos y sociales a favor de los políticos al tiempo que desconectan la continuidad de la herencia colonial en la sociedad Hondureña.
    Según el Dr. Mariñas Otero: la periodización se fundamenta en la actividad económica principal de cada una de las distintas edades.
    Aclarando que el Lic. Medardo Mejía fue uno de los primeros historiadores que estableció las periodizaciones.
    Según el Lic. Medardo Mejía: la periodización se fundamenta en el uso del materialismo dialéctico ó (concepción materialista de la historia) al hacer uso de los modos de producción imperantes en determinados hechos históricos.
    Según el historiador Longino Becerra en la historia los hechos están siempre interconectados, de modo que los unos son, al mismo tiempo, raíz y fruto.
    ANTECEDENTES HISTORICOS:
    Cronología de la Historia de Honduras
    • 1502: Cristóbal Colón desembarca en las costas de Honduras.
    • 1522: Andrés Niño descubre el golfo de Fonseca.
    • 1525: Francisco de las Casas funda la ciudad de Trujillo primera capital de Honduras.
    • 1525: Hernán Cortés funda la villa de la Natividad en el lugar llamado Puerto Caballos.
    • 1536: Derrota del cacique Çiçumba en Ticamaya.
    • 1536: El adelantado don Pedro de Alvarado funda la villa de San Pedro Sula.
    • 1537: Rodrigo Ruiz mata al cacique Lempira.
    • 1537: Alonso de Cáceres funda la ciudad de Valladolid de Comayagua.
    • 1539: Honduras es incorporada a la Capitanía General de Guatemala.
    • 1579: Los piratas holandeses atacan y saquean la ciudad de Trujillo.
    • 1752: Se comienza la construcción de San Fernando de Omoa.
    • 1821: Honduras se independiza de España pero es anexada a México.
    • 1823: Honduras se separa de México y se crean las provincias de Centroamérica.
    • 1829: Francisco Morazán es elegido Jefe de Estado.
    • 1839: Nueva constitución de la república.
    • 1840: Francisco Morazán es derrotado en Guatemala.
    • 1847: Juan Lindo asume la presidencia de Honduras.
    • 1851: Derrota de la coalición liberal de Honduras y El Salvador contra Guatemala, en la Batalla de la Arada.
    • 1876: Comienzan las reformas liberales durante el período de Marco Aurelio Soto.
    • 1880: Tegucigalpa es declarada oficialmente la capital de Honduras.
    • 1899: Entran compañías bananeras extranjeras en el país.
    • 1903: Después de una Guerra Civil asume el general Bonilla la presidencia.
    • 1933: Comienza el periodo dictatorial del general Tiburcio Carías Andino.
    • 1961: Honduras rompe relaciones con Cuba.
    • 1969: La Guerra del Fútbol.
    • 1971: Ramón Ernesto Cruz es elegido presidente.
    • 1972: Derrocamiento del presidente Cruz. Comienza un largo período de dictaduras militares en el país.
    • 1980: Se firma el tratado de Paz con El Salvador.
    • 1982: Se aprueba la nueva constitución de la república.
    Reply

  3. lester josue castillo rodriguez said,

    hola dra. Anarella nosotros ya habiamos posteado este trabajo en la fecha que se indica arriba, en donde dice postee aqui sus tareas y nos enteramos que era aqui que habia que hacerlo………..

  4. lester josue castillo rodriguez said,

    October 7, 2011 at 1:45 am

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras
    Sección: 8-08
    Grupo: 1
    Código: HH 101
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    1. GRUPO #1 INTEGRANTES

    2. JESSICA LILIANA CÁRDENAS 20062400057

    3. HAROL SAID BACA 20111000556

    4. KHENIA MARGOTH ZELAYA 20111005290

    5. NELSON EDUARDO COREA 20111005479

    6. CARLOS FERNANDO MONTES 20111003598

    7. VICKY PAOLA ELVIR 20101005857
    8. LESTER JOSUE CASTILLO 20111004165

    CRISIS Y REORGANIZACIÓN DEL IMPERIO COLONIAL

    Se trataba de un Imperio venido a menos y que había llegado a ser el más grande del mundo, aunque desde el inicio del siglo XIX, con la independencia de las colonias americanas, España pasó a ser un “imperio de segunda”.
    Hacia fines del siglo XVIII, la metrópolis colonial atravesaba problemas económicos y políticos, entre ellos, la derrota de sus ejércitos en las guerras europeas. A partir de entonces, aumentaron los conflictos y dio comienzo a la crisis del orden colonial.-Los indicadores de la crisis: Desde las primeras décadas del siglo XVIII, la corona española había comenzado a desatender a sus colonias en américa, profundamente endeudada e involucrada en las guerras europeas, no solo se hallaba imposibilitada de abastecerlas de los profundos manufacturados que estas requerían, sino también de defenderlas ante las posibles agresiones extranjeras. Los principales indicadores de la crisis por las que atravesaba el orden colonial español fueron:-La imposibilidad del gobierno metropolitano para continuar controlando eficazmente su imperio, el crecimiento de la autonomía económica de las colonias americanas, la relativa autosuficiencia defensiva y la presión de otras potencias europeas.-Las reformas monárquicas frente a la crisis: Con el objeto de superar el estancamiento económico, modernizar la economía y las principales instituciones y ,a la vez, recuperar el control sobre las colonias, el rey Carlos III de la familia de los borbones aplico un conjunto de reformas políticas y económicas que se denominaron reformas borbónicas, varias fueron las medidas llevadas a cabo por el gobierno español en el territorio americano y que afectaron al orden colonial, entre ellas, las más importantes fueron:-Ampliación y reorganización de la fuerza militar, subdivisión del territorio, reorganización del comercio colonial, expulsión de los jesuitas del continente americano y descentralización del cobro de los impuestos.-La rebeliones indígenas lideradas por Túpac Amaru y Túpac Katari: La principal reacción de parte de los sectores subalternos de la sociedad colonial, frente a las reformas borbónicas, fueron las rebeliones indígenas cuyos líderes eran Túpac Amaru y Túpac Katari, que se extendieron a los actuales territorios de Colombia y el norte de argentina, el motivo principal que llevo a la rebelión fue el abuso de los corregidores y la negativa de las autoridades españolas de ofrecer igual trato a ambas partes, en las disputas judiciales que involucraban a indígenas y españoles, el movimiento liderado por el cacique Túpac Amaru, se inició en la zona de cuzco en 1780,con ataques a corregidores, saqueos de obrajes y la ocupación de varios pueblos, pronto se extendió al sur del Perú y el alto Perú de dónde provino el otro líder del movimiento Túpac Katari, sus objetivos eran lograr la supresión de los corregidores, de los impuestos a las ventas, de la mita de potosí, de las aduanas, del repartimiento y del trabajo forzoso. La ilustración: una nueva concepción sobre la sociedad y el poder, significo una dura crítica a las ideas, estas sostenían que tanto la sociedad como las desigualdades sociales eran producto de la creación divina y que, por lo tanto, era natural que la sociedad estuviera organizada en jerarquías que marcaran claramente esas diferencias. Para los pensadores de la ilustración, en cambio, las sociedades eran creaciones humanas ,por lo que las diferencia entre las personas eran producto de las acciones de los individuos, quienes decidían de un modo voluntario y libre integrar un espacio común relacionándose con otros individuos igualmente libres.-Revolución: proceso de cambio rápido y efectivo que transforma los aspectos centrales de un orden social, forma particular de movimiento social que se distingue de otras acciones colectivas como las revueltas o rebeliones, sectores subalternos intentan destruir los aspectos centrales del orden vigente al que consideran injusto y construir uno nuevo.-Crisis del sistema de dominación: las revoluciones se producen cuando los sectores dominantes tienen dificultades para continuar ejerciendo su poder,-Amplia participación de la población: el descontento o rechazo al orden vigente se manifiesta en la participación de un sector amplio de la población.-Violencia: en toda revolución se ejerce algún tipo de violencia.-Sustitución de las autoridades: las acciones culminan con la destitución de las autoridades del viejo orden.-Capacidad para ejercer el poder: los revolucionarios poseen los recursos para imponerse definitivamente sobre fuerzas que se les oponen.-Construcción de un nuevo orden: Los revolucionarios triunfantes emprenden la transformación de los aspectos centrales de la sociedad.- Características: Alguna conciencia de cuáles son sus intereses colectivos.-capacidad de transformar los objetivos.-integrar sectores interesados mediante el establecimiento de alianzas.-claridad en la planificación de las acciones.-disponibilidad de recursos suficientes para iniciar la lucha.-capacidad para aprovechar las oportunidades.-Revuelta: escasa organización, esporádica, espontánea y se extinguen cuando los reclamos puntuales de sus líderes son satisfechos o bien cuando las fuerzas del orden proceden a la represión violenta.-Rebelión: nivel mayor de organización, se prolonga en el tiempo pudiendo integrar las demandas y reclamos de diferentes sectores, el ejercicio de la violencia es más amplio y cuando logran triunfar obtienen algunas modificaciones en el orden social que satisfacen las demandas aunque no significan cambios en sus aspectos centrales.
    fueron varias las causas de esa crisis, y una de ella la principal fue la política económica que tenían los españoles , pues se dedicaron solo a extraer la riqueza que había en América y nunca se preocuparon por organizar una prospera y prometedora economía nacional, solo traspasaban las riquezas de América a España ,todo era el afán de tener más riquezas y más riquezas que para lograrla, llegaron hasta el punto de cometer abusos contra los indios, haciéndolos trabajar hasta matarse, por parte de aventureros que más adelante la conquista convirtió en encomenderos. Lo anterior es todo lo contrario a lo que los monarcas españoles intentaban hacer mediante las leyes de India , que era evangelizar a los indios, mejorarle la vida y las condiciones de trabajo, pero el afán de las gentes y estados por obtener más poder sobre las riquezas, fueron perdiéndose las leyes que protegían a los aborígenes. Todo ese oro que España llevaba a Europa estimulo el crecimiento de las manufacturas de Francia, , los países bajos, Italia e Inglaterra, fueron creciendo cada vez más rápido, formándose así una integración económica. Los efectos de las deficiencias de la economía española, se vio reflejada , con el crecimiento de la población, en donde se crearon los virreinatos, y la agricultura tropical dio en otras regiones frutos de exportación como el cacao, el tabaco, el añil, café , y fue así que se empezaron a crear una gran demanda de mercancías que España no producía. Por esa razón fue que tuvo que reorganizar su economía permitiendo las importaciones de manufacturas extranjeras a América, en sus propios barcos y a través de la casa de contratación de Sevilla. Otro factor importante en la crisis del imperio español fue Inglaterra, quien al terminar su organización industrial, quería también adueñarse de la riqueza de América, y empezaron a invadir al imperio español por decirlo así, primero fue por medio de los piratas y de los bucaneros, a quienes Inglaterra les ofrecía, títulos nobles a cambio de que se apoderaran del oro americano , y segundo fue por medio de rutas de contrabando de manufacturas inglesas , es medio tuvo sus dificultades, pero luego llego a progresar mucho, tanto que ya lo colonos lo toleraban. Muchas de las guerras que surgieron en el imperio español se debieron también a la religión.
    Durante la Conferencia de Berlín (1885) España fue invitada al reparto del continente africano, aunque mostró poco interés por dicho continente pues España todavía conservaba colonias en el Caribe (Cuba y Puerto Rico) entre ellas Cuba la principal exportadora mundial de azúcar y cacao, además contaba con otras colonias en el Pacífico como Filipinas y archipiélagos menores (Marianas, Palaos, Samoa…) que exportaban productos exóticos a la Península. Aunque a pesar de esto consiguió la concesión de un territorio de unos 200.000km² en el Sahara, el reconocimiento de los territorios de Fernando Poo actual Bioko y la posibilidad de poder realizar un protectorado sobre Marruecos.

    A partir del desastre del 98 (que supuso la pérdida de las colonias americanas y pacíficas) España volcó su política exterior en África, en la cual impuso sus privilegios reconocidos en la Conferencia de Berlín y a partir de 1900 comenzó la colonización de estas tierras en las que creo las colonias de Guinea Española (1885-1968), el Protectorado español de Marruecos (1927-1958) y el Sahara Español (1958-1975) aunque este territorio pertenecía a España desde 1884 y posteriormente Ifni (1934-1969)

    Estos territorios fueron anexionados por medio de la ocupación militar, en Guinea y el Sahara, España no encontró mayores dificultades para ocupar el territorio, pero en el caso de Marruecos el fin se desarrolló una guerra colonial, el primer antecedente fue la batalla de Cisneros (1860) y a partir de 1913 se organizó su organización y España envió 50.000 mil soldados a Marruecos, pero los conflictos prosiguieron y en 1921 se produjo el Desastre de Anual que destruyo casi por completo el proyecto colonial español en Marruecos. Por ello Primo de Rivera junto con la ayuda de Francia se vieron obligados a realizar el llamado Desembarco de Alhucemas en 1925, y la posterior guerra para reconquistar el territorio la llamada “Guerra del Rif” de 1921 a 1927 , a partir de este momento España reorganizo sus colonias africanas que obtuvieron la denominación de territorios ultramarinos (parecido a los territorios metropolitanos).

    España exploto estos territorios económicamente en especial, Guinea que contaba con fábricas y explotaciones de cacao. Estos territorios tuvieron especial importancia durante la Segunda Guerra Mundial, pues debido a la “neutralidad” de España en el conflicto cobraron gran importancia en la escena africana y ante un posible desembarco de las tropas inglesas y estadounidenses.

    En 1958 los marroquíes obtuvieron su independencia de España y otras potencias europeas comenzaron a abandonar sus posesiones africanas.

    Durante la década de los 60 debido al crecimiento de los sentimientos nacionalistas de Guinea y la presión de las Naciones Unidas, Guinea obtuvo su independencia convirtiéndose oficialmente en Guinea Ecuatorial en 1968.

    El último territorio colonial español fue cedido a Mauritania y Marruecos en 1975, en lo que estuvo precedido por una escala de tensiones entre Rabat y Madrid, los marroquíes aprovechando la debilidad de Francisco Franco, Caudillo de España, realizaron la “marcha verde” sobre el territorio español, dicha marcha consistía en la invasión por medio de civiles del territorio español, debido al vacío de poder que provoco la muerte del caudillo el 20 de noviembre de 1975, España no actuó ante el “ataque” marroquí y finalmente en 1976, España abandonó el territorio.

    La 1ª guerra de Cuba.
    Cuba, junto a Puerto Rico y Filipinas, eran los restos que le quedaban a España de su Imperio colonial, tras el proceso emancipador del primer cuarto del siglo XIX.
    Cuba era una isla productora de azúcar y tabaco, café, cacao y otros cultivos tropicales. La mecanización de los cultivos, su intensificación y la permanencia de mano de obra esclava negra habían enriquecido a la isla. La mayoría de los negocios estuvo en manos de peninsulares pero, poco a poco, se fue formando una burguesía criolla, rica y culta. Esta burguesía pronto empezó a tener inquietudes independentistas o, al menos, de lograr una mayor autonomía, ya que se veía marginada de los cargos públicos y muy perjudicados económicamente por los fuertes aranceles que la metrópolis imponía al comercio con otros países, sobre todo con USA (que aspiraba a la independencia de la isla para dominar sus mercados).
    La revolución comenzó coincidiendo con el estallido de la Revolución de 1868 en la península. El llamado Grito de Yara fue lanzado por Céspedes con el propósito de establecer una república cubana independiente. Su llamada fue seguida por otros líderes independentistas, que pronto contaron con el apoyo de los esclavos negros. El levantamiento de los esclavos negros asustó a la burguesía criolla que se puso de parte de España, eso sí, pidiendo mayor autonomía para la isla.
    La guerra duró 10 años (1868-1878). Fue muy larga por: 1) Los problemas y cambios políticos en España apenas dejaron tiempo a los gobiernos de ocuparse de la guerra cubana. 2) Por la división y mala organización de los insurgentes, a pesar de la ayuda que recibieron de USA.
    Al final, en 1878 se firma la Paz de Zanjón bajo las siguientes condiciones: 1) Abrir un proceso democrático en Cuba, cuyos representantes formarían parte de las Cortes en España. 2) La abolición de la esclavitud. 3) Amnistía política e indulto general a los insurgentes. 4) Dotar a la isla de la mayor autonomía posible

    2ª guerra de Cuba. La pérdida del imperio colonial.
    Tras la Paz de Zanjón, la situación en Cuba fue empeorando poco a poco:
    1) La abolición de la esclavitud arruinó a los pequeños propietarios, que se vieron privados de la mano de obra para trabajar en sus plantaciones al no poder pagar los sueldos, por lo que su descontento con la metrópolis creció. No mejoró, tampoco, la situación de los antiguos esclavos que quedaron en el paro o tuvieron que trabajar por sueldos muy bajos, por lo que su descontento fue a mayor. Tenemos, así, un fuerte descontento entre las clases bajas.
    2) Por otra parte, entre la clase criolla también creció el descontento por: a) No se cumplió la promesa de dar autonomía a la isla. Así, poco a poco, se fue desarrollando el sentimiento independentista entre la clase criolla, alimentado por los intelectuales cuyo máximo representante fue José Martí, cantor de su patria y creador de una filosofía nacionalista cuyo último objetivo era crear una Cuba libre e independiente. b) En los años 90 hubo un giro en todos los países en su política económica imponiéndose un férreo proteccionismo. España también lo impuso en Cuba. La nueva ley arancelaria perjudicó mucho los intereses de los criollos, puesto que se les obligaba a comprar productos peninsulares y se les prohibía el comercio con otros países, sobre todo con USA, que era una gran fuente de riquezas para los criollos.

    Algo parecido ocurría en Filipinas. Tras la apertura del Canal de Suez, Filipinas conoce un importante desarrollo que trae consigo el nacimiento de una clase criolla, que pronto aspiró a la independencia basándose en las ideas del líder criollo José Rizal, que fue acusado de conspiración y fusilado. Sin embargo, su bandera fue recogida por otro intelectual, Emilio Aguinaldo, que formó la sociedad secreta de Katipunán con el objetivo de luchar por la independencia.

    En Cuba, el descontento de la clase criolla y de las clases bajas se une y provocan el definitivo levantamiento por la independencia en febrero de 1895 con el llamado Grito de Baire. Al frente de la insurrección estaban los líderes independentistas Máximo Gómez, Calixto García, el mulato Antonio Maceo y José Martí, cuya pronta muerte en una emboscada lo convertirá en mártir de la independencia, dándole alas al movimiento. La insurrección, que comenzó en las sierras, se extenderá rápidamente por toda la isla.
    El gobierno envió al general Martínez Campos, que comprendió que la situación no era la misma que en 1878. La rebeldía era mucho más fuerte y los insurgentes estaban mucho más unidos. Martínez Campos creyó posible aplastar la resistencia por medio de una guerra convencional, en un terreno muy accidentado y frente a un enemigo dividido en multitud de destacamentos y partidas. Se equivocó. El ejército español cruzó la isla de oeste a este encontrando poca resistencia, pero cuando Martínez Campos creyó reducir el último foco, se dio cuenta que las bandas enemigas seguían actuando en la retaguardia. Había, pues, que actuar con mano dura y con fuertes represalias contra toda la población, no queriendo hacer esto y ante su fracaso Martínez Campos pidió su relevo.
    España tuvo que decidir entre abandonar la isla o ejercer una dura represión sobre la isla. Ni Cánovas, ni Sagasta eran partidarios de la dureza, pero no podían resignarse a perder Cuba por razones económicas y de prestigio. Además, la mayoría de la opinión pública española consideraba a Cuba como una parte más de España y no estaba dispuesta a perderla, estando a favor de la guerra. Sólo una minoría compuesta por los socialistas, anarquistas, republicanos y nacionalistas eran contrarios a la guerra.
    La mayoría de políticos y militares creían posible ganar la guerra, ya que los cubanos no tenían ejército regular, ni armas pesadas, por lo que en una guerra de desgaste acabarían por ser vencidos siempre que no recibieran ayuda del exterior y aquí estaba el máximo peligro, ya que los USA estaban cada vez más dispuestos a apoyar a los rebeldes.
    En estas circunstancias, Cánovas envió a el general Weyler, un militar enérgico, buen conocedor de la isla y de mano dura. Su plan fue combatir a los focos rebeldes (los mambises) en sus propias guaridas, aislándolos y aniquilándolos. Así, ordenó la concentración de la población civil en zonas especiales bien controladas de las que no podían salir. Luego, dividió la isla en una serie de compartimientos separados por trochas o líneas fortificadas que iban de costa a costa, que incomunican a los grupos rebeldes y permiten ir reduciéndolos uno a uno.
    Comenzó así la nueva ofensiva. Una ofensiva desigual porque el ejército español era muy superior en número y tenía mejores mandos, organización y armamento que el cubano. Además controlaban las ciudades y las vías de comunicación. Por el contrario, los cubanos tenían a su favor el conocimiento del terreno, estaban habituados al clima y eran aprovisionados de armas y municiones por los USA.
    A finales de 1896, tras una dura campaña, Weyler dominaba la mitad de la isla y calculaba que en el año siguiente dominaría la otra mitad. Además, el más peligroso de los líderes independentistas, Antonio Maceo, moría en una emboscada a finales de este año.
    Sin embargo, la guerra se alargaba, lo que era contrario a los intereses españoles. En USA, el presidente Cleveland había anunciado que USA se mantendría neutral en la guerra, sin embargo, a finales de este año pierde las elecciones a favor del partido republicano, siendo nombrado presidente Mac Kinley. Con él, la actitud de USA cambió. Un cambio provocado por la labor de la prensa norteamericana que fue inclinando a la opinión pública a favor de la guerra y con ella a los republicanos. Las poderosas cadenas de prensa Pulitzer y Hearst, subvencionadas por las compañías azucareras, se afanaron en publicar noticias, muchas de ellas falsas, sobre las atrocidades que los españoles cometían en Cuba y, sobre todo, el daño que se hacía a los residentes norteamericanos.
    Comenzaron, así, las tensiones diplomáticas: USA protestó porque la duración del conflicto estaba perjudicando a sus empresas, España respondió que la guerra habría terminado antes si los USA no hubieran suministrado armas a los rebeldes. USA consideró inhumanos los campos de concentración establecidos por Weyler, España les recordó que la invención de estos campos era de USA en su guerra de secesión….etc.
    Cánovas comprendió entonces que había que solucionar el conflicto lo más rápidamente posible para evitar la intervención directa de USA, pero, de pronto, se quedó sin el apoyo de los liberales de Sagasta, que se declararon contrarios a la mano dura de Weyler y a favor de dar plena autonomía a Cuba. Para colmo de males, Cánovas será asesinado por un anarquista en Madrid.
    La muerte de Cánovas dio un giro completo a la situación. Sagasta subió al poder y destituyó a Weyler, de manera que en pocas semanas se perdió el control sobre los territorios que había dominado Weyler. Por otra parte, se aprobó un estatuto de autonomía para Cuba, que tendría parlamento y gobierno propio, pero siempre bajo la soberanía de España. Esto, más que calmar los ánimos independentistas, los avivó y la insurrección se hizo general en la isla.
    Por su parte, los USA, con el pretexto de proteger a sus ciudadanos, enviaron a un buque acorazado, el Maine, que fondeó en la bahía de La Habana. Semanas después, el Maine explotó y se hundió con la mayor parte de la tripulación. Entonces, los hechos se precipitan: USA mandó una comisión investigadora para esclarecer las causas del hundimiento. Los españoles propusieron formar una comisión conjunta que no fue aceptada por USA y formaron otra. La de USA llegó a la conclusión de que el hundimiento había sido provocado por una mina o un torpedo. La española que se había producido por una explosión interna (hecho reconocido por el Pentágono en 1974).
    La opinión pública norteamericana se volcó a favor de la guerra. En España ocurre lo mismo. La guerra parecía inevitable. Mac Kinley intentó una solución pacífica y propuso al gobierno español la compra de Cuba por cien millones de dólares. Sagasta se negó en redondo. Fue, entonces, cuando se echó en falta una activa política exterior. Como sabemos, España no había participado en el juego de alianzas europeo y se encontraba sola, sin aliados. Los intentos de que mediaran otros países en el conflicto fueron un fracaso.
    Así, en abril de 1898, los USA enviaron un ultimátum a España en el que exigían la independencia de Cuba. España se niega y el 25 de Abril, USA declara la guerra a España.
    Fue una guerra rápida y desigual, pues el ejército y la flota de USA, mucho más modernizados, eran muy superiores al español.
    Los americanos atacaron primero en Filipinas, donde vencen fácilmente en la batalla de Cavite. Manila se rinde días después, aunque en el interior la guerra se mantiene hasta final del conflicto. En Cuba, la flota española al mando de Cervera fue bloqueada por la de USA en la Bahía de Santiago. Tras un largo debate parlamentario, en el que se puso en tela de juicio el valor de la flota española, se ordenó a Cervera que atacase a la flota de USA. La diferencia técnica y en número era muy grande a favor de USA. Además, la estrechez de la boca de la Bahía de Santiago obligó a los barcos españoles a salir uno a uno. Y, prácticamente, uno a uno, en un plazo de cuatro horas, los buques españoles fueron hundidos por los norteamericanos, con mayor distancia de tiro. Tras la derrota y la pérdida de la flota, la resistencia en tierra no tenía sentido, por lo que España pedía la paz el 26 de Julio.
    La paz se firmó en Paris en diciembre de 1898. Por ella, España perdía Cuba, Filipinas y Puerto Rico, es decir, los últimos restos de los que había sido su gran imperio colonial.
    LA CRISIS DEL 98. LA ESPAÑA DE LOS PROBLEMAS.

    Con la derrota en Cuba se inicia una profunda crisis en España puesta de manifiesto por la llamada Generación del 98. A partir del 98 y durante los primeros años del Siglo XX comienza a hablarse y escribirse con gran profusión de los problemas de España: del problema político, del social, del militar, del religioso, del económico, del regionalista y, por encima de todos ellos e integrándolos a todos, del problema del ser de España. Hay, pues, una profunda crisis en la conciencia española, crisis que denuncia todos estos problemas y que conduce a revisar y a querer transformarlo todo, para mejorarlo. Entre los problemas más destacados están:

    a.- El problema del ser de España. Puesto de manifiesto por los escritores de la Generación del 98, un grupo de intelectuales entre los que se encuentran figuras como Unamuno, Valle Inclán, Baroja, Azorín, Maeztú, Ganivet o Antonio Machado.
    Todos ellos coinciden en su espíritu crítico, su inconformismo y la conciencia de que era necesario cambiar lo presente, relacionándose con el giro intelectual y mental que se da en el resto de Europa y que supone el paso del positivismo al existencialismo. Además, hay que reseñar que el espíritu crítico y el deseo de cambiar las cosas se extiende a la mayoría de la sociedad española: políticos, militares, clases medias y bajas.
    Uno de los ejes que une a los integrantes de la generación del 98 es el tema de lo que es y lo que debe ser España, del que surge la cuestión sobre cual es el verdadero ser de España, tema que va a generar una abundante literatura y continuas polémicas a lo largo de todo el Siglo XX.
    En su búsqueda del verdadero ser de España, lo primero que encontramos en los integrantes de la generación del 98 es una profunda crítica a la España en la que viven. Se critica, en primer lugar, a lo gobernantes, al sistema político de la Restauración, denunciándose todos sus defectos: los amaños electorales, el caciquismo o el régimen oligárquico que, según Baroja, “miraba al Estado como si fuera una finca de su propiedad”. En segundo lugar, se critica a los gobernados, al resto de los españoles. Azorín critica su desidia, Machado la ignorancia, Baroja la vulgaridad, Unamuno la ramplonería.
    De la crítica a los gobernantes y gobernados se pasa a la crítica de España en general, que resulta ser un país atrasado, inculto, sin educación, sin espíritu de trabajo, anclado en sus viejas costumbres y supersticiones. También se critica el pasado de España, su historia, por ser inmovilista, decadente. La idea de decadencia surge así de manera espontánea, hasta el punto de que poco después Ortega afirmará que la historia de España es “la historia de una continua decadencia”.
    De estas críticas, surgen mitos como el del Africanismo: la España atrasada, vulgar, pobre, es un país más africano que europeo. A veces, se llega a la caricatura: “España es una sociedad de mequetrefes y botarates gobernada por beatos” (Baroja), “España es una deformación grotesca de la civilización europea” (Valle Inclán).

    Sin embargo, estas duras críticas no significan desamor hacia España. Los hombres del 98 sienten asco de la España que contemplan pero, a la vez, dolor porque aman a España: “me duele España” decía Unamuno. Por eso, junto a la crítica, los hombres del 98 aportan el deseo de regenerar España, de cambiarla para llegar a la España nueva y deseada.
    El deseo de cambiar a España da lugar, en un primer momento, al nacimiento del mito de Europa. Para los hombres del 98 España es el problema y Europa la solución. Así, Unamuno decía que “tenemos que europeizar España” y Costa afirmaba que la regeneración de España pasaba por cambiar nuestros modos africanos por los europeos.
    Sin embargo, junto a esta solución de europeización coexiste otra totalmente distinta. Es lo que se ha llamado la “conversión del 98”, por la que se van a defender los valores y los rasgos de España, acuñados a lo largo de su historia. Así, se afirma que nuestro legado cultural es distinto, pero no inferior al de otros pueblos europeos y se defienden a las tradiciones como lo más profundo y lo más auténtico de España. Esta conversión se da en muchos autores que defendieron, en principio, el mito europeo. Así, Unamuno afirmaba que “había que españolizar Europa”.

    Surge, así, desde estos momentos, el mito de las dos Españas: El de la España tradicional con sus valores históricos y el de la España moderna, progresista y más tolerante, a la europea. En principio se prefiere a la última, luego se redescubre la calidad de la primera. En consecuencia, en muchos casos se defiende una síntesis armoniosa de las dos Españas para solucionar su crisis: “yo quisiera una España muy antigua y muy moderna a la vez”, escribía Baroja.
    Posteriormente, se hablará de la España oficial y la España real (Costa) o España vital (Ortega). En este caso, no hay más que una auténtica España, la de los españoles, la real o vital. La otra, la España oficial, la de las clases dirigentes, la de los políticos, la de los oligarcas, la de los caciques, es una fortaleza a derribar. Basta acabar con ella para que reluzca la España auténtica. En este pensamiento se apoyará, básicamente, el Regeneracionismo.

    b.- El problema político. Presenta una doble vertiente:
    1) Por una parte, está la falsedad del sistema. España, en 1900, era en teoría una de los países más democráticos del mundo: disfrutaba del sufragio universal, de una Constitución flexible y abierta y se habían proclamado todos los derechos y libertades individuales.
    Todo era falso. Los políticos se habían fabricado un sistema para ellos mismos, a espaldas del pueblo, en el que los resultados de las elecciones respondían a lo acordado previamente por los partidos y no a la voluntad del pueblo.
    Así, a partir del 98 comienza a denunciarse y criticarse al régimen político, poniéndose de relieve todos sus fallos: el fraude electoral, el encasillado, el caciquismo y la tendencia a la oligarquía del régimen, en la que sólo dos partidos se turnan en el poder no admitiéndose a los demás partidos. De ahí, el desarrollo del nepotismo, el amiguismo y el clientelismo y de que, por ejemplo, en la nómina de gobernantes se repita los mismos nombres o de que la mayoría de los diputados sean pariente de los altos jefes políticos. Como consecuencia de estas críticas y denuncias, desde principios de siglo, se desarrollarán una serie de movimientos y partidos que van a intentar regenerar el sistema y que, al final, serán los que terminen con el régimen de la Restauración.

    2) Por otra parte, está la pérdida de contenidos, la falta de programa de los dos partidos políticos en el poder. Así, daba igual votar a un partido que a otro, pues ambos carecían de nuevas ideas, de un programa concreto.
    A ello, se une la resistencia de los dos partidos a dejar el poder en manos de los nuevos partidos o movimientos que desde principios del siglo se van desarrollando: los republicanos, socialistas, anarquistas y nacionalistas o regionalistas. De manera que no les va a quedar otro camino que la revolución para alcanzar el poder.

    c.- El problema social. Responde a la existencia de una organización social atrasada y desigual. De los 19 millones que tenía España en 1900, sólo 1 millón pertenecía a la clase alta formada por la fusión de la nobleza y la alta burguesía. Esta clase alta, la oligarquía, tiene todo el poder político y económico del país. Unos 4-5 millones forman la clase media-baja burguesa, donde existen condiciones muy distintas.
    Mientras tanto, la gran mayoría de la población, unos 13 millones, forman parte de la clase baja, son los obreros y campesinos. En ambos grupos se había producido un proceso de proletarización, de manera que no son dueños de nada, sólo de su trabajo por el que cobran un sueldo muy bajo. Esto genera una serie de graves problemas que afectan sólo a esta clase: el paro, la extrema miseria, el analfabetismo, las malas condiciones de trabajo y de su vivienda, la explotación de las mujeres y niños…etc. Para solucionar estos problemas, obreros y campesinos iniciaron la lucha conocida como el movimiento obrero o la cuestión social, amparándose en las ideas del socialismo y anarquismo.
    A partir del 98, si algo caracteriza a lo que se ha llamado “el 98 de los obreros” fue la tendencia a organizarse, a formar un frente unido, a sindicarse, como consecuencia del crecimiento de la conciencia de clase entre los proletarios y de la certeza de que con actos espontáneos y esporádicos no se llegaba a ninguna parte.
    Así, el partido socialista y su sindicato, la UGT, vieron multiplicarse el número de sus afiliados, mientras que el anarquismo abandona parte de sus ideas y comienza a crear sindicatos, la CNT, que dieron al movimiento mayor organización y gran número de afiliados.
    A partir de aquí, tanto partidos como sindicatos iniciaron la lucha por resolver los problemas del proletariado español y por hacerse con el poder para cambiar radicalmente la organización del estado burgués. Ello trae consigo la multiplicación de las revueltas y los incidentes entre los que destacan los sucesos de la Semana Trágica de Barcelona o la huelga general de 1917.
    En conclusión, si hasta finales del Siglo XIX puede hacerse una historia de España recurriendo casi exclusivamente a los hechos políticos, desde el 98 es imposible hacerla sin tener en cuenta las luchas sociales que van a desencadenar los partidos sindicatos obreros.

    d.- El problema económico. A comienzos del Siglo XX, España, pese a su tímida industrialización, seguía siendo un país subdesarrollado donde el sector agrícola englobaba al 60-70% de la población.
    El subdesarrollo será un problema que se tratará de superar, sin conseguirlo. Un subdesarrollo que se debe a la convergencia de una serie de factores estructurales, que serán puestos de manifiesto por los hombres de la generación del 98. Entre ellos, podemos destacar:
    1.- En el mundo rural, el principal problema es el mal reparto de la tierra. Predominan los grandes latifundios en el sur y los minifundios en el norte, de manera que las propiedades de tipo medio son una minoría. Este tipo de propiedad es, sin embargo, el más adecuado para introducir las nuevas técnicas (maquinaria, abonos, fertilizantes, regadíos, nuevos cultivos…etc) para modernizar el sector agrícola y que son las que predominaban en los países europeos. En España, por el contrario, predominan los latifundios o los minifundios, propiedades que por su extensión no son las más aptas para introducir estas nuevas técnicas. De ahí, que el sector primario español está muy anticuado, con una muy baja producción y productividad.
    2.- Buena parte de los recursos de España, sobre todo los mineros, están en manos de capitales y compañías extranjeras, ayudando a la industrialización de otros países y no del nuestro.
    3.- Lo mismo ocurre con el naciente sector servicios: Las compañías eléctricas, los transportes, el teléfono…etc están controladas por capitales extranjeros.
    4.- La falta de capitales internos y de iniciativa de la clase burguesa española, que prefirió invertir en la compra de tierras.
    5.- La falta de inversiones y de una verdadera política económica por parte del Estado.

    e.- El problema regionalista. Comienza a cobrar importancia a partir de principios del Siglo XX. Los rasgos esenciales de estos movimientos regionalistas-nacionalistas son: 1) Se desarrollan en la periferia del país, siendo los más importantes los de Cataluña y el País Vasco. 2) Su ideología es una mezcla entre tradición y modernidad. 3) Aspiran a una gran autonomía dentro de España y algunos de ellos, como el vasco, a la independencia total.
    Poco a poco, irán surgiendo partidos nacionalistas o regionalistas que iniciaran la lucha por la autonomía de su región.
    REFORMAS BORBÓNICAS

    Las Reformas borbónicas fueron los cambios introducidos a partir del siglo XVIII (desde Felipe V y especialmente Carlos III) por la Corona española, en lo referente a la forma de administrar sus amplias posesiones en América, con el claro objetivo de retomar el poder, de manera particular, en el territorio de Nueva España.

    Estas reformas de la dinastía borbónica tienen su base en la Ilustración. Dichas reformas se fueron aplicando dentro del margen del gobierno ilustrado, bajo todo el poder de un monarca absoluto. Entre 1760 y 1808 se fueron implementado cambios en materia fiscal, en la producción de bienes, en el ámbito del comercio y en cuestiones militares. Estos cambios, de alguna manera también se reflejaron en un mejoramiento, aunque mínimo, de la condición del indígena, a la vez, que una cierta merma de los privilegios de los peninsulares. Todo ello se vio reflejado en un crecimiento económico de la Colonia. Se denomina así al conjunto de grandes cambios económicos, políticos y administrativos que impulsaron los reyes borbones de España, durante el siglo XVIII, para la metrópoli y sus colonias.

    Estas reformas fueron iniciadas por Felipe V (1700-1746), continuadas por Fernando VI (1746-1759) y desarrolladas principalmente por Carlos III (1759-1788). Los objetivos fueron, básicamente, recuperar la hegemonía comercial y militar de España, y explotar y defender mejor los ingentes recursos coloniales.

    Las Reformas Borbónicas y las colonias en América

    El fuerte incremento de la población colonial durante el siglo XVII creó nuevas necesidades y problemas que los monarcas habsburgos no pudieron resolver. La lentitud y la corrupción administrativa caracterizaban la administración colonial. Las potencias rivales, Inglaterra y Portugal, se expandían impunemente e inundaban Sudamérica con mercancías de contrabando.
    A todo esto hay que añadir el excesivo poder que habían adquirido la aristocracia criolla y el clero, quienes se atrevían a desafiar las disposiciones reales que llegaban al Virreinato del Perú.

    Los reyes borbones, principalmente Felipe V y Carlos III, emprendieron la colosal tarea de renovar la vieja estructural colonial que habían dejado los habsburgos. Apoyados por ministros y asesores ilustrados llevaron adelante las famosas Reformas Borbónicas.

    Los borbones implementaron nuevas unidades administrativas en América. Crearon virreinatos, como Nueva Granada y Río de la Plata; capitanías, como Venezuela y Chile; y comandancias como Maynas. En 1784 se suprimieron los corregimientos y se implantó el sistema de intendencias, buscando mayor eficiencia en los gobiernos locales. De esta manera se consiguió mejorar la explotación de las riquezas coloniales y la recaudación tributaria.

    Los borbones hicieron grandes esfuerzos por contrarrestar la hegemonía comercial y marítima de potencias rivales como Inglaterra y Holanda, prósperos países impulsados por la Primera Revolución Industrial. El proyecto borbón contempló la renovación del sistema mercantil para que sus colonias sean proveedoras eficientes de materias primas y consumidoras de las manufacturas españolas. La Corona apoyó a la burguesía peninsular favoreciendo la industria y protegiendo sus mercados. En este contexto se fue liberalizando el comercio entre los puertos españoles y americanos, lo que se consagró cuando Carlos III dio el decreto de Libre Comercio en 1778.

    Esta política debía complementarse combatiendo el contrabando y mejorando la recaudación fiscal a favor de la metrópoli española. Esto provocó fuertes tensiones y guerras principalmente contra los poderosos ingleses y lusitanos.

    Los conflictos contra los contrabandistas y corsarios británicos, holandeses y portugueses hizo necesario un mayor presupuesto para la armada, el ejército y las milicias. También se construyeron poderosas fortalezas y murallas para defender los principales puertos y ciudades de las colonias. El más importante ejemplo fue la construcción de los castillos del Real Felipe en el Callao.

    El reformismo borbónico privilegió a los españoles europeos, “los chapetones”, en el acceso a los principales puestos de confianza en el aparato burocrático. Esto fue un duro golpe para la aristocracia criolla, pero el despotismo de los borbones reprimió duramente todo intento de resistencia.

    Una de las instituciones afectadas por el despotismo ilustrado español fue la Iglesia Católica. La Corona pretendió afirmar el poder secular sobre el religioso. Esto incluía la restricción de los privilegios y exoneraciones fiscales que gozaban las ordenes católicas. Fueron los jesuitas los que más se opusieron al proyecto centralizador de los borbones, es por ello que fueron expulsados de España y sus colonias en 1767.

    ANTES DE SEGUIR con el hilo de la historia de la gobernación de Sinaloa y Sonora es necesario referirnos, aunque sea brevemente, a los acontecimientos que sacudieron al imperio español entre 1767 y 1821, que tuvieron una relación muy estrecha con lo que sucedió en la metrópoli. La sociedad del noroeste ya estaba integrada al imperio español, y lo que ocurría en el imperio afectaba a nuestra región.

    Desde el siglo XVI, la casa reinante en España era de la familia Habsburgo, de origen austriaco, pero en 1700 falleció el último rey de la dinastía, Carlos II, sin dejar descendencia directa.
    Después de no pocos conflictos, la sucesión recayó en el príncipe francés Felipe de Anjou, sobrino nieto del difunto rey, quien asumió el trono de España con el nombre de Felipe V e inició una nueva dinastía, la de los Borbón, por el apellido de la familia a la que pertenecía, y que era la misma que reinaba en Francia. Los reyes de la casa de Borbón comenzaron una profunda reforma en España porque consideraban que el país estaba muy atrasado en comparación con los demás países europeos. Efectivamente, los cambios modernizadores que transformaban a Europa no habían tenido cabida en España, y en el siglo XVIII estaba en desventaja económica y tecnológica respecto del mundo occidental. Cuando las reformas borbónicas quedaron consolidadas en la península ibérica, los monarcas decidieron extenderlas también a las colonias del imperio, lo que ocurrió en la segunda mitad del siglo XVIII por iniciativa del rey Carlos III quien gobernó el imperio español de 1759 a 1788. En este capítulo nos ocuparemos de las reformas borbónicas que afectaron a la Nueva España, y en especial de las consecuencias que tuvieron en las provincias del noroeste.

    Las reformas aplicadas en la Nueva España y en otras colonias del imperio tenían por principal objetivo recuperar para la corona el poder que los reyes de la familia Habsburgo habían ido delegando en algunas corporaciones de las colonias, como la iglesia católica y los consulados de comerciantes, así como al menos moderar la creciente corrupción de todas las esferas del gobierno. Ejercer el poder sin la interferencia de estas corporaciones también significaba canalizar hacia la corona los beneficios económicos que éstas acaparaban. La batalla fue muy reñida porque se afectaron muchos y muy fuertes intereses creados desde tiempo atrás.

    Para ejemplificar la situación que Carlos III quería reformar, examinemos lo que ocurría en el noroeste novohispano, según lo hemos descrito. Las funciones de gobierno que debían ejercer el gobernador y los alcaldes mayores estaban orientadas a proteger intereses que no eran los del rey. Así, los alcaldes mayores, que al mismo tiempo eran mercaderes, estaban muy comprometidos con los comerciantes almaceneros de la ciudad de México, de modo que dichos alcaldes anteponían los intereses de los almaceneros —que también coincidían con sus propios intereses— al provecho del rey y de sus súbditos. Con su fuerza política, la Compañía de Jesús intervenía en los asuntos de gobierno y en defensa de sus propias ventajas. La riqueza producida en el noroeste beneficiaba a los comerciantes, a los locales, pero sobre todo a los almaceneros, y la Compañía de Jesús se llevaba también una buena porción. La Real Hacienda era la menos beneficiada por las riquezas del noroeste, pues sólo recibía lo recaudado en impuestos. Para el gobierno imperial, pues, era muy conveniente eliminar a quienes interferían en los asuntos de gobierno y se llevaban la mayor parte de los rendimientos económicos.

    Para llevar a cabo las reformas en la Nueva España, Carlos III envió a un funcionario de la más alta burocracia de la corte de Madrid, José Bernardo de Gálvez Gallardo, con el nombramiento de visitador general del reino de la Nueva España y con atribuciones superiores a la autoridad del virrey. Desembarcó en Veracruz el 18 de julio de 1765 y allí mismo empezó a ejercer sus funciones interviniendo en todos los asuntos, lo mismo militares que de gobierno, fiscales, de comercio e incluso mineros. El virrey en funciones, el marqués de Cruillas, no aceptó la injerencia del visitador, pero el rey respaldó la autoridad de Gálvez y el virrey tuvo que someterse. Al año siguiente, el marqués de Cruillas fue remplazado por el nuevo virrey Carlos Francisco, marqués de Croix, un enérgico militar cuya virtud era la adhesión sin reservas a su rey Carlos III. El marqués de Croix fue el mejor colaborador de José de Gálvez en la difícil tarea de reformar la Nueva España.
    En general, las profundas reformas impuestas en las provincias del noroeste afectaron a la iglesia católica, a la organización política y militar, a la economía y al fisco. Empezaremos por la expulsión de los jesuitas, porque fue la primera manifestación del reformismo borbónico en el noroeste novohispano.

    Algunas consecuencias de estas reformas

    Como se ha dicho anteriormente, antes de los cambios Borbónicos, jurídicamente las provincias y el virreinato estaban situados en la misma categoría que cualquier provincia de España; las desigualdades se debían a grupos con derechos particulares, los cuales existían tanto en la península como en América, aunque aquí, debido a que había grupos distintos a los del viejo continente, también se les dio una legislación especial (indios, mestizos y castas). Sólo hasta el momento de las reformas la Nueva España pasó a tener la categoría de Colonia en todos sentidos: jurídico, económico y político.
    El auge económico propiciado por estos monarcas ocasionó una serie de contrastes socioeconómicos. Humboldt visitó a México en esta época y se quedó impresionado por los grandes desequilibrios existentes, por lo cual llegó a definir al país no sólo como un cuerno de la abundancia, sino también como el lugar de la pobreza, que en ninguna parte había visto igual.
    Los impactos sociales de las nuevas políticas económicas que se implantaron fueron, quizá, los más graves, por las repercusiones posteriores que tuvieron. Se alteró toda la estructura social que había sido construida lentamente a lo largo de doscientos años. Baje la administración de los “austrias” la jerarquía social era estamental, como se aclaró anteriormente; es decir, los distintos grupos sociales tenían derechos y obligaciones especiales. Los Borbones, con el interés de crear un gobierno económico, destruyeron las bases estamentales y generaron un sistema social basado en la competencia económica. A partir de este momento las leyes y los privilegios que se otorgaron estuvieron fundamentados en las diferentes actividades productivas o comerciales; algunas de estas actividades se estimularon, otras se combatieron y algunas más quedaron olvidadas por el Estado. Aparecieron clases sociales en el sentido económico del concepto.
    En el nivel del estamento superior, o de la élite novohispana, los conflictos y desajustes fueron dramáticos. En el interior del estamento apareció una división de clases económicas y políticas, que eran antagónicas; los favorecidos por el régimen borbónico eran grandes mineros, comerciantes y militares, y los no favorecidos fueron sobre todo hacendados productores del sector primario, comerciantes que tenían sus mercados en la Colonia, dueños de obrajes y modestos productores, ya fueran rancheros o artesanos. Estos intereses encontrados se vieron reforzados por la llegada de nuevos españoles peninsulares, traídos por Gálvez para desempeñar cargos públicos. Más tarde esto derivaría en las luchas entre “gachupines” y “criollos” en la guerra de Independencia. Luchas que llegaron ser verdaderamente sangrientas y con un marcado carácter fratricida (L. Villoro, 1975; p. 309).
    Empezaron a aparecer las clases medias, constituidas por algunos criollos y españoles. que, atraídos por el auge económico del país, emigraron en mucha mayor cantidad que en los dos siglos anteriores. Sus actividades principales estuvieron favorecidas por el relativo crecimiento del mercado interno, a pesar de las restricciones existentes, ya que el incipiente desarrollo urbano industrial y el aumento de la burocracia propiciaron la aparición de rancheros, pequeños comerciantes, administradores, abogados, escribanos y gran parte del personal eclesiástico. Todos ellos liberados del trabajo manual, sin propiedades ni capital, pero con mejor preparación que muchos de la clase alta. Formados en las ideas de la ilustración, con clara conciencia de su situación desigual, por estar fundamentalmente relegados a las ciudades de provincia. Guardaban grandes resentimientos frente al sistema que los excluía. Por eso fueron ellos los que más y primero apoyaron los vientos del cambio y las ideas de Independencia (Ibid., pp. 310-311).
    Otro de los aspectos importantes, respecto a las funciones económicas del Estado, fue la cesión de mercedes de tierras. Con esos derechos la Corona “premiaba” a sus súbditos notables dándoles derechos patrimoniales. Estos derechos fueron evolucionando y al final de la época de los Austrias empezaron a esbozar títulos de propiedad, y durante los Borbones fueron la base de la gran propiedad rural.
    El pueblo trabajador, constituido por indios y “castas”, era la base de la pirámide social y lo que más tenía en común era su extrema miseria. Los peones rurales estaban sujetos a las haciendas por deudas, la plebe de las ciudades tenía hambre y se amotinaba, los obreros de los obrajes vivían en calidad de prisioneros en el interior de las fábricas, sin ningún derecho laboral que los protegiera, y aunque los trabajadores de las minas estaban un poco mejor que los otros, en términos reales, las reformas borbónicas y la crisis minera de 1.808 empeoraron más la situación, y, como dice Villoro, poco a poco su miseria y su dolor callado se convertiría en exasperación… (Ibid., pp. 311- 313).
    En síntesis, la proclama de Hidalgo en Guadalajara expresó los sentimientos sociales de estos desajustes acusando, a quienes los llevaron a cabo, de ser “. … hombres desnaturalizados, que han roto los más estrechos vínculos de la sangre, ya que abandonando a sus padres, a sus hermanos, a sus mujeres y a sus propios hijos… al atravesar inmensos mares, exponerse al hambre, a la desnudez, a los peligros de la vida… el móvil de todas esas fatigas no es sino su sórdida avaricia… ellos no son católicos sino por política; su Dios es el dinero” (D. A. Brading, Op. Cit. apud. L. Alamán, p. 458)

  5. khenia zelaya said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras

    Sección: 8-08

    Grupo: 1

    Código: HH 101

    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    INTEGRANTES:

    JESSICA LILIANA CÁRDENAS 20062400057
    HAROL SAID BACA 20111000556
    KHENIA MARGOTH ZELAYA 20111005290
    NELSON EDUARDO COREA 20111005479
    CARLOS FERNANDO MONTES 20111003598
    VICKY PAOLA ELVIR 20101005857
    LESTER JOSUE CASTILLO 20111004165

    Injerencia del capital extranjero en la política nacional

    INTRODUCCIÓN

    En el siguiente informe presentamos las injerencias de las compañías en la vida política Nacional, también se habla sobre la carta Rolston donde algunas compa;ias bananeras para hacer gananca, utilizaron muchos medios.
    También se da a conocer algunos presidentes de Honduras en el siglo XX los cuales podemos mencionar algunos que son: Manuel Bonilla, Miguel Davila, Francisco Bertrand, Alberto Membreño, Francisco Bogran, Rafael Lopez Gutierrez, entre otros que los podemos a continuación.

    OBJETIVOS

    Tener un mejor conocimiento sobre la vida de las compañías políticas.
    Saber sobre la carta q fue redactada por H.V. Rolston.
    Saber de las opiniones de Rolston por medio de la carta.
    Saber de los presidentes q han gobernado a Honduras en el siglo XX.

    INGENIERÍA DE LAS COMPAÑÍAS EN LA VIDA POLÍTICA NACIONAL DE HONDURAS
    La ingeniería de las compañías extranjeras en a vida política nacional de honduras comienza desde la explotación bananera que no tuvo un carácter monopolico. Es preciso señalar sin embargo que un movimiento de concentración se inicio desde principios de este siglo , cuando algunas compañías pasaron de la comercialización a la producción directa de la fruta. Los primeros grandes productores extranjeros, las familias italianas Vaccaro y D´antony, y el americano W.F. Streich. Los dos primeros se instalaron desde 1902 en la ceiba , el tercero en 1905 en Cuyamel, donde el gobierno le otorgo una concesión.
    La empresa de los hermanos Vaccaro prospero rápidamente, después de haber sido beneficiados por el estado hondureño, con el otorgamiento de 250 hectareas de tierra por cada kilometro ferroviario construida por ellos. La empresa Vaccaro deviene en 1924 en la Standard FruitCompany, estamas tarde, en 1926, se convirtió en la StándardFruit and SteamshipCorporation.
    Después de la revolución financiada por Samuel Zemurray en 1911 la política de otorgamiento de concesiones a los inversionistas extranjeros se intensifico. La intención era simple de desarollar y modernizar la economía del país.
    Se trataba en efecto, de obtener de los inversionistas extranjeros, a cambio de las tierras que les eran concedidas, que ellos tomaran a su cargo el establecimiento de la infrustuctura de carreteras, ferroviaria, marítima, etc. Que permitiría una comerciaizacionmasfaci de los productos agrícolas, favoreciendo asi el desarrollo de la agricultura.
    La obligación, para el beneficiario de una concesión, de construir a cambio una determinada cantidad de kilómetros de via ferroviaria, o de carretera, era acompañada de exenciones fiscales totales sobre todo lo que concernia a tales trabajos: importación de los materiales necesarios, construcción, mantenimiento, etc.
    La Cuyamel FruitCompany fue fundada en 1911 por Samuel Zemurray. En 1912 esta compañía obtenia la concesión de 10.000 hectareas de tierra en la región de Cuyamel, en el norte de Honduras. A esta convención vinieron a agregarse las 5.000 hectareas compradas por Zamurray a William Streich.
    La UnitedFruitCompany había sido fundada en 1899 por las leyes del estado de nueva jersey, hasta poco antes de 1914 su actividad en Honduras se limitaba a la comercializacion de bananos, y eso, por medio de compañías intermediarias , como la Salvador Oteri y la Michael Machecca, establecidas en la ceiba, desde 1905. Sin embargo esta se aseguraba el control que conservo hasta 1918, del 46% de las acciones de la VaccaroBrothersCompany.
    En contrapartida de las tierras otorgadas por el estado Hondureño, la Tela RailroadCompany se comprometio a construir 12 kilometros de línea ferroviaria por porción de 600 hectareas concedidas, y la Trujillo RailroadCompany, 20 kilometros por la porción de 10.000 hectareas cedidas.
    La UnitedFruitCompany se había convertido de este modo en un verdadero imperio, un “estado en el estado” en cada país donde esta desarollaba sus operaciones. Esta compañía poseía su propia flota (la White Fleet) y hacia 1913, se evaluaba alrededor de 852.000 acres, casi 345.000 hectareas , las tierras que detentaba en America Latina. Era además propietaria de 669 millas de línea ferroviaria en los diferentes países de la región. Se le consideraba con toda razón la compañía americana mas importante de la America Central.
    Sin embargo la prensa hondureña, sobre todo la liberal criticaba muy a menudo a la política demasiado generosa del estado respecto a las compañías extranjeras. Por ejemplo, el nuevo tiempo, de Tegucigalpa, veía en ello una fuente de toda clase de males: políticos, económicos, y también morales.

    A LO LARGO DE LA HISTORIA DE NUESTRO PAIS A HABIDOMUCHAS INGERENCIAS Y QUE PODES CITAR COMO EJEMPLO:

    LA CARTA ROLSTON

    Las compañías bananeras para aumentar las ganancias, utilizaron todos los medios posibles, sobretodo, la explotación de la mano de obra. Hillyer V. Rolston, lugarteniente de Zemurray, que luego se convirtió en uno de los dueños de la United Fruit Company, lo evidenció en una carta que envió a uno de sus abogados. Es así como nace la famosa Carta Rolston, escrita el 20 de Julio de 1920, que en su parte medular dice:

    “Debemos producir un desgarramiento en la incipiente economía de este país, para aumentar sus dificultades, y se faciliten nuestros propósitos. Debemos prolongar su vida trágica, tormentosa y revolucionaria; el viento solo debe soplar a nuestras velas, y sus aguas humedecer no más que nuestras quillas.

    Estamos, pues en el punto de partida, tú conoces mejor los hombres que yo. A tu llegada te mostraré una lista de las tierras que debemos obtener, si es posible, de inmediato; debemos parar a Goodel en “El Bográn State”, vamos a forjarnos un plan bien estudiado para su desarrollo.”

    Tomado de la página web http://www.historiadehonduras.org

    Es increible, como los problemas internos de un país que lucha por su superexistencia sea una gran oportunidad para otros.

    La Carta Rolston
    Cortes Development Company
    Puerto Cortés, 20 de Julio de 1920.
    Sr. Licdo. Luis Melara,
    San Pedro Sula.
    Estimado Luis:
    Te envío este pliego de instrucciones, su portador Sam Cariuther; asimismo recibirás de él, una caja que contiene un valioso obsequio que el viejo manda para que se le entregue a doña Anita. Prepárate el discurso. Ya se imaginará la Reina Victoria o superior. Es posible deslumbrarla.
    Me hace ver en todo esto el método de dureza siempre recomendado por Pemberton, y el judío de Lázarus. No crees tú lo mismo? Desean conservar su pedestal inamovible, es mi idea.

    1.- Para que nuestros grandes sacrificios, y nuestras cuantiosas inversiones, no hayan sido hechas en vano, debemos adquirir y apoderarnos de tantos territorios de la Nación, como de particulares, y todas las riquezas que nos permita nuestra capacidad adquisitiva, y nuestro poder de absorción.
    2.- Debemos propender al enriquecimiento de nuestra Empresa, y obtener todas las posibilidades que nos ofrezcan nuevos campos de explotación. En fin,.debemos obtener todas las tierras, que a nuestros intereses estratégicos, se hagan aparecer como deseables, que garantizan nuestro futuro desenvolvimiento y desarrollo agrícola, incrementando nuestro poder económico.
    3.- Debemos obtener contratos implacables, de tal naturaleza que nadie pueda sustentar competencia, ni en el futuro lejano; a fin de que cualquier otra empresa que se estableciere y pudiera desarrollarse, tenga nuestro control y se adapte a nuestros principia establecidos.
    4.- Debemos obtener concesiones, privilegios, franquicias, abrogación de impuestos aduaneros, exonerarnos de toda carga pública, de gravámenes, y de todos aquellos impuestos y obligaciones, que mermen nuestras utilidades y de nuestros asociados. Debemos erigirnos una situación privilegiada, a fin de imponer nuestra filosofía comercial y nuestra defensa económica.

    5.- Es indispensable cultivar la imaginación de estos pueblos avasallados, atraerlos a la idea de nuestro engrandecimiento y de una manera general, a políticos y mandones que debemos utilizar. La observación y estudio cuidadoso, nos permite asegurar que este pueblo envilecido por el alcohol, es asimilable para lo que se le necesite y destine; es en nuestro interés preocuparnos porque se dobleguen a nuestra voluntad, esta clase privilegiada, que necesitaremos a nuestro exclusivo beneficio; generalmente, estos como aquellos, no tienen convicciones, carácter y menos patriotismo; y sólo ansían cargos y dignidades, que unía vez en ellos, nosotros se los haríamos más apetitosos.
    6.- Estos hombres no deben actuar por su propia iniciativa, deben actuar en el sentido de los factores determinantes, y a nuestro control inmediato.
    7.- Debemos separar a nuestros amigos que han estado a nuestro servicio, que consideremos envilecidos por su lealtad, pues tarde o temprano, nos traicionarían, alejarlos sin que se sientan ofendidos, y tratarlos con alguna deferencia; pero no servirnos más de ellos. Tenemos necesidad sí de su país, de sus recursos naturales, de sus costas y sus puertos, que poco a poco debemos adquirir.
    8.- De una manera general, todas las palabras y pensamientos, deben dar vueltas en torno de estas palabras: poderío, bienestar material, campos de trabajo, disciplina y método. Hay que proceder con sutileza, no exponiéndonos a ninguna idea que nos señale o justifique nuestra pretensión dominadora. Nada de acción bienhechora ni consideraciones, en resumen, ningún aliento generoso. Si nuestros proyectos terminasen mal, tomaríamos una nueva orientación, nos haríamos más modestos, más sencillos, más simpáticos, y quizá buenos.
    9.- Debemos producir un desgarramiento en la incipiente economía de este país, para aumentar sus dificultades, y se faciliten nuestros propósitos. Debemos prolongar su vida trágica, tormentosa y revolucionaria; el viento solo debe soplar a nuestras velas, y sus aguas humedecer no más que nuestras quillas.
    10.- Estamos, pues en el punto de partida, tú conoces mejor los hombres que yo. A tu llegada te mostraré una lista de las tierras que debemos obtener, si es posible, de inmediato;, debemos parar a Goodel en “El Bográn State”., vamos a forjarnos un plan bien estudiado para su desarrollo.

    Nos veremos
    (f) H. V. Rolston

    Tomado de VANGUARDIA. San Pedro Sula, Octubre 20 de 1949. Núm. 182.

    TENEMOS ALGUNOS PRESIDENTES DE HONDURAS EN EL SIGLO XX

    1. MANUEL BONILLA (1903-1907, 1912-1913)

    • Nació el 7 de junio de 1849 en Juticalpa, departamento de Olancho. Intervino en muchas acciones militares, primero como liberal y luego como conservador. Se le atribuye la fundación orgánica del Partido Nacional. Ocupo la presidencia de la república del 1 de febrero de 1903 (pues el congreso anuló todo lo actuado por Arias) al 25 de marzo de 1907.
    • Manuel Bonilla era un adversario del predecesor de Sierra, Policarpo Bonilla; y durante su termino en la presidencia tuvo en prisión a este cerca de dos años y tomo otros cuidados para no permitir que Policarpo junto a los liberales quienes formaban el único partido organizado en el pais, pudieran hacer nada contra él, los conservadores estaban divididos en cacicazgos politicos y carecían de una organización coherente de liderazgo, Manuel Bonilla hizo esfuerzos de convertir a los conservadores en un partido nacional, como el actual Partido Nacional de hoy que nació de esos esfuerzos.
    • En 1906 Manuel Bonilla resistió y venció a una invasión procedente de Guatemala, pero este fue su ultimo triunfo ya que el trato de amistad que había firmado con Nicaragua se considero anti-nicaragüense y una alianza que encabezada en ese pais el poderoso presidente Zelaya, empezó a soportar las intenciones de los exilados liberales de Honduras para derrocar a Bonilla, quien para esa época se había convertido en un Dictador, ayudados los hondureños liberales por elementos del ejercito nicaragüense invadieron Honduras en 1907 estableciendo una junta provisional de gobierno, Manuel Bonilla trato de resistir la invasión ayudado por un menor numero de tropas salvadoreñas, pero en Marzo de 1907 sus tropas fueron vencidas en batallas donde por primera vez se introdujeron ametralladoras en los zafarranchos civiles centroamericanos.
    • Después del gobierno del Dr. Francisco Bertrand, volvió a ocupar el poder del 1 de febrero de 1912. Sintiéndose gravemente enfermo depositó el Poder el 20 de Marzo de 1913, muriendo el día siguiente, haciéndose patente el dolor de todo el pueblo hondureño.

    2. MIGUEL DAVILA (1907-1911)

    • Nació en Tegucigalpa, el 29 de septiembre en 1856. Sus padres fueron Juan Dávila y Gervasia Cuellar. Graduado de Licenciado en Jurisprudencia en la Universidad de Honduras en 1880. Abogado y Notario. Por su oposición al gobierno de Ponciano Leiva y Domingo Vásquez se radical en Nicaragua dedicado a labores administrativas y profesionales. Designado por la Junta Provisional de Gobierno, integrada por los generales Miguel Oquelí Bustillo, Maximo B. Rosales y J. Ignacio Castro, para asumir la presidencia de Honduras el 18 de abril del 1907, Miguel Rafael Dávila Cuellar toma posesión en esa fecha.
    • El acuerdo suscrito es conocido como Convenio Knox-Paredes por el nombre de los representantes norteamericano y hondureño, Philander Knox y Juan Paredes. Fué rechazado por las legislatures de ambos países. Entre tanto, el ex-mandatario Manuel Bonilla, con la ayuda financiera de Samuel Zemurray y del presidente guatemalteco Manuel Estrada Cabrera estaba conspirando para recuperar el poder.
    • Electo el 1 de marzo de 1908 para su período constitucional, la administración se enfrentó a la invasion de Manuel Bonilla. Por la gravedad del conflicto politico-militar, el gobierno de Estados Unidos de América intervino. Las negociaciones entre las fuerzas del gobierno y la oposición military de Manuel Bonilla, conocidas como Conferencias del Tacoma, con la mediación del gobierno norteamericano, se llevaron a bordo de un buque de guerra de este país anclado en la Bahía de Puerto Cortés, con la presencia del representante del departamento de Estado, Thomas C. Dawson. Como resultado de las conversaciones, el presidente Dávila renuncia y se nombra a Francisco Bertrand como gobernante provisional. El día 28 de marzo de 1911 formaliza la renuncia ante el Congreso Nacional. Falleció en Tegucigalpa el 12 de octubre de 1927.

    3. FRANCISCO BERTRAND (1911-1912, 1913-1915)

    • Nació el 9 de octubre de 1866 en Juticalpa, Olancho. Sus padres fueron Pedro Bertrand y Josefa Barahona. Casado con Victoria Alvarado Buchard. Graduado de médico y cirujano. Diputado por Olancho, nombrado segundo designado presidencial en 1904. Francisco Bertrand asume la Presidencia de Honduras y durante el período comprendido del 28 de marzo de 1911 al 1 de febrero de 1912 dirige los destinos de la administración del Estado de Honduras.
    • En octubre de 1911 se practicaron elecciones para escoger al Presidente y Vicepresidente de la República para el período 1912-1916. Los resultados electorales favorecieron a la fórmula Bonilla Chirinos – Bográn Barahona. El Vicepresidente Francisco Bográn Barahona presentó su renuncia el 22 de enero de 1912, a escasos días de la toma de posesión. Se practicaron elecciones para Vicepresidente y resultó electo Francisco Bertrand Barahona.
    • El 20 de marzo de 1913, gravemente enfermo el Presidente Manuel Bonilla Chirinos entrega la Presidencia al Vicepresidente Francisco Bertand Barahona. Durante el período comprendido del 20 de marzo de 1913 al 28 de julio de 1915 conduce los destinos de Honduras en su calidad de Vicepresidente finalizando el período constitucional de Manuel Bonilla. Deposita en el Primer designado Alberto Membreño Vásquez el 28 de julio de 1915 la administración del poder ejecutivo para buscar la elección presidencial.
    • Por decreto legislativo del 4 de abril de 1919 se convocó a los hondureños para elegir las autoridades supremas de la República. La imposición del candidato oficialista Nazario Soriano nuevamente levanta la oposición contra el gobierno de Bertrand y la guerra civil es el escenario para dirimir los conflictos políticos. Durante los meses de julio-agosto Honduras es azotada por los efectos de la guerra civil y las pérdidas humanas y materiales son cuantiosas. Al no garantizar una elección transparente y el conflicto armado se profundiza, Bertrand deposita el poder ejecutivo en un Consejo de Ministros a partir del 9 de septiembre de 1919 y sale rumbo a Estados Unidos de América. Regresa a Honduras en junio de 1926, y se radica en la ciudad de La Ceiba. Falleció el 15 de julio de 1926.

    4. ALBERTO MEMBREÑO (1915)

    • Nació en Tegucigalpa, el 12 de julio de 1859. Sus padres Carlos Membreño y Ceferina Márquez. En la Academia del Estado de Honduras, se graduó de Bachiller en Derecho Civil el 6 de octubre de 1877. Licenciado en Jurisprudencia por la Universidad de Honduras. Presentó su examen ante la Corte Suprema de Justicia para recibir el título de abogado. Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario a España en 1883. Subsecretario de Fomento en 1884-1886 durante la primera gestión del general Luís Bográn. Diputado por Tegucigalpa y es electo Secretario del Congreso Nacional en 1889-1890. Delegado de Honduras en el Primer Congreso Pedagógico Centroamericano celebrado en Guatemala en 1893. Ministro de Fomento y Obras Públicas en 1903-1904. Ministro de Gobernación en 1911. Electo Primer designado 1913-1916. Ministro de Fomento, Obras Públicas y Agricultura en 1916.
    • Durante la administración de Membreño Vásquez por decreto No. 42 del 15 de noviembre de 1915 se adoptó el Himno Nacional de la República con la letra de Augusto C. Coello y la música de Carlos Hartling.
    • El doctor Alberto Membreño fue un hondureño de gran cultura, versado en derecho natural, derecho público constitucional, derecho civil, derecho de gentes, retórica forense, juicios civiles, criminales, eclesiásticos, militares y comercio. Miembro de Comisiones Legislativas. Juez de Letras y Magistrado a la Corte Suprema de Justicia. Rector de la Universidad de Honduras. Ministro de Instrucción Pública. Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario.
    • Recopiló la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y la publicó con el nombre de Repertorio Alfabético de la Jurisprudencia (1892). Obra: Elementos de Práctica Forense en Material Civil; Hondureñismos, lo llevó a la consagración histórica-literaria; Nombres geográficos indígenas de la República de Honduras (1901) y Aztequismo y nombres geográficos de la República de El Salvador y Nicaragua. Edito el primer libro hondureño que se publica en México. Falleció en Tegucigalpa el 2 de febrero de 1921.

    5. FRANCISCO BOGRAN (1919-1920)

    • Nació en Pinalejo, Santa Bárbara. Sus padres fueron Saturnino Bográn Bonilla y Saturnina Barahona Leiva. Graduado en Medicina. Casado con Guillermina Leiva, hija del ex -presidente Ponciano Leiva Madrid y Luisa Castro Acosta.
    • Nombrado segundo designado y actúa como Presidente del 5 de octubre de 1919 al 1 de febrero de 1920
    • El 4 de abril de 1919, el pueblo de Honduras fue convocado a elecciones generales para elegir el Presidente y Vicepresidente. Las condiciones de la Primera Guerra Mundial tenía repercusiones porque el Estado de Sitio no se había levantado en las principales ciudades. Para continuar en el control de la administración pública, el Presidente Francisco Bertrand intentó imponer la candidatura del doctor Nazario Soriano. Los partidarios de Rafael López Gutierrez iniciaron un movimiento armado respaldado por los generales Vicente Tosta, Greogrio Ferrera y J. Ernesto Alvarado. Durante los meses de julio y agosto de 1919, el país de nuevo era devorado por las llamas de la pasión y la imposición política. Los levantamientos armados contra el gobierno de Bertrand se regaron como pólvora en toda la geografía nacional. Por la intervención del Embajador norteamericano Thomas Sambola Jones, el Presidente Bertrand sale rumbo a Estados Unidos de América depositando el poder ejecutivo en un Consejo de Ministros integrado por Salvador Aguirre, Gobernación, Jesús Bendaña, Relaciones Exteriores, Leopoldo Córdova, Hacienda y Crédito, Santiago Meza Cálix, Guerra y Marina, Federico Smith Vanegas, Instrucción Pública, y Hector Valenzuela, Fomento, Obras Públicas y Agricultura.
    • Para el 16 de septiembre todos los Ministros habían presentado su renuncia. Se conforma un nuevo Consejo de Ministros integrado por Vicente Mejía Colindres, Gobernación, Jesús M. Alvarado, Relaciones Exteriores, Antonio Bermúdez, Hacienda, Remigio Díaz Zelaya, Santiago Meza Cálix y Vicente Tosta Carrasco. El nuevo Consejo de Ministros hizo un llamado al Vicepresidente Alberto Membreño quien se encontraba en Guatemala. Argumentando motivos de salud el abogado Membreño renuncia a la vicepresidencia y el Primer designado doctor Nazario Soriano se encontraba fuera del país. Ante esta situación se llama al segundo designado doctor Francisco Bográn Barahona, asumiendo la titularidad del poder ejecutivo el 5 de octubre de 1919.
    • Falleció en Nueva Orleans, el 7 de diciembre de 1926.

    6. RAFAEL LOPEZ GUTIERREZ (1920-1924)

    • Nació en Tegucigalpa, el 28 de febrero de 1855. Sus padres fueron Juan López Gutiérrez y Soledad Gutiérrez López.
    • El Congreso Nacional mediante decreto número 130 del 4 de abril de 1919 convocó a elecciones generales para elegir al Presidente. Honduras en esa época vivía un Estado de sitio a consecuencia de la declaratoria de guerra a Alemania. Del 26 al 28 de octubre de 1919 se celebraron las elecciones. Fue electo Presidente Constitucional Rafael López Gutiérrez. El 1 de febrero de 1919 asume la presidencia de Honduras y recibe de manos de Francisco Bográn Barahona la titularidad del Poder Ejecutivo y jura la Promesa de Ley ante el Presidente del Congreso Nacional, Carlos Alberto Uclés Soto.
    • En ocasión de la celebración del Primer Centenario de la Independecia de Centro América, en septiembre de 1921, se celebró una conferencia para firmar el Pacto de Unión de Centro América. Con el retiro de Nicaragua y la no ratificación por la Asamblea Nacional de Costa Rica, la Federación Centroamericana se integró con El Salvador, Guatemala y Honduras. El Consejo Federal Provisional constituyó la Asamblea Constituyente quien decretó la Constitución Política de la República Federal de Centro América de 1921. La Asamblea Constituyente fue presidida por el doctor Policarpo Bonilla.
    • En febrero de 1924, concluido su mandato, se proclamó dictador, pero fue depuesto por el general Vicente Tosta, que ocupó provisionalmente la presidencia y convocó elecciones. Falleció en Tegucigalpa, 10 de marzo de 1924.

    VICENTE TOSTA (1924-1925)

    • Nació en el municipio de Jesús de Otoro, Intibucá, el 16 de marzo de 1881. Sus padres fueron Pedro Tosta López y Arcadia Carrasco Paz. Casado con Francisca Fiallos Inestroza en 1899.
    • Inició la carrera militar en 1904 cuando ingresó a la Escuela Militar, que funcionaba en Toncontín. Recibe el grado de teniente en 1908. Nombrado profesor e instructor de la Guardia de Honor Presidencial y ascendido a capitán, 1909. Dirigió la Escuela de cabos y sargentos en Ocotepeque. Se traslada a Tegucigalpa y se desempeña con el coronel Luís S. Oyarzun en la dirección de la Escuela militar en Tegucigalpa. Fue ascendido a mayor en 1910. Dirigió en San Pedro Sula la Escuela de cabos y sargentos.
    • En 1919 ante la decisión del presidente interino Francisco Bertrand de continuar en la Presidencia, Tosta, en unión con otros líderes militares se apoderó de las plazas de La Esperanza, Marcala, Gracias, Santa Rosa de Copán, Santa Bárbara y San Pedro Sula, lo que motivó la caída de Bertrand. Ese mismo año fue nombrado Ministro de guerra y en 1920, Ministro de Fomento. Ascendido a coronel y luego a general de brigada; nombrado inspector militar de la Costa Norte, comandante de Puerto Cortés, inspector de occidente.
    • Fue uno de los comandantes en la guerra civil de marzo a abril de 1924. A bordo del buque de guerra norteamericana Milwaukee las facciones victoriosas decidieron nombrarlo Presidente Provisional, asumiendo el cargo el 30 de abril de 1924. Convocó a la constituyente que decretó la Constitución número nueve del país. Derrotó la sublevación de su Ministro de Guerra, Gregorio Ferrera, venciéndolo en Ajuterique.
    • Las elecciones presidenciales se llevaron a cabo en los últimos días de noviembre, declarando electo el Congreso, el 20 de enero de 1925, a Miguel Paz Barahona y Presentación Quezada como Vicepresidente. Es nombrado Ministro de Guerra durante la administración del Presidente Miguel Paz Barahona (1925-1929). Ministro de Gobernación, Justicia y Sanidad durante la administración del Presidente Vicente Mejía Colindres (1929-1933).
    • Falleció en Tegucigalpa el 7 de agosto de 1930.

    MIGUEL PAZ BARAHONA (1925-1929)

    Nació en el municipio de Pinalejo, Santa Bárbara, el 4 de diciembre de 1863. Sus padres fueron Desiderio Paz e Isabel Barahona Leiva. Graduado de medico y cirujano en la Universidad de Guatemala.
    Gobernó a Honduras del 1 de febrero de 1925 al 1 de febrero de 1929. En su administración no se realizaron importantes obras materiales, pero se produjo una pausa de relativa tranquilidad social.
    Se garantizó el regreso de los emigrados políticos y se llegó a un arreglo para cancelar la deuda con Inglaterra. Con este fin se celebró el famoso Contrato Alcerro- King, y Honduras recobró su crédito en el extranjero.
    En el aspecto negativo destaca la persecución contra periodistas y ciudadanos opuestos a su alianza incondicional con los intereses de Estados Unidos. Froilán Turcios, uno de los escritores más críticos de esa alianza, fue víctima de persecución.
    Llevo una política de fraternidad y concordancia, dándoles garantías y plena libertad a los numerosos emigrados políticos. Reparó los estragos causados por la revolución. Canceló difinitivamente la vieja deuda externa de Honduras proveniente del emprésito que consiguiera para la construcción del Ferrocarril Interoceánico. Estableció las bases para la conversión de la moneda, llegándose a una unidad monetaria Nacional. Convocó a elecciones de Autoridades Supremas dando una libertad íntegra, saliendo triunfante el Dr. Vicente Mejía Colindres, como Presidente y como Vice- Presidente el Ing. Rafael Diaz Chavez. El Gobierno del Dr. Miguel Paz Barahona fue uno de los más brillantes en la Historia Política de Honduras.
    La administración de Paz Barahona a pesar de que hubo un pequeño intento revolucionario liderado por el General Ferrera en 1925, fue prácticamente para los estándares hondureños, pacífica, las empresas bananeras siguieron su expansión, la situación financiera del gobierno improbó, las fuerzas laborales crecieron y se organizaron movimientos entre los trabajadores (sindicatos) y con respecto a las relaciones internacionales, se firmó un tratado con los banqueros ingleses a quien Honduras les debía un préstamo por muchos años y que sumaba casi el total de toda la deuda pública del país, se editaron bonos por el total de la deuda los cuales serían pagados en 30 años, los intereses atrasados por esta deuda fueron perdonados y se acordó un nuevo interés del 20%, el cual el gobierno debería pagar por valor adeudado en los últimos 15 años de los 30 de los nuevos bonos, con estas negociaciones Honduras al fin se ve en camino de la solvencia y la prosperidad.
    Mejia Colindres tomo posición en 1929 rodeado de jubilo y buenas intenciones, así como el pueblo y países amigos que llenos de esperanzas esperaban por lo mejor para todos y para la nueva administración y así Honduras se veía por primera vez en el camino de una política estable, así como la de una economía progresista, la exportación bananera sumaba el 80% del total de las exportaciones del país y contínuo expandiéndose hasta 1930, para este entonces Honduras figuraba como el líder productor con más de la tercera parte de la exportación mundial de esta fruta y de todas las compañías en el país la United Fruit Co. se erguía como la dominante de las exportaciones y para consolidar esta dominación en 1929 compran La Cuyamel Fruit Co una de sus dos fuertes rivales, convirtiéndose asi en la compañía mas grande y poderosa del país, todo esto llenó de regocijo tanto a los hondureños como extranjeros, ya que en años anteriores estas dos empresas como adversarios apoyaban siempre cada una diferentes facciones políticos en Honduras como en Guatemala, financiando revoluciones para poner al gobierno que les sirviera mejor y esta fusión se creyó daría final con todos los zafarranchos revolucionarios y que al fin la tranquilidad reinaría en Honduras por siempre, de esta perspectiva estaba esperanzado el pueblo hondureño así como los gobiernos amigos y cuando en 1931 el General Ferrera cayó muerto en su ultimo movimiento revolucionario intentando tomar las riendas del poder por medio de un golpe de estado, estas esperanzas se multiplicaron.
    Sin embargo las esperanzas del pueblo de gozar de una economía frondosa fueron empañados con la llegada de la Gran Depresión Mundial de los 30s, la exportación del banano tuvo su mejor año en 1930 pero de allí en adelante fue declinando rápidamente, miles de trabajadores fueron cesanteados y los salarios de los pocos que quedaron fueron reducidos, asi como los precios que se pagaba por la compra de esta fruta a los finqueros independientes del país, huelgas y otras formas de disturbios fueron organizados por los trabajadores en repuesta a estas condiciones, pero todas fueron aplacadas con la ayuda de las fuerzas armadas del gobierno, y mientras la depresión seguía en aumento así mismo bajaba la popularidad y la situación económica del gobierno y en 1931 Colindres fué obligado hacer un préstamo por $ 20.000.00 dólares a las compañías bananeras para estar seguro que las tropas del ejército que ayudaban a mantener el orden y protegían a las bananeras contra los huelguistas, les fueran garantizados sus salarios y los gastos de operaciones.

    VICENTE MEJIA COLINDRES (1929-1933)

    Fué figura del Partido Liberal, Gobernó el país del 1 de febrero de 1929 al 31 de enero de 1933. Le acompaño en la Vicepresidencia el ingeniero Rafael Díaz Chávez.
    En los inicios de su administración hubo tranquilidad pública y un intento de recuperación económica; pero luego se sintieron las consecuencias provocadas por la depresión económica mundial y el fantasma de la intranquilidad social y la guerra civil se reanudó.
    Terminado su período, vivió muchos años exiliado en San José Costa Rica. Falleció el 24 de agosto de 1966, sus restos se encuentran en Tegucigalpa, rodeados de la consideración, respeto y aprecio de los hondureños en general.

    TIBURCIO CARIAS ANDINO (1933-1949)

    Nació en Tegucigalpa el 15 de marzo de 1876. Hijo de el general Calixto Carías y Sara Andino de Carías. Gobernó dictatorialmente a Honduras desde 1933 a 1949. El período de gobierno más extenso de un presidente, en toda la historia de Honduras. Mientras que en casi todos los países latinoamericanos hubieron cambios bruscos por medio de golpes de estado, muchos de ellos influenciados por los efectos de la recesión o por enemistades políticas, en Honduras, que la economía fue afectada severamente perdiendo casi toda su exportación (El Banano a USA), con un alto porcentaje de desempleo y la producción por el suelo, las elecciones de 1932 fueron relativamente pacíficas y libres, como lo fué también, el cambio de gobierno que se llevo en completa tranquilidad y civilizadamente, simplemente, porque el Presidente de la República Dr. Vicente Mejía Colindres en un acto de valentía y honradez se negó a los deseos de su partido para que manipulara las elecciones y favoreciera al candidato Liberal Ángel Zúñiga Huete, en cambio, el General Tiburcio Carias candidato por el Partido Nacional gano las elecciones con mas de 20.000 votos de diferencia tomando posesión del poder en Noviembre 16 de 1932, el cual se convertiría en el período más largo de cualquier persona en el poder como jefe de estado en toda la historia del país.
    La administración de Carias se veía destinada a terminar en un golpe de estado inminente, ya que el Partido Liberal aun en contra de los deseos del Presidente saliente Dr. Vicente Colindres se alzaron en una revuelta que Carias con las fuerzas armadas a su ordenes y con nuevas armas que había conseguido con el gobierno del Salvador aplasto rápidamente, pero todo el primer periodo de Carias se lo llevo en evitar golpes de estado asi como el colapso económico del pais y para defenderse de los revoltosos improbó el ejercito, construyo muchas carreteras y sobre todo, estas revueltas lo convencieron que el pais no estaba todavía listo para gobernarse libremente y en ello fue que él fundo sus principios de continuismo para quedarse en el poder por largo rato.
    La situación económica estuvo de mal en peor durante la década de los 30s, en adición a la dramática caída de las exportaciones de la banana causada por la recesión mundial, brotes epidémicos del banano como el mal de Panamá y la sigatoca que hicieron estragos en todas las fincas y que en un solo año afectó casi toda la producción, las áreas que mas sufrieron estos ataques fueron las fincas ubicadas alrededor de Trujillo, que fueron abandonadas quedando miles de trabajadores desocupados, para 1937 por lo menos se había conseguido como controlar estas enfermedades, pero muchas de las fincas que habían sido abandonadas quedaron sin uso porque el porcentaje de exportación que Honduras tenía antes de estas epidemias habían sido acaparado por otros países que aprovecharon esta tragedia.
    Cuando Carias estaba fungiendo como Comandante de San Pedro Sula, él se había preocupado por el desarrollo del ejercito a su mando y ahora como Presidente la motivación y su capacidad como comandante hizo que estos deseos incrementaran, dándole especial atención al principio y crecimiento de la Fuerza Aérea hondureña, fundando la Escuela Militar de Aviación en 1934 y negociando con un Coronel de las Fuerza Aérea de USA para que sirviera como su primer Comandante.
    Mientras los meses pasaban Carias se movía siglijosamente, despacio pero seguro, afianzándose en el poder, ganándose la confianza y el apoyo de las empresas del pais, oponiéndose a las huelgas y otras tácticas laborales organizadas por los trabajadores contra las compañías bananeras y por medio de principios económicos conservadores controló la economía del pais y aun en los momentos mas críticos de la depresión el continuó haciendo pagos regulares por la deuda contraída por gobiernos pasados, principalmente cumpliendo estrictamente los convenios hechos con los banqueros ingleses, al mismo tiempo que satisfacía otros acreedores y asi, solo en 1935 el pagó completamente dos deudas por préstamos que gobiernos pasados habían contraído, incluyendo los $ 20.000.00 dólares que el Presidente Vicente Colindres había pactado con las bananeras para tener al ejército contento .
    El control político fue institucionalizado poco a poco bajo el mando de Carias, el Partido Comunista de Honduras fue declarado ilegal, pero el Partido Liberal continuó funcionando y a los lideres de la revuelta de 1935 que estaban asilados en el exterior les fue ofrecido pasajes libres para regresar al país por medio de vuelos aéreos si ellos asi lo deseaban, mas sin embargo para finales de 1935 tratando de aplacar las actividades políticas contra su gobierno y mantener la paz interna del pais, tuvo que censurar y sancionar periódicos, periodistas asi como líderes políticos.- El Partido Nacional presionados por Carias empezó una campaña para convencer al pueblo de que solo la continuación en el poder podría mantener el orden, la paz y la seguridad en el país, pero como la Constitución prohibía la inmediata reelección, el método que escogió para ejercer el continuismo, fue formar una asamblea constituyente para escribir una nueva Constitución en la cual se establecería una cláusula por la cual esa asamblea escogería al primer Presidente que serviría bajo esa Constitución, sabido es que no había otro motivo para anular y hacer una nueva Constitución que solo el propósito de cumplir con el deseo de Carias de nombrarse Presidente en forma continua, en los años precedentes a Carias ya habían sido escritas trece (13) constituciones de las cuales solo diez (10) de ellas entraron en vigor, la última había sido adoptada en 1924, de la cual treinta (30) de sus artículos fueron incorporados en la de 1936, los cambios mayores fueron eliminar la prohibición de la reelección inmediata del presidente y del vice Presidente, extender el período presidencial de cuatro (4) a seis (6) años, otro cambio fue la restauración de la Pena de Muerte, la reducción del poder del Legislativo y negarle la ciudadanía y el derecho de votar a la mujer, finalmente se incluyo un articulo en esa Constitución que especificaba que el presidente y vice presidente estarían en el poder hasta 1943, pero Carias para ese tiempo ya hecho un Dictador quería todavía mucho más y en 1939 El Congreso ahora ya completamente dominado por el Partido Nacional, obedientemente extendió el termino en la oficina a Carias por seis (6) años mas hasta 1949.
    La importancia de estas amistades con los dictadores centroamericanos fueron en cierta forma desbaratadas cuando en 1944 revueltas en El Salvador y Guatemala terminaron con el reino de Ubico y Hernández, por un tiempo se creía que estos triunfos contagiaría a los hondureños y que algo similar pasaría en el país, un complot por militares y civiles había sido descubierta en 1943 y en Mayo de 1944 un grupo de mujeres empezaron una serie de demostraciones frente a la casa presidencial (La Casa Rosada) en Tegucigalpa demandando la libertad de los presos políticos y aun usando fuertes medidas para aplacar y terminar con estas, las tensiones siguieron creciendo y forzaron a que Carias libertara unos cuantos prisioneros, cosa que no satisfizo completamente a la oposición y demostraciones antigubernamentales siguieron sucediéndose, en Julio de ese año hubieron muchos muertos en una demostración en San Pedro Sula abatidos por las fuerzas armadas del pais y en Octubre un grupo de exiliados atacaron al país por las fronteras del Salvador pero no tuvieron suerte en deponer a Carias, porque el ejército siguieron incondicionales manteniendo en el poder al hambrón de Zambrano.
    Preocupado pero dispuesto a terminar con estas demostraciones USA empezó a presionar a Carias que renunciara al poder y que permitirá elecciones libres una vez terminara su período, Carias que para ese tiempo estaba en sus 70s se sometió a estas exigencias y en Octubre de 1948 anunció elecciones generales prometiendo que no participaría, pero por otro lado siguió manipulando la política del país y fue así que obligó al Partido Nacional para que nominara como candidato a la Presidencia del país a su protegido Juan Manuel Gálvez, quien desde 1933 venía actuando como Ministro de Guerra, a todos los exiliados les fué permitido regresar y el Partido Liberal tratando de recobrar su posición como fuerza política y la unidad de sus miembros nombró otra vez como candidato a Zúñiga Huete, el mismo candidato que Carias había derrotado en elecciones libres en 1932, falta de organización, poco tiempo para las propagandas, escasez de fondos y de liderato, convenció al partido liberal que no podrían jamas ganarle las elecciones a un partido con todas las ventajas que tenía el Partido Nacional y cambiando de estrategia acusando a estos de estar manipulando el proceso electoral decidieron no presentarse a las elecciones boicoteándolas, lo que le dió a Gálvez una victoria unánime sin oposición de ninguna clase y asumió la presidencia del pais.
    Evaluar los Pro y Contras del mandato del General Carias es arto difícil, su estadía en la Presidencia aportó el tan merecido y necesitado período de paz y orden que se necesitaba, la situación económica improbó constantemente durante su mandato, así como también la educación, se construyeron más carreteras que en los primeros 100 años de la republica, se modernizó a las Fuerzas Armadas y fundó la Fuerza Aérea hondureña, al mismo tiempo debilitaron los partidos de oposición y las actividades laborales fueron suprimidas e intereses nacionales fueron sacrificados para favorecer los correligionarios, relativos del presidente o a intereses extranjeros.

    JUAN MANUEL GALVEZ (1949-1954)

    Una ves Gálvez en la presidencia demostró una independencia poco usual, algo no esperado y jamas demostrado por él durante los 16 años anteriores, algunos programas de Carias como la construcción de Carreteras, el apoyo a los productores y exportadores de café, fueron continuado y muchas veces ampliadas, como muestra esta que para 1953 un 25% del Presupuesto Nacional estaba dedicado a la construcción de carreteras, Gálvez también continuo con las políticas de Carias sobre la administración fiscal, reduciendo la deuda externa, terminando de pagar los últimos bonos que la administración de Colindres había editado para pagar la deuda con los bancos ingleses, las compañías bananeras siguieron gozando de los favores de la administración y la United Fruit Co recibió una concesión por 25 años mas para seguir explotando las tierras que ya tenia en contrato.
    Durante su período hubo un mejoramiento de la economía nacional, se modernizó la administración pública y se creó el Banco Central de Honduras. También estalló la gran huelga de trabajadores bananeros de la Costa Norte (1954) que dio origin al actual movimiento sindical.
    Ningún gobierno ha sido más progresista y efectivo en Honduras que el del Dr. Galvez. Independizado del General Carias se rodeo de elementos aptos para gobernar: construyó carreteras, proyecto de luz y fuerza eléctrica y de agua potable, muchisimas poblaciones: creó el Banco Central de Honduras; quitándoles para siempre la regalia que por tantos años habian venido disfrutando bancos particulares: fundó el Banco Nacional de Fomento para impulsar la agricultura y estimular nuevos cultivos en la República; canceló la deuda externa e interna que venían gravando el Erario Nacional, abriendo el Crédito Internacional para Honduras; creó el Impuesto sobre la Renta de modo científico, logrando que el Presupuesto se elevara de 20 a 60 millones de lempiras. No hubo reos politicos ni exiliados. Bajo la paz que implantó durante su período hubo complete orden y progreso.

  6. Andrea Erazo GRUPO 5 said,

    GRUPO 5 – 3ra exposicion

    Golpes de Estado: Gobiernos Militares en Honduras

    Introduccion:
    En este proyecto investigamos sobre que es una dictadura militar y cuales han sido las dictaduras militares que han surgido en nuestro país a lo largo del tiempo. Tambien tratamos de formar consciencia y dar nuestro punto de vista sobre lo que son los gobiernos militares y los efectos y consecuencias que tienen en nuestro país.

    Una dictadura militar es una forma de gobierno autoritario en la cual, en mayor o menor grado, las instituciones ejecutivas, legislativas y jurídicas son controladas por las fuerzas armadas que impiden cualquier forma de control democrático. Suelen originarse como consecuencia de la supresión del sistema de gobierno existente hasta entonces tras un pronunciamiento militar o golpe de estado.
    Las dictaduras militares generalmente han justificado su presencia en el poder como una manera de traer la estabilidad política para la nación o de rescatarla de la amenaza de “ideologías peligrosas “. Los regímenes militares tienden a retratarse como independientes, como un partido “neutral” que proporciona una dirección interina apartidista en épocas de la agitación, al tiempo que presentan a los políticos civiles como corruptos e ineficaces.[cita requerida]
    Una de las características casi universales de un gobierno militar es la institución de la ley marcial o de un estado de la emergencia permanente, mediante la cual se eliminan todas las garantía jurídicas que protegen a las personas contra el abuso del Estado. Los regímenes militares generalmente no respetan los derechos humanos[cita requerida] y utilizan la fuerza y la represión para silenciar a los disidentes y opositores políticos.

    Dictadura de Tiburcio Carías Andino
    (1876 †1969) Presidente (1932-1949), militar, abogado, maestro hondureño. Fue elegido presidente de Honduras en medio de una profunda depresión mundial. Carias fundo el Partido Nacional de Honduras (PNH), fortaleció las Fuerzas Armadas, mantuvo el apoyo de las empresas bananeras y gobiernos extranjeros al oponerse a huelgas, y mantener al país a una estricta adhesión a los pagos de la deuda.
    Antes de concluir su mandato, Carias Andino consolidó el poder cuando modificó la Constitución de la República, declaró ilegal al Partido Comunista y limitó la libertad de prensa. Con esta medida, eliminó la oposición y puso fin a un largo período caracterizado por gobiernos de corta duración, como resultado de interminables de golpes de estado. En 1949, Carías Andino fue obligado a dejar el poder bajo presión de los Estados Unidos de América.
    Cariato
    El control político fue institucionalizado poco a poco bajo el mando de Carías, el Partido Comunista de Honduras fue declarado ilegal, pero el Partido Liberal continuó funcionando y a los líderes de la revuelta de 1935, que estaban asilados en el exterior, les fue ofrecido pasajes libres para regresar al país por medio de vuelos aéreos si ellos así lo deseaban, sin embargo para finales de 1935, tratando de aplacar las actividades políticas contra su gobierno y mantener la paz interna del país, tuvo que censurar y sancionar periódicos, periodistas y líderes políticos.
    El Partido Nacional, presionado por Carías, empezó una campaña para convencer al pueblo de que sólo la continuación en el poder podría mantener el orden, la paz y la seguridad en el país, pero como la Constitución prohibía la inmediata reelección, el método que escogió para ejercer la continuidad, fue formar una asamblea constituyente para escribir una nueva Constitución en la cual se establecería una cláusula por la cual esa asamblea escogería al primer presidente que serviría bajo esa Constitución, sabido es que no había otro motivo para anular y hacer una nueva Constitución que sólo el propósito de cumplir con el deseo de Carías de nombrarse presidente de manera continua, en los años precedentes a Carías ya habían sido escritas trece constituciones de las cuales sólo diez de ellas entraron en vigor, la última había sido adoptada en 1924, de la cual treinta de sus artículos fueron incorporados en la de 1936, los cambios mayores fueron eliminar la prohibición de la reelección inmediata del presidente y del vicepresidente, extender el periodo presidencial de cuatro a seis años, otro cambio fue la restauración de la pena de muerte, la reducción del poder del Legislativo y negarle la ciudadanía y el derecho de votar a la mujer. Finalmente se incluyó un artículo en esa Constitución que especificaba que el presidente y vice presidente estarían en el poder hasta 1943, pero Carías para ese tiempo ya hecho un dictador quería todavía mucho más y en 1939 el Congreso, ahora ya completamente dominado por el Partido Nacional, obedientemente extendió el término en la oficina a Carías por seis años más hasta 1949. Miembros del Partido Liberal y otros anticaristas reaccionaron a estos cambios bruscamente, rebelándose y formando revoluciones por todo el país, numerosos esfuerzos se hicieron entre 1936-1937 para derrocar a Carías pero todos fueron sofocados, pero si consiguieron minar el poder del Partido Nacional que se debilitó por los esfuerzos y propaganda de los oponentes, mas sin embargo para finales de los años treinta el Partido Nacional era la única organización política funcionando en el país, porque numerosos oponentes políticos habían sido encarcelados; muchos de ellos encadenados y obligados a trabajar en las calles de la capital, otros, como el líder del partido Liberal Dr. Zúñiga Huete, habían abandonado el país como exilado político, los dirigentes del apartido comunista perseguidos a saciedad como en el caso de Manuel Cálix Herrera y Juan Pablo Wainritgh.
    Gobierno de la Junta Militar 1956-1957
    Julio Lozano Díaz fue derrocado el 21 de octubre de 1956 tomando así posesión una Junta Militar de Gobierno. Fue integrada por el Gral. Roque Rodríguez, Coronel Héctor Caraccioli y el Mayor Roberto Gálvez Barnes inicializando la participación de las Fuerzas Armadas en asuntos políticos del país.
    Elecciones Generales

    La junta Militar de Gobierno terminó su gestión el 21 de diciembre de 1957, luego de superar contradicciones, siendo una de ellas la separación del Gral. Roque Rodríguez.
    Este fue la primera irrupción directa de los militares en el Gobierno de Honduras. La Junta Militar trató de conducirse de la mejor manera posible, asegurando la celebración de elecciones de diputados para una Asamblea Nacional Constituyente. El mayor acierto de esta junta fue haber suscrito el Convenio de Washington, por la cual se logro que La Corte Internacional de Justicia de la Haya, diera reconociendo definitivo al Laudo del Rey deEspaña Alfonso XIII emitido el 23 de diciembre de 1906, con lo cual quedo terminada la disputa limítrofe con Nicaragua.
    Gobierno de López Arellano 1963-1971
    Militar y hombre de negocios, Oswaldo López Arellano asumió la Jefatura de Gobierno el 3 de Octubre de 1963, dándole golpe de estado al Presidente Constitucional Ramón Villeda Morales. El Coronel López Arellano instauró su régimen de facto con él titulo de Jefe de Estado en tal condición estuvo hasta el 5 de junio de 1965 en un ambiente de indudable inestabilidad social. Fue electo Presidente de la Republica por una Asamblea Nacional Constituyente (denominada por diputados del partido Nacional), función que desempeño a partir del 6 de junio de ese mismo año, previo ascenso al generalato.
    Guerra hondureño-salvadoreña
    Hacia 1969 vivían en Honduras entre 25,000 y 300,000 salvadoreños, la mayoría de ellos en forma ilegal. Ellos estaban en nuestro país en busca de tierras para cultivarlas. López Arellano optó por iniciar una deportación masiva de salvadoreños, y entregarles predios de tierra a los hondureños. También existió el problema fronterizo entre las dos naciones. Y otro factor para la guerra es el desequilibrio de importaciones e exportaciones en elMercado Común Centroamericano de 1958, saliendo como poco beneficiados Honduras y Nicaragua.
    El 14 de julio de 1969 el territorio hondureño fue agredido por la guardia Nacional de El Salvador, que ataco sorpresivamente varios puntos de la línea fronteriza y bombardeo Tegucigalpa, Choluteca, Juticalpa, Santa Rosa de Copan y Catacamas. En la parte sur occidental de país, él ejercito salvadoreño logro apoderarse por poco tiempo las ciudades de Ocotepeque, San Marcos de Ocotepeque, y de los pueblos fronterizos de Goascoran, Alianza, La Virtud y Aramencina.

    Segundo Gobierno de López Arellano 1972-1975
    El 4 de Diciembre de 1972 el Gral. López Arellano volvió nuevamente a dar un golpe de estado, esta vez al Dr. Ramón Ernesto Cruz.
    En este segundo periodo de López Arellano, el régimen asumió una línea reformista, afirmando su divorcio de los partidos tradicionales. Pero al escoger sus colaboradores los escogió de los partidos políticos.
    Una de las primeras medidas urgentes que tomo se halla contenida en el Decreto-Ley No. 8 que fue destinado a contener las invasiones campesinas a las tierras nacionales, ejidales y de propiedad privada.
    Una de las primeras medidas urgentes que tomo se halla contenida en el Decreto-Ley No. 8 que fue destinado a contener las invasiones campesinas a las tierras nacionales, ejidales y de propiedad privada.
    También fue creado el INFOP Instituto de Formación Profesional, emitido por Decreto No. 10. Esta institución esta encargada de mejorar la mano de obra de los trabajadores en beneficio de las empresas. Un paso muy importante en esta línea reformista fue el Plan Nacional de Desarrollo, cuyos lineamientos generales fueron dados a conocer en 1974. Explicaremos más sobre el Plan mas adelante.

    La Crisis del Banano
    En 1974, las empresas bananeras, particularmente la Standard Fruti Company, pusieron a prueba su intocabilidad y los mecanismos de poder. El 18 de abril el gobierno emitió un Decreto No. 112 que elevaba el impuesto por caja de 40 libras exportada de Honduras. Dicho impuesto equivalía a 50 centavos de dólar por cada caja exportada.
    La reacción de la Standard no se hizo esperar: en lo interno procedió a reducir sus exportaciones y a destruir 100 mil cajas de banano por semana. En lo externo, movilizo a los mas altos ejecutivos de la subsidiaria de la Standard, con el propósito de persuadir al gobernante y dejar sin efecto la medida, o al menos reducir dicho impuesto, que fue lo que ocurrió. En el 79, alcanzo la cantidad de un lempira por cada caja exportada.

    Soborno Bananero
    El “Wall Street Journal” y la Bolsa del Gobierno de EEUU acusó formalmente a la United Brand de no informales sobre al acuerdo alcanzado con Honduras en cuanto al pago de un soborno de 2.5 millones de dólares a cambio de rebajar el impuesto a la exportación de bananos. El periódicotambién dijo que se le había entregado 1 millón 250 mil dólares a un alto funcionario del gobierno hondureño, por medio de una cuenta bancaria en Suiza. El presidente de la United Brand estaba siendo investigado por su presunto suicidio, y se le denomina el responsable de efectuar el soborno.
    El jefe de estado Arellano, nombró una Comisión Investigadora para determinar la falsedad o la veracidad de la denuncia. La comisión indirectamente acusó a López Arellano diciendo que todos los funcionarios habían entregado el material requerido para la investigación, menos López Arellano. Al día siguiente, López Arellano fue destituido de su cargo como Jefe de Estado Fuerzas Armadas dio una explicación escrita donde justificada la medida tomada y declaraba como Jefe de Estado al Gral. Juan Alberto Melgar Castro. A principios de 1975, la comisión dio un informe sobre la investigación donde declara culpable al Ministro de Economía del Gral. López, Abraham Bennaton Ramos, y dejo serias dudas sobre López Arellano. Abraham Bennaton fue recluido en la penitenciaria Central, y quedo libre luego de para como fianza 1650 lempiras.
    Gobierno de Juan Alberto Melgar Castro 1975-1978
    La caída del poder del Gral. López Arellano, ocurrida el 22 de abril de 1975, marcó no solo el cambio en la estructura de las fuerzas armadas, en cuyo seno había tomado mando un Consejo Superior, sino el ascenso de la burguesía intermediaria con posiciones más cercanas a los de los grupos refractorios al ensayo reformista, que con el escándalo bananero se tornaría más tibio y vacilante en su parte principal lo que es la reforma agraria.
    Por disposición del Consejo Superior asume la Jefatura de Gobierno el Gral. Melgar Castro, militar que tenia buena imagen adentro del ejercito.
    La agitación social en el campo y las amenazas de represión a los dueños de las tierras iban en aumento, mientras que el régimen daba largas al asunto agrario. Numerosos campesinos fueron encarcelados por su participación en tomas o recuperaciones de tierras, a consecuencia de lo cual la Unión Nacional de Campesinos UNC, determino organizar para el 25 de junio de ese año una marcha de hambre hacia Tegucigalpa con afiliados del Norte, Sur, Oriente y Olancho.

    La matanza de Santa Clara y los Horcones
    La fallida marcha desembocó en la muerte violenta de 14 personas en Juticalpa, Olancho. En Juticalpa, los campesinos pernoctaron el 24 de junio en el centro Santa Clara. A las diez de la mañana del día siguiente, un grupo de alumnos dirigidos por el profesor Guillermo Ayes Mejia, Supervisor Departamental de Educación Primaria en Olancho, llegó a este centro con el objeto de reclamar sus aulas de clase.
    Luego que llegaron frente al edifico, al parecer el Profesor saco una arma para exigir que se le abrieran las puertas. Atrás de los escolares venia un grupo de los Agentes del Departamento de Investigación Nacional, vestidos de civil, y estos acompañando la acción de Ayes, penetraron al interior del edificio por otro de los portones de este centro y comenzaron a dispararle a las personas que estaban adentro.
    La matanza de los Horcones ocurre después de este hecho. Luego de lo de Santa Clara, el Gobierno nombra una Comisión Militar por la resonancia que tuvo esta matanza. Esta comisión fue la que hizo el informe narrado a continuación. “Fueron sacados de un presidio de Juticalpa varias personas y los llevaron a la hacienda de “Los Horcones” propiedad de José Manuel Zelaya. Los llevaron para interrogarlos pero luego los mataron y mataron a los testigos que había por ahí también. El teniente Benjamín Plata fue el que estaba al mando; ordeno que se metieran los cadáveres en un pozo con dinamita. Se les encontró responsabilidad directa al Mayor José Enrique Chinchilla, Subteniente Benjamín Plata, Manuel Zelaya y Carlos Bahr. Se establece también que estas personas obedecían a una trama dirigida por un sector perteneciente a la FENAGH Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos y miembros de la empresa privada, para crear un clima de enfrentamiento y caos en Olancho.” Fueron remitidos a la penitencieria central, y salieron libres en 1980.

    Gobierno de Junta Militar 1978-1980
    Otra junta militar tuvo en sus manos los destinos políticos y administrativos de nuestra República. El triunvirato tomó posesión el 7 de agosto de 1978 y fue presidido por el Jefe de las Fuerzas Armadas, el Gral. Policarpo Paz García. Lo integraban también el comandante de la Fuerza Aérea, Coronel Domingo Álvarez Cruz y el Comandante de la Fuerza de Seguridad Publica (FUSEP) el teniente coronel Amilcar Zelaya Rodríguez.
    Una de sus primeras medidas fue cancelar el Consejo Asesor, diciendo que iban a utilizar esos fondos para otras cosas más importantes como ser la salud y educación. Ya se había preparado un proyecto de Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, el que luego seria objeto de drásticas modificaciones, habiéndose fijado el 20 de Abril de 1980 como fecha para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente.
    Luego, ocurrió la caída de Anastacio Somoza en Nicaragua. La organización de Estados Americanos tuvo una reunión para plantear soluciones al problema de Nicaragua. El representante de Honduras en esta reunión fue en Canciller de la Republica Roberto Palma Gálvez. Honduras en conjunto con 12 países mas formularon una propuesta que excluía la intervención militar extranjera, planteaba la separación inmediata y definitiva del régimen Somocista y la instauración de un gobierno democrático. La junta militar instruyo para que el canciller no participara a favor de esta propuesta, cuando él había sido uno de los patrocinadores de esta. Debido a esto en canciller renuncio diez días después. Comenzaron a agudizarse las tareas conducentes a la celebración de elecciones generales previstas para el 20 de Abril del año siguiente.
    La Constituyente de 1980
    Las elecciones se llevaron a cabo normalmente, concurrieron a las urnas 954,464 personas, cantidad equivalente al 77% del total de electores inscritos.
    Con 495,789 sufragios a su favor el liberalismo obtuvo 35 diputados constituyentes; el partido nacional 33, producto de 423,623 votos, y 3 diputados del PINU, por el que votaron 35,052 ciudadanos.
    Consideraciones Finales
    Un suceso relevante fue la plena libertad electoral garantizada por el gobierno del triunvirato en los comicios practicados en toda republica el 20 de Abril de 1980, para elegir diputados de la asamblea nacional constituyente. En ello incidió la caída de Somoza en Nicaragua y la toma de poder de un movimiento político contrario ideológicamente a los Estados Unidos, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, lo cual hacia necesario el fortalecimiento de la ” Democracia Representativa” en Centroamérica.
    Gobierno Provisional de Policarpo Paz García 1980-1982
    Militar y hombre de negocios, Policarpo Paz García, fue escogido por los partidos políticos en el congreso, como Presidente provisional el 25 de julio de 1980.
    Reunida el 20 de julio, la Asamblea Nacional Constituyente, emitió 5 días después el decreto No. 2 que elegía como Presidente Provisional al Gral. Paz García. Dice él articulo No. 1 ” dar un voto de confianza a las Fuerzas Armadas de la Nación y un voto de reconocimiento a la Junta Militar de Gobierno, depositando en el Gral. Policarpo Paz García, en su carácter de Jefe de las Fuerzas Armadas, la Presidencia de la Republica hasta que, de conformidad con la Constitución que se emitiera en esta asamblea, tome posesión el presidente electo por el voto directo del pueblo”.
    Prestamos para proyectos millonarios, como los del Bajo Aguan e inicios del hidroeléctrico ” El Cajón”, van incrementando la deuda externa. Hombres como el Lic. Valentín Mendoza y Coronel Mario Flores van a ocupar cargos administrativos. Muchos oficiales partidarios de la línea reformista son dados de baja, entre ellos López Arellano y Melgar Castro.

    Crisis Centroamericana
    La armada salvadoreña iba cada vez peor. El 24 e marzo fue asesinado el arzobispo de San Salvador Oscar Romero; Masacre en Sumpul y nicaragua incio en Honduras una lucha antisandinista.
    Esta situación hizo que en Honduras e tomaran medidas de seguridad nacional. Acciones violentas como secuestros perpetuados por guerrilleros salvadoreños infiltrados en nuestro país-en respuesta a la presunta intervención militar hondureña en la lucha interna que azota al país vecino-, propiciaron una ola de desapariciones de personas supuestamente vinculadas con organizaciones izquierdistas. De conformidad con el CODEH Comité Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, fueron eliminadas 51 personas, de las cuales 17 eran hondureñas, 31 salvadoreñas, una costarricense, una guatemalteca, y una venezolana entre abril y septiembre de 1981.

  7. Andrea Erazo GRUPO 5 said,

    Grupo 5- 2da exposicion

    Republica Federal de Centro America

    Introduccion:
    Con esta investigacion y exposicion queriamos informar a nuestros compañeros sobre lo que fue la republica federal de centro america, quienes la integraban, como surgio, como se disolvio, cuales fueron las consecuencias de esta republica,los efectos que surgieron con ella,quienes participaron etc. Esperamos todas esas incognitas sean respondidas a continuacion,
    La República Federal de Centro América fue una federación que surgió de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, el 22 de noviembre de 1824, a través de la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824. Su capital fue Ciudad de Guatemala hasta 1834; después fue Sonsonate por un breve período, y por último San Salvador, de 1834 a 1839.
    La Federación estaba formada por cinco Estados: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. En 1838 se formó un sexto Estado, Los Altos, con capital en la ciudad de Quezaltenango, con los territorios del occidente de Guatemala, y parte del actual Soconusco de Chiapas (México). El territorio de la Federación también incluía Belice.
    Limitaba al suroeste con el Océano Pacífico, al noreste con el Mar Caribe, al sureste con Panamá (provincia de Nueva Granada), y al noroeste con México.

    Historia
    Tras la independencia con respecto a España en 1821, y la desaparición del Primer Imperio Mexicano en 1823, los representantes de los cabildos de lo que alguna vez fue la Capitanía General de Guatemala, se reunieron en marzo de 1824 en la Ciudad de Guatemala. El 22 de noviembre de ese mismo año establecieron la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824, compuesta por Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.1

    Manuel José Arce y Fagoaga, primer presidente de la República Federal de Centro América.
    Como en la mayoría de los países iberoamericanos, la independencia de Centroamérica fue un movimiento esencialmente criollo, y no supuso una mejora inmediata de las condiciones de vida de los campesinos centroamericanos. Fue promovida por la élite comercial de Guatemala y El Salvador, para enriquecerse con los nuevos lazos comerciales que esperaban adquirir con Inglaterra, Francia, Holanda, Prusia y Estados Unidos, y no tanto por una revolución social o política.
    Cada Estado era libre, y tenía autonomía para gobernarse y establecer sus leyes y códigos jurídicos, además de elegir democráticamente su propio Jefe de Estado. Los Estados miembros eran: Los Altos, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica (incluyendo Nicoya). No obstante se perdió el territorio de Chiapas que se anexó a México en 1824, y la Provincia de Bocas del Toro que fue tomado por la República de la Nueva Granada en 1836.
    Entre las principales innovaciones de la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824, cabe destacar su tratamiento de los derechos humanos, en el cual destacaban, entre otros aspectos, la abolición de la esclavitud, la consagración del derecho de asilo, las limitaciones de la pena capital, el establecimiento del jurado, y la supresión de los fueros. Se restringían considerablemente las facultades gubernamentales para limitar los derechos civiles y políticos, incluso en caso de graves amenazas o ataques al orden público, lo cual habría de ser un grave obstáculo para las autoridades.2 Por otro lado, mantuvo la división entre un Congreso unicameral todopoderoso, un Ejecutivo con poderes limitados, un Senado que actuaba como cuerpo intermedio, y una Corte Suprema de Justicia, todos elegidos popularmente conforme a un sistema de sufragio universal indirecto en cuatro grados.
    Palacio de los Capitanes Generales (Guatemala)
    La República tenía grandes proyectos, como un canal interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico, por el río San Juan, el lago de Nicaragua, y el istmo de Rivas, entre el Estado de Nicaragua y el Estado de Costa Rica. Sin embargo, la federación afrontaba grandes problemas:
    • En oposición al proyecto federal de los liberales se encontraban los conservadores, los representantes españoles de la Iglesia Católica y los grandes latifundistas de las aristocracias regionales.
    • La población, en general, desconocía los beneficios de una integración regional.
    • Las redes de transporte y las comunicaciones entre los Estados miembros eran extremadamente deficientes.
    • La falta de fondos para su desarrollo, y la intervención de naciones extranjeras (por ejemplo: Gran Bretaña y Estados Unidos).
    • El poder de la capital federal (Ciudad de Guatemala, después San Salvador), era casi inexistente fuera de sus límites.
    El primer presidente de la República Federal fue Manuel José de Arce y Fagoaga, un militar y político de El Salvador, quien gobernó Centroamérica desde Ciudad de Guatemala, entre 1825 y 1829. En las elecciones presidenciales de 1825 la mayoría de los votos le correspondió al conservador hondureño José Cecilio del Valle, pero la fracción liberal del Congreso Federal (la más poderosa en ese momento) decidió que no había mayoría absoluta, y escogió a Manuel José de Arce y Fagoaga como Presidente Federal para el período 1825-1829. Esto hizo que su administración fuese polémica desde el principio.
    A pesar de ser liberal y haber sido apoyado por los liberales, estos se distanciaron de él, y desde 1826 el Congreso y el Senado no volvieron a sesionar. Arce buscó apoyo en el clero y en el Partido Conservador, pero también tuvo dificultades con el gobierno del Estado de Guatemala, y para 1827 gran parte de Centroamérica estaba en guerra civil.
    En este contexto saltó a la fama el general hondureño Francisco Morazán, quien ganó la Batalla de La Trinidad para los liberales, el 11 de noviembre de 1827.3 Desde entonces, y hasta su muerte en 1842, Morazán dominó la escena política y militar de América Central.
    En 1826 los liberales de Honduras y El Salvador se opusieron a los nuevos congresistas y otros funcionarios del gobierno federal elegidos por un decreto ejecutivo. A inicios de 1827, el presidente Manuel José de Arce y Fagoaga envió al coronel conservador José Justo Milla, bajo la comandancia del Segundo Batallón Federal a Santa Rosa de Los Altos (hoy Santa Rosa de Copán en Honduras), con la misión de custodiar la Factoría de Tabacos. En realidad el objetivo era colocar un ejército leal para derrocar el gobierno liberal de Dionisio de Herrera en Honduras. El pueblo de Los Llanos no brindó apoyo al coronel Milla, y se incorporaron al ejército de Francisco Morazán.
    En marzo de 1827 el Estado de El Salvador envió tropas a Guatemala con la intención de tomar la capital de la República Federal y derrocar a Manuel José de Arce y Fagoaga.4 No obstante, el general Arce al mando del Ejército Federal derrotó a los salvadoreños en la Batalla de Arrazola. Luego de estos sucesos, el presidente de la república ordenó a 2000 tropas federales (incluyendo guatemaltecos, nicaragüenses, costarricenses, y otros) al mando del general Manuel de Arzú, invadir El Salvador.4 Este evento marcó el inicio de la Guerra Civil Centroamericana.
    Francisco Morazán, segundo presidente de la República Federal de Centro América
    En abril de 1828 Francisco Morazán se dirigió a El Salvador con una fuerza de 1400 hombres.5 Mientras que el ejército salvadoreño se enfrentaba a las fuerzas federales en San Salvador, Morazán se colocó en la parte oriental del Estado.
    El 6 de julio, Morazán derrotó a las tropas del coronel Vicente Domínguez en la hacienda El Gualcho. El general Francisco Morazán se mantuvo peleando alrededor de San Miguel, derrotando a cada pelotón enviado por el general Manuel de Arzú desde San Salvador.5 Esto motivó a Arzú a dejar al coronel Montúfar a cargo de San Salvador y a ocuparse personalmente de Morazán. Cuando el caudillo liberal se dio cuenta de los movimientos del general Manuel de Arzú, salió rumbo a Honduras a reclutar más tropas.
    El 20 de septiembre, el general Arzú estaba cerca del río Lempa con 500 soldados en búsqueda de Francisco Morazán, cuando se enteró de que sus fuerzas habían capitulado en San Salvador.
    Francisco Morazán regresó a El Salvador con un mayor ejército. El general Arzú se retiró a Guatemala, dejando sus tropas bajo el mando del coronel Antonio de Aycinena. Este militar conservador y sus tropas marchaban con rumbo a territorio hondureño, cuando fueron interceptados por los hombres de Morazán en San Antonio. El 9 de octubre Aycinena se vio obligado a rendirse.4 Con la capitulación de San Antonio, El Salvador quedó finalmente libre de tropas federales. El 23 de octubre, el general Morazán hizo su entrada triunfal en la plaza de San Salvador.

    Ante el desorden general, a finales de 1828 el presidente Manuel José de Arce y Fagoaga cedió el gobierno de América Central al vicepresidente Mariano Beltranena y Llano. En abril de 1829, el general Francisco Morazán tomó Ciudad de Guatemala con el apoyo de tropas hondureñas, salvadoreñas y nicaraguenses, y designó a José Francisco Barrundia y Cepeda como Presidente Interino.
    Francisco Morazán ganó el voto popular en la elección presidencial de 1830, en contra del conservador José Cecilio del Valle.
    Con Morazán como presidente, los liberales habían consolidado su poder. De esta forma, el nuevo mandatario y sus aliados se ubicaron en una posición inmejorable para implementar reformas, las cuales estaban basadas en la ilustración. A través de estas intentarian desmantelar en Centroamérica lo que consideraban instituciones arcaicas6 heredadas de la época colonial, y que sólo habían contribuido al atraso en la región7 : se promulgaron políticas de libre comercio; fue invitado el capital extranjero y los inmigrantes; fue separada la Iglesia del Estado; se proclamó la libertad de religión; los diezmos fueron abolidos; se permitió el matrimonio civil, el divorcio secular y la libertad de expresión; los bienes eclesiásticos fueron confiscados, se suprimieron las órdenes religiosas, y se le retiró a la iglesia el control que tenía sobre la educación6 ; se pusieron a disposición las tierras públicas para la expansión de la cochinilla; se construyeron escuelas, carreteras y algunos hospitales; entre otras políticas.
    Con la implementación de estas medidas revolucionarias8 Morazán se convirtió en el primer mandatario de América Latina que aplicó a su gestión un pensamiento progresista. 9 Ello asestó un duro golpe a los conservadores de la oligarquía guatemalteca. Pero más importante aún, se despojó al clero español de sus privilegios, y redujo su poder.

    José Cecilio del Valle, tercer presidente de la República Federal de Centro América
    En marzo de 1832, estalló otro conflicto en El Salvador. El Jefe de Estado José María Cornejo se había rebelado en contra de algunos decretos federales, lo que obligó al presidente Morazán a actuar de inmediato. Las tropas federales marcharon a El Salvador donde vencieron al ejército de Cornejo el 14 de marzo de 1832. El 28 del mismo mes, Morazán había ocupado San Salvador. A partir de entonces, comenzaron los rumores sobre la necesidad de reformar la Constitución.
    En las votaciones de 1834 se eligió como presidente al conservador José Cecilio del Valle. Sin embargo este falleció en Guatemala el 2 de marzo de ese mismo año. Esta confusión llevó a que en 1835 se nombrara nuevamente a Francisco Morazán Presidente Federal hasta 1839.
    Por el poder que habían adquirido los liberales de El Salvador, Morazán tuvo que trasladar la capital federal a San Salvador en 1835. Gradualmente, la Federación empezó a derrumbarse. Entre los años de 1838 y 1840, los Estados entraron en otra guerra civil.
    El primer país en separarse definitivamente fue Nicaragua, en abril de 1838. En mayo de ese mismo año el Congreso Federal autorizó a los Estados a que se organizasen como tuviesen por conveniente. En octubre el Estado de Honduras también abandonó de la Federación, y en noviembre Costa Rica se separó. En 1839 Guatemala reasumió su soberanía y al año siguiente, bajo el gobierno de Rafael Carrera, absorbió forzadamente al Estado de Los Altos. La Federación quedó disuelta y la Constitución abrogada de hecho, aunque el Estado de El Salvador no lo aceptó hasta 1841.
    La República Federal tuvo una corta existencia, y después de varias guerras civiles, se disolvió en 1839, y los cinco estados de la federación se erigieron en cinco republicas independientes. Sin embargo, durante el siglo XIX hubo numerosos intentos para restablecerla, manifestados en las conferencias unionistas centroamericanas.
    Gobernantes :
    Gabino Gaínza y Fernández de Medrano Jefe Político Superior y Presidente de la Junta Provisional Consultiva 1821-1822

    Vicente Filisola
    Jefe Político Superior, nombrado por el Imperio Mexicano 1822-1823

    José Matías Delgado y León
    Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América 1823

    Primer Triunvirato de Centroamérica
    1823

    Segundo Triunvirato de Centroamérica
    1823-1825

    Manuel José de Arce y Fagoaga
    Presidente de la República, elegido por el Congreso 1825-1829
    En 1828 llamó a ejercer temporalmente al Vicepresidente Beltranena, quien después se negó a devolverle el mando
    Mariano Beltranena y Llano
    Asumió el Ejecutivo como Vicepresidente de la República 1828-1829; derrocado en 1829

    Francisco Morazán
    Tomó el poder y a poco lo entregó al Senador designado por el Congreso 1829

    José Francisco Barrundia y Cepeda
    Senador encargado de la Presidencia 1829-1830

    José Francisco Morazán Quezada
    Presidente elegido por el Congreso para el período 1830-1834
    Durante su gobierno la capital federal se trasladó de Guatemala a Sonsonate y después a San Salvador

    José Cecilio del Valle
    Presidente elegido para el período 1834-1838
    Murió antes de tomar posesión
    José Gregorio Salazar y Castro
    Vicepresidente encargado del Ejecutivo 1834-1835

    José Francisco Morazán Quezada
    Presidente elegido para el período 1835-1839
    En 1838 se separaron sucesivamente de la Federación los Estados de Nicaragua, Honduras y Costa Rica

    Diego Vigil y Cocaña
    Vicepresidente encargado del Ejecutivo 1839
    La Federación se disolvió definitivamente

    Organización territorial
    El territorio del país se dividió, como su nombre lo indica, en las mismas provincias que se reunieron en la Asamblea Nacional Constituyente del 1 de julio de 1823 y que en 1824, ya con una nueva constitución federal, pasaron a denominarse Estados:
    • Estado de Costa Rica.
    • Estado de El Salvador.
    • Estado de Guatemala.
    • Estado de Honduras.
    • Estado de Nicaragua.
    En 1838 fue creado el Estado de Los Altos con algunos territorios del occidente de Guatemala. El estado fue disuelto en 1840.

  8. ANGELA RODRIGUEZ said,

    GRUPO #9
    EXPOSITORAS:
    ASTRID MERCEDES CANALES DIAZ_____20061000540
    ALEXANDRA LOPEZ___________________
    ANGELA PAOLA RODRIGUEZ___________20070003728
    ZABDI RIVAS_________________________20031009478

    ESTRUCTURA DE LA SOCIEDAD COLONIAL HONDUREÑA. EVOLUCION Y CONTRADICCIONES DE LOS DIFERENTES GRUPOS SOCIALES: CLASES, ELEMENTOS Y CASTAS

    La actual población hondureña es el resultado de múltiples y complejos procesos de cruzamiento racial; mismo que se inician con el poblamiento de Honduras por parte de indígenas venidos de las tierras altas de México y Guatemala, incorporando su propia naturaleza como primer componente étnico. Posteriormente, durante la conquista de América por parte de los españoles, así como el posterior coloniaje, trae consigo la introducción de nuevos elementos raciales: el blanco representado por el español y que, al mezclarse con el indio da origen al mestizo; la importación de negros también va a generar subtipos raciales: con el indio da el Zambo y con el blanco el Mulato. La interacción racial entre todos estos grupos va a generar una mezcla compleja de definir y que por ahora, enfrasca a historiadores y antropólogos en si el resultado de esta mezcla debe catalogarse como ladino o como mestizo; problema que la sociedad colonial resolvió dándoles el mote de PARDOS.
    La estructura social de Centroamérica durante el período colonial fue la de una economía agraria pre-industrial o sub-desarrollada, en la que el ingreso, el estatus, el poder y el aspecto racial colocaban a la gente en uno u otro estrato o clases sociales que básicamente eran dos:
    1. Una élite de terratenientes, mineros, alta burocracia y alto clero: (peninsulares y criollos).
    2. Una masa de pobladores rurales en comunidades indígenas, en haciendas o plantaciones: (indios, negros, mestizos y castas).
    Entre estos dos estratos o clases sociales existía un pequeño grupo de comerciantes, burócratas y bajo clero. La conquista, ocupación y administración de América Central, permitió a los españoles construir una sociedad de superiores e inferiores, de señores y masas, de libres y esclavos, de sujetos a impuestos y de exentos, de blancos y de no blancos. Para entender mejor la estructura analizaremos brevemente los estratos:
    1. PENINSULARES: Blancos nacidos en España, constituido generalmente por migrantes que vinieron como conquistadores, campesinos, artesanos, militares, mineros, funcionarios, etc…, predominando los hombres sobre las mujeres. La inmigración española a las Indias Occidentales prosiguió durante todo el período colonial, ya que en la naciente sociedad hispanoamericana en Centroamérica encontraban mayores posibilidades de movilidad social y mejoramiento económico de la que podían encontrar en la sociedad española de la península. Solo una minoría de Ibéricos se benefició con las posesiones ultramarinas de España, a la razón, los que sirvieron como funcionarios públicos.
    2. CRIOLLOS: Blancos nacidos en las Indias Occidentales (América). Se empleó este término en un inicio como referente a los hijos de españoles, en su mayoría conquistadores y primeros pobladores, o sea los llamados criollos viejos. La constante inmigración dio origen a los criollos nuevos quienes no participaron de la conquista pero se vieron más beneficiados por el Rey de España; esto creo un conflicto entre ambos grupos de criollos ya que los primeros se consideraban con mayores derechos sobre los bienes terrenales que los segundos lo que les daba más valor que cualquier abolengo o título nobiliario. Durante todo el período colonial se dieron conflictos y tensiones entre estos dos grupos. El creciente número de criollos y mestizos fue visto por los peninsulares como una posible amenaza a su dominación; quizás por ello cuando en el siglo XVII ocurre la contracción económica tanto en las Indias Occidentales como en España, se incrementó la competencia por el acceso a la riqueza, el status y la seguridad, por lo que se exacerbaron los criterios de pureza de raza y fenotipo en ambos lugares, tanto en España como en sus colonias. De acuerdo a Severo Martínez Peláez, las viejas familias herederas de la conquista fueron perdiendo terreno en lo económico y en lo político, pero las nuevas generaciones de criollos sin alcanzar las más altas posiciones de mando lograron enriquecerse y retener la posición que había correspondido a los antiguos criollos. Los inmigrantes españoles presionaban sobre los criollos, pero no como una clase antagónica que aspira a derribar y destruir a su enemigo sino con el propósito de introducirse en la clase de los criollos. La presión que ejercían los inmigrantes sobre los criollos y la lucha de éstos defendiéndose, resultó en la renovación de la clase criolla con nuevos elementos y su conservación como clase social. Los criollos viejos, herederos de la conquista en forma directa, fueron lentamente desplazados del primer plano por españoles que vinieron después, pero que al convertirse también en terratenientes y explotadores de siervos indígenas, se asimilaron a la estructura de clase preexistente sin alterarla en lo más mínimo.
    3.- MESTIZOS: la mezcla de razas en América, bajo los efectos y las consecuencias de la conquista era inevitable. Al principio su número era limitado, la mezcla racial poca y la residencia de los europeos de corta duración. Sin embargo la mezcla racial en América pronto produjo un estrato social que se hizo numéricamente significativo y ocupacionalmente necesario, pero que tanto en la práctica como en la teoría era objeto de discriminación racial y económica por parte de los blancos, por ejemplo; si bien por una parte los mestizos estaban exentos de pagar tributo, (cuyo pago era obligatorio en el caso del indígena) por otra el Estado les negaba la posesión de tierras. Esto se explica ya que los mestizos eran un contingente humano en crecimiento constante. Esta política originó que el mestizo no teniendo más que su fuerza de trabajo se vio obligada a desplazarse a las haciendas y a vivir y trabajar en ellas a cambio de tierra en usufructo; en otras palabras se volvió arrendatarios. Debido a que los peninsulares y criollos se constituyeron en la clase empresarial que manipulaban el trabajo indígena y negro, esto originó que los mestizos, llamados – también castas fueran empleados como auxiliares asalariados en la minería, agricultura, como vaqueros, arrieros, tejedores, herreros, pequeños comerciantes, donde el empleo era escaso se convirtieron en vagabundos, robando frecuentemente a las comunidades indígenas. Rechazados tanto por los indígenas como por los blancos tuvieron que sobrevivir desarrollando su agresividad, crueldad y astucia.

    4.- EL INDIO: Aquellos caciques indígenas que colaboraron con los conquistadores recibieron a lo largo del período colonial un trato preferencial por parte de los españoles, fueron conservados en sus puestos de dirigentes locales para exigir tributos y trabajo a las masas indígenas, facilitando así el sistema español de dominación indirecta. Los indígenas fueron concentrados en los llamados pueblos de indios o reducciones, lo que facilitaba la recolección del tributo y del empleo de la mano de obra indígena. Debido a que la organización de los pueblos indígenas como pieza clave de la estructura de la sociedad colonial, exigía la existencia de tierras en las que los indígenas pudieran trabajar para sustentarse, para tributar y para esta en condiciones de ir a trabajar a las haciendas así como para que permanecieran en sus pueblos, la corona dispuso que tuvieran tierras ejidales. Las consecuencias inmediatas de la conquista y la ocupación de las regiones más densamente pobladas de las civilizaciones indígenas fueron catastróficas. Una combinación de enfermedades epidémicas (viruela, sarampión, tifoidea), de trabajo excesivo y la consiguiente debilitación física y el choque cultural inducido por el remodelamiento de una sociedad comunitaria conforme a líneas individualistas orientadas hacia el lucro produjo en los siglos XVI y principios &l XVII un descenso demográfico intenso entre la población indígena; esto trajo como consecuencia un incremento en la importancia de las castas en la población total alrededor de 1,650; después de esto la lenta recuperación de la población indígena y la afluencia de los europeos que se mezclaban con las castas le dio a ese grupo un mayor porcentaje de la población total, sobre todo en Honduras, El salvador y Nicaragua, no así en Guatemala, donde por lo menos un 55 por ciento de la población total está constituida por indígenas; ni en Costa Rica, donde la población indígena desde las primeras etapas de la colonia fue bastante reducida, constituyéndose en mayoritaria la raza blanca.
    Con respecto a la actitud del Indio hacia el trabajo que le era impuesto por quienes lo habían conquistado, se crearon prejuicios que aún en la actualidad son esgrimidos. Estos son: a) Que los indios son haraganes; b) que no trabajan si no se les obliga, que son inclinados al vicio, especialmente a la embriaguez, y que aumentan entre ellos las borracheras y los escándalos si no se les tiene ocupados en el trabajo obligatorio; c) que los indios no padecen pobreza, que viven conformes y tranquilos.
    Estos tres prejuicios tenían por objetivo, de acuerdo a Severo Martínez Pelaez, adelantarse, interceptar la consideración de que los indios trabajarían de buena gana y vivirían en mejores condiciones si en vez de ser obligados a trabajar fueran asalariados libres. Esto último hubiera significado un encarecimiento de la mano de obra, y era esto lo que los españoles trataban de evitar. En síntesis estos prejuicios tenían por objetivo justificar el trabajo forzado.
    5. EL NEGRO: El africano fue desarraigado de sus comunidades de origen y traído a América contra su voluntad. Hay noticias de importación de esclavos negros desde el momento mismo de la promulgación de la Leyes Nuevas en Guatemala en 1543. Fueron introducidos en gran escala en aquellas colonias donde los indios habían sido exterminados, como en el caso de Cuba; también en aquéllas en que hubo grandes centros mineros, como en Nueva España (México), y también en aquéllas en que se desarrollaron grandes plantaciones principalmente de algodón, como en el Sur de los Estados Unidos, o de caña de azúcar como en el Noreste de Brasil o Cuba.
    En lo que respecta a Centroamérica, debemos tener en cuenta que fue conquistada 20 años después de las Antillas y que la afluencia de colonos desde ese momento hasta la promulgación de las Leyes Nuevas fue comparativamente reducida, lo que quiere decir que hubo menos esclavistas. En segundo lugar y con excepción de Honduras, fue una colonia pobre en minas. Y finalmente, no fue grande el desarrollo de las plantaciones agrícolas en las zonas más cálidas del área.
    El negro que llega a Centroamérica en el período colonial procedía de las Antillas y tenía su antecedente cultural en la llamada cultura Yoruba. Fue a partir de 1545 que la afluencia de negros a Honduras alcanzó una relativa consideración. Llegó principalmente a la Costa Norte, entonces poco poblada, y a la zona minera de la región central; el africano pronto se mezcló con la población indígena y mestiza y sus descendientes están establecidos principalmente en los departamentos de Colón Atlántida, Yoro y La Paz. La esclavitud en Honduras fue siempre de poca importancia y los censos del siglo XVIII acusan su desaparición progresiva y la insignificante proporción que constituían los esclavos dentro de la población nacional. Durante el siglo XVIII el núcleo más importante de Honduras lo constituían los esclavos reales de Omoa; a fines del mismo siglo se estableció en el actual departamento de Colón un fuerte núcleo africano llamado “Vicentino”, ya que en 1796 los ingleses habían ocupado la Isla de Roatán, poblándola con negros procedentes en su mayoría de la antigua posesión francesa de San Vicente en las Antillas Menores; posteriormente fueron transportados a Colón.
    En el Noreste de Honduras, región sólo ocasionalmente visitada por los españoles y además poco poblada, el negro se integró con la población indígena constituyendo los Zambos.
    El mestizaje entre los diversos grupos se amplía pasando a formar parte de un todo nacional sin que sus integrantes se den cuenta. El hondureño de hoy, es una mezcla de diferentes grupos étnicos, aunque su conducta no refleje sino que el modo de comportamiento de la sociedad mayoritaria en la cual vive. Los grupos originales de carácter racial puro, es decir, blancos, indios y negros, se han vuelto una minoría en relación a toda la gama de mestizos conformantes de los diferentes estratos sociales existentes, lo que ha provocado una relación uniforme al interior de ellos. Aquellos indígenas que han participado del segmento mayoritario se han “ladinizado” olvidando su lengua y costumbres y asumiendo la de los ladinos, nombre que los indios dan al resto de la población. Hay que sumar a ello, un segundo proceso de mestizaje protagonizado por aquellos grupos humanos que se adscriben a la sociedad hondureña desde mediados de siglo pasado, los inmigrantes, que sobretodo en la zona sur y centro de Honduras se mezclan con la población añadiendo nuevas características genéticas al hondureño actual y nuevos modos de pensar, entre ellos, la búsqueda de una identidad nacional. Por desgracia, si bien es cierto que durante la Reforma Liberal se da la oportunidad de buscar la nación, el sentimiento de no pertenencia existente entre los mestizos por su origen (ni español ni indio) provoca que el sistema de educación entonces, pase a ser justificativo de una clase social y no la génesis de un conglomerado nacional.

  9. ANGELA RODRIGUEZ said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras HH 101
    Sección: 8-08
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    GRUPO #9
    EXPOSITORAS:
    ASTRID MERCEDES CANALES DIAZ_____20061000540
    ALEXANDRA LOPEZ___________________
    ANGELA PAOLA RODRIGUEZ___________20070003728
    ZABDI RIVAS_________________________20031009478

    ESTRUCTURA DE LA SOCIEDAD COLONIAL HONDUREÑA. EVOLUCION Y CONTRADICCIONES DE LOS DIFERENTES GRUPOS SOCIALES: CLASES, ELEMENTOS Y CASTAS

    La actual población hondureña es el resultado de múltiples y complejos procesos de cruzamiento racial; mismo que se inician con el poblamiento de Honduras por parte de indígenas venidos de las tierras altas de México y Guatemala, incorporando su propia naturaleza como primer componente étnico. Posteriormente, durante la conquista de América por parte de los españoles, así como el posterior coloniaje, trae consigo la introducción de nuevos elementos raciales: el blanco representado por el español y que, al mezclarse con el indio da origen al mestizo; la importación de negros también va a generar subtipos raciales: con el indio da el Zambo y con el blanco el Mulato. La interacción racial entre todos estos grupos va a generar una mezcla compleja de definir y que por ahora, enfrasca a historiadores y antropólogos en si el resultado de esta mezcla debe catalogarse como ladino o como mestizo; problema que la sociedad colonial resolvió dándoles el mote de PARDOS.
    La estructura social de Centroamérica durante el período colonial fue la de una economía agraria pre-industrial o sub-desarrollada, en la que el ingreso, el estatus, el poder y el aspecto racial colocaban a la gente en uno u otro estrato o clases sociales que básicamente eran dos:
    1. Una élite de terratenientes, mineros, alta burocracia y alto clero: (peninsulares y criollos).
    2. Una masa de pobladores rurales en comunidades indígenas, en haciendas o plantaciones: (indios, negros, mestizos y castas).
    Entre estos dos estratos o clases sociales existía un pequeño grupo de comerciantes, burócratas y bajo clero. La conquista, ocupación y administración de América Central, permitió a los españoles construir una sociedad de superiores e inferiores, de señores y masas, de libres y esclavos, de sujetos a impuestos y de exentos, de blancos y de no blancos. Para entender mejor la estructura analizaremos brevemente los estratos:
    1. PENINSULARES: Blancos nacidos en España, constituido generalmente por migrantes que vinieron como conquistadores, campesinos, artesanos, militares, mineros, funcionarios, etc…, predominando los hombres sobre las mujeres. La inmigración española a las Indias Occidentales prosiguió durante todo el período colonial, ya que en la naciente sociedad hispanoamericana en Centroamérica encontraban mayores posibilidades de movilidad social y mejoramiento económico de la que podían encontrar en la sociedad española de la península. Solo una minoría de Ibéricos se benefició con las posesiones ultramarinas de España, a la razón, los que sirvieron como funcionarios públicos.
    2. CRIOLLOS: Blancos nacidos en las Indias Occidentales (América). Se empleó este término en un inicio como referente a los hijos de españoles, en su mayoría conquistadores y primeros pobladores, o sea los llamados criollos viejos. La constante inmigración dio origen a los criollos nuevos quienes no participaron de la conquista pero se vieron más beneficiados por el Rey de España; esto creo un conflicto entre ambos grupos de criollos ya que los primeros se consideraban con mayores derechos sobre los bienes terrenales que los segundos lo que les daba más valor que cualquier abolengo o título nobiliario. Durante todo el período colonial se dieron conflictos y tensiones entre estos dos grupos. El creciente número de criollos y mestizos fue visto por los peninsulares como una posible amenaza a su dominación; quizás por ello cuando en el siglo XVII ocurre la contracción económica tanto en las Indias Occidentales como en España, se incrementó la competencia por el acceso a la riqueza, el status y la seguridad, por lo que se exacerbaron los criterios de pureza de raza y fenotipo en ambos lugares, tanto en España como en sus colonias. De acuerdo a Severo Martínez Peláez, las viejas familias herederas de la conquista fueron perdiendo terreno en lo económico y en lo político, pero las nuevas generaciones de criollos sin alcanzar las más altas posiciones de mando lograron enriquecerse y retener la posición que había correspondido a los antiguos criollos. Los inmigrantes españoles presionaban sobre los criollos, pero no como una clase antagónica que aspira a derribar y destruir a su enemigo sino con el propósito de introducirse en la clase de los criollos. La presión que ejercían los inmigrantes sobre los criollos y la lucha de éstos defendiéndose, resultó en la renovación de la clase criolla con nuevos elementos y su conservación como clase social. Los criollos viejos, herederos de la conquista en forma directa, fueron lentamente desplazados del primer plano por españoles que vinieron después, pero que al convertirse también en terratenientes y explotadores de siervos indígenas, se asimilaron a la estructura de clase preexistente sin alterarla en lo más mínimo.
    3.- MESTIZOS: la mezcla de razas en América, bajo los efectos y las consecuencias de la conquista era inevitable. Al principio su número era limitado, la mezcla racial poca y la residencia de los europeos de corta duración. Sin embargo la mezcla racial en América pronto produjo un estrato social que se hizo numéricamente significativo y ocupacionalmente necesario, pero que tanto en la práctica como en la teoría era objeto de discriminación racial y económica por parte de los blancos, por ejemplo; si bien por una parte los mestizos estaban exentos de pagar tributo, (cuyo pago era obligatorio en el caso del indígena) por otra el Estado les negaba la posesión de tierras. Esto se explica ya que los mestizos eran un contingente humano en crecimiento constante. Esta política originó que el mestizo no teniendo más que su fuerza de trabajo se vio obligada a desplazarse a las haciendas y a vivir y trabajar en ellas a cambio de tierra en usufructo; en otras palabras se volvió arrendatarios. Debido a que los peninsulares y criollos se constituyeron en la clase empresarial que manipulaban el trabajo indígena y negro, esto originó que los mestizos, llamados – también castas fueran empleados como auxiliares asalariados en la minería, agricultura, como vaqueros, arrieros, tejedores, herreros, pequeños comerciantes, donde el empleo era escaso se convirtieron en vagabundos, robando frecuentemente a las comunidades indígenas. Rechazados tanto por los indígenas como por los blancos tuvieron que sobrevivir desarrollando su agresividad, crueldad y astucia.

    4.- EL INDIO: Aquellos caciques indígenas que colaboraron con los conquistadores recibieron a lo largo del período colonial un trato preferencial por parte de los españoles, fueron conservados en sus puestos de dirigentes locales para exigir tributos y trabajo a las masas indígenas, facilitando así el sistema español de dominación indirecta. Los indígenas fueron concentrados en los llamados pueblos de indios o reducciones, lo que facilitaba la recolección del tributo y del empleo de la mano de obra indígena. Debido a que la organización de los pueblos indígenas como pieza clave de la estructura de la sociedad colonial, exigía la existencia de tierras en las que los indígenas pudieran trabajar para sustentarse, para tributar y para esta en condiciones de ir a trabajar a las haciendas así como para que permanecieran en sus pueblos, la corona dispuso que tuvieran tierras ejidales. Las consecuencias inmediatas de la conquista y la ocupación de las regiones más densamente pobladas de las civilizaciones indígenas fueron catastróficas. Una combinación de enfermedades epidémicas (viruela, sarampión, tifoidea), de trabajo excesivo y la consiguiente debilitación física y el choque cultural inducido por el remodelamiento de una sociedad comunitaria conforme a líneas individualistas orientadas hacia el lucro produjo en los siglos XVI y principios &l XVII un descenso demográfico intenso entre la población indígena; esto trajo como consecuencia un incremento en la importancia de las castas en la población total alrededor de 1,650; después de esto la lenta recuperación de la población indígena y la afluencia de los europeos que se mezclaban con las castas le dio a ese grupo un mayor porcentaje de la población total, sobre todo en Honduras, El salvador y Nicaragua, no así en Guatemala, donde por lo menos un 55 por ciento de la población total está constituida por indígenas; ni en Costa Rica, donde la población indígena desde las primeras etapas de la colonia fue bastante reducida, constituyéndose en mayoritaria la raza blanca.
    Con respecto a la actitud del Indio hacia el trabajo que le era impuesto por quienes lo habían conquistado, se crearon prejuicios que aún en la actualidad son esgrimidos. Estos son: a) Que los indios son haraganes; b) que no trabajan si no se les obliga, que son inclinados al vicio, especialmente a la embriaguez, y que aumentan entre ellos las borracheras y los escándalos si no se les tiene ocupados en el trabajo obligatorio; c) que los indios no padecen pobreza, que viven conformes y tranquilos.
    Estos tres prejuicios tenían por objetivo, de acuerdo a Severo Martínez Pelaez, adelantarse, interceptar la consideración de que los indios trabajarían de buena gana y vivirían en mejores condiciones si en vez de ser obligados a trabajar fueran asalariados libres. Esto último hubiera significado un encarecimiento de la mano de obra, y era esto lo que los españoles trataban de evitar. En síntesis estos prejuicios tenían por objetivo justificar el trabajo forzado.
    5. EL NEGRO: El africano fue desarraigado de sus comunidades de origen y traído a América contra su voluntad. Hay noticias de importación de esclavos negros desde el momento mismo de la promulgación de la Leyes Nuevas en Guatemala en 1543. Fueron introducidos en gran escala en aquellas colonias donde los indios habían sido exterminados, como en el caso de Cuba; también en aquéllas en que hubo grandes centros mineros, como en Nueva España (México), y también en aquéllas en que se desarrollaron grandes plantaciones principalmente de algodón, como en el Sur de los Estados Unidos, o de caña de azúcar como en el Noreste de Brasil o Cuba.
    En lo que respecta a Centroamérica, debemos tener en cuenta que fue conquistada 20 años después de las Antillas y que la afluencia de colonos desde ese momento hasta la promulgación de las Leyes Nuevas fue comparativamente reducida, lo que quiere decir que hubo menos esclavistas. En segundo lugar y con excepción de Honduras, fue una colonia pobre en minas. Y finalmente, no fue grande el desarrollo de las plantaciones agrícolas en las zonas más cálidas del área.
    El negro que llega a Centroamérica en el período colonial procedía de las Antillas y tenía su antecedente cultural en la llamada cultura Yoruba. Fue a partir de 1545 que la afluencia de negros a Honduras alcanzó una relativa consideración. Llegó principalmente a la Costa Norte, entonces poco poblada, y a la zona minera de la región central; el africano pronto se mezcló con la población indígena y mestiza y sus descendientes están establecidos principalmente en los departamentos de Colón Atlántida, Yoro y La Paz. La esclavitud en Honduras fue siempre de poca importancia y los censos del siglo XVIII acusan su desaparición progresiva y la insignificante proporción que constituían los esclavos dentro de la población nacional. Durante el siglo XVIII el núcleo más importante de Honduras lo constituían los esclavos reales de Omoa; a fines del mismo siglo se estableció en el actual departamento de Colón un fuerte núcleo africano llamado “Vicentino”, ya que en 1796 los ingleses habían ocupado la Isla de Roatán, poblándola con negros procedentes en su mayoría de la antigua posesión francesa de San Vicente en las Antillas Menores; posteriormente fueron transportados a Colón.
    En el Noreste de Honduras, región sólo ocasionalmente visitada por los españoles y además poco poblada, el negro se integró con la población indígena constituyendo los Zambos.
    El mestizaje entre los diversos grupos se amplía pasando a formar parte de un todo nacional sin que sus integrantes se den cuenta. El hondureño de hoy, es una mezcla de diferentes grupos étnicos, aunque su conducta no refleje sino que el modo de comportamiento de la sociedad mayoritaria en la cual vive. Los grupos originales de carácter racial puro, es decir, blancos, indios y negros, se han vuelto una minoría en relación a toda la gama de mestizos conformantes de los diferentes estratos sociales existentes, lo que ha provocado una relación uniforme al interior de ellos. Aquellos indígenas que han participado del segmento mayoritario se han “ladinizado” olvidando su lengua y costumbres y asumiendo la de los ladinos, nombre que los indios dan al resto de la población. Hay que sumar a ello, un segundo proceso de mestizaje protagonizado por aquellos grupos humanos que se adscriben a la sociedad hondureña desde mediados de siglo pasado, los inmigrantes, que sobretodo en la zona sur y centro de Honduras se mezclan con la población añadiendo nuevas características genéticas al hondureño actual y nuevos modos de pensar, entre ellos, la búsqueda de una identidad nacional. Por desgracia, si bien es cierto que durante la Reforma Liberal se da la oportunidad de buscar la nación, el sentimiento de no pertenencia existente entre los mestizos por su origen (ni español ni indio) provoca que el sistema de educación entonces, pase a ser justificativo de una clase social y no la génesis de un conglomerado nacional.

  10. ANGELA RODRIGUEZ said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras

    Historia de Honduras HH 101
    Sección: 8-08
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    GRUPO #9
    EXPOSITORAS:
    ASTRID MERCEDES CANALES DIAZ_____20061000540
    ALEXANDRA LOPEZ___________________20091000359
    ANGELA PAOLA RODRIGUEZ___________20070003728
    ZABDI RIVAS_________________________20031009478

    ESTRUCTURA DE LA SOCIEDAD COLONIAL HONDUREÑA. EVOLUCION Y CONTRADICCIONES DE LOS DIFERENTES GRUPOS SOCIALES: CLASES, ELEMENTOS Y CASTAS

    La actual población hondureña es el resultado de múltiples y complejos procesos de cruzamiento racial; mismo que se inician con el poblamiento de Honduras por parte de indígenas venidos de las tierras altas de México y Guatemala, incorporando su propia naturaleza como primer componente étnico. Posteriormente, durante la conquista de América por parte de los españoles, así como el posterior coloniaje, trae consigo la introducción de nuevos elementos raciales: el blanco representado por el español y que, al mezclarse con el indio da origen al mestizo; la importación de negros también va a generar subtipos raciales: con el indio da el Zambo y con el blanco el Mulato. La interacción racial entre todos estos grupos va a generar una mezcla compleja de definir y que por ahora, enfrasca a historiadores y antropólogos en si el resultado de esta mezcla debe catalogarse como ladino o como mestizo; problema que la sociedad colonial resolvió dándoles el mote de PARDOS.
    La estructura social de Centroamérica durante el período colonial fue la de una economía agraria pre-industrial o sub-desarrollada, en la que el ingreso, el estatus, el poder y el aspecto racial colocaban a la gente en uno u otro estrato o clases sociales que básicamente eran dos:
    1. Una élite de terratenientes, mineros, alta burocracia y alto clero: (peninsulares y criollos).
    2. Una masa de pobladores rurales en comunidades indígenas, en haciendas o plantaciones: (indios, negros, mestizos y castas).
    Entre estos dos estratos o clases sociales existía un pequeño grupo de comerciantes, burócratas y bajo clero. La conquista, ocupación y administración de América Central, permitió a los españoles construir una sociedad de superiores e inferiores, de señores y masas, de libres y esclavos, de sujetos a impuestos y de exentos, de blancos y de no blancos. Para entender mejor la estructura analizaremos brevemente los estratos:
    1. PENINSULARES: Blancos nacidos en España, constituido generalmente por migrantes que vinieron como conquistadores, campesinos, artesanos, militares, mineros, funcionarios, etc…, predominando los hombres sobre las mujeres. La inmigración española a las Indias Occidentales prosiguió durante todo el período colonial, ya que en la naciente sociedad hispanoamericana en Centroamérica encontraban mayores posibilidades de movilidad social y mejoramiento económico de la que podían encontrar en la sociedad española de la península. Solo una minoría de Ibéricos se benefició con las posesiones ultramarinas de España, a la razón, los que sirvieron como funcionarios públicos.
    2. CRIOLLOS: Blancos nacidos en las Indias Occidentales (América). Se empleó este término en un inicio como referente a los hijos de españoles, en su mayoría conquistadores y primeros pobladores, o sea los llamados criollos viejos. La constante inmigración dio origen a los criollos nuevos quienes no participaron de la conquista pero se vieron más beneficiados por el Rey de España; esto creo un conflicto entre ambos grupos de criollos ya que los primeros se consideraban con mayores derechos sobre los bienes terrenales que los segundos lo que les daba más valor que cualquier abolengo o título nobiliario. Durante todo el período colonial se dieron conflictos y tensiones entre estos dos grupos. El creciente número de criollos y mestizos fue visto por los peninsulares como una posible amenaza a su dominación; quizás por ello cuando en el siglo XVII ocurre la contracción económica tanto en las Indias Occidentales como en España, se incrementó la competencia por el acceso a la riqueza, el status y la seguridad, por lo que se exacerbaron los criterios de pureza de raza y fenotipo en ambos lugares, tanto en España como en sus colonias. De acuerdo a Severo Martínez Peláez, las viejas familias herederas de la conquista fueron perdiendo terreno en lo económico y en lo político, pero las nuevas generaciones de criollos sin alcanzar las más altas posiciones de mando lograron enriquecerse y retener la posición que había correspondido a los antiguos criollos. Los inmigrantes españoles presionaban sobre los criollos, pero no como una clase antagónica que aspira a derribar y destruir a su enemigo sino con el propósito de introducirse en la clase de los criollos. La presión que ejercían los inmigrantes sobre los criollos y la lucha de éstos defendiéndose, resultó en la renovación de la clase criolla con nuevos elementos y su conservación como clase social. Los criollos viejos, herederos de la conquista en forma directa, fueron lentamente desplazados del primer plano por españoles que vinieron después, pero que al convertirse también en terratenientes y explotadores de siervos indígenas, se asimilaron a la estructura de clase preexistente sin alterarla en lo más mínimo.
    3.- MESTIZOS: la mezcla de razas en América, bajo los efectos y las consecuencias de la conquista era inevitable. Al principio su número era limitado, la mezcla racial poca y la residencia de los europeos de corta duración. Sin embargo la mezcla racial en América pronto produjo un estrato social que se hizo numéricamente significativo y ocupacionalmente necesario, pero que tanto en la práctica como en la teoría era objeto de discriminación racial y económica por parte de los blancos, por ejemplo; si bien por una parte los mestizos estaban exentos de pagar tributo, (cuyo pago era obligatorio en el caso del indígena) por otra el Estado les negaba la posesión de tierras. Esto se explica ya que los mestizos eran un contingente humano en crecimiento constante. Esta política originó que el mestizo no teniendo más que su fuerza de trabajo se vio obligada a desplazarse a las haciendas y a vivir y trabajar en ellas a cambio de tierra en usufructo; en otras palabras se volvió arrendatarios. Debido a que los peninsulares y criollos se constituyeron en la clase empresarial que manipulaban el trabajo indígena y negro, esto originó que los mestizos, llamados – también castas fueran empleados como auxiliares asalariados en la minería, agricultura, como vaqueros, arrieros, tejedores, herreros, pequeños comerciantes, donde el empleo era escaso se convirtieron en vagabundos, robando frecuentemente a las comunidades indígenas. Rechazados tanto por los indígenas como por los blancos tuvieron que sobrevivir desarrollando su agresividad, crueldad y astucia.

    4.- EL INDIO: Aquellos caciques indígenas que colaboraron con los conquistadores recibieron a lo largo del período colonial un trato preferencial por parte de los españoles, fueron conservados en sus puestos de dirigentes locales para exigir tributos y trabajo a las masas indígenas, facilitando así el sistema español de dominación indirecta. Los indígenas fueron concentrados en los llamados pueblos de indios o reducciones, lo que facilitaba la recolección del tributo y del empleo de la mano de obra indígena. Debido a que la organización de los pueblos indígenas como pieza clave de la estructura de la sociedad colonial, exigía la existencia de tierras en las que los indígenas pudieran trabajar para sustentarse, para tributar y para esta en condiciones de ir a trabajar a las haciendas así como para que permanecieran en sus pueblos, la corona dispuso que tuvieran tierras ejidales. Las consecuencias inmediatas de la conquista y la ocupación de las regiones más densamente pobladas de las civilizaciones indígenas fueron catastróficas. Una combinación de enfermedades epidémicas (viruela, sarampión, tifoidea), de trabajo excesivo y la consiguiente debilitación física y el choque cultural inducido por el remodelamiento de una sociedad comunitaria conforme a líneas individualistas orientadas hacia el lucro produjo en los siglos XVI y principios &l XVII un descenso demográfico intenso entre la población indígena; esto trajo como consecuencia un incremento en la importancia de las castas en la población total alrededor de 1,650; después de esto la lenta recuperación de la población indígena y la afluencia de los europeos que se mezclaban con las castas le dio a ese grupo un mayor porcentaje de la población total, sobre todo en Honduras, El salvador y Nicaragua, no así en Guatemala, donde por lo menos un 55 por ciento de la población total está constituida por indígenas; ni en Costa Rica, donde la población indígena desde las primeras etapas de la colonia fue bastante reducida, constituyéndose en mayoritaria la raza blanca.
    Con respecto a la actitud del Indio hacia el trabajo que le era impuesto por quienes lo habían conquistado, se crearon prejuicios que aún en la actualidad son esgrimidos. Estos son: a) Que los indios son haraganes; b) que no trabajan si no se les obliga, que son inclinados al vicio, especialmente a la embriaguez, y que aumentan entre ellos las borracheras y los escándalos si no se les tiene ocupados en el trabajo obligatorio; c) que los indios no padecen pobreza, que viven conformes y tranquilos.
    Estos tres prejuicios tenían por objetivo, de acuerdo a Severo Martínez Pelaez, adelantarse, interceptar la consideración de que los indios trabajarían de buena gana y vivirían en mejores condiciones si en vez de ser obligados a trabajar fueran asalariados libres. Esto último hubiera significado un encarecimiento de la mano de obra, y era esto lo que los españoles trataban de evitar. En síntesis estos prejuicios tenían por objetivo justificar el trabajo forzado.
    5. EL NEGRO: El africano fue desarraigado de sus comunidades de origen y traído a América contra su voluntad. Hay noticias de importación de esclavos negros desde el momento mismo de la promulgación de la Leyes Nuevas en Guatemala en 1543. Fueron introducidos en gran escala en aquellas colonias donde los indios habían sido exterminados, como en el caso de Cuba; también en aquéllas en que hubo grandes centros mineros, como en Nueva España (México), y también en aquéllas en que se desarrollaron grandes plantaciones principalmente de algodón, como en el Sur de los Estados Unidos, o de caña de azúcar como en el Noreste de Brasil o Cuba.
    En lo que respecta a Centroamérica, debemos tener en cuenta que fue conquistada 20 años después de las Antillas y que la afluencia de colonos desde ese momento hasta la promulgación de las Leyes Nuevas fue comparativamente reducida, lo que quiere decir que hubo menos esclavistas. En segundo lugar y con excepción de Honduras, fue una colonia pobre en minas. Y finalmente, no fue grande el desarrollo de las plantaciones agrícolas en las zonas más cálidas del área.
    El negro que llega a Centroamérica en el período colonial procedía de las Antillas y tenía su antecedente cultural en la llamada cultura Yoruba. Fue a partir de 1545 que la afluencia de negros a Honduras alcanzó una relativa consideración. Llegó principalmente a la Costa Norte, entonces poco poblada, y a la zona minera de la región central; el africano pronto se mezcló con la población indígena y mestiza y sus descendientes están establecidos principalmente en los departamentos de Colón Atlántida, Yoro y La Paz. La esclavitud en Honduras fue siempre de poca importancia y los censos del siglo XVIII acusan su desaparición progresiva y la insignificante proporción que constituían los esclavos dentro de la población nacional. Durante el siglo XVIII el núcleo más importante de Honduras lo constituían los esclavos reales de Omoa; a fines del mismo siglo se estableció en el actual departamento de Colón un fuerte núcleo africano llamado “Vicentino”, ya que en 1796 los ingleses habían ocupado la Isla de Roatán, poblándola con negros procedentes en su mayoría de la antigua posesión francesa de San Vicente en las Antillas Menores; posteriormente fueron transportados a Colón.
    En el Noreste de Honduras, región sólo ocasionalmente visitada por los españoles y además poco poblada, el negro se integró con la población indígena constituyendo los Zambos.
    El mestizaje entre los diversos grupos se amplía pasando a formar parte de un todo nacional sin que sus integrantes se den cuenta. El hondureño de hoy, es una mezcla de diferentes grupos étnicos, aunque su conducta no refleje sino que el modo de comportamiento de la sociedad mayoritaria en la cual vive. Los grupos originales de carácter racial puro, es decir, blancos, indios y negros, se han vuelto una minoría en relación a toda la gama de mestizos conformantes de los diferentes estratos sociales existentes, lo que ha provocado una relación uniforme al interior de ellos. Aquellos indígenas que han participado del segmento mayoritario se han “ladinizado” olvidando su lengua y costumbres y asumiendo la de los ladinos, nombre que los indios dan al resto de la población. Hay que sumar a ello, un segundo proceso de mestizaje protagonizado por aquellos grupos humanos que se adscriben a la sociedad hondureña desde mediados de siglo pasado, los inmigrantes, que sobretodo en la zona sur y centro de Honduras se mezclan con la población añadiendo nuevas características genéticas al hondureño actual y nuevos modos de pensar, entre ellos, la búsqueda de una identidad nacional. Por desgracia, si bien es cierto que durante la Reforma Liberal se da la oportunidad de buscar la nación, el sentimiento de no pertenencia existente entre los mestizos por su origen (ni español ni indio) provoca que el sistema de educación entonces, pase a ser justificativo de una clase social y no la génesis de un conglomerado nacional.

  11. ANGELA RODRIGUEZ said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras
    Historia de Honduras HH 101
    Sección: 8-08
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    EXPOSICION #2

    GRUPO #9
    EXPOSITORAS:
    ASTRID MERCEDES CANALES DIAZ_____20061000540
    ALEXANDRA LOPEZ___________________20091000359
    ANGELA PAOLA RODRIGUEZ___________20070003728
    ZABDI RIVAS_________________________20031009478
    ELVIA AURORA VASQUEZ______________
    BESSY LORENA BETANCO_____________

    EL ENCLAVE BANANERO EN HONDURAS
    La Producción Bananera en Honduras: Su Primera Etapa

    Jamás podrían haberse imaginado los primeros cultivadores del banano en las Islas de la Bahía, a mediados del siglo pasado, la enorme importancia que el cultivo de esta fruta habría de llegar a tener en la historia de Honduras, unas cuantas décadas después. Se cultivaba el banano en cantidades relativamente pequeñas y todavía no se había estructurado ninguna red de plantaciones regulares. El profesor Gustavo A. Castañeda, en su interesante libro EL DOMINIO INSULAR DE HONDURAS, asegura que para esa época no existían plantaciones con fines comerciales y “las cepas primeras fueron plantadas como adorno en los jardines”. Las dificultades en el transporte y la ausencia de una red de comercialización garantizara la compra del producto, impedían la iniciativa local y no favorecían el desarrollo regular y continuado de la producción bananera.
    En 1885 el ex-capitán Baker se asocio con otro importante hombre de los negocios bananeros, Andrew Preston, y fundaron la Boston Fruit Company.
    No podían imaginarse los dos hombres de empresa que catorce años más tarde, su compañía llegaría a constituirse en la base fundamental sobre la que habría de erigirse el poderoso imperio de la United Fruit Company.
    El inmenso auge del negocio bananero en el territorio norteamericano tenia su reflejo directo en nuestras tierras, en donde el cultivo y la producción de la fruta se había convertido ya en una ocupación sumamente difundida, diseminada en las manos de los pequeños productores independientes que vendían el producto a los
    numerosos compradores norteamericanos. La ausencia de un sistema de transporte adecuado limitaba en mucho el incremento de la producción bananera. Para el año 1892, la exportación de banano constituía el 11.3 % del total de nuestras exportaciones. Una década después, el auge sería tan intenso y el aumento tan acelerado, que los bananos llegarían a representar el 53 % de todas nuestras exportaciones.
    En 1896, según los autores de EL IMPERIO DEL BANANO, la exportación bananera representaba el 22.8 % del total de las exportaciones de nuestro país, lo que quiere decir que apenas en cuatro años, desde 1892 a 1896, el volumen porcentual de la exportación bananera en el total de las exportaciones hondureñas, se duplicó prácticamente. En 1898, los Estados Unidos importaban con procedencia del continente americano una cantidad de 16 millones de racimos, y más de cien empresas se dedicaban exclusivamente al negocio del banano, en todo el territorio norteamericano, ya sea importando la fruta o simplemente distribuyéndola en el mercado de los Estados Unidos. Inevitablemente, las grandes empresas fueron desplazando paulatinamente a las menos fuertes y ya para la época en que se fundó la United Fruit Company, el treinta de marzo de 1899, apenas si existían 22 empresas disputándose el mercado del banano en los Estados Unidos.
    Comenzaba la época en que habría de consolidarse definitivamente el monopolio bananero y daba inicio así una nueva etapa en la industria del banano en nuestros países americanos y particularmente en Honduras.
    Se iniciaba la fase en que los inversionistas extranjeros habrían de llegar hasta nuestras tierras para ocuparse ellos mismos del cultivo de la fruta y fundarían las inmensas plantaciones que serían la base firme sobre la que habría de asentarse indefectiblemente el enclave bananero en nuestro país.
    Era el inicio del control directo y total por parte del inversionista extranjero sobre la producción y la comercialización del banano, lo que a su vez marcaba la formación de otro estado dentro del frágil estado hondureño.

    La Primeras Concesiones
    El año 1899 tres hermanos italianos naturalizados en los Estados Unidos, Félix, José y Lucas Vaccaro lograron obtener de nuestro gobierno la concesión necesaria para dedicarse al cultivo y a la exportación de bananos en nuestro propio territorio. Entre 1899 y 1900 ya funcionaba plenamente la plantación de bananos en el Valle del Aguán.
    En el año de 1904 lograron obtener la concesión solicitada, la que debería tener una duración de diez años. Al término de los diez años que duraría, los favorecidos hermanos Vaccaro podían disponer de todo el material fijo y rodante relativo al tranvía. Ya en el año de 1905, disponían de una línea de ferrocarril que abarcaba una distancia aproximada de siete u ocho millas, desde la Barra del Salado hasta la propia ciudad de La Ceiba.
    Luego adquirieron el ferrocarril y demás material que administraba la compañía, también norteamericana, tropical Timber Company
    Al disponer del control sobre las vías de comunicación, la compañía de los Vaccaro estaba también en capacidad de monopolizar la compra de la fruta y, consecuentemente, de establecer los precios y decidir arbitrariamente sobre la producción bananera en la región.
    Los Vaccaro no limitaron su actividad empresarial a la simple producción y exportación de bananos. Conservando la producción bananera como su actividad fundamental, se dedicaron también a otras funciones y establecieron grandes plantaciones de caña de azúcar. Organizaron además fábricas de jabones, cerveza, calzado, una destilería y hasta llegaron a montar un banco.

    La Concesión Otorgada a Streich

    En el año de 1902, un ciudadano norteamericano, oriundo de Filadelfia, William
    Frederick Streich, obtuvo del gobierno de nuestro país una concesión mediante la
    cual recibía en arrendamiento, durante un período de veinticinco años, la cantidad
    de cinco mil hectáreas de tierras nacionales en la Costa de Omoa a ambos lados del Río Cuyamel.
    Streich, por su parte, quedaba obligado a pagar diez centavos por hectárea cultivada y veinticinco centavos por cada hectárea que no lo estuviera. Esta era su única obligación. El Estado de Honduras, a su vez, permitiría a Streich la libre importación de equipo, ganado, insumos y todo lo que se considerara necesario para el cultivo y beneficio de los productos agrícolas y para el establecimiento de la fuerza motriz y la luz eléctrica.
    Se autorizaba también al concesionario el establecimiento de los medios de comunicación indispensables para sus actividades, permitiéndosele además prestar este tipo de servicios a los particulares hasta tanto no existiera una compañía de transporte entre Omoa y El Motagua.
    La concesión contenía también el permiso a favor de Streich para que pudiera introducir al país los operarios que necesitara, con la condición expresa de que éstos no fueran chinos, coolíes o negros.

    Samuel Zemurray y el Enclave Bananero en Honduras

    Samuel Zemurray era hijo de un labriego de Besarabia y había llegado a los Estados Unidos en el año de 1892, atraído por las nuevas posibilidades que brindaba “América” y dispuesto a obtener fortuna a como diera lugar.
    Dedicado fundamentalmente al comercio de frutos en Mobile, un día tuvo la oportunidad de comprobar en el puerto de Nueva Orleans, la forma en que la United Fruit Co. vendía los bananos a precios inferiores al nivel normal, cuando la fruta amenazaba con podrirse y echarse a perder.
    Zemurray intuyó entonces la brillante oportunidad de obtener magníficas ganancias, comprando este tipo de fruta y luego vendiéndola en las comunidades vecinas a precios inferiores a los del mercado tradicional.
    La idea resultó ser un éxito y muy pronto Zemurray despachaba los racimos de banano por ferrocarril hasta las distintas ciudades del interior. Su negocio prosperaba y se convertía en un fuerte competidor para los intereses de la United Fruit Co.
    Muy pronto Zemurray comprendió las inmensas posibilidades que encerraba su ventajosa posición y llegó a un acuerdo con los personeros de la poderosa United, a fin de que la compañía bananera contribuyera a financiar la compra de los derechos de Streich aquí en nuestro país.
    Así fué como se organizó la Hubbard-Zemurray Company, de la cual la United Fruit era dueña en un sesenta por ciento del total de las acciones.
    Hubbard (Ashbel) era dueño de una pequeña compañía que distribuía bananos en Mobile y se había asociado con Zemurray para explotar el negocio bananero.
    Ahora ambos constituían una nueva compañía, gracias a la financiación de la gigantesca United Fruit Company y a la astucia y espíritu empresarial del inmigrante de Besarabia.
    Si en un principio, la Hubbard-Zemurray se dedicaba esencialmente a la compra de bananos en Honduras y a su posterior venta en los Estados Unidos a través de las distribuidoras de la United, cuando Zemurray adquirió los derechos de Streich, se dedicó al cultivo de la fruta en gran escala, y por sí mismo.
    A la vez que adquirió los derechos de Streich, Zemurray adquirió también sus obligaciones.
    Una de estas era la de tener completamente cultivadas mil hectáreas para el año 1908.
    La compañía Hubbard Zemurray no estaba en capacidad de poder llenar este requisito debido en parte a cierta escasez de mano de obra, por la fiebre amarilla que había azotado la Costa Norte del país en los años 1905-1906. La United, previendo un inminente fracaso para la empresa de Zemurray decide deshacerse de sus acciones y emprende la retirada en el año 1907. A pesar de que todos vaticinaban una estrepitosa bancarrota para la empresa de Zemurray, éste no se da por vencido y consigue una prórroga por dos años para dar cumplimiento a la contrata. El Gobierno de Honduras accedió a conceder esta prórroga, teniendo en cuenta primordialmente los trabajos que ya Zemurray había tenido que desarrollar, tales como apertura de carreteras, iniciación del ferrocarril al punto de embarque, etc.
    El año 1911 marca un viraje cualitativo en los negocios de Samuel Zemurray.
    En ese año, el audaz comerciante originario de Besarabia, organiza su propia compañía, la Cuyamel Fruit Company, libre ya de obligaciones financieras para con la United Fruit Company y con un capital inicial de cinco millones de dólares.
    Ya sobre esta base, Zemurray pasa a convertirse en un competidor verdaderamente serio para la poderosa UFCO.
    Al año siguiente, o sea en 1912, Hubbard y Zemurray traspasan todos sus derechos y obligaciones a la recién fundada Cuyamel Fruit Company.
    No es nada casual que la Cuyamel Fruit Company, que habría de convertirse en la punta de lanza de Zemurray en la lucha contra la United, fuera fundada en 1911.
    Veamos de qué forma, los intereses bananeros se entrelazan con los movimientos
    políticos internos del país y cómo logran formar un solo complejo, en el cual siempre resulta dominante el extremo que favorece a los empresarios del banano.
    En el año 1910 estaba al frente del Gobierno de Honduras, el presidente Miguel R.
    Dávila. El país se encontraba atravesando una fuerte crisis económica y se veía obligado a la cancelación de la vieja deuda externa, originada en la construcción del ferrocarril nacional y cuya financiación había sido llevada a cabo mediante la emisión de bonos que fueron adquiridos por los ciudadanos ingleses.
    A fin de poder salir de esta difícil situación, el presidente Dávila se disponía a gestionar un préstamo ante los banqueros norteamericanos. Para asegurar el pago de dicho préstamo, Honduras comprometía sus ingresos aduanales, accediendo a que estos fueran controlados y recogidos por un recaudador general que debería ser nombrado prácticamente por el Gobierno americano. El descontento que tal perspectiva había generado en el seno del pueblo hondureño, fué prontamente aprovechado por la oposición, principalmente por el General Manuel Bonilla, ex-presidente de la República que había sido derrocado en el año de 1907.
    Zemurray también se contaba entre los descontentos por las iniciativas del presidente Dávila, aunque sus razones eran radicalmente distintas a las que podían tener los patriotas hondureños. Si el Gobierno norteamericano procedía a “recaudar” los ingresos aduanales de la República, difícilmente podría Zemurray obtener mayores exenciones y dispensas en sus derechos de importación y exportación. De allí pues, que a la compañía de Zemurray no le resultara muy conveniente el acuerdo a que aspiraba llegar el presidente Dávila con los banqueros de Nueva York. En este punto precisamente, aunque fuera por diferentes vías y con intenciones distintas, coincidían el opositor Manuel Bonilla y el empresario bananero Samuel Zemurray.
    La coincidencia de ambos los llevó a la colaboración estrecha y muy pronto Zemurray se encontraba aportando toda la ayuda financiera para que Manuel Bonilla pudiera invadir el país, alzarse en armas y proceder al derrocamiento del incómodo presidente Dávila.
    En diciembre de 1910, a bordo del yate HORNET, comprado con el dinero de Zemurray, zarpó el General Bonilla hacia Honduras, para llevar a cabo su “revolución” contra Dávila. Lo acompañaban en esta aventura dos ciudadanos norteamericanos de antecedentes poco gratos: el General Lee Christmas – ex-conductor de locomotora y mercenario dispuesto a “luchar con cualquiera viendo caer al suelo una moneda” 7y el soldado de fortuna, recientemente fallecido por cierto, Machine Guy Malony; llevaban además una caja de fusiles, tres mil cartuchos y una ametralladora.

    La “revolución” logró su cometido al obligar al Presidente Dávila a renunciar y en los últimos días del mes de octubre del año 1911, el victorioso General Bonilla ascendía a la silla presidencial, y se constituía en presidente de la República.
    No está demás decir que las pláticas de paz y entendimiento entre los insurrectos y el gobierno, se llevaron a cabo a bordo del TACOMA, crucero de los Estados Unidos que se encontraba anclado en aguas territoriales de nuestro país. Actuó en calidad de supervisor, el Cónsul General de los Estados Unidos de Norteamérica en Puerto Cortés, Thomas G. Dawson.
    En marzo de 1912, apenas cinco meses después de que Bonilla había capturado la presidencia de la República, mediante decreto número 78, se le dan en arrendamiento a Zemurray diez mil hectáreas, en iguales condiciones a las que fueron impuestas a Streich en 1902.
    No cabe duda que el audaz inmigrante de Besarabia, no se andaba con muchas demoras para cobrar su parte por los servicios prestados y la financiación concedida al movimiento encabezado por el General Bonilla, en contra del Presidente Miguel R. Dávila.
    Stacy May y Galo Plaza, en su libro sobre las actividades de la United
    Fruit Company en América Latina, al referirse a Samuel Zemurray, dicen que éste “comprendió que si quería que su empresa prosperara tendría que obtener algunas concesiones del gobierno, sobre todo, garantías contra un aumento de impuestos, permiso para instalar un ferrocarril, y más importante aún, exención aduanera para los materiales de construcción necesarios sobre los cuales pesaban impuestos que el consideraba prohibitivos”.
    Sin duda alguna, Zemurray obtuvo todo esto y mucho más. Y para lograrlo, no se detuvo ante nada ni ante nadie, no se anduvo con consideraciones éticas o con elucubraciones sobre la no intervención y la autodeterminación de los pueblos; actúa con audacia, se arriesgó en las aventuras políticas, sobornó funcionarios, ejerció el chantaje, promovió las discordias internas, atizó los odios fratricidas y logró sus objetivos.
    La aventura política en la que se había embarcado Zemurray, comenzó muy pronto a dar más y mejores frutos.

    Mediante decreto número 111 de 1916, el Estado de Honduras otorgó una concesión por un período de cincuenta años, para exportar libremente productos naturales y maderas, con excepción de las de tinte y preciosas, trementina y productos extraídos de la madera manufacturada, minerales y broza de toda clase, artículos manufacturados en el país y que fueran transportados en el ferrocarril, el que a su vez, el concesionario se comprometía a construir hasta la ciudad de Copán, en el departamento del mismo nombre.
    Se concedía además, la libre importación de maquinaria y equipo destinados al establecimiento de futuras industrias y a la construcción de la vía férrea ; al uso de las maderas de terrenos nacionales o ejidales para mantenimiento del ferrocarril y el uso de cal, arena, piedra, etc. que se encontrara en dichos terrenos.
    En 1918, mediante decreto número 93, se otorgó a Zemurray la concesión para construir el ramal del ferrocarril del interior de Puerto Cortés hasta Mata de Guineo y para llevar a cabo la construcción de un muelle.
    Por su lado, la administración del muelle estaría en manos del gobierno, el que se comprometía a entregar al concesionario el 25 por ciento de lo recaudado en la aduana hasta amortizar el costo total del mismo.
    Al igual que en las demás concesiones, quedaba permitida la importación de maquinaria y equipo libre de todo pago de derechos de aduana, establecidos o por establecer.
    Se concedía además, exención del pago de todo derecho de puerto, faro y tonelaje de los buques del concesionario que transportaran el equipo.
    La exportación del banano se gravó con el pago de 0.01 oro por cada racimo a favor del Gobierno y 0.005 oro en calidad de impuesto a favor de la municipalidad correspondiente.
    Se especificó también el compromiso de comprar a los agricultores
    de la línea principal del ferrocarril una cantidad no menor de 1.200 000 racimos de banano al año y se dispuso la libre exportación de productos agrícolas e industriales que tuvieran el mismo privilegio en el ferrocarril nacional.
    Mediante decreto número 89 del año 1919 se otorgó a la Cuyamel Fruit Company la exención del pago de muellaje por la exportación de ganado y productos del país, naturales o manufacturados.

    La United Fruit Company y Honduras

    Trece años después de haber sido fundada e incorporada al amparo de la legislación de Nueva Jersey, la United Fruit Company logró penetrar al territorio hondureño ya en calidad de cultivadora directa del banano y como poseedora de una concesión.
    Ya se dijo anteriormente que en abril de 1912, Rolston, el Vice-Presidente de la Cuyamel Fruit Company, logró obtener de parte del Estado de Honduras una concesión para dedicarse al cultivo del banano y construir el ferrocarril en las cercanías del puerto de Tela en la costa norte del país. Una vez obtenida esta concesión, Rolston la traspasó a su jefe inmediato Samuel Zemurray, quién el cuatro de marzo de 1913, la vendió a la Tela Railroad Company, subsidiaria de la United Fruit Company.
    Casi al mismo tiempo, el gobierno de Bonilla mediante decreto No. 99 le concedió a Victor Camors concesión en el departamento de Colón, también en la costa norte, la que posteriormente fué traspasada a la Trujillo Railroad Company, empresa subsidiaria de la United Fruit Company.
    Concretamente, pues, las operaciones de la UFCO en el territorio de Honduras se
    han llevado a cabo por parte de dos empresas subsidiarias de la misma: la Tela
    Railroad Company y la Trujillo Railroad Company. Los términos de estas dos contratas que cayeron en manos de la United Fruit Company son bastante similares y tienen un contenido semejante:
    Construcción de un muelle y ferrocarril para lo que el gobierno concede la importación libre del pago de derechos aduaneros y de toda clase de impuestos fiscales y municipales, marítimos y terrestres establecidos o por establecer, de maquinaria, carros, herramientas, rieles, durmientes y todo lo necesario para construir, equipar, mantener, explotar y hacer funcionar el muelle, el ferrocarril, los ramales y las diferentes dependencias por un término de sesenta años.
    Por este mismo período de tiempo, el concesionario queda exento del pago de todo impuesto fiscal o municipal, establecido o por establecer, en todo lo relacionado con la construcción, mantenimiento o funcionamiento del ferrocarril, muelle, accesorios y dependencias.
    Se autoriza además al concesionario para que pueda hacer libre uso de las maderas de los terrenos nacionales, de la piedra, cal, arena, etc. que se encuentre en los terrenos nacionales o ejidales que estuvieren libres o desocupados. Se concede el libre uso de la fuerza motriz de las aguas de los ríos o corrientes naturales adyacentes cincuenta kilómetros al ferrocarril. Igualmente se permite el uso gratuito de los terrenos nacionales para la construcción de oficinas, bodegas y talleres y se garantiza el derecho a construir y usar líneas telegráficas y telefónicas.
    El concesionario quedaba, pues, autorizado para poseer en propiedad, administrar
    y hacer funcionar, libre de todo impuesto, licencia, contribución, carga pública, el
    muelle, el ferrocarril y sus ramales, los que debería construir, equipar y mantener.
    Los empleados extranjeros, colonos, inmigrantes, etc. que la parte concesionaria hiciera venir a tierras hondureñas, quedaban también exentos por un perìodo de diez años, del pago de tasas, impuestos, contribuciones extraordinarias, derechos e impuestos fiscales de cualquier clase por introducción de herramientas, maquinaria, instrumentos o libros de ciencia o artes, efectos personales y muebles.
    La concesión de la Tela Railroad Company contenía además la exención de pago
    de faro, tonelaje y zarpe o cualquier impuesto de puerto a favor de todos los vapores del concesionario o los que fueran fletados por èl.
    Por su parte, el concesionario quedaba obligado a pagar al gobierno 0.01 oro por
    racimo de banano exportado a través del muelle y ferrocarril construídos.
    En el año 1925, la contrata de la Tela Railroad Company fué modificada en el sentido de establecer el pago de 0.005 oro como impuesto municipal por cada racimo exportado.
    La duración de estas dos contratas era de sesenta años para la de la Trujillo Railroad Company y tiempo indefinido para la contrata de la Tela Railroad Company.
    Así, basándose en estas dos contratas iniciales daba comienzo el dominio de la
    United Fruit Company en Honduras.
    Los privilegios otorgados, las facilidades concedidas, el carácter extremadamente
    “liberal” de las concesiones, sumado a la fortaleza económica y la experiencia de la poderosa compañía frutera, habrían de determinar muy pronto el crecimiento de la influencia de la United en el territorio nacional y el aumento vertiginoso de su poderío económico y político en el país.
    Kepner y Soothill describen de la siguiente forma, con datos y comparaciones, este interesante proceso de expansión y crecimiento de la UFCO en Honduras:
    “En 1914, un año después de la adquisición de las concesiones de Tela y Trujillo, las tierras cultivadas por la United, de su propiedad, ascendían a quince mil acres, osea En aproximadamente la mitad de sus cultivos bananeros en Guatemala y Panamá y un tercio de sus extensos cultivos bananeros en Costa Rica. Por espacio de cinco años continuaron las subsidiarias de la United cultivando aproximadamente la misma extensión de tierras. – En 1919, se cultivaban doce mil acres de tierras nuevas; en 1920, quince mil acres; en 1922, otros quince mil acres y en 1923 veinte mil. Por consiguiente, en 1924, diez años después, las compañías ferroviarias de Tela y Trujillo estaban en pleno desarrollo, los cultivos de bananos de la United en Honduras ascendían en total a 87,800 acres, o sea tres veces la extensión de sus cultivos en Colombia y Guatemala, y cinco veces sus cultivos en Panamá y Costa Rica – habiendo descendido sus cultivos bananeros en esta última república de 47,723 Acres en 1913 a 17,575 en 1924.
    “Es evidente que el progreso más conspícuo de la United durante el decenio 1914-
    24 se hizo en Honduras. Hacia este último año, los cultivos bananeros hondureños
    no sólo triplicaban con creces los de cualquier otro país, sino que, como consecuencia de su construcción de ferrocarriles bananeros, edificios para oficinas, hospitales, campamentos, talleres, sistemas de abastecimiento de agua y electricidad, lavanderías, calles, puentes, líneas telefónicas, etc., el valor total de sus tierras e instalaciones en Honduras había subido hasta $ 26.000.000, cifra que debe compararse con sus inversiones de $ 9.000.000 en Costa Rica y $ 6.500.000 en Colombia”.
    El imperio de la United Fruit Company en Honduras creció ininterrumpidamente y pasó a convertirse en la columna vertebral de lo que es en esencia el enclave bananero.
    Cuatro años después de la primera concesión, en el año de 1916, la Tela Railroad
    Company obtiene una concesión que autoriza la instalación de una planta de energía eléctrica para uso público o privado, una planta para fabricar hielo, la instalación del agua potable, etc. y se le conceden además derechos para hacer uso de 242 hectáreas de tierras nacionales destinadas al plantel y demás instalaciones, así como el uso de las aguas del brazo oriental del río de Tela.
    Por el término de sesenta años se le concede además al concesionario el derecho a importar libres del pago de impuestos (aduaneros, marítimo o terrestre, fiscal o
    municipal e incluso peaje) todo lo necesario para las instalaciones que se autorizan en la contrata, al igual que para administrarlas, equiparlas y mantenerlas.
    Uno de los métodos que la United utilizó con suprema intensidad para poder apoderarse de una mayor cantidad de tierras en el país y ampliar sus ya vastos dominios, está directamente relacionado con los así llamados lotes alternados.
    Los lotes alternados no eran mas que el reflejo de un principio que supuestamente
    debía consignarse y hacerse efectivo en toda la política concesionaria del Estado,
    conforme al cual éste último reservaba para sí un lote determinado entre dos lotes
    concedidos a una compañía extranjera.
    De esta forma el Estado hondureño perseguía la intención de no permitir la consolidación del dominio absoluto de una compañía extranjera sobre grandes extensiones de tierra.

    El estado al reservarse para si los lotes alternados, aspiraba a poder arrendárselos a los nacionales para que estos pudieran constituir “pequeñas avanzadas hondureñas” dentro de los dominios de las compañías fruteras.
    Por su parte, las compañías también aspiraban a poder disponer de esos lotes y estructurar así sus dominios en una forma más compacta y unificada.
    Las compañías subsidiarias de la United Fruit Company al igual que la compañía
    de los Hermanos Vaccaro se las ingeniaron para comprar a los nacionales los derechos de arrendamiento sobre los lotes alternados.
    También utilizaron el método de obtener las adjudicaciones mediante intermediarios que posteriormente traspasaban las tierras que habían recibido del Estado, a manos de las compañías bananeras.
    Particularmente durante el Gobierno de Rafael López Gutiérrez (1920-24) los lotes
    alternados fueron distribuidos con una facilidad extraordinaria y a precios verdaderamente ridículos. El Ministro de Obras Publicas llegó a arrendar gran parte de tales lotes al “precio” de un centavo mensual por cada acre de tierra recibido.
    En el año de 1929, el Congreso Nacional discutió sobre la legalidad de estas operaciones de transferencia y decidió anular gran cantidad de ellas. Durante estas discusiones también tuvo conocimiento el Congreso Nacional sobre la toma de posesión de una de las Islas del Cisne, por parte de la Tropical Radio, compañía subsidiaria de la UFCO, sin el conocimiento ni la autorización previas del Gobierno hondureño. En total, 75 acuerdos de arrendamiento y dominio útil en lotes alternados (un total de 119,768 has.) fueron declarados nulos por carecer de la firma del Presidente de la República. Otros acuerdos que sí contaban con la sanción del Poder Ejecutivo, pero que no habían sido pasados al conocimiento del Congreso, también fueron declarados ilegales.
    Sin embargo, la decisión del Poder Legislativo no fué publicada oficialmente sino
    hasta el 21 de enero de 1932.
    En el mes de noviembre de 1929, se produjo lo que para la United Fruit Company
    ha significado “la última fusión importante de su historia”.
    En esa fecha, Samuel Zemurray vendió su compañía, la Cuyamel Fruit Company a
    la poderosa UFCO. A cambio recibió 300.000 acciones de ésta última que tenían un valor de 32 Millones de dólares.
    La operación se había consumado: la Cuyamel Fruit Company pasaba a ser una
    empresa más de la United y la competencia no existiría más.
    Kepner y Soothill dan una idea bastante detallada de todo lo que adquirió la United
    Fruit Company al realizar “la última fusión importante de su historia”:
    “Un indicio de lo que obtuvo la United Fruit Company con esta compra lo da el inventario de la Cuyamel del 31 de diciembre de 1928, que incluía el ingenio de La
    Lima, capaz de producir 1,500 toneladas de azúcar diarias; 16 vapores; 145 millas
    de líneas de ferrocarril; y 250,000 acres de tierra, de los cuales 22,149 en Honduras, y 12.450 en otras regiones estaban dedicados al cultivo del banano. El activo fijo total de la compañía se valuó entonces en $ 26.000,000. De esta manera, la United Fruit Company, habiendo comprado a su principal competidor, se convirtió en una 13Decreto Legislativo del 6/IV/1929, ratificado el 4/III/1930 y publicado oficialmente el 21/III/1932.
    sociedad anónima con un capital de $ 242,000,000, mandando en un vasto imperio bananero”.
    Pero además de todo esto, con la absorción de la Cuyamel Fruit Company, la United adquirió también todos los derechos y los privilegios que durante tantos años había logrado mantener Zemurray, en base a las diferentes concesiones que recibió por parte del Estado de Honduras.
    De esta forma, el Contrato de Anticresis pasó a favorecer los intereses del nuevo
    propietario. Y si bién anteriormente anotamos que el ferrocarril nacional fué posible redimirlo tan sólo hasta en diciembre de 1951, también es necesario agregar que apenas treinta días después, el 31 de enero de 1952, la United logró nuevamente establecer su control sobre él, mediante un contrato de arrendamiento que tendría el mismo tiempo de duración que tardara el Estado en cancelar una deuda recién contraida con la compañía por valor de 575.000.00 lempiras.
    Era este contrato una especie de Contrato Anticresis en pequeño.
    La absorción de la Cuyamel Fruit Company por parte de la United marca prácticamente el inicio de una nueva etapa en la historia del enclave bananero en Honduras, por cuanto se inicia la era del dominio absoluto e irrestricto de la UFCO en el territorio nacional.
    La otra empresa existente, La Standard Fruit Company y que surgió en base al dominio bananero de los Vaccaro, no tiene la fuerza necesaria ni el deseo manifiesto de hacerle competencia a la UFCO en la producción y comercialización del banano.

    Las Actividades Económicas de las Empresas Bananeras
    Si nos atenemos a los términos específicos de las diferentes contratas de concesión difícilmente podremos establecer el contenido verdadero de las actividades económicas realizadas por las distintas compañías bananeras en el país.
    Casi siempre se destacan en un primer plano las actividades relacionadas con la
    construcción, el mantenimiento y la explotación de ferrocarriles o la instalación y
    administración de instalaciones portuarias. La producción y la comercialización del
    banano se incluye como una actividad complementaria, que las compañías llevarán a cabo, utilizando las tierras que reciban en recompensa por la construcción de las vías férreas, principalmente.
    Sin embargo, una vez otorgada la concesión, las compañías fruteras invertían la
    prioridad de los términos y destacaban a lugar primordial, la producción y el comercio del banano, fundamentalmente.
    La construcción de las vías férreas para servicio público era relegada a un segundo plano y se da inmediata prioridad a la construcción de los ramales y de las vías que favorecieran directamente al transporte de la fruta.

    El criterio esencial para la construcción del ferrocarril lo dictaban los intereses de la plantación y no el servicio ni la comunicación de las diferentes comunidades de la región.
    Para el caso, durante el año 1922 la Truxillo Railroad Company construyó únicamente 4 kilómetros de línea principal y 29 kilómetros de ramales hacia sus fincas; la Tela Railroad Company construyó 104 km. de línea principal y 172 kms hacia sus plantaciones.
    El acaparamiento de los lotes alternados que por diferentes vías pasaban a manos
    de los empresarios bananeros, las inmensas cantidades de tierras, 250 hectáreas
    más, otorgadas por el Estado a cambio de cada kilómetro de vía férrea construído,
    el control absoluto sobre los diferentes medios de comunicación, principalmente el
    ferrocarril y el manejo de los asuntos relacionados con el muelle de Puerto Cortés,
    además del dominio establecido sobre otros puntos de embarque y sobre líneas
    completas de vapores, permitieron a las compañías bananeras estructurar todo un
    imperio económico, cuyas ramificaciones abarcaban los más diversos sectores de la economía hondureña.
    El dominio establecido por las compañías bananeras dio al traste con las perspectivas económicas de los finqueros y agricultores independientes que se dedicaban al cultivo del banano.
    Al contar las compañías con el control sobre inmensas plantaciones y sobre los medios de transporte fundamentales, estaban en capacidad de dictar sus condiciones a los finqueros independientes, imponiendo el precio y la calidad de la fruta que se disponían a comprar y creándoles una atmósfera económica tan desesperante, que los obligaba a vender sus propiedades y dejar en manos de las compañías todo el negocio bananero.
    Ya en el año 1918, el 75 por ciento de todas las plantaciones bananeras existentes en el país, pertenecía directamente o estaba bajo el control irrestricto de los empresarios extranjeros de las compañías fruteras.
    Las actividades productivas de la compañías bananeras no se reducían únicamente a la producción y comercialización del banano. Estaban vinculadas además a las plantaciones de caña de azúcar, la elaboración de alcohol y aguardiente, la producción de calzado, aceites, y mantecas, hielo, cerveza, explotación de maderas y desarrollo de la ganadería.
    Sólo la producción de azúcar de la Cuyamel Fruit Company observó entre 1924 y
    1927 un ritmo ininterrumpido de crecimiento del 10.1 % anual.
    Entre 1920 y 1928, la producción de bananos en el país se había incrementado en
    un 216 por ciento.
    Se llevó a cabo también el establecimiento de una institución bancaria en la ciudad
    de La Ceiba, destinada a facilitar las operaciones comerciales y las transacciones financieras de las compañías bananeras y a volver más amplio y diversificado el
    contenido económico del enclave bananero.
    Las compañías se dedicaban además al comercio en pequeño, realizado a través de los así llamados comisariatos, factorías comerciales pertenecientes a las mismas empresas bananeras en las cuales se abastecían todos los trabajadores y empleados de la plantación.
    Los comisariatos disponían de inmensas cantidades de mercaderías importadas
    desde los Estados Unidos de Norteamérica y por las cuales las compañías pagaban precios insignificantes, además de que las transportaban en sus propios barcos, por lo que el costo de las mismas resultaba bastante reducido.
    El funcionamiento de los comisariatos significaba una seria limitación en el área de
    circulación monetaria y sustraía importantes contingentes de consumidores del
    mercado propiamente interno del país.
    Las compañías operaban también líneas telegráficas y telefónicas, estaciones telegráficas inalámbricas, La Tropical Radio fué legalizada en su funcionamiento en marzo de 1921 mediante Decreto número 85, etc.
    Establecieron el servicio de energía eléctrica y para ello recibieron en concesión el
    uso de las aguas del río de tela y 242 hectáreas de terrenos nacionales, además de la correspondiente dispensa de impuestos por la introducción del equipo necesario.
    En síntesis, pues, se había ya logrado estructurar todo el andamiaje vital para la
    consolidación del imperio bananero. Las actividades económicas de las compañías fruteras, girando en torno a la actividad fundamental o sea la producción y la comercialización del banano, giraban además sobre las demás esferas de la economía hondureña y poco a poco establecían un control gradual sobre esas mismas esferas.
    Los empresarios nacionales se veían desplazados de sus áreas tradicionales de ocupación ante la intromisión brusca del imperio bananero, que contaba no sólo con los medios técnicos y financieros indispensables sino además con el apoyo irrestricto de los círculos gobernantes, siempre dispuestos a firmar las concesiones que las empresas bananeras solicitaran.
    El concepto mismo de la estabilidad política se vio estrechamente ligado al mayor
    o menor apoyo que las compañías concedían a un gobierno. Los criterios de la seguridad y el orden social estaban directamente vinculados con los niveles de simpatía y agradecimiento que los empresarios bananeros profesaran hacia los gobernantes de turno.

    Exportaciones e Importaciones. Las Exoneraciones Fiscales y su Relación con la
    Economía del País

    Ya hemos visto cómo en las mismas contratas de concesión ha quedado consignada la exención del pago de impuestos, “establecidos o por establecer” a favor de las diferentes compañías bananeras. Tanto las exportaciones como las importaciones realizadas por estas compañías han contado con el beneficio de la ausencia, parcial o total, de la imposición fiscal. Anteriormente al desarrollo y auge de la economía bananera, las exportaciones hondureñas estaban constituidas casi en su totalidad por los minerales. Esta situación fue modificándose sustancialmente a medida que la plantación bananera fué convirtiéndose en un eje económico fundamental para la vida de la nación.
    El lugar de los minerales en nuestras escalas de exportación, poco a poco fue siendo ocupada por los racimos de banano.
    A pesar de las grandes facilidades concedidas por el Estado, más las enormes cantidades de tierras otorgadas, el insuficiente control gubernamental fue aprovechado por las compañías bananeras para poder burlar las escasas restricciones impositivas que el Poder Legislativo había acordado.
    Anteriormente a 1918, las compañías exportaron sus productos libremente sin tener que pagar al fisco ningún tipo de impuestos. Después de este año, debido a las constantes reformas a que estuvieron sometidas las diferentes contratas
    se impuso a la Cuyamel y a la Vaccaro el pago de 3 y 41/2 centavos de lempira por cada racimo exportado. A la Tela Railroad Company, mediante decreto 113 de 1912, se le fijaba el pago de 0.01 oro como impuesto de exportación.
    En el año 1925 fué denunciado ante el Congreso Nacional el fraude de que era objeto el fisco durante las operaciones de exportación, al registrar las compañías bananeras un racimo exportado por cada tres que tuvieran un número menor de ocho “manos”. En las contratas no se especificaba el número de “manos” que debían componer un racimo. De esta forma, el Estado hondureño estaba perdiendo impuestos de exportación desde 1912, por lo menos para un 66 por ciento del total exportado.
    Los siguientes datos, publicados por José Jorge Callejas en su libro anteriormente
    citado, contribuyen a ilustrar con los mayores detalles la dimensión del fraude continuo a que se sometía el Estado de Honduras:
    “Hasta 1915, se calcula el embarque clandestino de banano así:
    Importación a los Estados Unidos, según estadística procedente de Honduras. Despachos de Honduras, según datos oficiales, en igual tiempo
    Racimos:135, 535, 287; 101, 649,127; Diferencia: 33, 886, 160 17
    Esto con respecto a las exportaciones.
    Por otro lado, las importaciones, conforme a las diferentes contratas gozaban de la
    dispensa del pago de derechos de introducción y prácticamente no tenían ninguna
    restricción por parte del Estado.
    Esta situación y su indudable repercusión en la economía del país, puede ser mejor comprendida si se tiene en cuenta que tan sólo en el año 1918, tal tipo de importaciones representaban la cuarta parte de las importaciones totales del país.
    Estas importaciones consistían principalmente en comestibles, útiles e instrumentos, ropa, muebles, medicinas, ferretería, etc.
    Nuevamente es preciso recordar la actividad comercial de las compañías bananeras, realizada a través de los antes mencionados comisariatos.
    El comercio al por menor realizado por las compañías, se nutría fundamentalmente de los productos importados y constituía un importantísimo renglón económico en las actividades de la empresa. A partir del año 1913, la Tela Railroad Company comienza a pagar derechos sobre la importación de comestibles con el fin de poder gozar de una mayor libertad al momento de expenderlos.
    El decreto número 117 de 1919 modificó el artículo del decreto número 116 de
    1910, conforme al cual la compañía de los hermanos Vaccaro gozaba del derecho
    de libre importación de víveres por un período de catorce años. La modificación se
    redujo simplemente a no mencionar este renglón en la nueva redacción de la contrata.
    De hecho, mediante la exoneración del pago de derechos, el Estado de Honduras
    contribuía a la financiación de las actividades de importación de las compañías bananeras.
    En el año 1926, la deuda interna del Gobierno ascendía a la suma de 7.763.549.64 pesos, de los cuales el 93 por ciento era deuda a favor de las compañías bananeras:
    Y sin embargo, en ese mismo período de 1925-26, el Estado hondureño había exonerado a las compañías bananeras del pago de impuestos y derechos por un valor Equivalente a 8.8 millones de pesos, 20 cantidad superior a la deuda que tenía con ellas. Gran parte de la deuda que el Estado mantenía con las compañías bananeras, se había originado en los diferentes préstamos que éstas hacían a los distintos bandos en pugna, a fin de financiar las interminables revueltas armadas internas de aquella época.

    Las Relaciones Laborales y el Enclave
    La política laboral observada por las compañías bananeras estaba determinada
    prácticamente por la voluntad única del enclave y por los intereses exclusivos de la producción bananera.
    En el año 1916, tanto la United Fruit Company como la Cuyamel Fruit Co. Impusieron formas de pago antojadizas, en abierta contravención a las leyes del país.
    La United pretendía pagar salarios cada cuarenta días y la Cuyamel obligaba a los
    trabajadores, mediante la firma del contrato, a contravenir las disposiciones legislativas del país, que establecían el pago a los trabajadores cada ocho días y en plata acuñada.
    He aquí un formato de contrato de trabajo de la Cuyamel Fruit Company: 21
    “Cuyamel Fruit Co.

    Contrato con sus operarios, artesanos y jornaleros:
    1°. La compañía pagará a todas las personas a su servicio, excepto contratos especiales, cada segundo domingo de mes el valor de sus servicios prestados durante parte o todo el mes vencido; salvo que ese día tenga corte o embarque de fruta en cuyo caso será pospuesto el pago para el día siguiente al de la terminación del embarque
    2°. Todo operario, artesano, jornalero o empleado de la “Cuyamel Fruit Co.”, es
    aceptado en los trabajos de la compañía con la condición precisa de que renuncia al derecho que por cualquier ley emitida o que después se emita tenga o adquiera en lo sucesivo, a que se le pague su salario o sueldo en otra fecha que no sea la designada anteriormente
    3° La fecha del pago establecida en este contrato es aplicable a los trabajos que la
    Compañía ejecute directamente o por medio de sus contratistas, empleados o agentes
    4°. Para los efectos legales se estima los derechos a que se contrate este contrato en la suma de diez pesos, y debe considerarse sujeto a la jurisdicción de la Cuyamel, República de Honduras.
    Al entrar al servicio de la “Cuyamel Fruit Co.”, en calidad de …… suscribo y otorgo
    a favor de dicha Compañía las bases arriba especificadas.
    Es preciso señalar que los trabajadores de las compañías fruteras viven en los campos, caseríos y fincas comprendidas dentro del enclave, alejados de lo que podría denominarse centros comerciales y encerrados dentro de una limitada circulación monetaria, cuyas reglas y principios son distados por el enclave bananero.
    Las compañías bananeras abastecían a los vendedores ambulantes o buhoneros de transitar y dedicarse al comercio en los campos bananeros.
    Los compañías bananeras abastecían a los trabajadores y sus familias de los productos y artículos necesarios, los que podían ser adquiridos en los comisariatos. Se pagaba a los trabajadores con fichas y cupones con valor desde un peso hasta cincuenta, los que podían ser cambiados por mercaderías en los respectivos comisariatos.
    Si se quería cambiar la ficha por dinero en efectivo, era preciso ceder un 50
    % de descuento y se corría el riesgo adicional hasta de perder el empleo.
    Así, los mecanismos de comercialización y la original política de salarios practicados por el enclave, facilitaban una pronta recuperación del fondo de salarios, con lo cual, sumado a las remesas de utilidades enviadas al exterior, los inversionistas del banano estaban en capacidad de apoderarse de todo o gran parte del valor agregado de la producción.
    Esta situación de absoluta arbitrariedad por parte de las compañías en relación con los derechos laborales de los trabajadores, generó indudablemente diversas manifestaciones de descontento y oposición que forman toda una cadena de lucha constante por parte de los trabajadores contra las compañías bananeras.
    En el año 1916, la Cuyamel Fruit Company tuvo que afrontar las consecuencias de
    sus desmanes y habérselas con un movimiento huelguístico de sus trabajadores.
    Poco o casi nada se sabe acerca de esta huelga, sobre todo por el “extraño” silencio observado por la prensa del país en aquella época.
    En agosto de 1920, los trabajadores de la Vaccaro Bros. Co. se declararon en huelga reclamando mejoras salariales. El Gobierno que presidía Rafael López Gutiérrez declaró el estado de sitio en todo el departamento de Atlántida, zona neurálgica de la huelga, y ya a fines de septiembre los trabajadores se habían reincorporado a sus labores.
    En 1925, un nuevo brote huelguístico se registra en las plantaciones de caña de la
    Cuyamel y cuenta con el apoyo de los trabajadores de las otras compañías bananeras.
    Los trabajadores exigían pago semanal en moneda de curso legal, cuatro lempiras
    diarios (dos dólares) en jornada de ocho horas, supresión de las órdenes para
    entrega de mercadería en los comisariatos, rebaja en un 25 % en los precios de los artículos, servicio médico y hospitalario para los familiares de los trabajadores, etc.
    La compañía alegó en su favor la existencia de bajos precios en el mercado mundial de sus productos y el alto costo de la producción en el azúcar, como causas directas que impedían el aumento de salarios.
    El Gobierno llegó hasta la intervención militar en contra del movimiento huelguístico, la coacción abierta contra sus dirigentes, pretextando que se trataba de un levantamiento antigubernamental.
    Al final, la compañía aceptó la jornada de ocho horas y el paso libre de vendedores particulares por las zonas del enclave. A su vez, los trabajadores cedieron en otras demandas.

    En 1930, nuevamente el descontento obrero vuelve a cobrar manifestación concreta, esta vez en La Ceiba y, el gobierno, luego de declararlo movimiento de “inspiración comunista”, declara el estado de sitio en toda la costa norte del país y se apresta a reprimir a los trabajadores.
    Los reclamos obreros se reducían fundamentalmente a mejorar las condiciones de
    vida y de trabajo y a rechazar la contratación masiva de inmigrantes de Jamaica en desmedro de los trabajadores propiamente hondureños. Había que sumar a esto, el agravante adicional de las dificultades originadas en torno a la gran crisis económica mundial.
    Como resultado de este movimiento huelguístico, los trabajadores lograron que se
    autorizara el cambio en efectivo de todas las órdenes representativas de valor, que les eran entregadas por la misma compañía para la compra en los comisariatos. De esta forma, los trabajadores podían ya disponer libremente de su remuneración.

    El Enclave Bananero Hondureño

    A finales del siglo XIX y comienzos del presente, con el ascenso de la estructura capitalista mundial a una nueva fase de su desarrollo, la fase monopolista propiamente, aumenta también y se intensifica el poder de absorción, de control y de penetración directa por parte de las economías metropolitanas con respecto a las economías de la periferia.
    Las relaciones de dependencia, consecuentemente, adquieren una nueva y mayor
    profundidad y modifican en parte su contenido. En este nuevo contexto, la vinculación de la economía hondureña al mercado mundial, adquiere un nuevo contenido y comienza a tener su expresión concreta a través de la formación y consolidación de la incipiente economía del enclave bananero.
    El enclave bananero en la historia de Honduras ha venido a representar una forma
    más avanzada y profunda de dependencia y se convirtió muy pronto en el punto
    focal por excelencia de toda nuestra vinculación económica con la economía de la
    metrópoli y con el mercado mundial por extensión.
    Anteriormente a la consolidación y establecimiento definitivo del enclave bananero, la producción minera constituía fundamentalmente el vehículo de vinculación con la economía exterior o economía “central”.

    La explotación de las minas estaba en manos de compañías norteamericanas y tuvo un auge considerable a partir de 1882, año en que se establece en Honduras la poderosa compañía New York and Honduras Rosario Mining Company. Los minerales ocupaban el primer lugar en la escala de las exportaciones.
    A pesar de todo, la producción minera no llegó, como más tarde sucedería con el
    banano, a constituirse en un sector o economía de enclave. Ya a principios de siglo, los minerales habían cedido su puesto a la producción bananera, no solamente como instrumentos de ligazón con la economía metropolitana, sino también como núcleo central de la nueva dependencia económica del país. Su lugar en la escala de las exportaciones lo ocupaban los bananos, y tanto cuantitativa como cualitativamente, los minerales habían pasado a un segundo lugar en la estructura económica de Honduras.
    La producción y la comercialización del banano, pasaban a convertirse en la actividad fundamental del quehacer económico y la economía de enclave era ya una realidad insertada dentro de la economía nacional.
    Los productores nacionales de banano, pequeños finqueros y agricultores independientes, no constituían en esencia un grupo económico consolidado y con perfiles propios y definidos. Sus posibilidades de influencia en la vida institucional y política del país eran sumamente escasas o definitivamente no existían.
    Los productores nacionales fueron absorbidos por el impulso y las enormes posibilidades, técnicas y financieras, de la nueva empresa y sus posibilidades de subsistencia fueron quedando atadas al destino del enclave bananero.
    Los empresarios del banano se limitaron simplemente a realizar una elemental “inversión” de dólares para dar impulso a la producción bananera en gran escala.

    Los elementos o factores fundamentales para que la producción bananera se desarrollara a niveles superiores y cobrara un carácter masivo, ya no existían en el país:

    las grandes extensiones de tierras y la mano de obra necesaria, abundante y barata.
    Mediante su política concesionaria, el Estado de Honduras ponía a disposición de
    las compañías bananeras los recursos naturales imprescindibles y facilitaba la consolidación del enclave. Así pues, la “inversión” inicial de las compañías fué sumamente pequeña y se limitó fundamentalmente a la construcción de unas cuantas obras de infraestructura (infraestructura construída en función del enclave, para favorecer a la plantación y no en función del desarrollo económico del país) y a un pequeño fondo monetario.

    La diversificación de las actividades económicas del enclave, partiendo del centro
    de ocupación fundamental, o sea la producción bananera, abarca los sectores industriales, financieros y hasta de la misma producción agropecuaria del país.
    Esta es una especie de contradicción interna del enclave; contradicción que lo obliga a conciliar su existencia en función del mercado externo y su tendencia hacia el control de otros sectores claves del mercado interno del país en donde opera.

    En enclave crece hacia afuera en la medida en que incrementa la producción y perfecciona la comercialización del banano, con lo que a su vez, fortalece los nexos de dependencia de la economía nacional con el mercado mundial, a través esencialmente de la metrópoli.
    Pero también, el enclave crece “hacia adentro”, en la medida en que rebasa sus límites propiamente “bananeros” y se ocupa de otros quehaceres económicos en la industria, la banca, y diferentes sectores dentro de la producción agropecuaria.

  12. Noreen Gonzalo Palencia Regalado said,

    Grupo # 5 sección 08-08 viernes 08:00 A.m-12:00P.m
    Licenciada…………………………………Dra. Anarella Vélez de Paredes
    Andrea Nicol Erazo Delgado……………..20101010138
    Alejandra Sofía lagos sabillon……………20101010630
    Noreen Gonzalo Palencia Regalado……. 20081006277
    karen Julissa Amaya rodríguez………….20051002694
    Ledwin Miguel Rodríguez Williams…….20111002202
    Javier Saravia
    Situación de las culturas indígenas a la llegada de los españoles

    A los componentes del grupo étnico Tolupán se les conoce también por el nombre de xicaques o jicaques, un término que utilizaron los colonizadores españoles para referirse a los rebeldes de Taguzgalpa, y a todos los grupos no conversos u hostiles de la frontera sur de México hasta Nicaragua y Costa Rica.
    Ubicación de los Tolupanes
    Los tolupanes actuales se localizan entre seis municipios de los departamentos hondureños. El pueblo Xicaque o Tolupán se encuentra ubicado en los departamentos de Yoro y Francisco Morazán, en los municipios de Morazán, Negrito, Victoria, Yorito, Yoro, Olanchito, Marale y Orica. Constituidos en 28 tribus que agrupan algo más de 100 aldeas a las que hay que sumarle otras dos tribus en la Montaña de la Flor
    Las tierras ocupadas por el pueblo Tolupán son un 60 por ciento de vocación forestal, 30 por ciento ganadero y 10 por ciento agrícola. En las partes más altas de las montañas de Yoro, actualmente forman la Federación de Tribus Xicaques con 25 consejos tribales, y dos que todavía no se han integrado a esta estructura que es la tribu El Hoyo y la zona Occidental de la Montaña de La Flor. Su población aproximada es de 18 mil personas.
    El difícil acceso de la región que habitan es el principal inconveniente para precisar con exactitud la cantidad de componentes tolupanes que existen en la actualidad. La estimación que se tiene al respecto es que pueden rondar los 12.000, aunque solamente conservan su lengua materna los que viven en la Montaña de la Flor.
    Los tolupanes hablan un conjunto de lenguas estrechamente emparentadas llamadas tol o jicaque, agrupadas en la familia jicaque-tol, emparentadas a su vez con las lenguas tequistlatecas, habladas en el estado mexicano de Oaxaca, y que forman la familia tequistlateco-jicaque. También existen versiones en las que se sitúa a este último grupo relacionado con las lenguas hokanas de Norteamérica.
    En la época prehispánica, los tolupanes era un grupo seminómada, cazador-recolector, y por los rasgos históricos y etnográficos se deduce que se dispersaban por una amplia región, sin embargo, la llegada de los españoles les hizo replegarse, desde la desembocadura del río Ulúa hasta las inmediaciones de Trujillo, en los límites norteños de Comayagua, Olancho y Francisco Morazán. Se cree que este repliegue fue debido a la persecución que sufrieron por parte de los conquistadores. Para esa época, la palabra tolupanes o xicaques era como decir salvaje, bravo, valiente, indomable… Estafama se la ganaron por la resistencia que opusieron durante la conquista de Honduras, en la que lucharon con valentía para defender su libertad, gobernados por su cacique Cicumba y frente a las tropas dirigidas por Pedro de Alvarado.
    Como todos los pueblos conquistados, los tolupanes sufrieron de un modo especial las primeras etapas de la colonización española, marcada por la característica hondureña, donde se dio un fuerte tráfico de esclavos hacia las islas mayores del Caribe, y por los trabajos forzados. Esta fuerte resistencia a su sometimiento supuso otra más dura reacción por parte de los conquistadores, desatándose una persecución contra ellos que les obligó a refugiarse en las selvas y montañas de la región centro-norte del país. Obligándoles a una huida constante y adaptándose a lo que las circunstancias les ofrecían. Un pueblo que comenzó viviendo a la orilla del mar y de los ríos, para más tarde huir tierra adentro y por último emigrar a las montañas, pero que nunca fueron sometidos, en parte por su rebeldía y su espíritu de independencia.
    Esa gran movilidad que tuvieron los grupos tolupanes, necesario para la caza, les impidió que se dedicaran a la agricultura y establecerse en grandes poblados, aunque se les catalogue como agricultores, cazadores y recolectores. Su organización se da en tribus que abarcaban diversos caseríos y aldeas, aunque también hubo tribus de un solo caserío; se apoyan en una extensa familia y el Consejo Tribal.
    La economía actual del pueblo tolupán se basa en productos de auto-subsistencia, como el maíz y frijoles. Producen miel de abeja, practican la pesca y caza en menor escala, conservan el uso del arco y la flecha para la cacería, Tejen hermosas canastas de variadas formas y redes que se emplean para transportar maíz. Las mujeres cosen sus vestidos con telas compradas y las túnicas de los hombres llamadas balandranes con dril, el consumo de tabaco en pipas elaboradas para la localidad y el uso de la piedra pedernal para encender el fuego; también de la corteza de un árbol fabrican tiras de telas para unir entre sí los palos para construir chozas.
    Sus viviendas suelen ser pequeñas champas de palos amarrados que en ocasiones cubren sus huecos con barro, especialmente el lado donde más azotan los vientos. Los techos son de manaca o zacate y a dos aguas. En el interior de la champa siempre está presente el fuego, en el centro o a un lado del habitáculo. Las aldeas suelen estar compuestas de pocas viviendas, 10 o 12 a lo sumo y rara vez hasta las 20.
    Uno de los aspectos más interesantes de este pueblo es el no consumo de alcohol. A diferencia de otros muchos pueblos indígenas. Para ellos el alcohol embota los sentidos, enferma el cuerpo y rebaja la libertad y la dignidad del hombre.El machismo está presente en las costumbres de los tolupanes, aunque suele tener cierta libertad para salir de la casa, la mujer respeta y se somete al marido, incluso le acompaña en sus trabajos. Pero si la relación matrimonial se deteriora en alto grado, la mujer puede sentirse libre a marcharse con otro hombre.
    Su RELIGIOSIDAD está relacionada con el mundo de los animales y sus espíritus, aunque tienen cierto respeto por la religión católica, de la que tienen buen concepto de credibilidad y prestigio, por la ayuda y protección que a lo largo de la historia ha recibido de la institución religiosa.
    Los Chortís

    HISTORIA
    El área Chortí, con Copán como centro cultural, fue la sede de la civilización del antiguo imperio Maya.
    El pueblo Chortí, encabezado por su Cacique Copán Galel, presentó fuerte resistencia a la conquista española, que culminó con su sometimiento.
    Los indígenas de habla Chortí pertenecen cultural y lingüísticamente a los grupos Mayas meridionales y por ello están más estrechamente relacionados con los Mayas de Yucatán, Belice y parte norte de Guatemala.
    El grupo identificado como Choles que habitan en Chiapas son lingüística y culturalmente primos de los Chortís.
    LOCALIZACIÓN
    Históricamente, los Mayas-Chortís de Honduras se localizaban en los Departamentos de Ocotepeque, Copan y una estrecha franja del norte de los Departamentos de Cortés y de Santa Bárbara. Su área geográfica posiblemente se extendía a El Salvador por el sur, pasaba por la Ciudad de Chiquimula, por el oeste, y llegaba hasta el Golfo Dulce, por el Norte, y se extendía muchos kilómetros al oeste del actual pueblo de Copan Ruinas. Actualmente, la mayor parte de éstos indígenas están ubicados en Guatemal; Chiquimula (Jocotán, Esquipulas, Quezaltepeque, etc.) y el Departamento de Zacapa (La Unión); alcanzando una población de 60,000 personas.
    La población Chortí que se ubica en nuestro país vive en zonas de difícil acceso como Chonco, Colón Jubuco, San Rafael, Tapescos, Carrizalón y la Laguna en el Municipio de Copán Ruinas y el Municipio de Santa Rita, Departamento de Copan; así como tambien los Municipios de Antigua Ocotepeque, Nueva Ocotepeque y Sensenti en el Departamento de Ocotepeque.
    La población de la étnia Chortí en Honduras es de unos 8,000 habitantes ubicados al sur del Departamento de Copán y al norte del Departamento de Ocotepeque. Actualmente son considerados campesinos de tradición Chortí y conviven con la población mestiza.
    ORGANIZACION Y CULTURA
    Los actuales pobladores de los Departamentos de Copan y Ocotepeque son en alguna medida descendientes directos de los Chortís; Los Chortís de Copán utilizan fundamentalmente el español como lengua de comunicación, quedando muy pocos hablantes de Chortí y los que lo hablan proceden de Guatemala.
    Los límites territoriales entre Honduras y Guateamala han separado a la población Chortí de ambos países lo que ha contribuido a la pérdida de la lengua y en general a su extinción étnica.
    Su forma de vestir tradicional aún se mantiene. Su cultura musical está expresada por una serie de instrumentos como la Teponagua, El Cortín, El Tambor, El Pito, Chinchín, Sonaja y El Cuerno. El rito más representativo es el “baile de los gigantes”.
    Su dieta alimenticia se reduce básicamente al uso del maíz y el frijol. El maíz es preparado de diferentes formas: en bebidas como el chilate, el pozol, atole dulce y agrio (chuco), tortillas, tamal de viaje, el totoposte y bebidas embriagantes: chicha mezclado con jugo de caña ó piña fermentada.
    Los Chortís profesan culto y veneración a la naturaleza mediante los ritos a los dioses de la tierra y consagración a las simientes, y en honor a los dioses del viento.

    Los pech

    La sociedad Pech es una etnia que ha habitado el territorio de la actual Honduras desde hace más de 3 mil años, se cree que provienen de América del Sur con un origen Chibcha, luego emigraron a Colombia y llegaron hasta Honduras. Su sociedad está conformada por aproximadamente 3200 habitantes. Habitan los departamentos de Gracias a Dios, Olancho y Colón.
    El término Pech significa “Gente”, utilizado para referirse a su sociedad; Para hablar de las demás sociedades utilizan pech-akuá que significa la otra gente o el término bulá que significa ladino.

    Historia
    Su origen data de hace unos tres mil años cuando llegaron a Honduras a donde hoy es el departamento de Colón, luego se extendieron a otras partes del territorio.
    Los pech se opusieron a la conquista de sus tierras, lucharon para evitar ser privados de su libertad. Los españoles les llamaron despectivamente como payas, termino que fue rechazado por los pech ya que hace alusión a bárbaro, salvaje o incivilizado.
    Los españoles se aventuraron a entrar en la Mosquitia en 1564, pero debido a su férrea oposición decidieron que solo podrían conquistarlos utilizando la religión católica.
    Lehmann Stone y Epstein pensan que los pech habitaban las Islas de la Bahía durante el siglo XVII junto a comerciantes mayas debido a que se encontraron artefactos similares a los que se encontraron también en territorio Pech en tierra firme y que algunos grupos pech de tierra firme fueron a cristianizar a los Pech de las Islas de la Bahía.
    En el siglo XVIII los piratas ingleses, franceses y holandeses se aliaron con los misquitos, a quienes les dieron armas de fuego para obligar a indígenas como los pech a refugiarse en el interior de Honduras. Los pech eran capturados por los misquitos y vendidos como esclavos a comerciantes ingleses, debido a esto su población disminuyó considerablemente en poco tiempo.
    Luego de ser expulsados de las costas por los colonizadores españoles, los Pech se refugiaron en las zonas montañosas, cuentan sus ancianos que por cuatro siglos se escondieron los pech de los colonizadores y los zambos para evitar ser vendidos como esclavos, debido a esto se convirtieron en un pueblo nómada, de esta forma mantuvieron su cultura tradicional.
    Actualmente participan en la política por medio de la Federación de Tribus Pech de Honduras (FETRIPH), creada en 1985 para cuidar sus tierras y conservar su cultura.
    La tormenta tropical Gamma afectó sus tierras y cultivos se perdieron en el año 2005, debido a eso durante algún tiempo subsistieron a base de plátano y yuca debido a que no cuentan con un centro de almacenamiento de granos y han sido olvidados por el gobierno. La cooperación española les ha construido unas 300 viviendas pequeñas de cemento y ladrillo pero nadie les proporcionó catres ni camas para que durmieran cómodamente

    Distribución
    Su etnia está distribuida en nueve Tribus (pueblos), distribuidos de la siguiente forma:
    Departamento de Olancho
    En el municipio Dulce Nombre de Culmí
     Agua Zarca,
     Culuco,
     Vallecito,
     Pueblo Nuevo,
     Subirana,
     Jocomico,
     Pisijire
    En el Municipio de San Esteban
     Santa María del Carbón fundada por el sacerdote Manuel de Jesús Subirana.
    Departamento de Colón
     Silin , en el Municipio de Trujillo.
    Departamento de Gracias a Dios:
     Las Marías, en la Biosfera del Río Plátano.
    Cultura
    Los pech conservan su idioma, su cultura, su religión y su sistema económico, es conocido sobre todo las personas de la tercera edad. Respetan la naturaleza ya que dependen de su flora y fauna.
    El valor de la mujer
    Las mujeres Pech participan activamente en la vida laboral, económica y religiosa, son agricultoras, pescadoras, jefes tribales, curanderas y chamanes. Su importancia en la sociedad está equiparado con el de los hombres, fue muy significativa desde antes de la colonia, pero luego de la conquista la influencia colonial motivó su desvalorización social.
    Medicina Pech
    Son conocedores de una botánica naturista ancestral, los curanderos se encargan de conservar y divulgar la medicina pech basada en un conocimiento profundo de la naturaleza, desarrollaron terapias para tratar la mordedura de la serpiente “barba amarilla” y para muchas otras enfermedades, por lo que sus ancianos son muy respetados y consultados.
    Música
    Sus ancianos conservan muchas canciones con música y lengua pech. Algunos de sus instrumentos musicales autóctonos son la Tempuka, el Arwa y el Camachá.
    Religión
    En su mitología, su pueblo es hijo del rayo, sus antepasados lucharon para exterminar a los gigantes encabezados por Takascró, primero vencieron a los Chaca-Chacay (lagartijas gigantes). Se han encontrado petroglifos pech sobre el río plátano, por lo que Girard sugiere que esta área fue un gran centro religioso.
    Lengua
    Artículo principal: Idioma paya
    La lengua paya es parte de la familia chibhcha. De hecho es una lengua fuertemente divergente del resto de lenguas chibcha, razón por la cual se tardó en reconocer como parte de esta familia, pero los trabajos actuales han probado de forma concluyente el parentesco. Es interesante notar, que esta divergencia ha podido deberse al aislamiento del resto de lenguas chibchas, que se hablan desde el sur de Nicaragua hasta Colombia. Entre el resto de lenguas chibchas y el paya se interponen las lenguas misumalpas, que se considera una familia de lenguas remotamente emparentmentadas con las lenguas chibchas y laslenguas lenca. Estas tres familias formarían el microfilo lenmichí.
    Alimentación
    Desarrollaron la agricultura y la ganadería, se alimentan de carne de animales domésticos, vegetales, cultivan yuca, frijoles y maíz. Han desarrollado comidas a base de arroz, frijoles, también bebidas alimenticias y embriagantes.
    Las Islas de la Bahía son una cadena magnífica de islas tropicales enclavadas fuera de la costa de Honduras en el Mar Caribe. Conocidas alrededor del mundo por sus arrecifes coralinos espectaculares, las Islas de la Bahía tienen una gran diversidad de otra vida animal y vegetal que es de un significado biológico global y cuya protección y preservación es crucial para un desarrollo sostenible exitoso de las Islas.

    La rica historia cultural de Las Islas de la Bahía viene de la Antigua y altamente avanzada civilización Maya. En la actualidad, las Islas están bendecidas con una mezcla única de culturas, costumbres y tradiciones una herencia hermosa que debe ser preservada también.

    La calidad de nuestras vidas y el futuro económico de las slas está en nuestras manos. Tenemos una responsabilidad con nosotros mismos, con nuestros hijos, y con las generaciones futuras de Isleños de aprender a conservar y proteger los recursos naturales de nuestras slas. Si trabajamos juntos hoy, vamos a poder disfrutar las Islas mañana y siempre.

    “La situación de la Isla de Roatán, su notable Bahía, su acceso difícil a un enemigo invasor, la hacen candidato predilecto a una posta militar y gran depósito de armas, provisiones, etc. para todas las operaciones militares contra Honduras, Guatemala o esa parte de Nicaragua.” John Dalling, Manuscrito del Museo Británico, Londres 1779”

    La historia de las Islas de la Bahía ha creado un antepasado cultural tan rico y variado como su perfil físico. Por lo menos nueve grupos culturales han ocupado las Islas. Numerosos artefactos precolombinos dejados por los indios Paya, un grupo emparentado con los Mayas, han sido recuperados de más de 50 sitios a través de las Islas. Los arqueólogos han investigado sitios residenciales, ceremoniales y de entierros; marcados respectivamente con middens de cocina, monolitos de piedras y pedazos de huesos y urnas. Entierros múltiples resultaron en un número de cráneos en una sola urna.

    Los Isleños frecuentemente encuentran “yaba-ding-dings” de los Payas, el nombre local para pedazos y figuras de cerámica de estos residentes antiguos. Se han acumulado varias cuentas y campanas de cobre hechas a mano así como ornamentos de jade en varias Islas. El jade era importante para los rituales en las Islas y en el continente. Las cuentas de jade ilustradas aquí fueron encontradas en una olla cerámica depositada en Roatán. El Museo de Roatán en Anthony’s Key Resort exhibe una variedad espectacular de artefactos, muchos de ellos encontrados por residentes durante el proceso de construir sus casas o al caminar en el bosque.
    Cuando Colón llegó por primera vez a las Islas de la Bahía en su cuarto viaje al Nuevo Mundo entre 1502 y 1504, el se encontró con los indios Paya. Los historiadores creen que llegó a la Bahía que se encuentra al norte de la playa. El soldado en el lado oeste de Guanaja, en la actualidad conmemorado con un pequeño monumento. Cerca de aquí, su tripulación capturó una canoa cargada de “pequeños cuchillos, hachas de cobre, espadas con dientes de obsidiana, campanas de cobre, contenedores para fundir metal, ropa de algodón teñido, cerámica, cerveza de maíz y semillas de cacao que utilizaban como dinero.

    A lo largo del siguiente siglo, los Isleños fueron sujetos a invasiones españolas para llevarlos como esclavos, ponerlos a trabajar en las minas de oro, y más tarde cristianizados y usados para la labor agrícola. El archipiélago de las Guanajas fue formalmente incorporado a la provincia de Honduras en 1528. Al mismo tiempo, los franceses, holandeses e ingleses atacaban y robaban los puertos españoles caribeños y las rutas de los barcos. Las Islas de la Bahía estaban situadas perfectamente para tales ataques. La comida fresca era abundante y los Galeones españoles cargados con oro y plata del Nuevo Mundo salían regularmente hacia Europa vía Cuba.
    Utensilios de cerámica de cocina que datan de 1500 son abundantes en los sitios de los naufragios en las islas. Durante el período español en las Américas, jarros de cerámica fueron utilizados para el transporte de granos, aceite, y vino europeo a los establecimientos recién colonizados. Algunos jarros estaban recubiertos con un barniz impermeable de plomo para almacenar los líquidos. Los fragmentos de estos “jarrones de oliva española: son encontrados frecuentemente en los sitios arqueológicos como también por buceadores en el mar.
    Los bucaneros británicos con frecuencia escondían con sus tesoros en los puertos mayor protegidos de las Islas de la Bahía. El término bucanero se deriva de la palabra India “bucan” que se refiere a la carne ahumada en tiras que los marineros o piratas llevaban para los viajes largos. En 1638, los ingleses quisieron establecer una colonia agrícola en Roatán, retando el domino español. En 1640 los españoles intentaron exiliar a los indios Isleños hacia el continente. Desde allí les podían dar provisiones a los barcos españoles sin darles comida a los piratas británicos también.

    Al final de los años 1600, la bucanería estuvo en su apogeo. Los lideres de la piratería, Morgan Morris, Jackson, Sharp, Coxen y otros, ocuparon las Islas varias veces antes de la ocupación militar británica en 1742. Algunos creen que el tesoro del ataque de Morgan en 1671 a Panamá está enterrado en algún lugar de Roatán. A pesar de que varios de los nombres de los bucaneros todavía son comunes en las Islas, Coxen Hole puede ser el único Puerto nombrado durante los días de piratería.

    El Cayo Fort localizado afuera de la costa de Port Royal (Puerto Real), todavía demuestra evidencia del Fuerte Británico de George, construido a mediados de los años 1700. Se puede observar la bodega del polvorín para sus cañones así como las fortificaciones. Los británicos firmaron un tratado con España y salieron de Roatán en 1752.
    Los primeros colonizadores permanentes de las Islas de la Bahía fueron los Caribes negros (garifunas), una mezcla de indios Isleños del Caribe y africanos traídos de la isla de San Vicente. Ellos fueron trasladados a Roatán en 1797 a la fuerza. Varios se fueron a Trujillo en el continente, pero los que se quedaron se establecieron en Punta Gorda.

    Los Isleños blancos de las Islas Cayman fundaron varios establecimientos en Coxen Hole comenzando en 1830 y extendiéndose a otros lugares en Roatán, Utila, Sta. Elena, Morat y Barbareta. Los esclavos liberados de las Islas Cayman los siguieron por tiempo después.
    Gran Bretaña a la mitad del siglo anexó a las Islas de la Bahía como una colonia. Sin embargo, los Estados Unidos ayudaron a forzar a los británicos para que cedieran las Islas de la Bahía a Honduras.

    Desde mediados de los años 1800, agricultores comerciales de frutas en Utila y Roatán exportaron bananas, plátanos y cocos a los Estados Unidos. En 1877, un huracán en septiembre junto con la competencia de Honduras decimaron la industria frutera por varias décadas. En el nuevo siglo, las exportaciones de fruta aumentaron. Las figuras en 1912 demuestran $303,282 ganados de exportación frutal lo que equivale a 5% de la economía nacional de exportación de Honduras.

    La navegación es la que tradicionalmente ha proveído la mayor parte de los ingresos para los isleños, una realidad que persiste hoy en día. La falta de agricultura de subsistencia y la presencia de pulperica o tienditas en cada pueblo indica la dependencia de los ingresos de los marinos mercaderes y pescadores para comprar comida.

    Varios inmigrantes del continente han aprovechado los trabajos en la industria pesquera y la industria turística rápidamente creciendo. Esta llegada de los nuevos inmigrantes aumenta la diversidad del paisaje ya rico en cultura. La historia bilingüe de las Islas de la Bahía y sus tradiciones variadas se reflejan en todos los aspectos de la cultura, desde las escuelas bilingües hasta la gran variedad de iglesias y negocios comerciales.
    http://enhonduras.blogspot.com/2008/04/las-islas-de-la-baha.html

    En nuestro país, su población es predominantemente mestiza en un 95%, comparado con otras países del mundo, como África, Asia, Europa y especialmente Norteamérica.

    Honduras es un país con población muy homogénea, únicamente cerca del 12.8% de su población pertenece a grupos étnicos nativos que no hablan el español como primera lengua.
    De acuerdo con un estudio preparado para la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras (CONPAH), de abril de 1999, en el país existen nueve pueblos étnicos: Garífuna, Isleños (Negros de las Islas de la Bahía, creoles o caracoles), Lenca, Miskito, Tolupan, Chorti, Pech, Tawahka y Nahuas.
    Estos pueblos en conjunto suman cerca de un millón de personas (896,000), equivalente al 12.8% de la población total del país. De esta cantidad el 40% conservan su lengua materna como primer idioma.
    Según los estudios realizados por la CONPAH el grupo mayoritario son los lencas con 350,000 personas, seguidos por los garífunas con 250,000 personas los isleños 70,000 los Mismitos 85,000 y otros cinco grupos menores, con 105,000 personas De acuerdo con un segundo estudio de CONPAH, los Lencas serian el grupo con más personas, seguido de los Garífunas.
    La mayoría de los grupos indígenas viven principalmente en los departamentos con mayor incidencia de la pobreza, como la paz, Lempira, Intibucá y Gracias a Dios.
    En contraste, los garífunas e isleños se concentran en los Departamentos que no muestran mayor incidencia de la pobreza y los mejores índices de desarrollo humano a nivel nacional, como es el caso de Islas de la bahía, Cortes Atlántida, y Colón.
    Sin embargo varios estudios señalan que a pesar de la falta de datos, la población étnica pertenece a los grupos más vulnerables del país presentando desigualdad en materia educativa y de salud.
    Algunos grupos étnicos ven en aumento las amenazas a sus condiciones tradicionales de vida, a raíz del avance rápido del frente de colonización agrícola ganadera o las actividades forestales ya contratadas.
    Además, por los esfuerzos de estos grupos de participar en los avances y logros de la modernización, corren el riesgo de perder su identidad Cultural, sobre todo sus lenguas y valores culturales.
    Sin embargo este trabajo se limita exclusivamente a plantear una reseña histórica de cada grupo étnico y la ubicación geográfica de cada uno de ellos.

    http://honduras.pordescubrir.com/etnias-de-honduras.html
    DESCRIPCIÓN DEL PUEBLO, GRUPO ÉTNICO O DE LA CULTURA:
    Familia lingüística: Clasificación, según Ethnologue: Creole, English based, Atlantic, Eastern, Northern
    Nombre propio: Denominación que se da el propio grupo y en lo posible su significado (por ejemplo: Mapuche: mapu = tierra y che = gente; “gente de la tierra”)
    Los creoles o negros de habla inglesa, por su origen y adaptación intercultural se autodenominan de esa manera.
    Nombre atribuido: Los creoles son grupos negros afro caribeños. Se les denomina negros de habla inglesa e isleños.
    Área cultural: El territorio donde habitan los creoles, se localiza en la zona cultural circuncaribe.
    Etnohistoria: Cuando Colón descubrió Islas de la Bahía, en 1502, encontró un poblado denso de indios que fueron trasladados hasta México y Cuba en calidad de esclavos, quedando la zona prácticamente deshabitada para 1528; pero el archipiélago empezó a poblarse de nuevo con la llegada de bucaneros ingleses, franceses y holandeses que establecieron aquí sus campamentos. A partir de entonces, las Islas de la Bahía fue escenario de fuertes luchas entre españoles y piratas; expulsados finalmente estos últimos y quedando el lugar nuevamente desolado. En los años de 1830 a 1836, se inició una gradual afluencia de negros ex esclavos procedentes de las Islas Caimán y Jamaica.
    La cultura de la población de Islas de la Bahía, históricamente conocida como Bay people refleja sus orígenes como esclavos ingleses, hablan un dialecto ingles característico del occidente del caribe, son de religión cristiana-evangélica y se auto identifican con la cultura anglo americana del caribe contemporáneo.
    Racialmente estos isleños o isleños anglo antillanos, como los han llamado los estudiosos, no son un grupo fenotípicamente homogéneo: además de los que tienen un fenotipo europeo, están los cruzados o los cruces de negro con inglés que son caracterizados por ellos mismos en su propia lengua como browns y los menos cruzados como colored. Las proporciones de estos grupos fenotípicamente, no están repartidos homogéneamente en el territorio insular y estas diferencias de color no se refleja en una segregación del espacio tipo aparthei, pero si son reconocidos socialmente.(Cruz F.)
    Muchos de los nativos de las Islas de la Bahía (componente negro de los inmigrantes antillanos) fueron movidos a tierra firme, a La Ceiba, Puerto Cortés, Tela, Puerto Castilla, en Honduras y Bluefields en Nicaragua. (yaxkin: 634)
    Los isleños de origen afro antilla han desarrollado su propia lengua conocida como Bay Islands’ English (ver Warantz 1983). Al igual que su lengua también tienen una identidad étnica propia.
    Áreas ocupadas por el grupo étnico o cultura: Se ubicaron en las Islas de la Bahía y La Ceiba Atlántida, un ecosistema costero- marino, con sus propias particularidades culturales. El pequeño bosque Diamon Rock es el último reducto de un bosque húmedo tropical con muchas especies de vida en peligro de extinción. (IHAH, 1993: 30)
    Tiempo de ocupación del territorio: La población indígena que originalmente vivió en Islas de la Bahía fue expulsada por las autoridades españolas y llevada a tierra firme Centroamericana durante el siglo XVII. En el ínterin, la posesión real de las Islas de la Bahía había caído en manos de piratas y comerciantes ingleses y autoridades españolas, de modo que el control temporal de este territorio insular estuvo sujeto a los vaivenes de situaciones de hecho y los tratados acordados entre las dos potencias coloniales: España e Inglaterra. La posesión jurídica de este territorio por Honduras se concretó por medio del tratado Wycke-Cruz, a mediados del siglo XIX. (Cruz F)

    Formas de asentamiento: No se encontró información al respecto.
    Migraciones: Según Ruy Galvao, durante los siglos XVIII y XIX llegaron varios contingentes de negros a Honduras, identificándose tres grandes grupos de negros: los afro coloniales o negros franceses, traídos por los colonizadores españoles; los caribe negros o garífunas, liberados después de la revolución francesa y los anglo antillanos conocidos como negros de habla inglesa, traídos de Jamaica e isla Caimán para trabajar en los cañaverales del caribe. Estos últimos se ubicaron en Honduras, en las Islas de la Bahía y La Ceiba, Atlántida con sus propias particularidades culturales e idioma inglés. (IHAH. 1993.)

    Negros esclavos e indios escapados de la isla de San Vicente, deportados por los ingleses hacia la isla de Roatán, costa hondureña, conformaron en el siglo XVII y XVIII comunidades mestizas en las cuales los elementos africanos e indígenas se mezclaron.
    (http://www.listindiario.com.do/antes/abril05/060405/cuerpos/opinion/opi1.htm)
    Las diferencias entre los isleños anglo antillanos y garífunas son grandes y decisivas: distintos orígenes, diferente lengua, diferente religión y distribuciones geográficas en el territorio solo parcialmente coincidentes.

    Sistema de culto: No se encontró información al respecto.

    Sistema económico: La caña de azúcar, el añil, el tabaco, el jengibre, el corte de maderas y la ganadería, conformaron la economía del Caribe insular. Los sistemas de plantación son un elemento clave para los Creoles quienes además, fundamentan su potencial económico en la pesca y exportación de mariscos.
    La industria es reducida y especializada en la transformación alimentaria del coco, y a menor escala en las conservas de pescado. La construcción de barcos de madera en astilleros artesanales es otra de sus actividades económicas destacadas.

    La agricultura supone su principal actividad económica, con cultivos de cereal, legumbres y productos tropicales (Encarta: 2005)
    Sistema político: No se encontró información al respecto.

    Clasificación: Los negros de habla inglesa se clasifican en pescadores indígenas.

    DESCRIPCIÓN DE LA ECO REGIÓN:
    Oferta Climática: El clima en Islas de la Bahía es más suave que en el territorio continental, con fuertes precipitaciones. La temperatura media mensual suele situarse entre 20 y 27ºC. La amplitud térmica anual es inferior a los 3º. La humedad relativa es muy alta, más de 2000 mm anuales, Las mayores precipitaciones coinciden con los equinoccios, mientras que los mínimos se producen en los solsticios.
    Las elevadas y constantes temperaturas hacen que el aire cálido se esté elevando de forma constante, creando los centros de Bajas presiones que predominan en estas áreas. Al elevarse el aire se va enfriando y al estar muy cargado de humedad y muy cercano al punto de saturación, una pequeña disminución de la temperatura provoca la condensación y precipitaciones. En las últimas horas del día cuando las temperaturas descienden un poco se suelen producir la mayor parte de las precipitaciones.
    La duración día/noche y la posición de los rayos solares varía mínimamente a lo largo del año, lo que unido al elevado grado de humedad produce un calor asfixiante. Es en las últimas horas de la tarde o primeras de la noche, cuando refresca un poco, en el momento en que se producen las lluvias termo convectivas características de este tipo de climas, y que son prácticamente diarias.
    Oferta de suelos: La mayor parte del territorio que habitan los negros de habla inglesa, está formado por arenas de playas, cuya textura considerada son arenas. Son suelosincapaces de almacenar agua suficiente como para permitir el buen crecimiento de las plantas y pierden grandes cantidades de minerales nutrientes por lixiviación hacia el subsuelo, también se identifican suelos arcillo-limosos.
    (Serna, 2004:57,58..(www.fortunecity.es/expertos/profesor/171/suelos.htm)
    Oferta del Relieve: El relieve de las Islas de la Bahía es contrastado: en la línea de costa predominan las playas y áreas pantanosas, en tanto que el interior es más abrupto, coincidiendo con el ramal costero de la sierra Madre que culmina en el pico Benito a 2.453 m de altitud. (Encarta: 2005)
    Entre la costa de La Ceiba y las Islas de la Bahía se encuentran unas pequeñas islas que son una verdadera joya del Caribe Occidental: Cayo Cochinos. Aguas turquesa, once cayos con arenas blancas y brillantes, árboles floridos y verdor por doquier (http://www.buceo21.com/REPORTAJES/turismo/honduras.htm)

    Vegetación y biomas: Las Islas de la Bahía posee bosques latifoliados, un tanto ralo, también tiene especies frondosas, ubicadas en el gran ecosistema de Bosque Húmedo tropical. (SERNA, 2004)
    CARACTERIZACIÓN DE LA OFERTA HÍDRICA:
    Oferta atmosférica: Las precipitaciones en Islas de la Bahía son muy elevadas y constantes a lo largo del año. Es lo que significa la f en el sistema de Köppen. No tiene meses secos, aunque si existen meses más o menos lluviosos. El clima va Entre 15º C y 30º C. La temporada de lluvias es entre octubre y noviembre, con aguaceros fuertes y cortos. Los meses menos lluviosos son abril y mayo.
    Su clima se halla condicionado por la temperatura del mar, la llegada de aire de origen extra tropical y marítimo tropical y por el grado de estabilidad e inestabilidad de las masas de aire. El régimen pluvial de las islas es propio de los climas tropicales lluviosos. (Encarta 2005. 1993)
    Oferta superficial: En el pasado las corrientes de agua que drenan estas cuencas, tenían carácter permanente y existían nacimientos de agua en las partes altas donde se encontraban grandes árboles de higo. Actualmente, estas corrientes de agua se han vuelto estacionales, solamente funcionan durante las lluvias y forman torrentes, pero unas cuantas horas después, el cauce está seco nuevamente.

    Oferta subterránea: En Islas de la Bahía se localizan rocas con recursos de agua subterráneas. (SINIA, 2004)
    http://www.unesco.org.uy/phi/aguaycultura/es/paises/honduras/pueblo-negros-de-habla-inglesa.html

  13. Noreen Gonzalo Palencia Regalado said,

    Grupo # 5 sección 08-08 viernes 08:00 A.m-12:00P.m Licenciada…………………………………Dra. Anarella Vélez de Paredes Andrea Nicol Erazo Delgado……………..20101010138 Alejandra Sofía lagos sabillon……………20101010630 Noreen Gonzalo Palencia Regalado……. 20081006277 karen Julissa Amaya rodríguez………….20051002694 Ledwin Miguel Rodríguez Williams…….20111002202 Javier Saravia CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA FEDERAL DE CENTRO-AMÉRICA (22 de Noviembre de 1824) En el nombre del Ser Supremo, Autor de las Sociedades y Legislador del Universo. Congregados en asamblea nacional constituyente nosotros los Representantes del pueblo de Centro–américa, cumpliendo con sus deseos y en uso de sus soberanos derechos, decretamos la siguiente constitución para promover su felicidad; sostenerla en el mayor goce posible de sus facultades; afianzar los derechos del hombre y del ciudadano sobre los principios inalterables de libertad, igualdad, seguridad y propiedad; establecer el orden público, y formar una perfecta federación. TÍTULO I DE LA NACIÓN Y DE SU TERRITORIO SECCIÓN 1 De la Nación Art. 1.- El pueblo de la República federal de Centro América es soberano e independiente. Art. 2.- Es esencialmente soberano y su primer objeto la conservación de la libertad, igualdad, seguridad y propiedad. Art. 3.- Forman el pueblo de la República todos sus habitantes. Art. 4.- Están obligados a obedecer y respetar la ley, a servir y defender la patria con las armas y a contribuir proporcionalmente para los gastos públicos sin exención ni privilegio alguno. SECCIÓN 2 Del Territorio Art. 5.- El territorio de la República es el mismo que antes comprendía el antiguo reyno de Guatemala, a excepción de la provincia de Chiapas. Art. 6.- La federación se compone actualmente de cinco estados que son: Costarrica, Nicaragua, Honduras, el Salvador y Guatemala. La Provincia de Chiapas se tendrá por Estado en la Federación cuando libremente se una. Art. 7.- La demarcación del interior de los estados se hará por una ley constitucional con presencia de los datos necesarios. TÍTULO II DEL GOBIERNO, DE LA RELIGIÓN Y DE LOS CIUDADANOS SECCIÓN 1 Del Gobierno y de la Religión Art. 8.- El gobierno de la República: es popular, representativo, federal. Art. 9.- La República se denomina: Federación de Centro América. Art. 10.- Cada uno de los Estados que la componen es libre e independiente en su gobierno y administración interior; y les corresponde todo el poder que por la Constitución no estuviere conferido a las autoridades federales. Art. 11.- Su religión es: la católica apostólica romana, con exclusión del ejercicio público de cualquiera otra. Art. 12.- La República es un asilo sagrado para todo extrangero y la patria de todo el que quiera residir en su territorio. SECCIÓN 2 De los Ciudadanos Art. 13.- Todo hombre es libre en la República. No puede ser esclavo el que se acoja a sus leyes, ni ciudadano el que trafique en esclavos. Art. 14.- Son Ciudadanos todos los habitantes de la República naturales de país, o naturalizados en él que fueren casados, o mayores de diez y ocho años, siempre que ejerzan alguna profesión útil o tengan medios conocidos de subsistencia. Art. 15.- El Congreso concederá cartas de naturaleza a los extrangeros que manifiesten a la autoridad local designio de radicarse en la República: 1.- Por servicios relevantes hechos a la nación y designados por la ley. 2.- Por cualquiera invención útil, y por el exercicio de alguna ciencia, arte u oficio no establecidos aun en el país, o mejora notable de una industria conocida. 3.- Por vecindad de cinco años. 4.- Por la de tres a los que vinieren a radicarse con sus familias, a los que contrajeren matrimonio en la República, y a los que adquirieren bienes raíces del valor y la clase que determine la ley. Art. 16.- También son naturales los nacidos en país extranjero de ciudadanos de Centro-américa, siempre que sus padres estén al servicio de la República, o quando su ausencia no pasare de cinco años y fuere con noticia del gobierno. Art. 17.- Son naturalizados los españoles y cualesquiera extrangeros que hallandose radicados en algún punto del territorio de la República al proclamar su independencia, la hubieren jurado. Art. 18.- Todo el que fuere nacido en las Repúblicas de América y viniere a radicarse a la Federación, se tendra por naturalizado en ella desde el momento en que manifieste su designio ante la autoridad local. Art. 19.- Los ciudadanos de un estado tienen expedito el exercicio de la ciudadania en cualquier otro de la Federación. Art. 20.- Pierden la calidad de ciudadanos: 1.- Los que admitieren empleo o aceptaren pensiones, distintivos o títulos hereditarios de otro gobierno; o personales sin licencia del Congreso; 2.- Los sentenciados por delitos que según la ley merezcan pena más que correccional, si no obtuvieren rehabilitación. Art. 21.- Se suspenden los derechos de ciudadano: 1.- Por proceso criminal en que se haya proveído auto de prisión por delito que según la ley merezca pena más que correccional. 2.- Por ser deudor fraudulento declarado, o deudor a las rentas públicas y judicialmente requerido de pago. 3.- Por conducta notoriamente viciada. 4.- Por incapacidad física o moral judicialmente calificada. 5.- Por el estado de sirviente doméstico cerca de la persona. Art. 22.- Solo los ciudadanos en exercicio pueden obtener oficios en la República. TÍTULO III DE LA ELECCIÓN DE LAS SUPREMAS AUTORIDADES FEDERALES SECCIÓN 1 De las elecciones en general Art. 23.- Las asambleas de los estados dividirán su población con la posible exactitud y comodidad en juntas populares, en distritos y en departamentos. Art. 24.- Las juntas populares se componen de ciudadanos en el exercicio de sus derechos: las juntas de distrito, de los electores nombrados por las juntas populares; y las juntas de departamento, de los electores nombrados por las Juntas de distrito. Art. 25.- Toda junta será organizada por un Directorio compuesto de un presidente, dos secretarios y dos escrutadores, elegidos por ella misma. Art. 26.- Las acusaciones sobre fuerza, cohecho o soborno en los sufragantes hechas en el acto de elección serán determinadas por el Directorio con cuatro hombres buenos nombrados entre los ciudadanos presentes por el acusador, para el solo el efecto de desechar por aquella vez los votos tachados o del calumniador en su caso. En los demás estos juicios serán seguidos y determinados en los tribunales comunes. Art. 27.- Los recursos sobre nulidad en las elecciones de las juntas populares serán definitivamente resueltos en las juntas de distrito; y los que se entablen contra éstas, en las de departamentos. Los cuerpos legislativos que verifican las elecciones deciden de las calidades de los últimos electos cuando sean tachados, y de los reclamos sobre nulidad en los actos de las juntas de departamento. Art. 28.- Los electores de distrito y de departamento no son responsables por su exercicio electoral. Las leyes acordarán las garantías necesarias para que libre y puntualmente verifiquen su encargo. Art. 29.- En las épocas de elección constitucional, se celebrarán el último domingo de octubre las juntas populares; el segundo domingo de noviembre las de distrito; y el primer domingo de diciembre las de departamento. Art. 30.- Ningún ciudadano podrá excusarse del cargo de elector por motivo ni pretesto alguno. Art. 31.- Nadie puede presentarse con arma a los actos de elección, ni votarse a sí mismo. Art. 32.- Las juntas no podrán deliberar sino sobre objetos designados por la ley. Es nulo todo acto que esté fuera de su legal intervención. SECCIÓN 2 De las Juntas Populares Art. 33.- La base menor de una junta popular será de doscientos cincuenta habitantes; la mayor de dos mil quinientos. Art. 34.- Se formará registros de los ciudadanos que resulten de la base de cada junta, y los inscriptos en ellos únicamente tendrán voto activo y pasivo. Art. 35.- Las juntas nombrarán un elector primario por cada doscientos cincuenta habitantes. La que tuviere un residuo de ciento veintiséis nombrará un elector más. SECCIÓN 3 De las Juntas de Distrito Art. 36.- Los electores primarios se reunirán en las cabeceras de los distritos que las asambleas designen. Art. 37.- Reunidos por lo menos las dos terceras partes de los electores primarios, se forma la junta y nombra por mayoría absoluta un elector de distrito por cada diez electores primarios de los que le corresponden. SECCIÓN 4 De las Juntas de Departamento Art. 38.- Un departamento constará fijamente de doce electores de distrito por cada representante que haya de nombrar. Art. 39.- Los electores de distrito se reunirán en las cabeceras de departamento que las asambleas designen. Art. 40.- Reunidas por lo menos las dos terceras partes de los electores de distrito se forma la junta de departamento y elige por mayoría absoluta los representantes y suplentes que le corresponden para el Congreso. Art. 41.- Nombrados los representantes y suplentes, se despachará a cada uno por credencial copia autorizada de la acta en que conste su nombramiento. Art. 42.- En la renovación de Presidente y Vicepresidente de la República, individuos de la Suprema Corte de Justicia y senadores del Estado, los electores sufragarán para estos funcionarios en actos diversos y cada voto será registrado con separación. Art. 43.- Las juntas de departamento formarán en cada acto de elección listas de los electores con expresión de sus votos. Art. 44.- Las listas relativas a la elección del Presidente y Vicepresidente de la República e individuos de la Suprema Corte de Justicia, deberán firmarse por los electores, y remitirse cerradas y selladas al Congreso. También se dirigirá en la propia forma una copia de ellas, con la de votación para senadores a la Asamblea del Estado respectivo. SECCIÓN 5 De la regulación de votos y modo de verificar la elección de las Supremas Autoridades Federales Art. 45.- Reunidas las listas de las juntas departamentales de cada Estado su Asamblea hará un escrutinio de ellas y en la forma prescrita en el artículo anterior lo remitirá con las mismas listas al Congreso, reservándose las que contienen la elección de senadores. Art. 46.- Reunidos los pliegos que contienen las listas de todas las juntas de departamento y su escrutinio formado por las asambleas, el Congreso los abrirá y regulará la votación por el número de los electores de distrito, y no por el de las juntas de departamento. Art. 47.- Siempre que resulte mayoría absoluta de sufragios la elección está hecha. Si no la hubiere, y algunos ciudadanos reunieren cuarenta o más votos, el Congreso por mayoría absoluta elegirá solo entre ellos. Si esto no se verificare, nombrará entre los que tuvieren de quince votos arriba; y no resultando los suficientes para ninguno de estos dos casos, elegirá entre los que obtengan cualquier número. Art. 48.- Las asambleas de los Estados sobre las mismas reglas y en proporción semejante, verificarán la elección de senadores; si no resultare hecha por los votos de los electores de distrito. Art. 49.- En un mismo sugeto la elección de propietario con cualquier número de votos prefiere a la de suplente. Art. 50.- En caso de que un mismo ciudadano obtenga dos o más elecciones, preferirá la que se haya efectuado con mayor número de votos populares; y siendo estos iguales se determinará por la voluntad del electo. Art. 51.- Los ciudadanos que hayan servido por el término constitucional cualquier destino electivo de la Federación, no serán obligados a admitir otro diverso sin que haya transcurrido el intervalo de un año. Art. 52.- Las elecciones de las Supremas autoridades Federales se publicarán por un decreto del cuerpo legislativo que las haya verificado. Art. 53.- Todos los actos de elección desde las juntas populares hasta los escrutinios del Congreso y de las Asambleas, deben ser públicos para ser válidos. Art. 54.- La ley reglamentará estas elecciones sobre las bases establecidas. TÍTULO IV DEL PODER LEGISLATIVO Y DE SUS ATRIBUCIONES SECCIÓN 1 De la organización del Poder Legislativo Art. 55.- El poder legislativo de la Federación reside en un Congreso compuesto de representantes popularmente elegidos, en razón de uno por cada treinta mil habitantes. Art. 56.- Por cada tres representantes se elegirá un suplente. Pero si a alguna junta no le correspondiere elegir más que uno o dos propietarios, nombrará sin embargo un suplente. Art. 57.- Los suplentes concurrirán por falta de los propietarios en caso de muerte o imposibilidad a juicio del Congreso. Art. 58.- El Congreso se renovará por mitad cada año, y los mismos representantes podrán ser reelegidos una vez sin intervalo alguno. Art. 59.- La primera legislatura decidirá por suerte los representantes que deben renovarse en el año siguiente; en adelante la renovación se verificará saliendo los de nombramiento más antiguo. Art. 60.- La primera vez calificará las elecciones y credenciales de los representantes una junta preparatoria compuesta de ellos mismos: en lo sucesivo, mientras no se hubiere abierto las sesiones toca esta calificación a los representantes que continúan, en unión de los nuevamente electos. Art. 61.- Para ser representante se necesita tener la edad de veinte y tres años – haber sido cinco ciudadano; bien sea del estado seglar o del eclesiástico secular – y hallarse en actual exercicio de sus derechos. En los naturalizados se requiere además un año de residencia no interrumpida e inmediata a la elección, si no es que hayan estado ausentes en servicio de la República. Art. 62.- Los empleados del gobierno de la Federación de los estados no podrán ser representantes en el Congreso, ni en las Asambleas por el territorio en que ejercen su cargo; ni los representantes serán empleados por estos gobiernos durante sus funciones, ni obtendrán ascenso que no sea de rigurosa escala. Art. 63.- En ningún tiempo ni con motivo alguno los representantes pueden ser responsables por proposición, discurso o debate en el Congreso o fuera de él sobre asuntos relativos a su encargo. Y durante las sesiones y un mes después no podrán ser demandados civilmente, ni ejecutados por deudas. Art. 64.- El Congreso resolverá en cada legislatura el lugar de su residencia; pero tanto el Congreso como las demás autoridades federales no exercerán otras facultades sobre la población donde residan, que las concernientes a mantener el orden y tranquilidad pública para asegurarse en el libre y decoroso exercicio de sus funciones. Art. 65.- Quando las circunstancias de la Nación lo permitan se construirá una Ciudad para residencia de las autoridades federales, las que exercerán en ella una jurisdicción exclusiva. Art. 66.- El Congreso se reunirá todos los años el día primero de marzo y sus sesiones durarán tres meses. Art. 67.- La primera legislatura podrá prorrogarse el tiempo que juzgue necesario: las siguientes no podrán hacerlo por más de un mes. Art. 68.- Para toda resolución se necesita la concurrencia de la mayoría absoluta de los representantes, y el acuerdo de la mitad y uno más de lo que se hallaren presentes; pero un número menor puede obligar a concurrir a los ausentes del modo y bajo las penas que se designen en el reglamento Interior del Congreso. SECCIÓN 2 De las atribuciones del Congreso Art. 69.- Corresponde al Congreso: 1.- Hacer las leyes que mantienen la Federación, y aquellas en cuya general uniformidad tiene un interés directo y conocido cada uno de los estados. 2.- Levantar y sostener el exercito y armada nacional. 3.- Formar la ordenanza general de una y otra fuerza. 4.- Autorizar al poder executivo para emplear la milicia de los estados cuando lo exija la execución de la ley, o sea necesario contener insurrecciones o repeler invasiones. 5.- Conceder al poder executivo facultades extraordinarias expresamente detalladas y por un tiempo limitado, en caso de guerra contra la independencia nacional. 6.- Fijar los gastos de la administración general. 7.- Decretar y designar rentas generales para cubrirlos; y no siendo bastante, señalar el cupo correspondiente a cada estado según su población y riqueza. 8.- Arreglar la administración de las rentas generales: velar sobre su inversión, y tomar cuenta de ellas al poder executivo. 9.- Decretar en caso extraordinario pedidos, préstamos e impuestos extraordinarios. 10.- Calificar y reconocer la deuda nacional. 11.- Destinar los fondos necesarios para su amortización y réditos. 12.- Contraher deudas sobre el erario nacional. 13.- Suministrar empréstitos a otras naciones. 14.- Dirigir la educación, estableciendo los principios generales mas conforme al sistema popular y al progreso de las artes útiles y de las ciencias; y asegurar a los inventores por el tiempo que se considere justo el derecho exclusivo en sus descubrimientos. 15.- Arreglar y proteger el derecho de petición. 16.- Declarar la guerra: y hacer la paz con presencia de los informes y preliminares que le comunique el poder executivo. 17.- Ratificar los tratados y negociaciones que haya ajustado el poder executivo. 18.- Conceder o negar la introducción de tropas extrangeras en la República. 19.- Arreglar el comercio con las naciones extrangeras y entre los estados de la Federación; y hacer leyes uniformes sobre las bancarrotas. 20.- Habilitar puertos y establecer aduanas marítimas. 21.- Determinar el valor, ley, tipo y peso de la moneda nacional y el precio de la extrangera; fijar uniformemente los pesos y medidas; y decretar penas contra los falsificadores. 22.- Abrir los grandes caminos y canales de comunicación; y establecer y dirigir postas y correos generales de la República. 23.- Formar la ordenanza del corzo, dar leyes sobre el modo de juzgar las piraterías; y decretar las penas contra éste y otros atentados cometidos en alta mar con infracción del derecho de gentes. 24.- Conceder amnistías o indultos generales en el caso que designa el art. 118. 25.- Crear tribunales inferiores que conozcan en asuntos propios de la Federación. 26.- Calificar las elecciones populares de las autoridades federales, a excepción de la del senado. 27.- Admitir por dos terceras partes de votos las renuncias que con causas graves hagan de sus oficios los representantes en el Congreso el – Presidente y Vice-presidente de la República – los senadores después que hayan tomado posesión y los individuos de la Suprema Corte de Justicia. 28.- Señalar los sueldos –de los representantes en el Congreso –del Presidente y Vicepresidente –de los senadores –de los individuos de la Suprema Corte –y de los demás agentes de la Federación. 29.- Velar especialmente sobre la observancia de los artículos contenidos en los títulos 10 y 11, y anular sin las formalidades prevenidas en el Art. 194 toda disposición legislativa que los contrarie. 30.- Conceder permiso para obtener de otra nación pensiones, distintivos o títulos personales, siendo compatibles con el sistema de gobierno de la República. 31.- Resolver sobre la formación, y admisión de nuevos Estados. Art. 70.- Quando el Congreso fuere convocado extraordinariamente, solo tratará de aquellos asuntos que hubieren dado motivo a la convocatoria. TÍTULO V DE LA FORMACION, SANCION Y PROMULGACION DE LA LEY SECCIÓN 1 De la Formación de la Ley Art. 71.- Todo proyecto de ley debe presentarse por escrito, y solo tienen facultad de proponerlo al Congreso los representantes y los secretarios del despacho; pero estos últimos no podrán hacer proposiciones sobre ninguna clase de impuestos. Art. 72.- El proyecto de ley debe leerse por dos veces en diez días diferentes antes de resolver si se admite o no a discusión. Art. 73.- Admitido deberá pasar a una comisión que lo examinará detenidamente y no podrá presentarlo sino después de tres días. El informe que diere tendrá también dos lecturas en días diversos, y señalado el de su discusión con el intervalo a lo menos de otros tres, no podrá diferirse más tiempo sin acuerdo del Congreso. Art. 74.- La ley sobre formación de nuevos estados se hará según lo prevenido en el título 14. Art. 75.- No admitido a discusión, o desechado un proyecto de ley, no podrá volver a proponerse sino hasta el año siguiente. Art. 76.- Si se adoptare el proyecto, se extenderá por triplicado en forma de ley: se leerá en el Congreso; y firmados los tres originales por el presidente y dos secretarios se remitirán al senado. SECCIÓN 2 De la sanción de la ley. Art. 77.- Todas las resoluciones del Congreso dictadas en uso de las atribuciones que le designan la Constitución necesitan para ser válidas tener la sanción del senado, eceptuandose únicamente las que fueren: 1.- Sobre su régimen interior, lugar y prorroga de sus sesiones. 2.- Sobre calificación de elecciones, y renuncia de los elegidos. 3.- Sobre concesión de cartas de naturaleza. 4.- Sobre declaratoria de haber lugar a la formación de causa contra cualquier funcionario. Art. 78.- El senado dará la sanción por mayoría absoluta de votos con esta fórmula: “Al Poder Executivo” y la negará con esta otra “Vuelva al Congreso”. Art. 79.- Para dar o negar la sanción tomará desde luego informes del poder executivo, que deberá darlos en el término de ocho días. Art. 80.- El senado dará o negará la sanción entre los diez días inmediatos. Si pasado este término no lo hubiere dado o negado, la resolución la obtiene por el mismo hecho. Art. 81.- El senado deberá negarla, quando la resolución sea en cualquier manera contraria a la Constitución, o quando juzgare que su observancia no es conveniente a la República. En estos dos casos devolverá al Congreso uno de los originales con la fórmula correspondiente, puntualizando por separado las razones en que funda su opinión. El Congreso las examinará, y discutirá de nuevo la resolución devuelta. Si fuere ratificada por dos terceras partes de votos, la sanción se tendrá por dada, y en efecto la dará el senado. En caso contrario no podrá proponerse de nuevo sino hasta el año siguiente. Art. 82.- Quando la resolución fuere sobre contribuciones de cualquiera clase que sean, y el senado rehusare sancionarla se necesita el acuerdo de las tres quartas partes del Congreso para su ratificación. Ratificada que sea, se observará en los demás lo prevenido en el artículo anterior. Art. 83.- Quando el senado rehusare sancionar una resolución del Congreso por ser contraria a los títulos 10 y 11, se requiere también para ratificarla, el acuerdo de las tres quartas partes del Congreso, y debe pasar segunda vez al senado para que dé o niegue la sanción. Art. 84.- Si aún así no la obtuviere, o si la resolución no hubiere sido ratificada, no puede volver a proponerse sino hasta el año siguiente, debiendo entonces sancionarse o ratificarse según las reglas comunes a toda resolución. Art. 85.- Quando la mayoría de los estados reclamare las resoluciones del Congreso en el caso del Art. 83, deberán ser inmediatamente revisadas sin perjuicio de su observancia, y recibir nueva sanción por los trámites prevenidos en el mismo artículo, procediéndose en lo demás conforme al 84. Art. 86.- Dada la sanción constitucionalmente, el senado devuelve con ella al Congreso un original, y pasa otro al poder executivo para su execución. SECCIÓN 3 De la Promulgación de la Ley Art. 87.- El poder executivo luego que reciba una resolución sancionada o de las que trata el Art. 77debe bajo la más estrecha responsabilidad ordenar su cumplimiento; disponer entre quince días lo necesario a su ejecución; y publicarla y circularla, pidiendo al Congreso prorroga del término si en algún caso fuere necesaria. Art. 88.- La promulgación se hará en esta forma: “Por quanto el Congreso decreta y el Senado sanciona lo siguiente (el texto literal) por tanto: execútese”. TÍTULO VI DEL SENADO Y SUS ATRIBUCIONES SECCIÓN 1 Del Senado Art. 89.- Habrá un senado compuesto de miembros elegidos popularmente en razón de dos por cada Estado: se renovará anualmente por tercios, pudiendo sus individuos ser reelectos una vez sin intervalo alguno. Art. 90.- Para ser senador se requiere –naturaleza en la República –tener treinta años cumplidos –haber sido siete ciudadano, bien sea del estado seglar o del eclesiástico secular –y estar en actual exercicio de sus derechos. Art. 91.- Nombrará cada Estado un suplente, que tenga las mismas calidades, para los casos de muerte o imposibilidad declarada por el mismo senado. Art. 92.- Uno solo de los senadores que nombre cada Estado podrá ser eclesiástico. Art. 93.- El senado en su primera sesión se dividirá por suerte con la igualdad posible en tres partes, las que sucesivamente se renovarán cada año. Art. 94.- El Vice-presidente de la República presidirá el senado y solo sufragará en caso de empate. Art. 95.- En su falta, nombrará el senado entre sus individuos un presidente, que deberá tener las calidades que se requieren para Presidente de la República. Art. 96.- El Vice–presidente se apartará del senado quando éste nombre los individuos del tribunal que establece el Art. 147. Art. 97.- Las sesiones del senado durarán todo el año en la forma que prevenga su reglamento. SECCIÓN 2 De las atribuciones del Senado Art. 98.- El senado tiene la sanción de todas las resoluciones del Congreso en la forma que se establece en la sección 2 tít. 5. Art. 99.- Cuidará de sostener la Constitución: velará sobre el cumplimiento de las leyes generales, y sobre la conducta de los funcionarios del gobierno federal. Art. 100.- Dará consejo al poder executivo: 1.- Acerca de las dudas que ofrezca la execución de las resoluciones del Congreso. 2.- En los asuntos que provengan de relaciones y tratados con potencias extrangeras. 3.- En los del gobierno interior de la República. 4.- En los de guerra o insurrección. Art. 101.- Convocará al Congreso en casos extraordinarios, citando a los suplentes de los representantes que hubieren fallecido durante el receso. Art. 102.- Propondrá ternas al poder executivo para el nombramiento –de los ministros diplomáticos –del comandante de las armas de la Federación –de todos los oficiales del exercito de coronel inclusive arriba –de los comandantes de los puertos y fronteras –de los ministros de la tesorería general –y de los gefes de las rentas generales. Art. 103.- Declarará cuando há lugar a la formación de causa contra los ministros diplomáticos y consules en todo género de delitos; y contra los secretarios del despacho –el comandante de armas de la Federación –los comandantes de los puertos y fronteras –los ministros de la tesorería general –y los gefes de las rentas generales por delitos cometidos en el exercicio de sus funciones, quedando sugetos en todos los demás a los tribunales comunes. Art. 104.- Intervendrá en las controversias que designa el Art. 194 y nombrará en sus primeras sesiones el tribunal que establece el 147. Art. 105.- Reverá las sentencias de que habla el Art. 137. TÍTULO VII DEL PODER EXECUTIVO, DE SUS ATRIBUCIONES, Y DE LOS SECRETARIOS DEL DESPACHO SECCIÓN 1 Del Poder Executivo Art. 106.- El poder executivo se exercerá por un Presidente nombrado por el pueblo de todos los Estados de la Federación. Art. 107.- En su falta hará sus veces un Vice-presidente nombrado igualmente por el pueblo. Art. 108.- En falta de uno y otro, el Congreso nombrará un senador de las calidades que designa el Art. 110. Si el impedimento no fuere temporal, y faltare más de un año para la renovación periódica dispondrá se proceda a una nueva elección, la que deberá hacerse desde las juntas populares hasta su complemento. El que así fuere electo durará en sus funciones el tiempo designado en el art. 111. Art. 109.- Quando la falta de que habla el artículo anterior ocurra no hallándose reunido el Congreso, se convocará extraordinariamente; y entre tanto exercerá el poder executivo el que presida el senado. Art. 110.- Para ser Presidente y Vice-presidente se requiere naturaleza en la República –tener treinta años cumplidos –haber sido siete ciudadano –ser del estado seglar y hallarse en actual exercicio de sus derechos. Art. 111.- La duración del Presidente y Vice-presidente será por cuatro años, y podrán ser reelegidos una vez sin intervalo alguno. Art. 112.- El Presidente no podrá recibir de ningún Estado autoridad o persona particular emolumentos o dádivas de ninguna especie; ni sus sueldos serán alterados durante su encargo. SECCIÓN 2 De las atribuciones del Poder Executivo Art. 113.- El poder executivo publicará la ley: cuidará de su observancia y del orden público. Art. 114.- Consultará al Congreso sobre la inteligencia de la ley; y al senado sobre las dudas y dificultades que ofrezca su execución. Debe en este caso, conformarse con su dictamen, y cesa su responsabilidad. Art. 115.- Entablará consultas al senado, las negociaciones y tratados con las potencias extranjeras: le consultará asimismo sobre los negocios que provengan de estas relaciones, pero en ninguno de los dos casos está obligado a conformarse con su dictamen. Art. 116.- Podrá consultar al senado en los negocios graves del gobierno interior de la República, y en los de guerra o insurrección. Art. 117.- Nombrará los funcionarios de la República que designa el art. 102 a propuesta del senado: los que designa el art. 139 a propuesta de la Suprema Corte de Justicia; y los subalternos de unos y otros, y los oficiales de la fuerza permanente, que no llegaren a la graduación de coronel, por igual propuesta de sus gefes o superiores respectivos. Art. 118.- Quando por algún grave acontecimiento peligre la salud de la patria y convenga usar de amnistía o indulto, el Presidente lo propondrá al Congreso. Art. 119.- Dirigirá toda la fuerza Armada de la Federación; podrá reunir la cívica y disponer de ella quando se halle en servicio activo de la República, y mandar en persona el exercito con aprobación del senado, en cuyo caso recaerá el Gobierno en el Vice-presidente. Art. 120.- Podrá usar de la fuerza para repeler invasiones o contener insurrecciones, dando cuenta inmediatamente al Congreso o en su receso al senado. Art. 121.- Concederá con aprobación del senado los premios, honoríficos compatibles con el sistema de gobierno de la Nación. Art. 122.- Podrá separar libremente y sin necesidad de instrucción de causa a los secretarios del despacho –trasladar por arreglos a las leyes a todos los funcionarios del poder executivo federal –suspenderlos por seis meses –y deponerlos con pruebas justificadas de ineptitud o desobediencia y con acuerdo en vista de ellas de las dos terceras partes del senado. Art. 123.- Presentará por medio de los Secretarios del despacho al abrir el Congreso sus sesiones un detalle circunstanciado del estado de todos los ramos de la administración pública, y del exercito y marina, con los proyectos que juzgue más oportunos para su conservación o mejora; y una cuenta exacta de los gastos hechos, con el presupuesto de los venidores y medios para cubrirlos. Art. 124.- Dará al Congreso y al Senado los informes que le pidieren, y quando sean sobre asuntos de reserva, lo expondrá así para que el Congreso o el senado le dispensen de su manifestación, o se le exijan si el caso lo requiere. Mas no estará obligado a manifestará los planes de guerra ni las negociaciones de alta política pendientes con las potencias extrangeras. Art. 125.- En caso de que los informe sean necesarios para exijir la responsabilidad al Presidente, no podrán rehusarse por ningún motivo, ni reservarse los documentos después que se haya declarado haber lugar a la formación de causa. Art. 126.- No podrá el Presidente sin licencia del Congreso separarse del lugar en que éste resida; ni salir del territorio de la República hasta seis meses después de concluido su encargo. Art. 127.- Quando el Presidente sea informado de alguna conspiración o traición de la República y de que amenaza un próximo riesgo podrá dar órdenes de arresto e interrogar a los que se presuman reos; pero en el término de tres días los pondrá precisamente a disposición del Juez respectivo. Art. 128.- Comunicará a los Gefes de los Estados las leyes y disposiciones generales, y les prevendrá lo conveniente en todo quanto concierna al servicio de la Federación y no estuviere encargado a sus agentes particulares. SECCIÓN 3 De los Secretarios del Despacho. Art. 129.- El Congreso a propuesta del Poder executivo designará el número de los secretarios del despacho; organizará las secretarías, y fixará los negocios que a cada una correspondan. Art. 130.- Para ser secretario del despacho se necesita ser –americano de origen –ciudadano en exercicio de sus derechos –y mayor de veinte y cinco años. Art. 131.- Las órdenes del poder executivo se expedirán por medio del Secretario del ramo a que correspondan y las que de otra suerte se expidieren no deben ser obedecidas. TÍTULO VIII DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA Y SUS ATRIBUCIONES SECCIÓN 1 De la Suprema Corte de Justicia Art. 132.- Habrá una Suprema Corte de Justicia que según disponga la ley, se compondrá de cinco a siete individuos: serán elegidos por el pueblo; se renovarán por tercios cada dos años y podrán siempre ser reelegidos. Art. 133.- Para ser individuo de la Suprema Corte se requiere ser –americano de origen con siete años de residencia no interrumpido e inmediata a la elección –ciudadano en el exercicio de sus derechos –del estado seglar –y mayor de treinta años. Art. 134.- En falta de algún individuo de la Suprema Corte hará sus veces uno de tres suplentes que tendrán las mismas calidades y serán elegidos por el Pueblo después del nombramiento de los propietarios. Art. 135.- La Suprema Corte designará en su caso el suplente que deba concurrir. SECCIÓN 2 De las atribuciones de la Corte Suprema de Justicia Art. 136.- Conocerá en última instancia con las limitaciones y arreglo que hiciere el Congreso en los casos emanados –de la Constitución –de las leyes generales –de los tratados hechos por la República –de jurisdicción marítima –y de competencia sobre jurisdicción en controversias de ciudadanos o habitantes de diferentes Estados. Art. 137.- En los casos de contienda en que sea parte toda la República uno o más Estados, con alguno o algunos otros, o con extrangeros o habitantes de la República; la Corte Suprema de Justicia hará nombren árbitros para la primera instancia: conocerá en la segunda; y la sentencia que diere será llevada en revista al senado, caso de no conformarse las partes con el primero y segundo juicio, y de haber lugar a ella según la ley. Art. 138.- Conocerá originariamente con el arreglo a las leyes en las causas civiles de los ministros diplomáticos y consulares; y en las criminales de todos los funcionarios en que declara el senado según el Art. 103 haber lugar a la formación de causa. Art. 139.- Propondrá ternas al poder executivo para que nombre los jueces que deben componer los tribunales inferiores de que habla el art. 69 número 25. Art. 140.- Velará sobre la conducta de los jueces inferiores de la Federación, y cuidará de que administren pronta y cumplidamente la justicia. TÍTULO IX DE LA RESPONSABILIDAD Y MODO DE PROCEDER EN LAS CAUSAS DE LAS SUPREMAS AUTORIDADES FEDERALES SECCIÓN ÚNICA Art. 141.- Los funcionarios de la Federación antes de posesionarse de sus destinos, prestarán juramento de ser fieles a la República, y de sostener con toda su autoridad la Constitución y las leyes. Art. 142.- Todo funcionario público es responsable con arreglo a la ley del exercicio de sus funciones. Art. 143.- Deberá declararse que ha lugar a la formación de causa contra los representantes en el Congreso –por traición –venalidad –falta grave en el desempeño de sus funciones –y delitos comunes que merezcan penas más que correccionales. Art. 144.- En todos estos casos y en los de infracción de ley, y usurpación habrá igualmente lugar a la formación de causa contra los individuos del senado –de la Corte Suprema de Justicia –contra el Presidente y Vice-presidente de la República –y secretarios del despacho. Art. 145.- Todo acusado queda suspenso en el acto de declararse que ha lugar a la formación de causa; depuesto siempre que resulte reo; e inhabilitado para todo cargo público, si la causa diere mérito según la ley. En lo demás a que hubiere lugar se sujetarán al orden y tribunales comunes. Art. 146.- Los delitos mencionados producen acción popular, y las acusaciones de cualquier ciudadano o habitante de la República deben ser atendidas. Art. 147.- Habrá un Tribunal compuesto de cinco individuos que nombrará el senado entre los suplentes del mismo o del Congreso, que no hayan entrado al exercicio de sus funciones. Sus facultades se determinan en los artículos 149 y 150. Art. 148.- En las acusaciones contra individuos del Congreso, declarará éste quando ha lugar a la formación de causa, la que será seguida y terminada según la ley de su régimen interior. Art. 149.- En las acusaciones contra Presidente y Vicepresidente, si ha hecho sus veces declarará el Congreso quando ha lugar a la formación de causa; juzgará la Suprema Corte; y conocerá en apelación el tribunal que establece el art. 147. Art. 150.- En las acusaciones contra individuos de la Suprema Corte, el Congreso declarará quando ha lugar a la formación de causa y juzgará el tribunal que establece el art. 147. Art. 151.- En las acusaciones contra los Senadores y Vice-presidente, declarará el Congreso quando ha lugar a la formación de causa, y juzgará la Suprema Corte. TÍTULO X GARANTÍAS DE LA LIBERTAD INDIVIDUAL SECCIÓN ÚNICA Art. 152.- No podrá imponerse pena de muerte, sino en los delitos que atenten directamente contra el orden público, y en el de asesinato, homicidio premeditado o seguro. Art. 153.- Todos los ciudadanos o habitantes de la República sin distinción alguna, estarán sometidos al mismo orden de procedimientos y de juicios que determinan las leyes. Art. 154.- Las Asambleas, tan luego como sea posible, establecerán el sistema de jurados. Art. 155.- Nadie puede ser preso sino en virtud de orden escrita de autoridad competente para darla. Art. 156.- No podrá librarse esta orden sin que preceda justificación de que se ha cometido un delito que merezca pena más que correccional, y sin que resulte al menos por el dicho de un testigo quien es el delincuente. Art. 157.- Pueden ser detenidos: 1.- El delincuente cuya fuga se tema con fundamento; 2.- El que sea encontrado en el acto de delinquir, y en este caso todos pueden aprehenderle para llevarle al juez. Art. 158.- La detención de que habla el artículo anterior no podrá durar más de cuarenta y ocho horas y durante este término deberá la autoridad que la haya ordenado practicar lo prevenido en el artículo 156 y librar por escrito la orden de prisión, o poner en libertad al detenido. Art. 159.- El alcayde no puede recibir ni detener en la cárcel a ninguna persona, sin transcribir en su registro de presos o detenidos la orden de prisión o detención. Art. 160.- Todo preso debe ser interrogado dentro de quarenta y ocho horas; y el juez está obligado a decretar la libertad o permanencia en la prisión dentro de las veinte y quatro horas siguientes, según el mérito de lo actuado. Art. 161.- Puede sin embargo imponerse arresto por pena correccional, previas las formalidades que establezca el código de cada Estado. Art. 162.- El arresto por pena correccional no puede pasar de un mes. Art. 163.- Las personas aprendidas por la autoridad no podrán ser llevadas a otros lugares de prisión, detención o arresto, que a los que estén legal y públicamente destinados al efecto. Art. 164.- Quando algún reo no estuviere incomunicado por orden del juez transcripta en el registro del alcayde, no podrá éste impedir su comunicación con persona alguna. Art. 165.- Todo el que no estando autorizado por la ley expidiere, firmare, ejecutare o hiciere ejecutar la prisión, detención o arresto de alguna persona: todo el que en caso de prisión, detención o arresto autorizado por la ley conduxere, recibiere o retuviere al reo en lugar que no sea de los señalados pública y legalmente; y todo alcayde que contraviniere a las disposiciones precedentes, es reo de detención arbitrario. Art. 166.- No podrá ser llevado ni detenido en la cárcel el que diere fianza en los casos en que la ley expresamente no lo prohíba. Art. 167.- Las Asambleas dispondrán que haya visitas de cárceles para toda clase de presos, detenidos o arrestados. Art. 168.- Ninguna casa puede ser registrada sino por mandato escrito de autoridad competente, dado en virtud de dos deposiciones formales que presten motivo al allanamiento, el cual deberá efectuarse de día. También podrá registrarse a toda hora por un agente de la autoridad pública: 1.- En la persecución actual de un delincuente: 2.- Por un desorden escandaloso que exija pronto remedio: 3.º Por reclamación hecha del interior de la casa. Mas hecho el registro se comprobará con dos deposiciones que se hizo por alguno de los motivos indicados. Art. 169.- Solo en los delitos de traición se pueden ocupar los papeles de los habitantes de la República; y únicamente podrá practicarse su examen quando sea indispensable para la averiguación de la verdad, y a presencia del interesado, devolviendosele en el acto quantos no tengan relación con lo que se indaga. Art. 170.- La policía de seguridad no podrá ser confiada sino a las autoridades civiles, en la forma que la ley determine. Art. 171.- Ningún juicio civil o sobre injurias podrá entablarse sin hacer constar que se ha intentado antes el medio de conciliación. Art. 172.- La facultad de nombrar árbitros en cualquier estado del pleito es inherente a toda persona: la sentencia que los árbitros dieren es inapelable, si las partes comprometidas no se reservaren este derecho. Art. 173.- Unos mismos jueces no pueden serlo en dos diversas instancias. Art. 174.- Ninguna ley del Congreso ni las Asambleas puede contrariar las garantías contenidas en este título; pero sí ampliarlas y dar otras nuevas. TÍTULO XI DISPOSICIONES GENERALES SECCIÓN ÚNICA Art. 175.- No podrán el Congreso, las Asambleas, ni las demás autoridades: 1.- Coartar en ningún caso por pretexto alguno la libertad del pensamiento, la de la palabra, la de la escritura y la de la imprenta. 2.- Suspender el derecho de peticiones de palabra o por escrito. 3.- Prohibir a los ciudadanos o habitantes de la República libre de responsabilidad, la emigración a un país extrangero. 4.- Tomar la propiedad de ninguna persona, ni turbarle en el libre uso de sus bienes, sino es en favor del público quando lo exija una grave urgencia legalmente comprobada y garantizándose previamente la justa indemnización. 5.- Establecer vinculaciones: dar títulos de nobleza; ni pensiones, condecoraciones, o distintivos que sean hereditarios; ni consentir sean admitidos por ciudadanos de centro-américa los que otras naciones pudieran concederles. 6.- Permitir el uso del tormento y los apremios: imponer confiscación de bienes, azotes, y penas crueles. 7.- Conceder por tiempo ilimitado privilegios exclusivos a compañías de comercio o corporaciones industriales. 8.- Dar leyes de prescripción, retroactivas, ni que hagan trascendental la infamia. Art. 176.- No podrán, sino en el caso de tumulto, rebelión o ataque con fuerza armada a las autoridades constituidas: 1.- Desarmar a ninguna población, ni despojar a persona alguna de cualquier clase de armas que tengan en su casa, o de las que lleve licitamente. 2.- Impedir las reuniones populares que tengan por objeto un placer honesto, o discutir sobre política, y examinar la conducta pública de los funcionarios. 3.- Dispensar las formalidades sagradas de la ley para allanar la casa de algún ciudadano o habitante, registrar su correspondencia privada, reducirlo a prisión o detenerlo. 4.- Formar comisiones, o tribunales especiales para conocer en determinados delitos, o para alguna clase de ciudadanos o habitantes. TÍTULO XII DEL PODER LEGISLATIVO, DEL CONSEJO REPRESENTATIVO, DEL PODER EXECUTIVO Y DEL JUDICIARIO DE LOS ESTADOS SECCIÓN 1 Del Poder Legislativo Art. 177.- El Poder Legislativo de cada Estado reside en una Asamblea de representantes elegidos por el pueblo, que no podrán ser menos de once, ni más de veintiuno. Art. 178.- Corresponde a las primeras legislaturas: formar la constitución particular del Estado conforme a la Constitución federal. Y corresponde a todas: 1.- Hacer sus leyes, ordenanzas y reglamentos. 2.- Determinar el gasto de su administración, y decretar los impuestos de todas clases necesarias para llenar éste, y el cupo que les corresponde en los gastos generales; mas sin consentimiento del Congreso no podrán imponer contribuciones de entrada y salida en el comercio de los extranjeros, ni en el de los estados entre sí. 3.- Fijar periódicamente la fuerza de línea, si se necesitase en tiempo de paz, con acuerdo del Congreso: crear la cívica; y levantar toda las que les corresponda en tiempo de guerra. 4.- Erigir los establecimientos, corporaciones o tribunales que se consideren convenientes para el mejor orden en justicia, economía, instrucción pública, y en todos los ramos de administración. 5.- Admitir por dos terceras partes de votos las renuncias que antes de posesionarse, y por causas graves hagan de sus oficios los Senadores. SECCIÓN 2 Del Consejo Representativo de los Estados Art. 179.- Habrá un consejo representativo compuesto de representantes elegidos popularmente en razón de uno por cada sección territorial del Estado, según la división que haga su asamblea. Art. 180.- Corresponde la Consejo representativo: 1.- Dar sanción a la ley. 2.- Aconsejar al poder executivo, siempre que sea consultado. 3.- Proponerle para el nombramiento de los primeros funcionarios. 4.- Cuidar de su conducta y declarar quando ha lugar a formarles causa. SECCIÓN 3 Del Poder Executivo de los Estados Art. 181.- El poder executivo reside en un gefe nombrado por el pueblo del Estado. Art. 182.- Está a su cargo: 1.- Ejecutar la ley y cuidar del orden público. 2.- Nombrar los primeros funcionarios del Estado a propuesta en terna del Consejo, y los subalternos a propuesta igual de sus gefes. 3.- Disponer de la fuera armada del Estado, y usar de ella para su defensa en caso de invasión repentina, comunicandolo inmediatamente a la Asamblea o en su receso al Consejo, para que den cuenta al Congreso. Art. 183.- En falta del gefe del Estado, hará sus veces un segundo gefe igualmente nombrado por el pueblo. Art. 184.- El segundo gefe será presidente del Consejo y solo votará en caso de empate. Art. 185.- En falta del presidente lo elegirá el Consejo de entre sus individuos. Art. 186.- El segundo gefe no asistirá al Consejo en los mismos casos en que el Vice-presidente de la República debe separarse del Senado. Art. 187.- El gefe y segundo gefe del Estado, durarán en sus funciones cuatro años, y podrán sin intervalo alguno ser una vez reelegidos. Art. 188.- Responderán al Estado del buen desempeño en el exercicio de sus funciones. SECCIÓN 4 Del Poder Judiciario de los Estados Art. 189.- Habrá una Corte Superior de justicia compuesta de jueces elegidos popularmente que se renovarán por períodos. Art. 190.- Será el tribunal de última instancia. Art. 191.- El orden de procedimientos en las causas contra los representantes en la Asamblea, contra el poder executivo y contra los individuos del Consejo y de la Corte Superior de cada Estado, se establecerá en la forma, y bajo las reglas designadas para las autoridades federales. TÍTULO XIII DISPOSICIONES GENERALES SOBRE LOS ESTADOS SECCIÓN ÚNICA Art. 192.- Los estados deben entregarse mutuamente los reos que se reclamaren. Art. 193.- Los actos legales y jurídicos de un Estado serán reconocidos en todos los demás. Art. 194.- En caso de que algún Estado o autoridades constituidas reclamen de otro el haber traspasado su Asamblea los límites constitucionales tomará el senado los informes convenientes, y los pasará a dos de los otros Estados más inmediatos para su resolución: si no se conviniere entre sí, o la Asamblea de quien se reclama no se conformare con su juicio, el negocio será llevado al Congreso, y su decisión será la terminante. Art. 195.- Pueden ser elegidos representantes, senadores, gefes, consejeros e individuos de la corte superior de justicia de cada uno de los estados los ciudadanos hábiles de los otros; pero no son obligados a admitir estos oficios. TÍTULO XIV DE LA FORMACIÓN Y ADMISIÓN DE NUEVOS ESTADOS SECCIÓN ÚNICA Art. 196.- Podrán formarse en lo sucesivo nuevos Estados y admitirse otros en la federación. Art. 197.- No podrán formarse nuevo Estado en el interior de otro Estado. Tampoco podrá formarse por la unión de dos ó más estados, o parte de ellos; sino estuvieren en contacto, y sin el consentimiento de las asambleas respectivas. Art. 198.- Todo proyecto de ley sobre formación de nuevo Estado debe ser propuesto al Congreso por la Mayoría de los representantes de los pueblos que han de formarlo, y apoyado en los precisos datos de tener una población de cien mil o más habitantes, y de que el Estado de que se separa queda con igual población y en capacidad de subsistir. TÍTULO XV DE LAS REFORMAS Y DE LA SANCIÓN DE ESTA CONSTITUCIÓN SECCIÓN 1 De las Reformas de la Constitución Art. 199.- Para poder discutirse un proyecto en que se reforme o adicione esta Constitución, debe presentarse firmado al menos por seis representantes en el Congreso, o ser propuesto por alguna Asamblea de los Estados. Art. 200.- Los proyectos que se presenten en esta forma, sino fueren admitidos a discusión, no podrán volver a proponerse sino hasta el año siguiente. Art. 201.- Los que fueren admitidos a discusión, puestos en estado de votarse, necesitan para ser acordados las dos terceras partes de los votos. Art. 202.- Acordada la reforma o adición, debe para ser válida y tenida por constitucional, aceptarse por la mayoría absoluta de los Estados con las dos terceras partes de la votación de sus Asambleas. Art. 203.- Quando la reforma o adición se versare sobre algún punto que altere en lo esencial la forma de gobierno adoptada, el Congreso después de la aceptación de los Estados, convocará una Asamblea Nacional constituyente para que definitivamente resuelva. SECCIÓN 2 De la Sanción Art. 204.- Sancionará esta Constitución el primer Congreso federal. Art. 205.- La Sanción recaerá sobre toda la Constitución y no sobre alguno o algunos artículos. Art. 206.- La sanción será dada nominalmente por la mayoría absoluta, y negada por las dos terceras partes de votos del Congreso. Art. 207.- Si no concurriere la mayoría a dar la sanción ni las dos terceras partes a negarla, se discutirá de nuevo por espacio de ocho días, al fin de los cuales se votará precisamente. Art. 208.- Si de la segunda votación aun no resultare acuerdo, seran llamados al Congreso los senadores y concurrirán como representantes a resolver sobre la sanción. Art. 209.- Incorporado los senadores en el Congreso, se abrirá tercera, vez la discusión que no podrá prolongarse más de quince días; y si después de votarse no resultare la mayoría de los votos para dar la sanción, ni las dos terceras partes para negarla, la Constitución queda sancionada en virtud de este artículo constitucional. Art. 210.- Dada la sanción, se publicará con la mayor solemnidad: negada, el Congreso convocará sin demora una Asamblea nacional constituyente. Art. 211.- Esta Constitución aun antes de sancionarse regirá en toda fuerza y vigor como ley fundamental desde el día de su publicación, mientras otra no fuere sancionada. Dada en la Ciudad de Guatemala a veinte y dos de noviembre de mil ochocientos veinte y quatro. FERNANDO ANTONIO DÁVILA, Diputado por el Estado de Guatemala, Presidente.- JOSÉ NICOLÁS IRÍAS, Diputado por el Estado de Honduras, Vice–presidente. Representantes por el Estado de Costarrica: JOSÉ ANTONIO ALVARADO.- JUAN DE LOS SANTOS MADRIZ.- LUCIANO ALFARO.- PABLO ALVARADO. Representantes por el Estado de Nicaragua: TORIBIO ARGÜELLO.- FRANCISCO QUIÑONES.- TOMÁS MUÑOZ.- MANUEL BARBERENA.- BENITO ROSALES.- MANUEL MENDOZA.- JUAN MODESTO HERNÁNDEZ.- FILADELFO BENAVENTE. Representantes por el Estado de Honduras: JUAN MIGUEL FIALLOS.- MANUEL ANTONIO PINEDA.- JUAN ESTEVAN MILLA.- JOSÉ JERÓNIMO ZELAYA.- JOSÉ FRANCISCO ZELAYA.- JOAQUÍN LINDO.- PÍO JOSÉ CASTELLÓN.- FRANCISCO MARQUÉS.- PRÓSPERO DE HERRERA.- FRANCISCO AGUIRRE. Representantes por el Estado del Salvador: JOSÉ MATÍAS DELGADO.- JUAN VICENTE VILLACORTA.- MARIANO DE BELTRANENA.- CIRIACO VLLACORTA.- JOSÉ IGNACIO DE MARTICORENA.- JOAQUÍN DE LETONA.- JOSÉ FRANCISCO DE CÓRDOVA.- ISIDRO MENENDES.- LEONCIO DOMÍNGUEZ.- MARCELINO MENENDES.-PEDRO JOSÉ CUELLAR.- MARIANO NAVARRETE. Representantes por el Estado de Guatemala: JOSÉ BARRUNDIA.- ANTONIO DE RIVERA.- JOSÉ ANTONIO ALCAYAGA.- CIRILO FLORES.- JOSÉ ANTONIO AZMITIA.- FRANCISCO FLORES.- JUAN MIGUEL DE BELTRANENA.- JULIÁN DE CASTRO.- JOSÉ SIMEÓN CAÑAS.- JOSÉ MARÍA AGUERO.- LUIS BARRUTIA.- JOSÉ MARÍA HERRERA.- EUSEBIO ARZATE.- JOSÉ IGNACIO GRIJALBA.- JOSÉ SERAPIO SÁNCHEZ.- MIGUEL ORDÓÑEZ.- MARIANO GÁLVEZ.- FRANCISCO XAVIER VALENZUELA.- FRANCISCO CARRASCAL.- MARIANO ZENTENO.- ANTONIO GONZÁLEZ.- BASILIO CHAVARRÍA.- JUAN NEPOMUCENO FUENTES.- JOSÉ DOMINGO ESTRADA. JOSÉ ANTONIO DE LARRAVE, Diputado por el Estado de Guatemala, Secretario.- JUAN FRANCISCO DE SOSA, Diputado por el Estado de El Salvador, Secretario.- MARIANO DE CÓRDOVA, Diputado por el Estado de Guatemala, Secretario.- JOSÉ BETETA, Diputado por el Estado de Guatemala, Secretario. Palacio Nacional del Supremo Poder Executivo de la República Federal de Centro América, en Guatemala a 22 de noviembre de 1824. Execútese.- Firmado de nuestra mano, sellado con el sello de la República y refrendado por el Secretario interior de Estado y del Despacho de relaciones.- José Manuel de la Cerda.- Tomás O’Harán.- José del Valle.- El Secretario de Estado, Manuel J. Ibarra. NOTA: Se respeta el contenido original del texto, conservando la ortografía, gramática y redacción de la época en que fue elaborado. Fuente: El Gobierno Liberal de Nicaragua, 1893. Doc. 1898-1908, Tomo I, 1909, p.a.j. 4063. Antonio Esgueva Gómez. 1994 Editorial EL PARLAMENTO. 1994. Asamblea Nacional de Nicaragua. Derechos reservados conforme a la ley República Federal de Centro América República Federal de Centro América ← 1824–1839 → → → → → → Bandera Escudo Lema nacional: Dios, Unión y Libertad Himno nacional: “La Granadera” Mapa de la Federación Capital Ciudad de Guatemala (1824-1834) San Salvador (1834-1840) 14°37′N 90°31′O14.617, -90.517 Idioma oficial Español Religión Catolicismo Gobierno República presidencialista República Federal Período histórico Guerras de Independencia Hispanoamericana • Establecimiento 22 de noviembre de 1824 • Disolución 19 de noviembre de 1839 Moneda Real de la República Federal de Centroamérica Gentilicio: Centroamericano La República Federal de Centro América fue una federación que surgió de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, el 22 de noviembre de 1824, a través de la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824. Su capital fue Ciudad de Guatemala hasta 1834; después fue Sonsonate por un breve período, y por último San Salvador, de 1834 a 1839. La Federación estaba formada por cinco Estados: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. En 1838 se formó un sexto Estado, Los Altos, con capital en la ciudad de Quezaltenango, con los territorios del occidente de Guatemala, y parte del actual Soconusco de Chiapas (México). El territorio de la Federación también incluía Belice. Limitaba al suroeste con el Océano Pacífico, al noreste con el Mar Caribe, al sureste con Panamá (provincia de Nueva Granada), y al noroeste con México. Contenido • 1 Historia • 2 Gobernantes de la República Federal de Centro América • 3 Organización territorial • 4 Véase también • 5 Referencias • 6 Enlaces externos Historia Tras la independencia con respecto a España en 1821, y la desaparición del Primer Imperio Mexicano en 1823, los representantes de los cabildos de lo que alguna vez fue la Capitanía General de Guatemala, se reunieron en marzo de 1824 en la Ciudad de Guatemala. El 22 de noviembre de ese mismo año establecieron la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824, compuesta por Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.1 Manuel José Arce y Fagoaga, primer presidente de la República Federal de Centro América. Como en la mayoría de los países iberoamericanos, la independencia de Centroamérica fue un movimiento esencialmente criollo, y no supuso una mejora inmediata de las condiciones de vida de los campesinos centroamericanos. Fue promovida por la élite comercial de Guatemala y El Salvador, para enriquecerse con los nuevos lazos comerciales que esperaban adquirir con Inglaterra, Francia, Holanda, Prusia y Estados Unidos, y no tanto por una revolución social o política. Cada Estado era libre, y tenía autonomía para gobernarse y establecer sus leyes y códigos jurídicos, además de elegir democráticamente su propio Jefe de Estado. Los Estados miembros eran: Los Altos, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica (incluyendo Nicoya). No obstante se perdió el territorio de Chiapas que se anexó a México en 1824, y la Provincia de Bocas del Toro que fue tomado por la República de la Nueva Granada en 1836. Entre las principales innovaciones de la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824, cabe destacar su tratamiento de los derechos humanos, en el cual destacaban, entre otros aspectos, la abolición de la esclavitud, la consagración del derecho de asilo, las limitaciones de la pena capital, el establecimiento del jurado, y la supresión de los fueros. Se restringían considerablemente las facultades gubernamentales para limitar los derechos civiles y políticos, incluso en caso de graves amenazas o ataques al orden público, lo cual habría de ser un grave obstáculo para las autoridades.2 Por otro lado, mantuvo la división entre un Congreso unicameral todopoderoso, un Ejecutivo con poderes limitados, un Senado que actuaba como cuerpo intermedio, y una Corte Suprema de Justicia, todos elegidos popularmente conforme a un sistema de sufragio universal indirecto en cuatro grados. Palacio de los Capitanes Generales (Guatemala) La República tenía grandes proyectos, como un canal interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico, por el río San Juan, el lago de Nicaragua, y el istmo de Rivas, entre el Estado de Nicaragua y el Estado de Costa Rica. Sin embargo, la federación afrontaba grandes problemas: • En oposición al proyecto federal de los liberales se encontraban los conservadores, los representantes españoles de la Iglesia Católica y los grandes latifundistas de las aristocracias regionales. • La población, en general, desconocía los beneficios de una integración regional. • Las redes de transporte y las comunicaciones entre los Estados miembros eran extremadamente deficientes. • La falta de fondos para su desarrollo, y la intervención de naciones extranjeras (por ejemplo: Gran Bretaña y Estados Unidos). • El poder de la capital federal (Ciudad de Guatemala, después San Salvador), era casi inexistente fuera de sus límites. Iglesia del Hospital de San Pedro en Ciudad de Guatemala El primer presidente de la República Federal fue Manuel José de Arce y Fagoaga, un militar y político de El Salvador, quien gobernó Centroamérica desde Ciudad de Guatemala, entre 1825 y 1829. En las elecciones presidenciales de 1825 la mayoría de los votos le correspondió al conservador hondureño José Cecilio del Valle, pero la fracción liberal del Congreso Federal (la más poderosa en ese momento) decidió que no había mayoría absoluta, y escogió a Manuel José de Arce y Fagoaga como Presidente Federal para el período 1825-1829. Esto hizo que su administración fuese polémica desde el principio. A pesar de ser liberal y haber sido apoyado por los liberales, estos se distanciaron de él, y desde 1826 el Congreso y el Senado no volvieron a sesionar. Arce buscó apoyo en el clero y en el Partido Conservador, pero también tuvo dificultades con el gobierno del Estado de Guatemala, y para 1827 gran parte de Centroamérica estaba en guerra civil. En este contexto saltó a la fama el general hondureño Francisco Morazán, quien ganó la Batalla de La Trinidad para los liberales, el 11 de noviembre de 1827.3 Desde entonces, y hasta su muerte en 1842, Morazán dominó la escena política y militar de América Central. En 1826 los liberales de Honduras y El Salvador se opusieron a los nuevos congresistas y otros funcionarios del gobierno federal elegidos por un decreto ejecutivo. A inicios de 1827, el presidente Manuel José de Arce y Fagoaga envió al coronel conservador José Justo Milla, bajo la comandancia del Segundo Batallón Federal a Santa Rosa de Los Altos (hoy Santa Rosa de Copán en Honduras), con la misión de custodiar la Factoría de Tabacos. En realidad el objetivo era colocar un ejército leal para derrocar el gobierno liberal de Dionisio de Herrera en Honduras. El pueblo de Los Llanos no brindó apoyo al coronel Milla, y se incorporaron al ejército de Francisco Morazán. En marzo de 1827 el Estado de El Salvador envió tropas a Guatemala con la intención de tomar la capital de la República Federal y derrocar a Manuel José de Arce y Fagoaga.4 No obstante, el general Arce al mando del Ejército Federal derrotó a los salvadoreños en la Batalla de Arrazola. Luego de estos sucesos, el presidente de la república ordenó a 2000 tropas federales (incluyendo guatemaltecos, nicaragüenses, costarricenses, y otros) al mando del general Manuel de Arzú, invadir El Salvador.4 Este evento marcó el inicio de la Guerra Civil Centroamericana. Francisco Morazán, segundo presidente de la República Federal de Centro América En abril de 1828 Francisco Morazán se dirigió a El Salvador con una fuerza de 1400 hombres.5 Mientras que el ejército salvadoreño se enfrentaba a las fuerzas federales en San Salvador, Morazán se colocó en la parte oriental del Estado. El 6 de julio, Morazán derrotó a las tropas del coronel Vicente Domínguez en la hacienda El Gualcho. El general Francisco Morazán se mantuvo peleando alrededor de San Miguel, derrotando a cada pelotón enviado por el general Manuel de Arzú desde San Salvador.5 Esto motivó a Arzú a dejar al coronel Montúfar a cargo de San Salvador y a ocuparse personalmente de Morazán. Cuando el caudillo liberal se dio cuenta de los movimientos del general Manuel de Arzú, salió rumbo a Honduras a reclutar más tropas. El 20 de septiembre, el general Arzú estaba cerca del río Lempa con 500 soldados en búsqueda de Francisco Morazán, cuando se enteró de que sus fuerzas habían capitulado en San Salvador. Francisco Morazán regresó a El Salvador con un mayor ejército. El general Arzú se retiró a Guatemala, dejando sus tropas bajo el mando del coronel Antonio de Aycinena. Este militar conservador y sus tropas marchaban con rumbo a territorio hondureño, cuando fueron interceptados por los hombres de Morazán en San Antonio. El 9 de octubre Aycinena se vio obligado a rendirse.4 Con la capitulación de San Antonio, El Salvador quedó finalmente libre de tropas federales. El 23 de octubre, el general Morazán hizo su entrada triunfal en la plaza de San Salvador. Oficina de Correos en Ciudad de Guatemala Ante el desorden general, a finales de 1828 el presidente Manuel José de Arce y Fagoaga cedió el gobierno de América Central al vicepresidente Mariano Beltranena y Llano. En abril de 1829, el general Francisco Morazán tomó Ciudad de Guatemala con el apoyo de tropas hondureñas, salvadoreñas y nicaraguenses, y designó a José Francisco Barrundia y Cepeda como Presidente Interino. Francisco Morazán ganó el voto popular en la elección presidencial de 1830, en contra del conservador José Ce
  14. Noreen Gonzalo Palencia Regalado said,

    Grupo # 5 sección 08-08 viernes 08:00 A.m-12:00P.m
    Licenciada…………………………………Dra. Anarella Vélez de Paredes
    Andrea Nicol Erazo Delgado……………..20101010138
    Alejandra Sofía lagos sabillon……………20101010630
    Noreen Gonzalo Palencia Regalado……. 20081006277
    karen Julissa Amaya rodríguez………….20051002694
    Ledwin Miguel Rodríguez Williams…….20111002202
    Javier Saravia

    Dictaduras Gobiernos Militares
    Una dictadura militar es una forma de gobierno autoritario en la cual, en mayor o menor grado, las instituciones ejecutivas, legislativas y jurídicas son controladas por las fuerzas armadas que impiden cualquier forma de control democrático. Suelen originarse como consecuencia de la supresión del sistema de gobierno existente hasta entonces tras un pronunciamiento militar o golpe de estado.
    Las dictaduras militares generalmente han justificado su presencia en el poder como una manera de traer la estabilidad política para la nación o de rescatarla de la amenaza de “ideologías peligrosas “. Los regímenes militares tienden a retratarse como independientes, como un partido “neutral” que proporciona una dirección interina apartidista en épocas de la agitación, al tiempo que presentan a los políticos civiles como corruptos e ineficaces.[cita requerida]
    Una de las características casi universales de un gobierno militar es la institución de la ley marcial o de un estado de la emergencia permanente, mediante la cual se eliminan todas las garantía jurídicas que protegen a las personas contra el abuso del Estado. Los regímenes militares generalmente no respetan los derechos humanos[cita requerida] y utilizan la fuerza y la represión para silenciar a los disidentes y opositores políticos.

    Dictadura de Tiburcio Carías Andino
    (1876 †1969) Presidente (1932-1949), militar, abogado, maestro hondureño. Fue elegido presidente de Honduras en medio de una profunda depresión mundial. Carias fundo el Partido Nacional de Honduras (PNH), fortaleció las Fuerzas Armadas, mantuvo el apoyo de las empresas bananeras y gobiernos extranjeros al oponerse a huelgas, y mantener al país a una estricta adhesión a los pagos de la deuda.
    Antes de concluir su mandato, Carias Andino consolidó el poder cuando modificó la Constitución de la República, declaró ilegal al Partido Comunista y limitó la libertad de prensa. Con esta medida, eliminó la oposición y puso fin a un largo período caracterizado por gobiernos de corta duración, como resultado de interminables de golpes de estado. En 1949, Carías Andino fue obligado a dejar el poder bajo presión de los Estados Unidos de América.
    Cariato
    El control político fue institucionalizado poco a poco bajo el mando de Carías, el Partido Comunista de Honduras fue declarado ilegal, pero el Partido Liberal continuó funcionando y a los líderes de la revuelta de 1935, que estaban asilados en el exterior, les fue ofrecido pasajes libres para regresar al país por medio de vuelos aéreos si ellos así lo deseaban, sin embargo para finales de 1935, tratando de aplacar las actividades políticas contra su gobierno y mantener la paz interna del país, tuvo que censurar y sancionar periódicos, periodistas y líderes políticos.
    El Partido Nacional, presionado por Carías, empezó una campaña para convencer al pueblo de que sólo la continuación en el poder podría mantener el orden, la paz y la seguridad en el país, pero como la Constitución prohibía la inmediata reelección, el método que escogió para ejercer la continuidad, fue formar una asamblea constituyente para escribir una nueva Constitución en la cual se establecería una cláusula por la cual esa asamblea escogería al primer presidente que serviría bajo esa Constitución, sabido es que no había otro motivo para anular y hacer una nueva Constitución que sólo el propósito de cumplir con el deseo de Carías de nombrarse presidente de manera continua, en los años precedentes a Carías ya habían sido escritas trece constituciones de las cuales sólo diez de ellas entraron en vigor, la última había sido adoptada en 1924, de la cual treinta de sus artículos fueron incorporados en la de 1936, los cambios mayores fueron eliminar la prohibición de la reelección inmediata del presidente y del vicepresidente, extender el periodo presidencial de cuatro a seis años, otro cambio fue la restauración de la pena de muerte, la reducción del poder del Legislativo y negarle la ciudadanía y el derecho de votar a la mujer. Finalmente se incluyó un artículo en esa Constitución que especificaba que el presidente y vice presidente estarían en el poder hasta 1943, pero Carías para ese tiempo ya hecho un dictador quería todavía mucho más y en 1939 el Congreso, ahora ya completamente dominado por el Partido Nacional, obedientemente extendió el término en la oficina a Carías por seis años más hasta 1949. Miembros del Partido Liberal y otros anticaristas reaccionaron a estos cambios bruscamente, rebelándose y formando revoluciones por todo el país, numerosos esfuerzos se hicieron entre 1936-1937 para derrocar a Carías pero todos fueron sofocados, pero si consiguieron minar el poder del Partido Nacional que se debilitó por los esfuerzos y propaganda de los oponentes, mas sin embargo para finales de los años treinta el Partido Nacional era la única organización política funcionando en el país, porque numerosos oponentes políticos habían sido encarcelados; muchos de ellos encadenados y obligados a trabajar en las calles de la capital, otros, como el líder del partido Liberal Dr. Zúñiga Huete, habían abandonado el país como exilado político, los dirigentes del apartido comunista perseguidos a saciedad como en el caso de Manuel Cálix Herrera y Juan Pablo Wainritgh.

    Gobierno de la Junta Militar 1956-1957
    Julio Lozano Díaz fue derrocado el 21 de octubre de 1956 tomando así posesión una Junta Militar de Gobierno. Fue integrada por el Gral. Roque Rodríguez, Coronel Héctor Caraccioli y el Mayor Roberto Gálvez Barnes inicializando la participación de las Fuerzas Armadas en asuntos políticos del país.
    Elecciones Generales

    La junta Militar de Gobierno terminó su gestión el 21 de diciembre de 1957, luego de superar contradicciones, siendo una de ellas la separación del Gral. Roque Rodríguez.
    Este fue la primera irrupción directa de los militares en el Gobierno de Honduras. La Junta Militar trató de conducirse de la mejor manera posible, asegurando la celebración de elecciones de diputados para una Asamblea Nacional Constituyente. El mayor acierto de esta junta fue haber suscrito el Convenio de Washington, por la cual se logro que La Corte Internacional de Justicia de la Haya, diera reconociendo definitivo al Laudo del Rey deEspaña Alfonso XIII emitido el 23 de diciembre de 1906, con lo cual quedo terminada la disputa limítrofe con Nicaragua.
    Gobierno de López Arellano 1963-1971
    Militar y hombre de negocios, Oswaldo López Arellano asumió la Jefatura de Gobierno el 3 de Octubre de 1963, dándole golpe de estado al Presidente Constitucional Ramón Villeda Morales. El Coronel López Arellano instauró su régimen de facto con él titulo de Jefe de Estado en tal condición estuvo hasta el 5 de junio de 1965 en un ambiente de indudable inestabilidad social. Fue electo Presidente de la Republica por una Asamblea Nacional Constituyente (denominada por diputados del partido Nacional), función que desempeño a partir del 6 de junio de ese mismo año, previo ascenso al generalato.
    Guerra hondureño-salvadoreña
    Hacia 1969 vivían en Honduras entre 25,000 y 300,000 salvadoreños, la mayoría de ellos en forma ilegal. Ellos estaban en nuestro país en busca de tierras para cultivarlas. López Arellano optó por iniciar una deportación masiva de salvadoreños, y entregarles predios de tierra a los hondureños. También existió el problema fronterizo entre las dos naciones. Y otro factor para la guerra es el desequilibrio de importaciones e exportaciones en elMercado Común Centroamericano de 1958, saliendo como poco beneficiados Honduras y Nicaragua.
    El 14 de julio de 1969 el territorio hondureño fue agredido por la guardia Nacional de El Salvador, que ataco sorpresivamente varios puntos de la línea fronteriza y bombardeo Tegucigalpa, Choluteca, Juticalpa, Santa Rosa de Copan y Catacamas. En la parte sur occidental de país, él ejercito salvadoreño logro apoderarse por poco tiempo las ciudades de Ocotepeque, San Marcos de Ocotepeque, y de los pueblos fronterizos de Goascoran, Alianza, La Virtud y Aramencina.

    Segundo Gobierno de López Arellano 1972-1975
    El 4 de Diciembre de 1972 el Gral. López Arellano volvió nuevamente a dar un golpe de estado, esta vez al Dr. Ramón Ernesto Cruz.
    En este segundo periodo de López Arellano, el régimen asumió una línea reformista, afirmando su divorcio de los partidos tradicionales. Pero al escoger sus colaboradores los escogió de los partidos políticos.
    Una de las primeras medidas urgentes que tomo se halla contenida en el Decreto-Ley No. 8 que fue destinado a contener las invasiones campesinas a las tierras nacionales, ejidales y de propiedad privada.
    Una de las primeras medidas urgentes que tomo se halla contenida en el Decreto-Ley No. 8 que fue destinado a contener las invasiones campesinas a las tierras nacionales, ejidales y de propiedad privada.
    También fue creado el INFOP Instituto de Formación Profesional, emitido por Decreto No. 10. Esta institución esta encargada de mejorar la mano de obra de los trabajadores en beneficio de las empresas. Un paso muy importante en esta línea reformista fue el Plan Nacional de Desarrollo, cuyos lineamientos generales fueron dados a conocer en 1974. Explicaremos más sobre el Plan mas adelante.

    La Crisis del Banano
    En 1974, las empresas bananeras, particularmente la Standard Fruti Company, pusieron a prueba su intocabilidad y los mecanismos de poder. El 18 de abril el gobierno emitió un Decreto No. 112 que elevaba el impuesto por caja de 40 libras exportada de Honduras. Dicho impuesto equivalía a 50 centavos de dólar por cada caja exportada.
    La reacción de la Standard no se hizo esperar: en lo interno procedió a reducir sus exportaciones y a destruir 100 mil cajas de banano por semana. En lo externo, movilizo a los mas altos ejecutivos de la subsidiaria de la Standard, con el propósito de persuadir al gobernante y dejar sin efecto la medida, o al menos reducir dicho impuesto, que fue lo que ocurrió. En el 79, alcanzo la cantidad de un lempira por cada caja exportada.

    Soborno Bananero
    El “Wall Street Journal” y la Bolsa del Gobierno de EEUU acusó formalmente a la United Brand de no informales sobre al acuerdo alcanzado con Honduras en cuanto al pago de un soborno de 2.5 millones de dólares a cambio de rebajar el impuesto a la exportación de bananos. El periódicotambién dijo que se le había entregado 1 millón 250 mil dólares a un alto funcionario del gobierno hondureño, por medio de una cuenta bancaria en Suiza. El presidente de la United Brand estaba siendo investigado por su presunto suicidio, y se le denomina el responsable de efectuar el soborno.
    El jefe de estado Arellano, nombró una Comisión Investigadora para determinar la falsedad o la veracidad de la denuncia. La comisión indirectamente acusó a López Arellano diciendo que todos los funcionarios habían entregado el material requerido para la investigación, menos López Arellano. Al día siguiente, López Arellano fue destituido de su cargo como Jefe de Estado Fuerzas Armadas dio una explicación escrita donde justificada la medida tomada y declaraba como Jefe de Estado al Gral. Juan Alberto Melgar Castro. A principios de 1975, la comisión dio un informe sobre la investigación donde declara culpable al Ministro de Economía del Gral. López, Abraham Bennaton Ramos, y dejo serias dudas sobre López Arellano. Abraham Bennaton fue recluido en la penitenciaria Central, y quedo libre luego de para como fianza 1650 lempiras.
    Gobierno de Juan Alberto Melgar Castro 1975-1978
    La caída del poder del Gral. López Arellano, ocurrida el 22 de abril de 1975, marcó no solo el cambio en la estructura de las fuerzas armadas, en cuyo seno había tomado mando un Consejo Superior, sino el ascenso de la burguesía intermediaria con posiciones más cercanas a los de los grupos refractorios al ensayo reformista, que con el escándalo bananero se tornaría más tibio y vacilante en su parte principal lo que es la reforma agraria.
    Por disposición del Consejo Superior asume la Jefatura de Gobierno el Gral. Melgar Castro, militar que tenia buena imagen adentro del ejercito.
    La agitación social en el campo y las amenazas de represión a los dueños de las tierras iban en aumento, mientras que el régimen daba largas al asunto agrario. Numerosos campesinos fueron encarcelados por su participación en tomas o recuperaciones de tierras, a consecuencia de lo cual la Unión Nacional de Campesinos UNC, determino organizar para el 25 de junio de ese año una marcha de hambre hacia Tegucigalpa con afiliados del Norte, Sur, Oriente y Olancho.

    La matanza de Santa Clara y los Horcones
    La fallida marcha desembocó en la muerte violenta de 14 personas en Juticalpa, Olancho. En Juticalpa, los campesinos pernoctaron el 24 de junio en el centro Santa Clara. A las diez de la mañana del día siguiente, un grupo de alumnos dirigidos por el profesor Guillermo Ayes Mejia, Supervisor Departamental de Educación Primaria en Olancho, llegó a este centro con el objeto de reclamar sus aulas de clase.
    Luego que llegaron frente al edifico, al parecer el Profesor saco una arma para exigir que se le abrieran las puertas. Atrás de los escolares venia un grupo de los Agentes del Departamento de Investigación Nacional, vestidos de civil, y estos acompañando la acción de Ayes, penetraron al interior del edificio por otro de los portones de este centro y comenzaron a dispararle a las personas que estaban adentro.
    La matanza de los Horcones ocurre después de este hecho. Luego de lo de Santa Clara, el Gobierno nombra una Comisión Militar por la resonancia que tuvo esta matanza. Esta comisión fue la que hizo el informe narrado a continuación. “Fueron sacados de un presidio de Juticalpa varias personas y los llevaron a la hacienda de “Los Horcones” propiedad de José Manuel Zelaya. Los llevaron para interrogarlos pero luego los mataron y mataron a los testigos que había por ahí también. El teniente Benjamín Plata fue el que estaba al mando; ordeno que se metieran los cadáveres en un pozo con dinamita. Se les encontró responsabilidad directa al Mayor José Enrique Chinchilla, Subteniente Benjamín Plata, Manuel Zelaya y Carlos Bahr. Se establece también que estas personas obedecían a una trama dirigida por un sector perteneciente a la FENAGH Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos y miembros de la empresa privada, para crear un clima de enfrentamiento y caos en Olancho.” Fueron remitidos a la penitencieria central, y salieron libres en 1980.
    Gobierno de Junta Militar 1978-1980
    Otra junta militar tuvo en sus manos los destinos políticos y administrativos de nuestra República. El triunvirato tomó posesión el 7 de agosto de 1978 y fue presidido por el Jefe de las Fuerzas Armadas, el Gral. Policarpo Paz García. Lo integraban también el comandante de la Fuerza Aérea, Coronel Domingo Álvarez Cruz y el Comandante de la Fuerza de Seguridad Publica (FUSEP) el teniente coronel Amilcar Zelaya Rodríguez.
    Una de sus primeras medidas fue cancelar el Consejo Asesor, diciendo que iban a utilizar esos fondos para otras cosas más importantes como ser la salud y educación. Ya se había preparado un proyecto de Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, el que luego seria objeto de drásticas modificaciones, habiéndose fijado el 20 de Abril de 1980 como fecha para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente.
    Luego, ocurrió la caída de Anastacio Somoza en Nicaragua. La organización de Estados Americanos tuvo una reunión para plantear soluciones al problema de Nicaragua. El representante de Honduras en esta reunión fue en Canciller de la Republica Roberto Palma Gálvez. Honduras en conjunto con 12 países mas formularon una propuesta que excluía la intervención militar extranjera, planteaba la separación inmediata y definitiva del régimen Somocista y la instauración de un gobierno democrático. La junta militar instruyo para que el canciller no participara a favor de esta propuesta, cuando él había sido uno de los patrocinadores de esta. Debido a esto en canciller renuncio diez días después. Comenzaron a agudizarse las tareas conducentes a la celebración de elecciones generales previstas para el 20 de Abril del año siguiente.
    La Constituyente de 1980
    Las elecciones se llevaron a cabo normalmente, concurrieron a las urnas 954,464 personas, cantidad equivalente al 77% del total de electores inscritos.
    Con 495,789 sufragios a su favor el liberalismo obtuvo 35 diputados constituyentes; el partido nacional 33, producto de 423,623 votos, y 3 diputados del PINU, por el que votaron 35,052 ciudadanos.
    Consideraciones Finales
    Un suceso relevante fue la plena libertad electoral garantizada por el gobierno del triunvirato en los comicios practicados en toda republica el 20 de Abril de 1980, para elegir diputados de la asamblea nacional constituyente. En ello incidió la caída de Somoza en Nicaragua y la toma de poder de un movimiento político contrario ideológicamente a los Estados Unidos, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, lo cual hacia necesario el fortalecimiento de la ” Democracia Representativa” en Centroamérica.

    Gobierno Provisional de Policarpo Paz García 1980-1982
    Militar y hombre de negocios, Policarpo Paz García, fue escogido por los partidos políticos en el congreso, como Presidente provisional el 25 de julio de 1980.
    Reunida el 20 de julio, la Asamblea Nacional Constituyente, emitió 5 días después el decreto No. 2 que elegía como Presidente Provisional al Gral. Paz García. Dice él articulo No. 1 ” dar un voto de confianza a las Fuerzas Armadas de la Nación y un voto de reconocimiento a la Junta Militar de Gobierno, depositando en el Gral. Policarpo Paz García, en su carácter de Jefe de las Fuerzas Armadas, la Presidencia de la Republica hasta que, de conformidad con la Constitución que se emitiera en esta asamblea, tome posesión el presidente electo por el voto directo del pueblo”.
    Prestamos para proyectos millonarios, como los del Bajo Aguan e inicios del hidroeléctrico ” El Cajón”, van incrementando la deuda externa. Hombres como el Lic. Valentín Mendoza y Coronel Mario Flores van a ocupar cargos administrativos. Muchos oficiales partidarios de la línea reformista son dados de baja, entre ellos López Arellano y Melgar Castro.

    Crisis Centroamericana
    La armada salvadoreña iba cada vez peor. El 24 e marzo fue asesinado el arzobispo de San Salvador Oscar Romero; Masacre en Sumpul y nicaragua incio en Honduras una lucha antisandinista.
    Esta situación hizo que en Honduras e tomaran medidas de seguridad nacional. Acciones violentas como secuestros perpetuados por guerrilleros salvadoreños infiltrados en nuestro país-en respuesta a la presunta intervención militar hondureña en la lucha interna que azota al país vecino-, propiciaron una ola de desapariciones de personas supuestamente vinculadas con organizaciones izquierdistas. De conformidad con el CODEH Comité Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, fueron eliminadas 51 personas, de las cuales 17 eran hondureñas, 31 salvadoreñas, una costarricense, una guatemalteca, y una venezolana entre abril y septiembre de 1981.

  15. ANGELA RODRIGUEZ said,

    Universidad Nacional Autónoma De Honduras
    Historia de Honduras HH 101
    Sección: 8-08
    Docente: Dra. Anarella Vélez de Paredes

    EXPOSICION #3

    GRUPO #9
    EXPOSITORAS:
    ASTRID MERCEDES CANALES DIAZ_____20061000540
    ALEXANDRA LOPEZ___________________20091000359
    ANGELA PAOLA RODRIGUEZ___________20070003728
    ZABDI RIVAS_________________________20031009478
    ELVIA AURORA VASQUEZ______________
    BESSY LORENA BETANCO_____________

    TRIUNFO DE LA REVOLUCION SANDINISTA: APLICACION DE LA DOCTRINA DE LA SEGURIDAD NACIONAL EN HONDURAS

    La revolución sandinista apresuró en Honduras la elección de una Asamblea Constituyente, una de cuyas primeras decisiones fue ratificar como presidente a Paz García. En 1981 se celebraron elecciones en las que el candidato del Partido Liberal, Roberto Suazo Córdova, asumió la presidencia en enero de 1982.
    La revolución sandinista así como cualquiera de las revoluciones que la historia relata es un ejemplo del deseo más ferviente del ser humano de dominar y no ser dominado; de la lucha del que tiene y del que no tiene; del fuerte y del débil; del pobre y del rico; del dueño del capital y del desposeído. Es como una película relatada en varios idiomas, expresada entre dolor y fermentada por la necesidad de justicia, igualdad etc.
    BREVE HISTORIA DEL PUEBLO NICARAGÜENSE
    Lo que hoy se conoce como Nicaragua estaba poblada hace al menos 10.000 años, según las huellas encontradas en una zona de Managua (Acahualinca). Además se cree que pudo haber migraciones indígenas años después de Cristo.
    No fue hasta el segundo viaje de Cristóbal Colón, que toco por primera vez la costa del Caribe, pero en realidad el primer explorador que recorrió el país fue Gil González de Ávila. Luego de un periodo de intento de conquista el cacique Nicarao se resistió a la colonización española.
    Las primeras ciudades fundadas en Nicaragua son las que Francisco Hernández de Córdoba fundó en 1524 y conocidas hoy como ciudad de León y Granada.
    Los españoles se sintieron atraídos por el oro con que fueron obsequiados inicialmente por los indígenas, pero este oro pronto se acabó. Las ciudades de León y Granada obtuvieron su riqueza de la agricultura y del comercio y pronto surgió una gran rivalidad entre ellas.
    La zona del Caribe no fue nunca dominada por los españoles. Los ingleses mantuvieron relaciones comerciales con los indios Misquitos, que poblaban esa zona, y no fueron raras las expediciones violentas de dichos indios a las ciudades del interior. Como consecuencia de esta colonización inglesa, todavía una parte importante de la población del Caribe habla inglés e incluso llama “españoles” a los habitantes del resto de Nicaragua.

    ¿QUIEN ERA SANDINO?
    El General Augusto C. Sandino era un humilde obrero que llego a trabajar en las plantaciones de banano y caña de azúcar de Honduras y Guatemala y en las empresas petrolíferas de México. Con algunos ahorros producto de su trabajo volvió a Nicaragua y compró armas para intervenir en el conflicto interno entre liberales y conservadores. Sandino no aceptó nunca el “pacto del Espino Negro” (llamado así por haberse propuesto debajo de un árbol de este nombre) y mantuvo una lucha sin cuartel para liberar Nicaragua de los marines norteamericanos. Su “pequeño ejército loco” mantuvo en jaque durante varios años a las tropas americanas y finalmente fue necesario que éstas se retiraran y dejaran en su lugar a un cuerpo recién formado (la Guardia Nacional) para que se pudiese llegar a un acuerdo.
    LA REVOLUCION SANDINISTA
    La revolución sandinista tradujo en esencia el clamor de un pueblo reprimido, agobiado, destrozado, deseoso de resurgir dentro de un parámetro de pobreza, dolor y casi sin esperanza, en donde los recursos económicos o de cualquier índole estaban ya destinados para un sector de apellido Somoza y de carácter militar con el sobrenombre de Guardia Nacional acobijados por el manto de gran defensor de la democracia ´´El Mentiroso del Norte“ sobre todo en cuanto a los derechos civiles.
    La dinastía Somoza representada por Anastasio Somoza García, jefe de la Guardia Nacional de Nicaragua, asesino de Sandino, llego a la presidencia en 1937 para someter al pueblo, quitarle sus bienes hasta el punto en donde en cierta ocasión se le pregunto si tenia varias fincas y el contesto que solo tenia una llamada Nicaragua.
    Sus dos hijos le sucedieron en el poder hasta que un día el pueblo se levanto en armas cansado de la pobreza, hambre que había en el país así como de las reiteradas violaciones a los derechos humanos a quienes se oponían a ellos en la forma como se repartía los bienes o como no se le permitía al pueblo trabajar lo suyo propio.
    Fue hasta el 19 de Julio de 1979 que este imperio decayó en las fauces de su propio cause y no mas injusticia proclamo la revolución Sandinista.
    LOGROS Y TRIUNFOS DE LA REVOLUCION SANDINISTA
    El mayor logro de Nicaragua con la revolución sandinista esta todavía en deuda pues no duro mucho tiempo hasta que la misma revolución que quito un dictador pusiera otro en el poder. No todo es malo en el estandarte de la revolución Sandinista y dentro de los puntos más destacados que puedo mencionar son:
    1.- El comienzo de una nueva nación libre aunque fuera por poco tiempo.
    2.- Una enorme campaña de alfabetización que reduce los índices de esta en este hermano país
    3.- repartición de tierras en cooperativas formadas por grupos de campesinos que al final regresaron a sus dueños con la presidencia de Violeta de Chamorro
    4.- La estructuración, y surgimiento de un nuevo estado libre durante algunos años aunque, en la actualidad funcionan como tal.
    DOCTRINA DE SEGURIDAD NACIONAL
    Solo una idea curso por la mente de todo el mundo después de la Segunda Guerra Mundial; de hecho se llegó a pensar que el fascismo y las dictaduras se habían derrotado y empezaba una nueva era mundial de paz y prosperidad para todos los pueblos del planeta. Muy pronto esta esperanza fue enterrada, abolida y se dio inicio a una guerra, la llamada guerra fría entre las dos potencias militares económicas emergentes con sus determinados sustentos políticos económicos e ideológicos: el liberalismo contra el socialismo; la democracia contra el comunismo; el capitalismo de algunos contra el marxismo de todos.
    La política de desarrollo armamentista acompañada de la repartición del mundo en zonas de influencia conllevó a que el continente americano, entre otras regiones del planeta, se convirtiese en algo así como el patio trasero de los EE.UU de América. Ya en los años de los 50 en Guatemala y más intensamente después del triunfo de la revolución Cubana dirigida por Fidel Castro se desarrollo, solo con el fin de proteger los intereses nacionales del gobierno de los EE.UU y de sus empresas, la Doctrina de la Seguridad Nacional.
    La doctrina de Seguridad Nacional postula la “guerra total contra el comunismo”. Representa en esencia la ideología de dominación militar de los Estados Unidos sobre los llamados países tercermundistas. Ella identifica al “enemigo interno” como pudieran ser el partido comunista, partidos de oposición de izquierda, movimientos insurgentes, sindicalistas, movimientos sociales, campesinos, indígenas capaces de alterar su esquema de control social etc.
    IMPLEMENTACION DE LA DOCTRINA DE SEGURIDAD NACIONAL EN HONDURAS
    Durante la Guerra Fría la seguridad interna en América Latina se asimiló en base a la llamada Doctrina de Seguridad Nacional que se impuso sin distingos tanto en países democráticos como en dictaduras bajo la forma de una política represiva anticomunista liderada en el hemisferio por el gobierno de los Estados Unidos.
    Nuestro país no fue la excepción; ni en la implementación, ni en sus efectos, ni en sus acciones, ni mucho menos en sus objetivos. Esta demás entender que nunca fuimos ni quisimos ser la diferencia pues al ver la crisis delos desaparecidos de la década de los 70 y 80 del siglo pasado, Y que decir del 28 de junio de 2009 día en que el pueblo hondureño paso a la historia, paso a la posteridad, paso a ser parte de los países esclavos de la opinión de unos y la poca participación de otros. Es ahora uno de los gloriosos países en unos pocos piensan por todos; en donde el sucio ideal de un grupo que no da la cara sino que usa a los defensores de la democracia al resguardar una constitución mas violada y maltratada que su propia conciencia.
    Somos ahora el mayor de los peores ejemplos; la mas amplia enciclopedia de conceptos torcidos que llevan a una buena implementación de la DOCTRINA DE SEGURIDAD NACIONAL. Los golpes de estado están escusados con la muerte al comunismo, socialismo o cualquier otro ismo que la humanidad se halla inventado para igualar o superar la establecida ´´democracia“de un país abatido por la pobreza de muchos pero; la riqueza desmedida no clara de algunos que respiran un pasado muy poco hondureño.
    Me pregunto a manera de conclusión ¿Cuál es la diferencia entre la doctrina de seguridad nacional y estado de derecho que se ha rescatado?, ¿Hemos mejorado pero hacia el pasado o hemos avanzado hacia la democracia que en una primicia no bien madura pero pura y verdadera busco implementar la revolución francesa? ¿A caso, triunfo el pueblo hondureño ´´EL SOBERANO“o, triunfo la Doctrina de Seguridad Nacional? ¿Hay alguna diferencia entre las características de la doctrina de seguridad nacional que no distinguía nada y la democracia del pueblo hondureño ´´representada por el congreso nacional“?

  16. Jasmin Ordoñez said,

    margareth ordoñez …20111004611 expuse en la ultima exposicion del grupo 9

  17. Lesly Yamileth Diaz said,

    GRUPO #7

    Lesly Yamileth Diaz Giron 20041003150
    Roberto Arturo Najera
    Omar Antonio Rodriduez

    Presencia Española
    El sistema político-administrativo que se estableció en América fue un modelo creado por España. Las instituciones clásicas del mundo español tendieron a mantener las características esenciales en estas nuevas tierras, aunque los criollos y peninsulares tendieron a transformarlas de acuerdo a su realidad.
    El rey estuvo a la cabeza de toda la institucionalidad administrativa, jurídica y política. El Consejo de Indias gobernó América por orden real. Para poder controlar y fiscalizar América, la Corona creó, a medida que fue necesario, toda una institucionalidad, parte con residencia en España y parte en América.
    La política administrativa fue creada durante la Colonia, época que sigue a la Conquista. A través de ella la población se dedicó a cultivar la tierra, a explotar los minerales, a la actividad comercial y a fortalecer el crecimiento de las ciudades. En virtud de ello surge la prosperidad que a su vez permite el desarrollo de la vida social y cultural.
    El período colonial abarca, tanto en América Hispana como en Chile, aproximadamente, desde mediados del siglo XVI hasta los inicios del siglo XIX.
    Los vínculos de América con España estuvieron regulados por instituciones que representaban la autoridad y el poder del rey en estas tierras, ya que ellas eran posesiones de la corona y no del pueblo o nación hispana. Así había quedado dispuesto en la Bula Papal Inter Caetera de 1493. Las Indias, como fueron llamadas, pasaron a constituir un bien público que los reyes no podían enajenar o vender, como podían hacerlo con sus otros reinos. Los monarcas se denominaban comúnmente como los reyes de España y de las Indias, para dejar establecida la diferencia entre la administración en territorio español y americano. Sus autoridades no estaban vinculadas entre sí y obedecían jerárquicamente a una sola autoridad que era la persona del rey.
    El monarca Carlos V, en 1524, definió una administración para las Indias, creando instituciones que funcionarían en territorios españoles y otros en territorios americanos.
    Los organismos que administraron América fueron:
    – Consejo de Indias
    – Casa de Contratación
    – Virreinatos
    – Capitanías generales-Gobernaciones
    – Audiencias
    – Consulado
    – Cabildo
    El Consejo de Indias y la Casa de Contratación eran organismos que funcionaban en España, mientras que el resto estaba establecido en América.
    Administración Colonial española

    1) El Real y Supremo Consejo de Indias:
    En 1519, se estableció en el Consejo de Castilla una oficina destinada a resolver los asuntos de las Indias. De ellas surgió el Consejo de Indias (Valladolid, 8 de marzo de 1523), cuyo primer presidente fue el cardenal García Jofré de Loayza, nombrado el 1º de agosto de 1524.
    Las primeras disposiciones respecto de la organización de este nuevo organismo son de 1526. Las Leyes Nuevas de 1542, dictadas en favor de los indios, dedicaron sus nueve primeros títulos a establecer las ordenanzas definitivas que el Consejo necesitaba. Por último, el 24 de septiembre de 1571 se dictó una nueva ordenanza que reorganizó esta institución. Aunque hubo modificaciones en 1636 y 1680, se estima que las de 1571 presidieron la época de mayor auge del Consejo.
    El Consejo no tuvo en sus primeros tiempos una residencia fija. Generalmente seguía a la corte en sus desplazamientos. Cuando en 1561 Madrid pasó a ser la residencia estable del rey, éste se instaló en El Escorial, mientras el Consejo lo hacía en el Alcázar Viejo. Más tarde el Consejo pasó a residir en el Palacio de “los Consejos”.
    Las atribuciones del Consejo de Indias, establecidas por el rey, se resumieron en la Ordenanza Nº 2 de 1571. En ella se señalaba qué funciones tocaban el ámbito de lo ejecutivo, lo legislativo y lo judicial, realizando sus actuaciones en nombre del rey.
    Al Consejo de Indias le correspondió llevar a cabo dos sistemas de control de la realidad americana. Uno de ellos fue el Juicio de Residencia o examen judicial al cual eran sometidas todas las autoridades al término de sus respectivos gobiernos. Consistía en una rendición de cuentas que se hacía a través de un funcionario delegado, el cual, en el lugar donde había actuado el funcionario examinado, escuchaba a los posibles agraviados. El Consejo aprobaba o rechazaba el informe presentado de acuerdo a los antecedentes reunidos. Si el juicio era negativo, podía implicar el término de la carrera del funcionario. Si, por el contrario, resultaba favorable, lo habilitaba para ascender de grado.
    El segundo sistema estuvo constituido por las visitas. Éstas consistían en viajes de inspección, que podían ser generales, cuando se hacían a un virreinato o a una capitanía general, o específicas, cuando se realizaban para inspeccionar la gestión de un funcionario o un suceso particular. Constituían una medida excepcional y, como tal, se la reservó para hechos de primera y grave importancia.
    Como organismo legislativo para América, el Consejo de Indias era el encargado de elaborar las ordenanzas, reales cédulas y otros documentos normativos. Como poder judicial, tenia la función de árbitro en los conflictos de competencia surgidos entre las Audiencias, los de las Audiencias con la Casa de Contratación, o los conflictos que se suscitaban entre estos organismos y los particulares. Como tribunal de apelación, era la última instancia para los pleitos entre particulares por sumas superiores a los seis mil pesos de oro.
    En el siglo siguiente, este organismo experimentó una serie de transformaciones, ocasionadas por las reformas borbónicas. Éstas, al crear en 1717 la Secretaría del Despacho Universal de Indias, dejaron al Consejo como una instancia meramente consultiva.
    Durante los primeros años del siglo XIX, el Consejo de Indias fue afectado por las alteraciones políticas ocurridas en la Península. Fue eliminado en 1809, reestablecido el año siguiente y suprimido otra vez por la Constitución de Cádiz en 1812. Al volver, en 1814, Fernando VII de su destierro, el Consejo reinició su funcionamiento, desapareciendo definitivamente en 1834.
    El real y supremo Consejo de las Indias estaba integrado por un presidente, cinco consejeros y un fiscal. Su función principal era la legislatura, vale decir, formular las leyes para las Indias. Además sugería al rey el nombramiento de los funcionarios superiores para representarlo en los territorios americanos.
    2) La Casa de Contratación
    Con sede en Sevilla primeramente y luego en Cádiz, tenía a su cargo la organización del tráfico comercial entre España y América. También le correspondía preparar al personal para estudiar y desarrollar la cartografía y continuar las investigaciones de reconocimiento del continente americano. Además debía controlar el proceso migratorio hacia el Nuevo Mundo.
    La Casa de Contratación era una institución compuesta por un importante número de funcionarios, fue creada para llevar a cabo la política de Monopolio comercial de España. Ésta legitimó su dominio sobre los territorios descubiertos, e intentó impedir que otro reino europeo pudiese obtener las eventuales riquezas a descubrir. Como fue la Corona de Castilla la que se adjudicó los territorios, el puerto de Sevilla, situado al interior de Andalucía y a orillas del Guadalquivir, adquirió la misión de controlar el monopolio. Se eligió este puerto fundamentalmente por dos razones: estaba a salvo de los ataques de los corsarios y de los piratas, y era un puerto castellano. Más tarde, en 1717, Sevilla fue reemplazada por Cádiz, puerto que tenía mejor acceso, pero que se encontraba expuesto a los ataques de piratas y corsarios.
    La Casa de Contratación se fundó por cédula del 20 de enero de 1503. Una de sus obras fue la creación de una escuela náutica y de estudios geográficos.
    Entre las atribuciones de la Casa de Contratación se encontraban:
    a) Control de todo el tráfico comercial de flotas y galeones entre España y América.
    b) Registro de todos los que venían a América, evitando el paso de aquellos que no eran cristianos.
    c) Jurisdicción civil y criminal durante la travesía de las naves.
    d) Tribunal de comercio encargado de aclarar todos los problemas de tipo económico y comercial que tuviesen relación con América.
    En 1790, la Casa de Contratación fue suprimida a raíz de la implementación y aplicación de las Ordenanzas de Libre Comercio, que inhabilitaban el principio de monopolio comercial.
    3) El Virreinato:
    América estaba dividida en virreinatos, capitanías generales y presidencias o gobernaciones. Los virreinatos eran gobernados por un virrey, quien fue el representante directo de la Corona, y tenía a las capitanías y presidencias bajo su tuición. En el siglo XVI se establecieron en América dos virreinatos: el de Nueva España o México (1535) y el de Perú (1544); en el siglo XVIII se incorporaron otros dos: Nueva Granada (1717) y el Río de la Plata (1776).

    Reyes Católicos
    (ampliar imagen)

    El virreinato fue la máxima expresión territorial y administrativa que existió en las Indias. Se creó en las célebres Capitulaciones de Santa Fe, firmadas el 17 de abril de 1492 entre los Reyes Católicos y Cristóbal Colón. Este último recibió, en aquella oportunidad, el título de Virrey y Gobernador General de todas las tierras que descubriera, cargo que le fue reconocido a su regreso del descubrimiento por cédula de los Reyes Católicos otorgada en Barcelona el 28 de mayo de 1493.
    Sin embargo, la poca destreza demostrada por el almirante para gobernar aquellas tierras, hizo que la Corona lo destituyera de esos cargos en 1499 y le nombrara un sucesor, el cual no recibió el título de Virrey. En 1509, Diego Colón, hijo del Almirante, logró el reconocimiento del título de Virrey de la Isla Española y de las otras que fueron descubiertas por el Almirante, su padre. Pero este título era ya sólo honorífico.
    El emperador, por cédula firmada en Barcelona el 17 de abril de 1535, nombró virrey de Nueva España y presidente de su Real Audiencia a Antonio de Mendoza, conservando Hernán Cortés el título de Capitán General, el que mantuvo hasta su muerte, acaecida en 1547. Este hecho consagró la costumbre de nombrar, para dicho cargo, a súbditos de la primera nobleza de Castilla, como continuó sucediendo durante los siglos XVI, XVII y los primeros años del XVIII. Más tarde, durante el siglo XVIII, comenzó a prevalecer la carrera burocrática y fueron nombrados virreyes funcionarios que no pertenecían a la Vieja nobleza española, por lo que el rey, muchas veces, los distinguió otorgándoles títulos de conde o marqués.
    El propio monarca definió las facultades del virrey: “Representen nuestra Real persona, y tengan el gobierno superior, hagan y administren justicia igualmente a todos nuestros súbditos y vasallos y entiendan en todo lo que conviene al sosiego, quietud, ennoblecimiento y pacificación de aquellas provincias”.
    El virrey era la máxima autoridad existente en las Indias, por lo que gozaba, en el territorio que se le había asignado, de las mismas facultades que el rey, aunque las instrucciones para su gobierno las recibía directamente del Consejo de Indias.
    Por su cargo, ejercía la potestad ejecutiva, le correspondía el gobierno superior del virreinato, en general, y la administración interior, en particular, cuidando especialmente de la paz, sosiego y quietud de todos sus habitantes, del ejercicio del patronato, de las obras públicas, de la defensa de su territorio y de la protección y evangelización de los naturales. El monarca agregó en sus cédulas que daba a los virreyes todo el poder necesario para desempeñar su cometido y les daba su “palabra Real de que todo cuanto hicieren, ordenaren y mandaren en nuestro nombre, poder y facultad, lo tendremos por firme, estable y valedero para siempre jamás”.
    En su calidad de vicepatrono de la Iglesia, al virrey le corresponda ejercer todas las funciones del Patronato Real en calidad de delegado. Respecto de la Real Hacienda, tenía el control y vigilancia del cobro y administración de las rentas del rey como superintendente de ellas. Finalmente, en lo que toca a la defensa del territorio, sobre su persona recaía el mando supremo de las fuerzas de mar y de tierra, incluido el mando de las Reales Armadas que llegaran desde España con sus almirantes, como lo ordenaba la cédula del 17 de enero de 1593.
    Con respecto a sus funciones legislativas, podía crear leyes mediante ordenanzas. Éstas, sin embargo, no podían contradecir las que dictaba el propio monarca o el Consejo de Indias en su nombre.
    Los virreyes eran designados como propuesta del Consejo de las Indias. Debían proceder de la alta nobleza. La corona española eligió sus mejores servidores para que ocuparan este cargo que significaba una gran responsabilidad. El virrey era el representante personal del rey y por lo tanto depositario del Poder real.
    4) Capitanías generales y gobernaciones
    Las capitanías generales fueron territorios dirigidos por un jefe militar que desarrollaba el poder civil y judicial. Durante la Colonia eran cuatro capitanías generales: Santo Domingo, Guatemala, Venezuela y Chile.
    Por último, las gobernaciones eran gobiernos creados en territorios ya pacificadas. El poder lo ejercía el presidente de la Real Audiencia, como era el caso de Ecuador y Bolivia.
    Teniente de gobernador: Era el encargado de ejecutar soberanía y establecer poblados en nombre del Gobernador.
    Por ejemplo, Francisco de Aguirre siempre cumplió celosamente las tareas encomendadas por Valdivia. El 20 de junio de 1549 fue nombrado teniente de Gobernador de La Serena, con la orden de refundar y repoblar la ciudad que había sido destruida por los indígenas en enero anterior, y también se le entregó el derecho de conceder encomiendas .
    5) Las Audiencias
    La Real Audiencia era el supremo tribunal de justicia durante la época colonial. Fue un organismo político-administrativo que residía en las principales ciudades de América. Formado por cuatro oidores o magistrados, era tribunal de primera instancia en algunos casos, y de apelación de las sentencias de los jueces inferiores. Se estableció en Chile en 1609.
    Las Audiencias fueron el más alto Tribunal Judicial de Apelación en las Indias, con jurisdicción civil y criminal y con amplia competencia, ya que ésta solía extenderse a la jurisdicción eclesiástica. Sobre la Audiencia sólo estaba el Consejo de Indias, al que se podía recurrir únicamente en casos de muy elevada cuantía.
    Las Audiencias tenían, además, que ocuparse de casos especiales, como los pleitos relativos a los intereses de los indios, para los que solían reservar dos días a la semana. En éstos, los naturales estaban exentos de gastos procesales y se les designaban abogados especiales para que los representaran.
    Lo mismo ocurría con los recursos de fuerza (apelaciones a la justicia seglar ordinaria); éstos podían presentarse por los abusos cometidos en las decisiones judiciales de un tribunal eclesiástico. Le correspondía juzgar, en primera instancia, los juicios eclesiásticos de carácter secular, como los problemas relativos a la disposición de los diezmos, a las tierras de la Iglesia y otros semejantes. También veía las causas por los delitos cometidos por eclesiásticos que estaban regidos por la ley civil.
    Finalmente, conocía, en primera instancia, los casos en que estuvieran en juego los intereses de la Corona y sus funcionarios, y en los llamados casos de corte, que eran una medida de protección al interés social. Debían ventilarse ante la Audiencia y no ante el tribunal del domicilio del demandado y constituían un privilegio en favor de los pobres, personas desvalidas y otras que litigaban en inferioridad de condiciones contra personas o instituciones importantes.
    Cada Audiencia tenía un presidente, cargo que generalmente era ejercido por la autoridad política o militar de la zona. Así, el virrey o el gobernador, en su caso, presidieron las Audiencias ubicadas en la capital de su jurisdicción, aunque ciertas Audiencias subordinadas tenían presidente propio.
    Los oidores eran los funcionarios que conformaban la Audiencia. Tenían por misión oír a las partes y a las autoridades y dictar sentencia en los casos que la ley así lo determinara.
    Durante el siglo XVI las autoridades españolas llevaron a cabo una activa política de fundación de Audiencias en los territorios donde se fue asentando la conquista. De este modo, a fines del siglo, había tribunales establecidos desde La Española hasta Concepción, en Chile.
    Las Audiencias más importantes coincidieron con los virreinatos en que fue dividido administrativamente el territorio americano: la de México (1527); la de Lima (fundada en 1542); Bogotá (1549), y Buenos Aires (1782).
    6) El Cabildo
    Fue una de las primeras instituciones que España llevó a América. Fueron el trasplante a América de los municipios españoles de la Edad Media, los cuales eran cuna y defensa de las libertades populares. Los cabildos eran instituciones urbanas que existían en Castilla. Apenas los españoles fundaban una ciudad, se creaba el cabildo. Eran entidades importantísimas, porque representaban a la comunidad y derivaban su nombramiento de ésta, y -caso único- no del rey (debe recordarse que todos los nombramientos los hacía personalmente el rey). El cabildo se ocupaba del gobierno de las ciudades. (Ver Cabildo).
    Títulos y jerarquía

    Durante los primeros tiempos de la conquista era corriente que capitanes exploradores, descubridores y conquistadores usaran el título de adelantado. Ejemplos de ellos fueron Vasco Nuñez de Balboa, adelantado del Mar del Sur, en 1514; Pedro de Alvarado, en 1527, adelantado, gobernador y capitán general de Guatemala; Diego de Almagro en 1535, adelantado, gobernador y capitán general de Nueva Toledo (Chile).
    El título de adelantado iba asociado con el de gobernador y capitán general, porque a quienes se les otorgó el título, generalmente se les encomendó la exploración, descubrimiento y conquista de un determinado territorio.
    Estos gobernadores, llamados “lugartenientes” generalmente tuvieron la facultad de repartir las tierras y los solares, otorgar encomiendas de indios, dictar ordenanzas y ejercer la jurisdicción civil y criminal; en síntesis, la suma del poder. Tenían funciones y atribuciones muy parecidas a las del virrey. Eran nombrados por el rey, en consecuencia eran su representante personal. Su jefe inmediato era el virrey, pero podía dirigirse directamente al rey cuando lo considerar necesario.
    Una vez que la Corona intervino en las Indias y dio una nueva estructura e instituciones de gobierno, las gobernaciones se mantuvieron con carácter de subordinadas a los virreyes, con lo cual perdieron la iniciativa y se transformaron sólo en órganos administrativos que repetían, en jurisdicciones más pequeñas, las funciones de gobierno ejecutivo que el virrey cumplía en la zona de residencia del virreinato. Esta dependencia, aunque mantuvo la norma de un gobernador nombrado por el rey, implicó que, en determinados casos, este nombramiento pudiese ser realizado por el virrey.
    Lo mismo pasó con el cargo de capitán general, primero asociado de adelantado y gobernador, y más tarde, reservado para algunos gobiernos con zonas dominadas por indígenas guerreros y rebelados con proliferación de corsarios, piratas o filibusteros en sus costas.
    El cargo de presidente tenía directa relación con todas las Audiencias en las cuales era ejercido por los virreyes o por los gobernadores. Sin embargo, adquiría especial importancia en las Audiencias subordinadas o presidenciales.
    Durante el siglo XVIII, a raíz de las reformas introducidas por la nueva dinastía de los Borbones, se creó el cargo de intendente, institución de origen francés, implantada y experimentada previamente e España desde 1749. Este funcionario, que sustituyó a gobernadores y corregidores, recibió facultades relacionadas con el gobierno, la hacienda y los asuntos militares y de justicia.
    El oidor era nombrado por el rey y actuaba en la administración colonial a través de la Audiencia. Un oidor debía recorrer la provincia con el fin de controlar la realización del buen gobierno del territorio. Asesoraba al virrey como consultor sobre materias de gobierno.
    El corregidor era el funcionario que representaba la autoridad real y presidía el Cabildo. Además administraba justicia en las ciudades pequeñas. Existían, también, los corregidores de indios que tenían autoridad sobre la población indígena, actuando como policías y controlando el régimen de trabajo.
    LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LA COLONIA
    La organización del Estado y la Monarquía hispánica bajo los Reyes Católicos
    El reinado de los Reyes Católicos (1469-1516) marca el límite entre la Edad Media y la Edad Moderna. Se caracteriza por la unión política de los reinos peninsulares, la conclusión de la Reconquista y el descubrimiento de América. Los órganos de poder en España eran:
    • la familia: el padre tiene todos los derechos sobre los hijos;
    • el municipio era la base territorial y estaba dominado por la nobleza, las atribuciones del municipio eran muy amplias, mayores que las del Estado;
    • el corregidor era una especie de gobernador civil con mayores poderes, su función era ejercida por la bajo y media nobleza;
    • el señorío territorial y señorial representaba la delegación del poder real en favor de un particular (más de la mitad de las villas de España estaban sometidas al régimen señorial).
    • el Rey: la autoridad real recibía una sanción religiosa y civil, tenía carácter absoluto (no estaba obligado a las leyes ordinarias, sólo a las morales y divinas); los poderes autónomos de que estaba dodata la sociedad se contraponían a la suprema autoridad que poseía el rey;
    • las Cortes representaban el reino y eran el órgano de colaboración con él, hacían jurar los fueros a los reyes y votaban impuestos extraordinarios;
    • los Consejos eran órganos asamblearios consultivos encargados de asuntos específicos: Consejo de Estado, Consejo de Castilla, Consejo de Indias, Consejo de Hacienda;
    • la Iglesia: el regalismo se fue cifrando en la confrontación permanente entre el poder monárquico y el pontificio por el control de dominios discutibles: retención de bulas, inmunidades, patronato sobre las iglesias, recursos de fuerza, los reyes de España reclamaban a la Iglesia los derechos a presentación de cargos eclesiásticos, pase regio y recursos de fuerza. Las interferencias entre Iglesia y Estado eran jurisdicionales, económicas y políticas.
    Incorporación de las Indias Occidentales al reino de Castilla
    «La América Hispana no estaba compuesta de “colonias”. La corona de Castilla no llamó nunca “colonias” a sus “reinos de Ultramar”; sino “reinos de las Indias”. Y un maestro vasco de la Universidad de Salamanca, comparaba, en 1529, la soberanía y dignidad política de esos “reinos” indianos, con las de los reinos europeos de Francia, Castilla y Venecia. Para reforzar impresiones, vale la pena comparar la rica cultura que floreció en la América española durante los siglos XVI, XVII y XVIII, con la escasa producción artística y literaria de la América inglesa, que sí era colonia.» [Hamilton, Carlos: Historia de la literatura hispanoamericana. Madrid: EPESA, 1966, p. 20]
    Las tierras conquistadas hasta el 1518 se consideraron jurídicamente adquiridas a título personal mitad por el rey Fernando de Aragón (Fernando el Católico), mitad por la Reina Isabel de Castilla (Isabel la Católica) y se administraron como señoríos reales.
    A partir de 1519, las llamadas Indias Occidentales fueron incorporadas al reino de Castilla como parte inalienable del mismo.
    «Los flamencos que llegaron a Castilla con Carlos I demostraron una brutal voracidad de mercedes, que el rey les concedió sin chistar y que constituyeron un verdadero escándalo; entre ellas figura la concesión de licencias en exclusiva para llevar esclavos a las Antillas, y que apenas obtenidas las vendieron a altos precios a negreros genoveses; el resultado fue que, por encarecimiento de la mano de obra, las plantaciones de caña en Santo Domingo se convirtieron en muy poco rentables y declinaron con rapidez.
    Las irresponsables y estrafalarias concesiones reales a los flamencos de su entorno fueron tantas que en la Corte se temió el traslado de Sevilla a Flandes de la Casa de Contratación de las Indias [fundada en 1503 para monopolizar el comercio con el Nuevo Mundo].
    Los colones de la isla Española, recelando que en tal tesitura el rey fuese capaz de regalar o vender las tierras que había heredado en el Nuevo Mundo, dejándoles sometidos a otro príncipe y a otras leyes que las castellanas, solicitaron del monarca la incorporación de las Indias Occidentales al reino de Castilla, con la promesa de que jamás serían enajenadas; de ese modo se aseguraban de que sus tradiciones e intereses quedarían preservados. La petición halagó al rey, y en 1519 quedó conformado que las Indias formaban parte inalienable de Castilla.» [Guillermo Céspedes: “La conquista”. En: Carrasco, Pedro / Céspedes, Guillermo: Historia de América Latina. Madrid: Alianza Editorial, 1985, vol. 1, p. 306]
    Lo que no impidió que en 1524 el rey concediera a genoveses y alemanes, súbditos suyos como emperador, permiso para asentarse en Indias y comerciar con aquellos territorios.
    En 1528, los Welser, una familia alemana de banqueros de Augsburgo, eran los principales prestamistas del emperador Carlos V, a los que éste había tenido que recurrir para financiar sus guerras contra Francia, los otomanos y los protestantes alemanes. Fue así como el Carlos V fue contrayendo una enorme deuda con los Welser. Para pagarla, firmó con ellos en 1528 una capitulación que les otorgaba la conquista de Venezuela, con derecho a nombrar gobernadores, así como el monopolio de introducción de esclavos negros y el derecho de efectuar navegaciones directas a los Países Bajos.
    En 1545, el Consejo de Indias retiró la concesión a la casa alemana por las graves disputas entre españoles y alemanes. En 1614, Matías Welser declaró la bancarrota de su banco.
    «La palabra “colonia” no puede aplicarse a la América de los Habsburgo, porque el estatuto jurídico de los “Reinos de Indias”, como se denominaba oficialmente al Nuevo Mundo, era idéntico al de los demás Estados de la Monarquía Hispánica.
    En los primeros tiempos, la Corona delegó muchas de sus atribuciones en personas particulares al no poder hacerse cargo directamente de la empresa americana. El rey, dueño nominal del Nuevo Mundo, cedía sus derechos de conquista sobre un territorio determinado a un particular a cambio de un porcentaje sobre los beneficios que se obtuvieran (el famoso quinto real). El contratante, por su parte, se comprometía a correr con todos los gastos de la conquista, exigiendo como compensación amplios poderes militares, civiles y criminales que conservaría mientras viviese. No obstante, una vez consumada la Conquista, el rey recuperó rápidamente los poderes cedidos.
    El gobierno de las Indias se ejercía mediante dos tipos de instituciones: las generales, comunes para toda América, y las locales. Las primeras estaban en la Península Ibérica, y las segundas se repartían a lo largo y ancho del continente.» [Vázquez, Germán / Martínez Díaz, Nelson: Historia de América Latina. Madrid: Sociedad General Española de Librerías, 1990, 111-112]

    ORGANISMOS DE GOBIERNO METROPOLITANOS

    La Casa de Contratación de las Indias (1503)
    La Corona castellana, al monopolizar los derechos de descubrimiento y soberanía sobre los nuevos territorios, quiso controlar también la emigración a ultramar. El tráfico castellano con América se centralizó en Sevilla, donde el rey tuvo un representante y pronto creó su Casa de la Contratación de las Indias occidentales en 1503, a imitación del modelo lusitano de la Casa de Guiné e Mina, más tarde Casa de India. La Casa de contratación tenía un carácter económico. Sus objetivos principales eran: organizar y controlar el tráfico marítimo, recaudar los impuestos de la Corona sobre el transporte de mercancías y viajeros, juzgar los delitos civiles y criminales cometidos durante los trayectos trasatlánticos o en contra de las leyes que regulaban la navegación de las Indias, y el de regular y vigilar el movimiento migratorio a las Indias. El empeño por controlar el traslado de los pasajeros a América permitió acumular una documentación de gran interés para los historiadores y para la demografía histórica.
    El Consejo de Indias (1517) – Consejo Real y Supremo de las Indias
    Los orígenes de este máximo órgano consultivo del gobierno de Indias se remontan a 1517, fecha en la que los responsables de la política americana se independizaron del Consejo de Castilla. Pero el Consejo Real y Supremo de Indias no adquirió su forma definitiva hasta el reinado de Felipe II. Creado en 1524 para atender los temas relacionados con el gobierno de los territorios españoles en América. En 1834 resultó definitivamente suprimido.
    En 1568 se concretaron las cuestiones a las que el Consejo había de hacer frente. Las competencias del Consejo abarcaban todas las facetas del gobierno de América, salgo la militar y la económica (Guerra y Hacienda), encomendadas a la Junta de Hacienda de Indias y a la Junta de Guerra de Indias.
    El Consejo de Indas realizó una extraordinaria tarea legislativa, adaptando las leyes castellanas a las necesidades del Nuevo Mundo y elaborando otras nuevas en caso de necesidad. Hizo una permanente revisión del extenso cuerpo legislativo que se iba acumulando desde el inicio de la política indiana. El Consejo creó también la figura del cronista de Indias.
    Una gran parte de la legislación de Indias tenía como objeto la protección de la población indígena: Leyes de Burgos (1515), las Ordenanzas sobre el buen tratamiento a los indios (1526), las Leyes Nuevas (1542). Para hacer cumplir estas leyes se creó la figura del Protector de indios, cargo que desempeñó Bartolomé de las Casas.
    A principios del siglo XVIII, con la reforma de la administración pública llevada a cabo por el primer rey de la Casa de Borbón, Felipe V, el Consejo de Indias pasó a depender, en tanto que órgano superior de justicia para las colonias americanas, de la Secretaría de Estado y de Despacho de Marina e Indias. En medio de la guerra de la Independencia española, resultó suprimido y restablecido sucesivamente en varias ocasiones desde 1809 hasta el final de la misma, en 1814, para desaparecer de la estructura organizativa del Estado español, de forma definitiva, en 1834.

    ORGANISMOS DE GOBIERNO AMERICANOS

    Los CABILDOS
    La base política de la colonia la formaban los cabildos, instituciones municipales que en su día constituirían la base de los movimientos emancipadores. Ya dijo algún autor que España sembró cabildos en toda Hispanoamérica y recogió más tarde naciones.
    El cabildo americano era un organismo dedicado al gobierno de las ciudades de la América hispana. En teoría estaba elegido por los vecinos, pero estuvo muy mediatizado por los virreyes. Tenía carácter colegiado y estaba basado en el modelo español de ayuntamiento o cabildo castellano medieval. Cada cabildo estaba constituido por un conjunto de vecinos elegidos por sus conciudadanos cabezas de familia, que en la mayoría de los casos fue sólo un planteamiento teórico. Estaba formado por de 6 a 12 regidores y dos alcaldes mayores.
    A partir de 1591, los cargos también podían ser adquiridos a través del sistema de venta de oficios, hasta convertirse en vitalicios y hereditarios. Los cargos de alcaldes y regidores se elegían anualmente. Para controlar este sistema de cabildos colegiados, eran nombrados por el rey o el virrey los llamados corregidores o alcaldes mayores, que no podían ser vecinos de la ciudad en la que ejercían ni poseer tierras ni en ella ni en su distrito. También había corregidores de indios, dedicados al gobierno de las poblaciones indígenas. Algunos de estos corregidores fueron indígenas.
    Durante los primeros años de la vida de las ciudades, los cargos del cabildo fueron ocupados por los encomenderos, que posteriormente fueron sustituidos por las elites económicas hasta convertirse en muchos casos en monopolio de las oligarquías, cuyos componentes se iban eligiendo entre sí un año tras otro. Estas oligarquías, poseedoras de grandes capitales, formaron el germen de las tendencias independentistas en el siglo XIX. Estos cabildos, que se consideraban depositarios de la autoridad de la nación, fueron el preludio de la independencia de la América hispana (Buenos Aires, Bogotá, 1810).
    Las AUDIENCIAS
    Como eslabón intermedio entre los cabildos y el virrey, estaban las audiencias, que eran un organismo colegiado integrado por jueces, denominados oidores, con la función de administrar justicia y actuar como tribunales de apelación en las diferentes provincias. Más tarde se añadió un fiscal. En el orden jerárquico, ocupaba un lugar por debajo del virrey, aunque mantenía un alto nivel de independencia. Las audiencias americanas tuvieron mayores competencias que las españolas, que sólo actuaban como tribunales de justicia.
    Con el título de audiencias gobernadoras, ejercieron el mando en las primeras áreas conquistadas, antes de la formación de los virreinatos. Su principal cometido fue reforzar la autoridad real frente al poder que reclamaban los conquistadores, así como consolidar el gobierno colonial tras un periodo inicial de formación. En estos casos, desempeñaban al mismo tiempo la función de gobierno y la de justicia, llegando a veces a hacer funciones de virreyes.
    Con precedentes en el bajo Imperio Romano (audientia principis, audiencias episcopales) y en el aula regia de los visigodos, las audiencias o chancillerías aparecen en los reinos hispánicos en la baja Edad Media como tribunales inapelables y generadores de legislación en los que el rey, asesorado por miembros de la Corte, imparte justicia personalmente. Fueron reorganizadas a principios de la Edad Moderna (reinos de Castilla y Aragón). La audiencia se componía de juriconsultos (oidores para asuntos civiles, alcaldes del crimen para causas criminales) bajo la presidencia del representante real, el regente.
    Transplantadas a América, la fundación de las audiencias americanas represente el paso de la conquista a la colonización, controlada por la Corona española.
    Audiencias en el siglo XVI:
    La Audiencia de Santo Domingo (actual República Dominicana) actuó desde 1524 hasta 1527.
    La Audiencia de México (1527)
    La Audiencia de Panamá (1530)
    La Audiencia de Lima (1542)
    La Audiencia de Los Confines o Guatemala (1543)
    La Audiencia de Santa Fe de Bogotá (Colombia) (1549)
    La Audiencia de Nueva Galicia o Guadalaja (México) (1548)
    La Audiencia de Charcas (1559)
    La Audiencia de Buenos Aires (1561)
    La Audiencia de Quito (1563)
    La Audiencia de Chile (1563)
    Al final se formaron once audiencias en tierras americanas y una en Manila (Filipinas).
    El papel que desempeñaba la audiencia en su relación con el virrey era fundamentalmente consultivo y de asesoramiento. Pero su función fundamental era la judicial y actuaba con independencia del propio virrey. En cuanto a la Hacienda, la audiencia tenía la misión de cuidar de los intereses de la Corona. La audiencia asumía las funciones del virrey en caso de muerte en activo de éste.
    La GOBERNACIÓN
    En algunos países, territorio que depende del gobierno nacional: las gobernaciones en la antigua América hispánica gozaban de competencias administrativas, legislativas y judiciales.
    Circunscripción gubernativa de la América Colonial, dependiente judicialmente de las Audiencias y administrativamente de los Virreinatos.
    El gobernador realizaba funciones administrativas, legislativas y judiciales, ayudado por un teniente de gobernador y por un asesor letrado si no sabía de leyes. Ambos cargos solían ser nombrados por el propio gobernador. Generalmente el gobernador recibía también el cargo de capitán general, que aparejaba el mando militar.
    La gobernación fue sobre todo un instrumento de controlde la Corona. El primer gobernador de una provincia era el conquistador que la había sometido, el cargo de gobernador se incluía en las capitulaciones. Cuando fallecía el primer gobernador (conquistador), el rey recobraba el cargo y nombraba un funcionario para ejercer la gobernación por un periodo de tres u ochos años. El gobernador era la máxima autoridad administrativa y judicial de una región, su cargo incluía también el control militar de la provincia, aunque esta función la desempeñaba a veces la Capitanía general, cargo que desempeñaban militares profesionales.
    Los VIRREINATOS
    En la cima de la organización jurídico-política estaban los virreyes.
    Virrey era el título utilizado en España, Portugal, Gran Bretaña y Francia para denominar al representante de la monarquía en el gobierno de los reinos situados fuera de los propios límites fronterizos.
    En la Edad Media, en los antiguos reinos de la corona de Aragón, el virrey gobernaba en ausencia del rey, asumiendo sus funciones como “otro yo” del soberano. Este cargo aparece a principios del siglo XV en España y tiene muchas veces carácter transitorio. Respondía a las necesidades de la administración de la Corona de Aragón, en la que el monarca era rey de todos y cada uno de los diferentes reinos que quedaban incorporados a la Corona: Aragón, Cataluña, Valencia y Mallorca, así como de las conquistas realizadas fuera de los límites peninsulares.
    Al residir los reyes en Castilla, durante el siglo XVI, la institución del virreinato o virreino se hizo permanente, si bien se tendió a reforzar su carácter administrativo, como lugarteniente general. El cargo pasó a la América colonial a partir de 1535. El título recayó en miembros de la nobleza castellana, y conllevaba amplios poderes y elevada dignidad.
    Ya antes del descubrimiento de América, el convenio que los Reyes Católicos firmaron con Cristóbal Colón en las Capitulaciones de Santa Fe (1492) otorgaba a Colón los oficios de almirante, virrey y gobernador en cuantas islas o tierra firme descubriera. A pesar de este nombramiento y del que mantuvo su hijo Diego Colón, el título y sus definitivas competencias no quedaron fijados hasta 1535.
    Los virreyes eran elegidos entre los miembros de la nobleza española, especialmente la castellana y solamente en casos muy contados fueron nombrados para desempeñar el cargo personajes nacidos en América (criollos). A veces y con carácter interino, ocupaban este puesto eclesiásticos, especialmente arzobispos, mientras llegaba desde España el nuevo virrey nombrado por el monarca. El periodo de mandato estuvo limitado a seis años y luego a tres, con posibilidad de renovación.
    Las atribuciones de los virreyes eran amplias, pero estaban oficialmente muy controladas. Los virreyes carecían de la independencia necesaria para actuar con iniciativa propia. A veces se originaban disputas por la competencia por la confusión de funciones con los gobernadores y capitanes generales. Al final de su mandato eran sometidos a una inspección denominada juicio de residencia.
    La Corona instituyó las “visitas” para controlar a sus funcionarios, incluido el virrey. El “visitador” era nombrado para el caso por el mismo rey y tenía que informar al rey sobre los abusos cometidos por las autoridades, proponiendo las reformas necesarias. El virrey estaba obligado a rendir al rey de España cuentas de todos los asuntos importantes de su gobierno, incluidos los de carácter religioso.
    Etapas del desarrollo político de Hispanoamérica:
    La América de los Austrias > siglos XVI-XVII
    Durante los siglos XVI y XVII sólo existieron dos virreinatos:
    Virreinato de la Nueva España (1535) desde México a Panamá.
    Tras la conquista de México y transcurridos los primeros años del gobierno de Hernán Cortés, el emperador Carlos V nombró a Antonio de Mendoza virrey de Nueva España y presidente de la Real Audiencia de México. Sus sucesores tendrían además el título de capitán general, que en aquella época todavía pertenecía a Cortés. La jurisdicción del virreinato novohispano llegó a incluir desde La Florida y California hasta Panamá, y desde las Antillas y parte de Venezuela hasta las islas Filipinas.
    Virreinato del Perú (1542) resto del continente, excepto la costa venezolana y las Antillas, que pertenecían a la antigua Audiencia de Santo Domingo (1512).
    En 1542 se fundó el virreinato del Perú, cuyo primer virrey, Blasco Núñez Vela, fue nombrado el 28 de febrero de 1543, y su jurisdicción se extendió desde Panamá hasta los actuales territorios de Chile y Argentina.
    La América de los Borbones > siglos XVIII-XIX
    Virreinato de Nueva Granada (1719-1724, 1740) con Venezuela, Colombia y Ecuador.
    En 1717 se creó el virreinato de Nueva Granada, que fue disuelto en 1723 y vuelto a crear, ya definitivamente, en 1739.
    Virreinato del Río de la Plata (1776) Argentina, Uruguay, Paraguay y parte de Bolivia.
    En 1776, finalmente, se creó el virreinato del Río de la Plata. Estos dos últimos virreinatos se formaron a partir de una subdivisión del virreinato del Perú.
    Lucha por la independencia > 1810-1825
    Formación de las naciones independientes actuales.
    Lucha por la democracia: Caudillismo y oligarquía > 1825-1900
    Lucha entre liberales y conservadores, federalistas y centralistas.
    ESTRUCTURA SOCIAL DE LA COLONIA AMERICANA
    Hasta la llegada de Diego Colón como gobernador a Santo Domingo (1509), la sociedad antillana estaba constituida por inmigrantes de la clase humilde procedentes de Andalucía occidental y Extremadura, algunos vascos, aragoneses, genoveses, esclavos negros hispanizados y gentes de varia procedencia. El mestizaje racial ya se había iniciado, ya que la mayoría de los inmigrantes llegados de Europa eran solteros.
    Llega Diego Colón, acompañado de su esposa, de familia noble, y comienza a constituirse una sociedad estamental al estilo castellano. La élite del poder la formaban los funcionarios reales. Los repartimientos y encomiendas de indios, servirían de base a una jerarquización social, apoyada en los siguientes factores; la condición de hidalgo, a falta de nobles, era la más apreciada por los gobernadores; los lazos de amistad y paisanaje con los que ejercían el poder; la veteranía y experiencia en la frontera del baquiano. Primero estaban los funcionarios públicos y los clérigos, les seguían en influencia los encomenderos y misioneros, luego los empresarios (mercaderes, prestamistas, dueños de medios de explotación o de transporte); a continuación estaban los propietarios de plantaciones o de ganado. En los niveles más inferiores estaban los técnicos mineros, los empleados y criados, los artesanos, los aventureros, los vagabundos.
    Un tipo social de gran importancia en la conquista y colonización de América fue la figura del llamado baquiano, el veterano que conocía bien el terreno, los caminos, las trochas y los atajos. Derivado del árabe baqiya ‘el resto, lo restante’: hombres de baquía parece haber indicado primitivamente los que quedaron en América de expediciones anteriores, y por lo tanto conocían ya el país, de modo que eran de gran utilidad para dirigir, guiar y orientar a los recién llegados de la península. El baquiano, el conocedor del terreno, comenzó siendo cazador de esclavos para los trabajos en las minas, pero abrió el camino para asentamientos. Los baquianos, odiados y temidos por los indígenas, despreciados como rudos y crueles por muchos castellanos en el Caribe y en la Península, terminaron por ganarse el respeto de no pocos de sus socios, amigos, cómplices y aun enemigos y a hacerse imprescindibles. Eran tipos curtidos y resistentes a las adversidades climatológicas, de gran tenacidad y bravura. Estos triunfadores se volvieron cada vez más ambiciosos, líderes testarudos, prestos a jugarse la vida –sin miedo y sin temeridad– primero por dinero, luego también por alcanzar prestigio social y poder político.
    h

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: