4.1. CHILAM BALAM DE CHUMAYEL

CHILAM BALAM DE CHUMAYEL

Pasada la  celebración del   V centenario del “descubrimiento” de América son muy pocas las voces que han dicho algo sobre la tradición precolombina. Parecería que un prejuicio impidiera a los estudiosos de lo esotérico ocuparse de un tema que se presenta clarísimo respecto a la Cosmogonía Perenne. Eso, sin mencionar que lo esencialmente indígena ha quedado completamente de lado en las celebraciones, aunque se trate de aparentar lo contrario.

CHILAM BALAM DE CHUMAYEL

 

El Chilam Balam de Chumayel es acaso el más importante de los Chilam Balams, textos sagrados y proféticos escritos por los sacerdotes Mayas especialmente en Yucatán durante la conquista española. Los autores de esta obra esotérica y difícil como toda escritura sacra y tradicional, como todo libro de sabiduría, parecen ampararse en la religión cristiana para de este modo poder transmitir las doctrines cosmogónicas autóctonas las cuales son asimiladas a la religión de los conquistadores, como sucede hasta nuestros días; esto constituye una prueba de la capacidad y la comprensión de los sabios y sacerdotes indígenas, los que fueron capaces de entrever la unidad fundamental de sus creencias y la similaridad de la cosmovisión de vencedores y vencidos, la que también fue advertida por los mejores religiosos europeos en sus crónicas. Reproducimos aquí textos de la versión realizada por Antonio Mediz Bolio editada en Costa Rica en 1943 y actualmente publicada por la SEP de México, con prólogo, introducción y notas de Mercedes de la Garza, aunque no incluimos sus excelentes comentarios. Ralph Roys también tradujo estos textos del maya al inglés: The Chilam Balam of Chumayel, Oklahoma Press, Norman, 1933 y The maya katun prophescies of the book of Chilam Balam, Carnegie Institution of Washington D. C., 1954. También existe una versión al Castellano sintetizada de Alfredo Barrera Vásquez y Silvia Rendón: El libro de los libros de Chilam Balam, F.C.E., México, 1948. Igualmente hay otra edición de M. Rivera, que se basa en la de Médiz Bolio pero levemente modificada: Chilam Balam de Chumayel, Historia 16, Madrid, 1986. En realidad las distintas versiones coinciden de modo general y no se altera en ellas los valores simbólicos y metafísicos. Los especialistas creen que todos estos escritos indígenas, de expresión cristianizada, son copias de libros jeroglíficos antiguos, adaptados a las nuevas modalidades del paso del tiempo; recopilaciones, para salvar su tradición cosmogónica y metafísica original, presentar así su verdad y realizar su identidad. A continuación publicamos algunos textos de este conjunto, especie de “almanaque”, estructura que corresponde igualmente a los códices precolombinos; obsérvense también los extraños latines y su rústico encanto, su ambigüedad y valores fonético-rítmicos. Agregamos a la versión de Médiz Bolio del Libro de los Espíritus, y del Trece Ahau Katún, la inglesa de Ralph Roys traducida al español por María Montoliú Villar, tomada de su obra Cuando los dioses despertaron, U.N.A.M., México, 1989, trabajo que oportunamente comentaremos; creemos que para el lector será interesante cotejar ambas versiones.

 

Texto

Dominus vobiscum, decían todos cantando allí donde no había cielos ni tierra.

Del abismo nació la tierra, cuando no había cielos ni tierra.

El que es la Divinidad y el Poder, labró la gran Piedra de la Gracia, (Tun Gracia) allí donde antiguamente no había cielo.

Y de allí nacieron Siete Piedras sagradas (Tunes), Siete Guerreros (Katunes) suspendidos en el espíritu, Siete llamas elegidas.

Y se movieron. Y siete fueron sus gracias también, y siete sus santos.

Y sucedió que incontables gracias nacieron de una piedra de gracia. Y fue la inmensidad de las noches, allí donde antiguamente no había Dios, porque no habían recibido a su Dios, que solo por si mismo estaba dentro de la Gracia, dentro de las tinieblas, allí donde no había cielos ni tierra.

Y fue formado al fin un Guerrero, cuando no había nacido el Primer Guerrero, y tenía los cabellos en guedejas.

Aden ti parami. Y fue su divinidad. Y entonces salió y se hizo varón en la segunda infinita Piedra de Gracia. Alpinon es el nombre de su ángel.

Cuando hubo nacido, salió y pidió su Segunda Gracia, en la segunda inmensidad de la noche, donde antes nadie había. Y recibió su divinidad é1 solo por si mismo.

Y cuando vino a salir, “ofirmar” dulcemente dijo. Y recibió su divinidad é1 solo por sí mismo. Y salió y fue a la tercera infinita Piedra de Gracia. Albacongel es el nombre de su ángel, el de la tercera Gracia.

Fue a la cuarta infinita Piedra de Gracia, en la cuarta noche. Atea Ohe es el nombre de su ángel. Naciendo, quiso su cuarta Gracia, y empezó a decirse solo en sí mismo: “Ah, Dios Poderoso, yo no soy nadie, pues, por mí mismo”. -Así decía en su esencia, en su divinidad.

“Me voy”, suavemente dijo.

Y fue a la quinta infinita Piedra de Gracia, en la quinta infinita noche. Cuando hubo nacido el Quinto Guerrero quiso su Quinta Gracia. Y se levantaron las palabras de su divinidad y nació su ángel. Decipto es su nombre.

Y dijo: “Me voy. Yo soy, pues. Soy Dios, pues. Soy poderoso, pues.” -Así hablaba por sí misma su divinidad. “Aninite dei sin“, decía cuando recibió su divinidad por si mismo.

Y fue a la sexta infinita Piedra de Gracia, en la sexta medida de la noche, el Sexto Guerrero (Katún). ¡dioses poderosos, oíd mi voz. Nadie hay en mi soledad.

Cuando hubo nacido, quiso su Séptima Gracia. Conlamil es el nombre de su ángel. -¡Yo os adoro, dioses, oíd mi voz! ¡No hay nadie. Nadie escucha mi voz! -así suavemente hablaba y decía, mientras nacía su Séptima Gracia.

Contento nació el séptimo Guerrero (Katún). Siete veces se alumbraron las siete medidas de la noche, siete veces infinitas.

Abiento bocayento de la Zipilna de fente note sustina gracia. Trece mili y no cargo bende“. Primera, segunda, tercera, tres veces cuatrocientas épocas, miles de épocas y despertó la tierra de Dios el Verbo, é1 solo por sí mismo.

Del fondo de la gran Piedra de la Gracia, despertó la tierra de Dios el Verbo. Su nombre es Unidad con Dios el Verbo.

Este su nombre, que hiende las épocas, es: el Eterno, el de una sola Edad, el Muy Alto. Y vino su Descendiente de Siete Generaciones. Y cuatro veces resonó su Gran Palabra, sello de la noche, sello del cielo: “Yo soy el principio, yo seré el fin”.

He aquí el entendimiento oculto de su palabra, datate, aquí recibido en esta tierra. Yo soy Unidate, yo soy Unitata, yo soy su sonido. Yo soy Unitata. “A nuni viene Unidad“.

Nilu es el nombre de la noche. Es la primera palabra de Dios, es la primera palabra del Verbo. Así, machacó la piedra, solo por sí mismo, dentro de la noche.

Tomás (Etomas) Sipancas es el nombre del Espíritu cuyo Señor es el Primer Guerrero. Ota-ho en el cielo. Arcángel es el nombre del Espíritu. Heronix es el nombre del Espíritu que va delante de é1. Joramis es el nombre del Espíritu del Segundo Guerrero. He aquí que dijo cuando se abrió la Piedra: “Yaxyonlacalpa“. Escondió su nombre. En el santo cielo fue Nuestro Santo Padre el Verbo: Bolay es su nombre. Y conoció el segundo cielo, en donde está el polvo de los pies de la Sustinal Gracia.

Allí se forma la Sabiduría, golpeando la piedra dentro de la oscuridad.

Y fue creada la Piedra que fundó las piedras, las Tres Piedras que fueron a asentarse a los pies de la Sustinal Gracia. Las piedras que nacieron estaban debajo de la Primera Piedra. Y eran hermanas iguales.

Entró entonces Chac, el Gigante, por la grieta de la Piedra. Gigantes fueron entonces todos, en un solo pueblo, los de todas las tierras. Y el Primer Rey fue Dios.

En la época Primera, fue creado el único hijo de Dios. En la Segunda, el Verbo. En la Tercera época, Expleo, éste es su nombre en el cielo.

Y nació Chac, el Gigante que Opilla es su nombre, al mismo tiempo que su cielo, que empileo, cielo, es su nombre. Expleo es su nombre, dentro del primer Libro de Dios. Hebones. El único Hijo de Dios, espejo que abrirá su hermosura, es el Señor de la Piedra, Padre.

Cuando fue a crear el cielo del cielo, se abrió una Gracia y una Piedra. Nacido era el Fuego. Tixitate es su nombre, la luz del cielo. Que Sustinal es la luz de la luz del cielo. Acpa. Porque el Guerrero (Katún) creó la luz dentro del cielo. Alpa u manga es su nombre. Y se acabó.”

 

* * *

Los ángeles, los Espíritus (Cangeles ik) se alzaron mientras eran creadas las estrellas. No se había alumbrado la tierra, no había cielo ni tierra. Eran:

El Pauah rojo (Chac Pahuahtun)

El Pauah blanco (Zac Pahuahtun)

El Pauah negro (Ec Pahuahtun)

El Pauah amarillo (Kanpahuahtun).

Entonces en el Primer cielo, Dios el Verbo tenia sujeta su Piedra, tenía sujeta su Serpiente (cangel) tenía sujeta su Sustancia (Kabalil). Allí estaban suspendidos sus ángeles. El Espíritu nombrado Corpinus, y he aquí, debajo, Orele, a la altura de la tierra. Tres Personas eran: El Dios Verbo, el Dios Hijo, el Dios Espíritu Santo.

En ese tiempo los planetas, eran: Saturno, Júpiter, Marte y Venus; ésos se dice que tenía en su mano el Dios en el cielo; antiguamente los creó. He aquí el nombre del cielo: Christalino. Este ángel, que Corpinus es su nombre, extendía la bendición del Padre, allí donde no había cielo ni tierra, Inpicco es su nombre. Rociaba a todos los ángeles. Baloyo es su nombre. Cacahuecan -sexos- es su nombre. Et sepeuos es su nombre. Laus deo.

 

* * *

Abajo Chac-Bolay-Balam y Cacau Balamté. Esperas es su nombre en la sexta capa del cielo, Isperas es su nombre en la séptima capa del cielo. Fue creado sobre la tierra por Dios Poderoso. En la séptima época nació dentro de la noche. Espíritu es su nombre.

S.to. Eden Deus, S.to. Eluseo, Santos. Él vio nacer el centro de la Piedra, el centro de la noche. Se repite.

Ardió entonces. Entri de noche. Fue lo que dijo: cuando habló al centro de la Piedra, al centro de la noche. –Tronas aleseyo de Mundo de gracia en appedia leyo zipidiate en picted gracia Sto. Esuleptum Jaan estunast gracia suplilis eltimeo me firme abin Finites gracia y metis absolutum timetis de gracia. Eden deo gracia de Fentis de gracia Fenoplis tun gracia locom dar y me gracia, tretris un mis gracia. Nositusi de gracia in pricio de gracia. Tresimili uno de cargo leonte.

Uno, dos, tres, un montón, trece veces cuatrocientos, Katunes infinitos antes de que despertara la tierra, fue creado el centro de la Piedra, el centro de la noche, allí donde no había cielo ni tierra, cuando fue dicho por Dios el Verbo, solo por sí mismo, en la Profunda Noche.

Sonó la primera palabra del Dios, allí donde no había cielo ni tierra. Y se desprendió de su Piedra y cayó al segundo tiempo y declaró su divinidad. Y se estremeció toda la inmensidad de lo eterno. Y su palabra fue una medida de gracia, un destello de gracia y quebró y horadó la espalda de las montañas. ¿Quién nació cuando bajó? Gran Padre, Tú lo sabes.

Nació su Primer Pincipio y quebró y barrenó la espalda de las montañas.

-¿Quiénes nacieron allí? ¿Quiénes?

-Padre Tú lo sabes. Nació el que es tierno en el cielo.

Ciripacte horca mundo ni nompan est noche amanena omonena Apaopa. Salió el Espíritu de la infinita Gracia. Zipiones ted coruna Pater Profecida. Hablaró cuando llegue a la Séptima gracia, la Virgen Piedra de la Gracia. Baltepiones ortezipio Reciquenta noche hun ebutate hun cute Profeciado. Sucedió que fue llamado el ángel Jerupite y le fueron dados en el cielo Corporales de ojales por el primer Papa.
 

EL TRECE AHAU KATUN 
Esta es la cara del Katún, la cara del Katún, del Trece Ahau: Se quebrará el rostro del Sol. Caerá rompiéndose sobre los dioses de ahora. Cinco días será mordido el Sol y será visto. Esta es la representación del Trece Ahau.

Señal que da Dios es que sucederá que muera el Rey de esta tierra. Así también que vendrán los antiguos Reyes a pelear unos contra otros, cuando vayan a entrar los cristianos a esta tierra. Así dará señal Nuestro Padre Dios de que vendrán, porque no hay Concordia, porque ha pasado mucho la miseria a los hijos de los hijos.

Nos cristianizaron, pero nos hacen pasar de unos a otros como animales. Y dios está ofendido de los Chupadores.

Miliquinientos treinta y nuebe años, así: 1539 años.

Al oriente esta la puerta de la casa de don Juan Montejo, el que metió el cristianismo en esta tierra de Yucalpetén, Yucatán.

Chilam Balam, Profeta

 

Traducción R. Roys:
“El señor esté con vosotros, finalizaron las palabras de su canto, cuando no habían aún ni cielos, ni tierra. Cuando el mundo estaba sumergido, cuando no habían ni cielos, ni tierra, nació la piedra tres veces preciosa, después de que se declaró la divinidad del que gobierna, cuando no había cielo. Entonces nacieron siete katunes, siete tunes, que se sostuvieron en el corazón del viento, los siete elegidos. Entonces se dijo que, sus siete gracias también se animaron. Sus santas imágenes fueron siete. Pero mientras permanecían sin labrar, ocurrió el nacimiento de la primera piedra preciosa y de gracia, la primera gracia infinita en la infinita noche, cuando no había Dios. Todavía no recibía él su divinidad, sino que permanecía solo, en la gracia, en la oscuridad, cuando no habían cielos ni tierra. Entonces partió al final del katún, puesto que no podía hacerlo al principio. Se veían allá sus largas güedejas de cabello, adeu parami; cuando salió le llegó su divinidad. Entonces se convirtió en hombre en la segunda piedra infinita, preciosa y de gracia.

En seguida llegó el segundo katún. Alpicón, fue el nombre de su ángel cuando nació. A la segunda gracia se le permitió partir, en la segunda noche infinita, cuando no estaba nadie presente. Recibió entonces su divinidad cuando llegó, solo, por su propio poder. –Oh firmar, dijo, cuando por su propio poder recibió su divinidad.

En seguida él continuó y llegó a la tercera piedra infinita, preciosa y de gracia. Alba Congel fue el hombre de su ángel. Esta fue la tercera gracia.

-Permítaseme proceder hacia la cuarta e infinita piedra preciosa y de gracia, en la cuarta noche. Atea Ohe fue el nombre de su ángel. La cuarta gracia nació y comenzó a hablar de su propio poder. -Oh Dios, el Gobernador. Después de todo nada soy por mi mismo. Estas fueron sus palabras desde su escondite dentro de la gracia y divinidad. -Permítaseme proceder dijo.

En seguida él llegó a la quinta e infinita piedra preciosa y de gracia. La quinta gracia nació en el quinto katún. Cuando se elevó, se declaró su divinidad. Entonces su ángel nació: Decopo fue nombre, cuando se elevó. -Ya que esto es así, permítaseme seguir. ¿Después de todo, quién soy? -Soy Dios el que gobierna (el katún). Y se declaró su divinidad por su propia fuerza. –A ninite dei sin, dijo, cuando recibió su divinidad por su propio poder.

En seguida llegó él a la sexta, infinita y preciosa piedra de gracia, la sexta medida de la noche, en el sexto katún: -¡Ey dioses ey gobernantes! Contestadd a mis preguntas, después de todo nadie soy por mí mismo.

Prosiguió la séptima gracia. Colamil fue el nombre de su ángel. -Entrego las cosas de Dios a ustedes que sois dioses. Contestad a mis palabras. No hay respuesta. No hay nadie después de todo. Así habló é1, cuando nació la séptima gracia. Hubo regocijo en su corazón por el nacimiento de los siete eligidos, los siete katunes, las siete luces, las siete medidas de la noche, las siete cosas infinitas.

Abiento bocayento de la zipil na de fente note. Sustinal gracia, trece mili, uno cargo bende. El primero, el segundo, el decimo tercero doblez; trece símbolos de los katunes, tres, siete, ocho mil. Entonces Dios, el Padre, despertó de su inconciencia por su propio poder, en la piedra tres veces preciosa y de gracia. Dios, el Padre, como fue conocido su nombre. Unidad y Dios, el Padre, fueron sus nombres desde que se abrió el katún para ustedes. Allí estaban tres generaciones de ángeles que aumentaron su estatura cuando é1 llegó. Siete fueron sus generaciones de ángeles. Cuatro veces dijo su discurso. Su señal estaba en la altura, en la oscuridad. -Yo soy el principio y será el final. Estas fueron las palabras de su poderosa entereza. –Datate aquí lo cual ha sido recibido… Yo soy la Unidata. Soy Unitata Anuni. Unidad cometa.

Este fue el primer discurso de Dios; el primer discurso del Padre. Nilu fue el nombre de la noche, su piedra preciosa, sola en la noche, era de piedra limpia. Etomas Cipancas, el nombre del viento. Su padre fue el primer katún. El nombre del viento fue Otohacamil Aucangel. El nombre del viento fue Hieron. El nombre del viento fue Virtutus. En el segundo katún nombre del viento fue Joramis. Esto fue lo que dijo cuando cambió su piedra: Jaxyoncalpa. El cielo se cubrió con el nombre de nuestro Santo Señor. El padre lo elevó. El nombre de la serpiente del segundo cielo fue Bolay. Estaba en la arena, al pie de la Sustinal Gracia cuando se le llamó. Se formó Lomías. Durante la noche su piedra fue la piedra aguda. Su piedra fue Zihontún, cuando las piedras se fijaron en sus lugares. Se colocaron tres veces a los pies de la Sustinal Gracia. Estas piedras que nacieron estaban bajo (dentro) de una piedra poderosa piedra de columna de piedra golpeada. En seguida se manifestaron ante un mundo (por obra) de Dios, el Padre, el primer gobernador. En el primer katún nació el hijo de Dios, en el segundo, el Padre. En el tercer katún estaba Expleo-u-caan, como se le llamaba y a quien se le corrigió su nombre, llamándole Chac Opilla cuando se elevó al cielo. Empileo-u-caan era su nombre. Expleo era su nombre, según la medida de las cosas del Señor. Hebones era el único hijo del Señor. Se sostenía en la piedra de su padre, sobre su hombro a ahorcajadas.

Después se creó en la altura el cielo turbulento. El fuego se creó, nació de una piedra, de una gracia. Tixitate fue el nombre de la luz del cielo. Sustinal, dijeron, era la luz con la que se alumbraba el cielo. Acpa hizo el katún después de que se originó la luz del cielo. Alpa-u-manga se llamaba cuando se acabó.

Estos son los ángeles de los vientos, los cuales aparecieron cuando é1 creó la estrella, cuando no había aún luz en el mundo, ni cielos, ni tierra: el Pauahtún Rojo, el Pauahtún Blanco, el Pauahtún Negro y el Pauahtún Amarillo.

Aquí estaba el cielo cuando Dios, el Padre, se manifestó sosteniendo en sus manos su piedra, sosteniendo su canhel, sosteniendo su rueda, de la cual pendían los cuatro ángeles de los vientos. Cerpinus fue el nombre de quien, de acuerdo con Orele, midió la tierra. Eran tres personas: Dios el Padre; Dios el hijo y Dios el Espíritu Santo. El colocó los planetas: Saturno, Júpiter, Marte, Venus; los cuales dijo, sostenía en su puño cuando los creó. Este cielo se llamó Cristalino. Aquí estaban los ángeles. Corpinus se llamaba quien tenía en su mano la bendición de Dios, cuando no habían cielos, ni tierra. Inpico era su nombre cuando los Angeles se rociaron con el hisopo. Baloyo se llamaba cuando el agua se esparció. Seros era su nombre, Et sepeuas. Laus Deo.

Abajo estaban Chac Bolay Balam y el Arbol del cacao llamado balamté. Esperas es el nombre del sexto cielo. Isperas el del séptimo cielo. Dios, el Gobernador, creó el mundo en el séptimo katún, en la oscuridad. Espíritu San Edendeus y San Eluceo fueron los santos que atestiguaron el nacimiento de quien estaba escondido dentro de la piedra, en la oscuridad. Se repite elitun entri de noche. Estas fueron las palabras del que estaba escondido dentro de la piedra, en la oscuridad: Tronas Aleseyo de mundo de gracia. En opedia tejo cipi dia te en pieted gracia. Edendeo gracia, de fentis de gracia, fenoplis tun gracia. Locom dar yme gracia, tretis u mis gracia Noci luci de gracia, in pricio de gracia trese mili uno de cargo, leonte.

Unos, dos, trece, una división, trece bakam de katunes. Tres, siete, ocho mil, fue la creación del mundo, cuando el que estaba escondido dentro de la piedra, en la oscuridad, nació, cuando no habían ni cielos, ni tierra. Dios Padre habló solo, en la oscuridad, que se sostenía como un fruto tres veces mustio a su Arbol, habló por su propio poder. Esta fue la primera palabra de Dios, cuando no habían cielos, ni tierra, cuando salió de la primera piedra y llegó a la segunda. En seguida se declaró su divinidad. Entonces, junto con la palabra de la primera piedra de gracia, la primera piedra labrada, resonaron ocho mil katunes. La guacamaya era quien vigilaba bien detrás del Acantún.

-¿Quién nació cuando nuestro Padre descendió? Vosotros lo sabéis. Nació enseguida la primera guacamaya quien lanzó piedras en el Acantún. -¿Cómo fue que nació lla semilla? ¿Cómo fue realmente, padre? -Vosotros lo sabéis. El tierno grano verde nació en el cielo. –Ciripacte, horca mundo. No mompan est noche. Amanema, omonema, apa opa; se dijo, cuando el viento salía de la gran piedra de gracia. Cipiones ted coruna, pater profecido, fueron sus palabras cuando llegó al séptimo estrato de la sólida roca de gracia. –Bal te piones, ortecipio reci cuenta noche. Hun ebrietate, hun cute profeciado; fueron las palabras del ángel Jerupiter. En seguida el cielo se colocó en su lugar, Corporales ti ojales, por (obra) del primer papá (también) el rostro del Katún y la tabla del Katún Trece Ahau. El Sol comenzó su recorrido, mirando hacia abajo durante el reinado de los hombres perecederos, los gobernantes perecederos. El Sol se eclipsó cinco días y se vio la antorcha del Katún Trece Ahau, el designio de Dios fue que sobrevendría la muerte a los gobernantes de esta tierra. El cristianismo llegaría. Los pueblos serían saqueados.

Estos son los augurios de Dios, nuestro Padre, cuando ellos llegaron, ya que no hubo acuerdos. Los descendientes de los primeros gobernantes fueron deshonrados, conducidos a la miseria, cristianizados; se les trataba como animales. Hay pesar en el corazón de Dios por causa de estos vástagos.

En el año de 1539 perteneciente al oriente, estaba la puerta de la casa de don Juan Montejo quien introdujo el cristianismo aquí en la tierra de Yucalpetén, Yucatán.

Chilam Balam, el profeta. Por lo tanto hoy es un día desafortunado.”

 

“Así explicó el antiguo sabio Mexchise, el antiguo Gran Profeta, Napuc tun, Gran Sacerdote, y así cantó que, cuando no había despertado el mundo antiguamente, nació el Mes y empezó a caminar solo.

Y dijo su abuela, y dijo su tía, y dijo la madre de su padre, y dijo su cuñada:

-¿Por qué se dijo que íbamos a ver gente en el camino?

Así decían mientras caminaban. Era que no había gentes antiguamente.

Y entonces llegaron al oriente. Y dijeron:

-Alquien ha pasado por aquí. He allí las huellas de sus pies.

‘Mide tu pie’, dicen que dijo la Señora del mundo. Y que fue y midió su pie Dios el Verbo. Este es el origen de que se diga Xoc-lah-cab, oc-lae, lah-ca-oc. Este dicho se inventó porque Oxl-ahun-oc (el de los trece pies), sucedió que emparejó sus pies.

Y partieron del oriente. Y se dijo el nombre de los días, que todavía no tenían nombre, antiguamente.

Y caminó con la madre de su padre, y con su tía y con la madre de su madre, y con su cuñada.

Nacido el Mes, creó el que se llama Día y creó el cielo y la tierra, por escala: agua, tierra, piedras, árboles.

Y creó las cosas del mar y de la tierra.

En el Uno Chúen sacó de sí mismo su divinidad e hizo el cielo y la tierra.

En el Dos Eb hizo la primera escalera, para que Dios bajara en medio del cielo y en medio del agua. No había tierra, ni piedra, ni árboles.

En el Tres Men hizo todas las cosas, la muchedumbre de las cosas; las cosas de los cielos y las cosas del mar y de la tierra.

En el Cuatro Ix sucedió que se inclinaron uno sobre el otro el cielo y la tierra.

En el Cinco Men sucedió que empezó a trabajar todo.

En el Seis Cib sucedió que hizo la primera candela y así fue que se hizo luz donde no había Sol ni Luna.

En el Siete Aban (Caban) nació la primera tierra, allí donde no la había para nosotros antiguamente.

En el Ocho Edznab afirmó sus manos y sus pies y los clavó sobre la tierra.

En el Nueve Cauac se ensayó por primera vez el infierno.

En el Diez Ahau sucedió que se fueron los hombres malos al infierno, porque todavía no se veía a Dios el Verbo.

En el Once Ix (Imix) sucedió que hizo las piedras y los Arboles. Eso hizo.

En el día Doce Ik sucedió que creó el viento. Y esta es la causa de que se llame Ik (espíritu); porque no hay muerte dentro de él.

En el Trece Akal sucedió que tomó agua y mojó tierra y labró el cuerpo del hombre.

En el Uno Kan sucedió que se rompió su ánimo por lo malo que había creado.

En el Dos Chicchan sucedió que apareció lo malo y se vio dentro de los ojos de la gente.

En el Tres Cimil (Cimi) fue la invención de la muerte. Sucedió que inventó la primera muerte Dios Nuestro Padre.

(Aqui hay un espacio en blanco que correspondería al Cuatro Man-ik, ‘el dia en que pasa el espíritu’.)

En el Cinco Lamat inventó el gran sumidero de la gran laguna del mar.

En el Seis Muluc sucedió que fueron llenados de tierra todos los valles, cuando no había despertado el mundo. Y sucedió que entró falsa voz de Nuestro Padre Dios en todos ellos, cuando no había voz del cielo, ni había piedras ni árboles, antiguamente.

Y entonces fueron a probarse unos a otros (los días). Y dijeron así:

‘Trece… Y siete en un grupo.’

Esto dijeron para que saliera su voz al que no la tuviera, cuando el Primer Dios, el Sol, les preguntara su origen. No se les había abierto el instrumento de su voz para que pudieran hablarse unos a otros. Y se fueron en medio del cielo y se tomaron de las manos para unirse unos con otros. Y entonces se dijo en medio de la tierra: ‘¡Sean abiertos!’ Y se abrieron los Cuatro Ah-Toc, que son cuatro.

 

Cuatro  Chic-chan Ah-Toc.
Cuatro  Oc Ah-Toc.
Cuatro  Men Ah-Toc.
Cuatro  Ahau Ah-Toc.

Los Ahau son Cuatro.

Ocho Muluc Cinco Cauac
Nueve Oc Seis Ahau
Diez Chuen Siete Imix
Once Eb Ocho Ik
Doce Men Nueve Akbal
Trece Ix Diez Kan
Uno Men-(Ben) Once Chichan
Dos Cib Doce Cimi
Tres Aban Trece Manik
Cuatro Edznab Uno Lamat

 

Con ellos fue creado el mes (Uinal), cuando despertó la tierra, y cuando fueron creados el cielo y la tierra, y los árboles y las piedras. Todo fue creado por Nuestro Padre Dios, y por su Palabra; allí donde no había cielos ni tierra estaba su Divinidad, que se hizo una nube sola por sí misma, y creó el universo. Y estremeció los cielos su divino y grande poder y majestad.

La relación de los días, día por día, debe leerse empezando por el oriente, según el orden en que está.

 

LA RUEDA DE LOS KATUNES
El Once Ahau se asienta el Katún en Ichcaansihó. Bajan hojas del cielo, bajan perfumes del cielo. Suenan las músicas, suenan las sonajas del de los Nueve Pies. En un día en que habrá faisanes azules, en un día en que habrá peces a la vista, en el día de Chakan-putún, se comerán árboles, se comerán piedras; se habrá perdido el sustento dentro del Once Ahau Katún.

Con siete tiempos de abundancia se asienta el Katún, el Cuatro Ahau Katún, en Chichén. Siete tiempos de abundancia son el asiento del Gran Derramador de agua. Tapado está su rostro y cerrados sus ojos bajo sus lluvias, sobre su maíz abundantemente derramado. Llenos de hartura están su estera y su trono. Y se derrama su carga. Habrá un día en que esté blanco su ropaje y blanca su cintura, y sea aplastado por el chorro del pan del Katún. Llegarán plumajes, llegarán pájaros verdes, llegarán fardos, llegarán faisanes, llegarán tapires; se cubrirá de tributo Chichén.

* * *

No Zaquí, sino Mayapán es el asiento del Katún, del Dos Ahau Katún. Cuando se haya asentado el Katún, bajarán cuerdas, bajará la ponzoña de la peste. Tres cerros de calaveras harán una rueda blanca a su cuerpo cuando venga con su carga atada. Ahogándose cogerá en su lecho un soplo de viento. Tres veces dejará caer su pan. Mediana hambre, mediano pan. Esta es la carga del Dos Ahau Katún.

* * *

Kinchil Cobá es el asiento del Katún, del Trece Ahau Katún. El dios maya Itzam, dará su rostro a su reinado. Se le sentirá tres veces en tres años, y cuando se cierre la décima generación. Semejantes a las de palmera serán sus hojas. Semejante al de la palmera será su olor. Su cielo estará cargado de rayos. Sin lluvias chorreará el pan del Katún, del Trece Ahau Katún. Multitud de lunares son la carga del Katún. Se perderán los hombres y se perderán los dioses. Cinco días será mordido el Sol, y será visto. Esta es la carga del Trece Ahau Katún.” [1]

 

 

 


[1] http://www.geocities.com/Athens/Atrium/9449/s2docs.htm

1 comentario

  1. Martin Pineda said,

    Donde podre conseguir copia del documento original?

    Si me pueden ayudar al respecto se los agradecere…

    Gracias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: